¿SUPERFICIAL YO? PERDONA MAJO… NO ME GUSTAS Y PUNTO

 ¿Te has tomado alguna vez una negativa femenina como algo personal? Bueno, supongo que una gran mayoría de entre nosotros, alguna vez, sobre todo después de una época de vacas flacas o mala racha con las tías, una respuesta más o menos borde, le sienta como una patada en los mismísimos. Lo cierto es que una respuesta borde, es más típica del típico abordaje en frío sábado noche-copa en mano (al menos en mi época lo era) que de una chica que ya te conoce desde hace tiempo. Esta última tiende a ser más educada, anestésica y cariñosa y barrerá siempre para el lado oscuro, que para cualquier tío significa la indeseable línea de la amistad ¿Amistad entre hombres y mujeres? Si, aquella leyenda urbana recogida en películas de Disney como el Jorobado de Notre Dame ¿quiere ser Quasimodo en esa peli? ¿quieres ser el perdedor calloso? Yo desde luego que no. Vamos a ver, a ninguno nos gusta perder, pero tampoco se puede pretender gustar a todo el mundo, ni todos tenemos la llave de la atracción de todas las tías, ni todos tenemos por qué encajar.

A una tía a la que no conoces de nada, le cuesta muy poco deshacerse de ti con una respuesta seca, o borde. Date cuenta en que no tienes nada que ver con ella, y su respuesta ya sea afirmativa o negativa, dependerá única y exclusivamente de su educación: a veces mala, a veces amable, a veces simpática, o indiferente. No tienes que plantearte si lo has hecho bien, o lo has hecho mal, cuando se gusta, se gusta y no hace falta hacer demasiadas filigranas. La verdad es que tampoco me extraña, que de vez en cuando a alguna se le vaya la compostura y suelte algo del estilo ¡Mira tío, déjame en paz! ¿no ves que estoy con mis amigas? Los hay muy pesados. Ella comienza siendo seca pero educada, y te acaba pegando un medio grito con tono impaciente. No creo que te lo tengas que tomar a mal en caso alguno, pero no te lo digo por ninguna hipotética ley aplicable solamente al ligoteo de sábado noche, si no simplemente por: tío, no seas pesado. Lo bueno si breve, dos veces bueno; si no… cansa. Ella no tiene por qué ser una zorra superficial ¿por qué? No le gustas y punto. Es como la fábula de la zorra y las uvas, con el famoso “están verdes”. Pues sería algo parecido.

En otro contexto más habitual, y sobre todo si la chica te conoce, es realmente difícil que te suelte una mala respuesta, o que te rechace de una forma directa. Pero te vuelvo a decir lo mismo, que ella sea amable porque no quiera quedar mal contigo, no quiere decir que te esté dando pie. Lo tíos cuando no nos gusta alguna, somos más de quitarnos de en medio, o de estar por aburrimiento, desaparecer… Somos prácticos, hasta para pasar de una tía, porque por regla general, solemos pasar literalmente de ella. Claro, piensa un poco: tu para no herirla, crees que quitándote de en medio y desaparecer es lo mejor para ella, o para ti ¡qué cojones! ¿A ti te gusta dar explicaciones? A mí no. Pero, claro… si tú a ella le dices, eso de

¡NO ME GUSTAS!

Como probablemente, no se lo han dicho directamente en la puta vida con todas las letras, pueden pasar dos cosas: la primera y si tiene la responsabilidad cero muy a flor de piel, pensará que te pasa algo malo, que estás mal de la cabeza, que no te gustan las tías, que disfrutas haciéndola daño, etc. etc. o sea, cualquier cosa menos percibir algo tan simple como que ella no te gusta, eso es imposible para ella, porque ella se cree que es única e irrepetible (que lo es, como lo somos todos, pero no te tiene por qué gustar ¡coño!). Bueno, y la segunda, es que si tú a ella le gustas mucho, a pesar de habérselo expresado claramente, es que se lo tome como “un disfraz de tus emociones” y piense que al contrario de tus palabras, suspiras de amor por ella ¿A cuento de qué? podrás pensar. Pues a cuento que ella crea que estás actuando, como quizás actuaría ella. En castellano: autoengaño, el ingrediente de la pócima mágica del amor y emociones femeninas. Ya puedes tener una certeza: ahora sí que no te la vas a quitar de encima, y eso… que has sido explícito. Aunque bueno, esta segunda modalidad también nos la podemos asignar los tíos, pero más bien por sordera voluntaria, o porque no nos queremos dar por enterados que se está follando “al de la moto”.

Esto como siempre, es el mundo al revés cuando de relaciones hombre-mujer se trata, y lo último que prima, es el sentido común, que también parece ser, el menos común de los sentidos. Mientras ellas evitan el rechazo, o simplemente no lo reconocen por no saber procesarlo, al igual que el sentido del ridículo… Todo un mundo para ellas; pues nosotros el rechazo lo recibimos de otra forma. Digamos que por activos, o quizás más acostumbrados a ello, aunque en vez de rebotarlo o dejarlo pasar, lo metemos para dentro para digerirlo, eso sí… mejor o peor.  Una cosa es segura, cuanto menos practiques el rechazo, por miedo a recibirlo, más te va a doler cuando te lo suelten. Así que conviene estar vacunado, mejor siempre por el método natural de la costumbre, que tener que creerte una realidad paralela, porque recuerda querida zorra: las uvas no tienen por qué estar verdes, lo que pasa, es que no llegas a cogerlas.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada