LAS TENTACIONES DEL BARRIO ROJO: GIMME A DOLLAR BB! por EL REVERENDO

 Gimme a dollar bb! Dijo ella al otro lado del cristal mientras se quitaba la ropa y se contoneaba acaparando toda mi atención ¿qué coño es esto? De pronto caí en la cuenta en que… joder ¿cuánto tiempo llevaba mirándola? Por un momento me sentí paseando por el Roze Buurt de Amsterdam, una tras otra de forma incansable no dejaban de reclamar mi atención como en una puja o subasta. Como en los escaparates del Barrio Rojo, atrapado en una calle bien estrecha, a oscuras, con las únicas luces alumbrando de las mujeres que con una sonrisa y un baile se ofertan a cualquiera que esté dispuesto a pagar. Ellas te ven igual que tú las ves a ellas, no hay donde esconderse, y ven la cara de gilipollas que se te pondría a ti, y la que se me pondría a mí. La tentación está tan a mano, que ni quiera deseas salir de allí. No, no era ni Amsterdam, ni Barcelona, ni Bangkok… no hace falta irse tan lejos. ¿Estás solo? ¿Qué es lo que te gusta? Me preguntó una mujer increíblemente hermosa, con un tono más que tentador, una sonrisa perfecta y accesible, a la que solamente se podía responder: LO QUE TÚ QUIERAS Y MÁTAME DESPUÉS. De esas mujeres que no se ven andando por la calle, de las que crees que existen solamente por películas, videos, revistas o photoshop. Me voy a perder en este laberinto, pensé para mí. De esta no salgo vivo, o limpio, o… como cojones se diga ¡Joder! ¿y por qué no?

Primero piensas que hay trampa, después que no la hay, ¿ESTÁ MAL? ¿ESTÁ BIEN? Después… dejas de pensar, y en solamente un segundo antes de abrir la boca para caer rendido en la tentación, empiezas a recordar todas las veces que has querido hacerlo bien y te han dado por el culo en lo que de amor se trata, empiezas a pensar en lo que te lo has currado con muchas tías que te gustaban de verdad, en desengaños sin desahogo, empiezas a pensar en tus tres amores verdaderos que ya se fueron, piensas en tu ex, piensas en todas aquellas veces en las que pusiste todos los medios… y pudieron ser, pero no fueron. Piensas también, en que puedes hacerlo, en que lo tienes a mano, y llevas mucho tiempo hasta los cojones de todo.

Estás hasta los cojones de la presión del curro, de la pasta que le tienes que pasar a tu ex para seguir pagando una hipoteca en una casa en la que ya no vives, de ver que cada día te exprimen más desde arriba, que no haces nada más que currar para pagar facturas, que tienes poco tiempo y cuando lo tienes estás cansado, que hace tiempo que ni si quiera te planteas nada con nadie para no buscarte líos ¡joder! es que lo grave, es acostumbrarme a todo esto y encima tengo que añadir un dilema… ¿Un dilema moral? Me cago en la puta moral que acepté en mi disco duro cerebral por educación y costumbre, que me obliga a vivir en una contradicción continua contra mis deseos y necesidades, y que no ha hecho más que someterme y hacerme un puto infeliz.

¿Quién me dice que no puedo hacer lo que quiera? ¿Quién me dice que no puedo follarme a la tía a la que me de la gana? Y si puedo hacerlo ¿por qué no? Eso que me llevo ¿Quién pretende avergonzar a un hombre por disfrutar como a él más le gusta? ¿Acaso todas las tías que han estado antes en mi vida están aquí ahora? Pues no, no están. Se fueron, unas mejor y otras peor. Yo ya tengo la vida hecha y pocas cosas le sorprenden a este pureta pasado de madurez física, pero sobre todo mental. Y más cuando pensándolo un poco, te das cuenta que vives en un día a día hecho para quedarte encajonadito, PAGANDO Y JODIDO, SIN CHISTAR MIENTRAS TE CHUPAN LA SANGRE, por varias bandas. Pues en vez de chuparme la sangre, que me chupen otra cosa ¿Está bien acaso que me expriman entre bancos, facturas, exmujer y gobierno… y no pueda gastar en satisfacerme yo? ¿Qué es lo que en realidad no está bien? ¿unas cosas sí y otras no?

¡ES MI VIDA HIJOS DE PUTA!

¿Qué es esto? Una tentación continúa sin salida, si se penaliza tu deseo de satisfacerte, si pretenden que te avergüences de tus necesidades, si se criminalizan tus instintos, si se te hace pagar, pagar y pagar por todo, para que te metas la polla en el bolsillo, cuando se te ordena que te calles, que no te quejes, que las cosas son así… Oye ¿y lo mío que? ¿esto no es opresión? De cara a la galería tienes que estar siempre bien, siempre fresco, siempre perfecto, fuerte, no puedes cometer un fallo, no puedes descansar, tienes que tener siempre buena cara, ser optimista, esforzarte a diario, bla, bla, bla… ¿A ti eso te da de comer? ¿a ti eso te satisface? ¿y cuando has querido hacer las cosas bien y te han dado por el saco? Mira, siempre habrá alguien que te quiera culpabilizar por sacar a pasear al pajarito, porque para ti es básico, o que te quiera señalar con el dedo y te lo quieran mezclar con perversión, vicios y vergüenza  ¿qué haces entonces? ¿te sigues jodiendo? Si tú quieres ser perfecto según la norma, métete tu norma por donde te quepa, que lo que viene siendo yo, no quiero ser ni guapo ni perfecto. Además, yo ya estoy viejo para tener vergüenza ¿y tú? ¿acaso la vergüenza te da de comer y de follar? Lo dudo mucho.


Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada