RECUERDA: LO ÚNICO QUE TE OFREZCO ES LA VERDAD. NADA MÁS.

 Esta es tu última oportunidad, después ya no puedes echarte atrás: Si tomas la píldora azul, la historia acaba, despiertas en tu cama y crees lo que quieras creer. Si tomas la píldora roja, te quedas en el País de las Maravillas y te enseñaré que tan profundo el hoyo del conejo es. (Morfeo a Neo. The Matrix) Justo antes de darle la pastilla, le advierte que no le promete felicidad, sino el hecho de ver las cosas como son realmente. Al igual que a Neo, a mí también me cuesta dormir, siempre estoy dándole vueltas a algo. A veces siento que dormir me hace perder el tiempo porque muy probablemente haya algo que no haya terminado de resolver que me quita la paz, mi bien más preciado. ¿La verdad nos hace felices? Mentira, no tiene nada que ver una cosa con la otra, cuando muchas veces la felicidad la da la ignorancia, o el amor, o incluso un amor ignorante, un estatus bueno… pero pasajero y absolutamente perecedero. Y el listo o lista del fondo que diga que se puede tener todo… bueno, mejor me callo, o no… no me callo: siempre hay gente que por ley parece que tiene que quedar bien, a la que le cuesta reconocer su humanidad, el sufrimiento, su instinto y su miseria, para quedarse y vivir de cara a la galería, en el ámbito de lo políticamente correcto, o sea, la negación absoluta de la verdad en forma de máscara. Animales somos y como diría JC tras uno de sus discursos: quien tenga oídos para oír que oiga.

La forma de tentar a Neo con la verdad, es un paralelismo exacto  al  pecado de Adán, que al comer del fruto prohibido, SE LE ABREN LOS OJOS Y VE QUE EN EFECTO ESTÁ DESNUDO. Se da cuenta de cuál es la verdad, y que probablemente si no se hubiera centrado en los pechos y voz de Eva que le estaba midiendo a ver hasta dónde llegaba su influencia, ahora estaría mucho más contento y feliz sin necesidad de pagar una puta hipoteca. Jamás defenderé la felicidad dentro de la ignorancia, aunque egoístamente el cuerpo y el corazón me pidan alegrías. Por cierto, debería follar más. Mientras éstas alegrías estén basadas en ponerme una venda en los ojos, me negaré a serlo. Así de claro. ¿Para qué? ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que somos animales? ¿No sería todo mucho más fácil? En la prehistoria era todo mucho más sencillo, cada uno cumplía una función, no había problemas de economía, ni de empleo, ni de violencia de género, ni de contaminación, deuda europea o demás historias que nos hemos ganado en beneficio de un hipotético progreso.

Cuando no éramos más que tribus, la gente vivía y moría según las leyes de la naturaleza. Si antes los movimientos migratorios de población, los causaba el clima, ahora los causan las guerras y las desigualdades económicas. A la mierda el progreso, quiero volver a ser un CAVERNÍCOLA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN. Progreso que por cierto, al que al parecer no le queda demasiado, y que pega sus últimos coletazos, cuando ve que la base de su puto sistema no va, porque ya no tiene de dónde extraer para el que se cree Dios desde arriba. El que manejando diferencias, que en su vida llegará a poder gastar, por no tener la vida humana tantos años para poder disfrutarlo, pero que acumula, porque puede y que se alimenta sobre sí mismo cuando ya no le queda de dónde coger por estar todo consumido. Una perfecta pirámide que cada vez está más invertida, que se queda sin base. Como una empresa de las de hoy, en las que hay un consejo de dirección con 13 vicepresidentes y dos empleados, que son los que trabajan. Creo que es un buen ejemplo para explicarlo.

Sí, yo también me tomaré la píldora roja, comprobaré que estoy desnudo y probablemente metido en un capullo, desde el que alguna máquina sorbe mis fluidos para sacarme hasta la última gota de sangre, energía, voluntad y esfuerzo, y que a cambio de mantenerme calentito y engañado en un falso estado del bienestar, INMERSO EN THE MATRIX, que en realidad es una apoteósica mentira por todos aceptada, mientras dure ¡claro! me da comida por un tubo. Prefiero saberme desnudo, reconocerme un animal y vivir como tal. ¿Qué nos hace mejores? Me gustaría saberlo, en serio para poder dormir de noche y dejar de pensar en estas cosas. ¿Por qué siento culpa? ¿por qué debo comportarme? ¿por qué tengo que comulgar con lo correcto?

¿QUIÉN ME DICE LO QUE ES CORRECTO Y LO QUE NO LO ES?

Morfeo no existe, es un personaje de ficción, pero simboliza lo que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro: LAS RESPUESTAS CORRECTAS, que no la respuestas dictadas desde siempre y que nos encasillan a estar aborregados dentro de una masa pasiva y reclamante. Ya te lo he dicho alguna vez, si le reclamas al poderoso, estás reconociendo su autoridad y poder sobre ti y tu vida. El seguirá arriba, y tu seguirás bien abajo, junto con todo el bulto que cree que hace algo más que ruido, pero bulto que le sirve de escabel y huerto, al que riega de vez en cuando con goteo para que no deje de rendir y de producir. Si dentro de ti, sientes que esto no debería ser así, por algo será ¿crees que se te va a aparecer Laurence Fishburne disfrazado de Morfeo y te va a dar una pastilla? No, pero si te pasa, llámame que yo también me voy a luchar contra las máquinas, a cuerpo si hace falta. Y no, tampoco se te va  a follar una heroína vestida de cuero negro llamada Trinity. No flipes. Probablemente te des cuenta que eres una mota de polvo en el universo, que viniste al mundo desnudo y que con el tiempo no serás más que polvo, pero eres y eso no te lo puede quitar nadie.

Reconocer y participar de nuestra naturaleza animal. Es lo único que nos hace falta para recuperar nuestra humanidad y que todo vuelva a su cauce ecológico ¿sabes qué quiere decir esta palabra realmente? Y no, no quiere decir separar la basura para reciclar, ni utilizar bombillas de bajo consumo como medida innovadora de ahorro… no, todas esas mierdas no van a ninguna parte y quiero que lo sepas, que uno ha trabajado en la administración local, para ser más concreto en urbanismo y medioambiente, y sabe bien que todo acaba junto y enterrado, preferiblemente donde no lo vea nadie, por ejemplo… en el margen de un río. ¿Qué te parece?

Ahora ponme a parir, llámame idealista, utópico, fantasma y narrador de imposibles… me la pela, pero alguien tiene que poner esta idea sobre la mesa. ¿No hay quien propone gilipolleces impracticables que se votan en el congreso? ¿No quieres soluciones? Pues aquí tiene no solo una solución, si no LA SOLUCIÓN A TODOS LOS PROBLEMAS que ha engendrado esta maquinaria llamada sociedad del bienestar. ¿Sabes algo? Un hombre es hombre, y una mujer es mujer ¡toma perogrullada! Y ambos animalitos con partes compatibles que encajan unas con las otras, algo tan simple como eso. Aquí, además de vender libros y publicar artículos, lo que queremos es que la gente piense por sí misma. ¿No querían algunos cambiar nuestro modelo de producción actual, por el de la sociedad del conocimiento y la información? Pues toma conocimiento, información… ya solamente falta pensar y vivirlo en tu vida de borrego que se deja arrastrar por las masas.

¿No quieres reconocer la autoridad de los bancos? No te endeudes con ellos ni lo pretendas ¿No te sientes representado por los partidos políticos actuales? Propón tus ideas, comunícalas, escríbelas, hazlas públicas, convence y pon tus pensamientos e ideas como bandera ¿No te gusta vivir en este país? Vete ¿No quieres que te arruine un divorcio? No te cases ¿No quieres que te exploten en una empresa? Monta tu propio negocio, emprende y haz algo que te sirva a ti y a los demás. No quieras cambiar “la sociedad” si no estás dispuesto a cambiar tú, los reclamos y quejas no son la vía, responsabilízate de tus opciones, pero para eso hay que exponerse y dar un paso al frente, a sabiendas que la gente ni te entienda, ni lo comparta. Si  prefieres seguir dentro de un capullo, dormido y enchufado por todas partes siendo uno más de todo ese bulto pasivo reclamante por no exponerte y asumir un riesgo, cállate la boca, o no… sigue llorándole al banquero y al político en quienes confías, si no eres capaz de proponer tu propio camino y responsabilizarte de ti mismo. Recuerda que todo tiene un precio ¿No querías tomar la pastilla roja? Pues ¡toma pastilla roja!

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada