PERO MIRA QUE ERES ANIMAL…

 …Y además en este caso, te lo digo en sentido figurado, porque no te voy a echar en cara que te comportes de forma instintiva, si no todo lo contrario. Haciéndote ver, recurriendo a ciertos tópicos que pueden rozar lo cómico, que quizás lo que corra por tus venas se asemeje más a la horchata valenciana que a la sangre verdadera. Como no podría ser de otra manera, a un hombre de las cavernas en peligro de extinción como lo es un servidor, este particular sermón se me ocurrió en el MOLLY MALONE’S viendo un partido de fútbol, pinta de cerveza en mano y echándome las manos a la cabeza para después gritar y celebrar los goles de mi equipo. Pensé ¿por qué hoy un martes cualquiera en el que este pub irlandés no tendría por qué tener hora punta, está hasta los topes de energúmenos como yo, gritando los goles al unísono? Tiene una explicación muy simple: Todos los que allí estábamos, con amigos, solos o en pareja tenemos algo en común: sangre en las venas y un comportamiento normal. ¿Por qué te lo digo? Voy a hacer un leve repaso de faltas, por llamarlo de alguna manera, que me vienen al oído, a la vista y al recuerdo.

Al de el fondo de la sala le está cambiando la cara, y te voy a decir por qué: NO LE GUSTA EL FÚTBOL, o al menos eso dice afirmar. A ver, a ver… aquí pasa algo, y no porque sea el fútbol en sí, sino que tampoco el baloncesto, el rugby, la Fórmula 1, el tenis o Moto GP o cualquier variante deportiva, digna de ver, disfrutar, apostar, o lo que sea y de la forma en que se prefiera disfrutar. A este tío le pasa algo, y ojalá fuese una broma: niveles bajos de testosterona en sangre. Indudablemente esto quiere decir algo que no sabría cómo calificar médicamente, pero si se le podría achacar en lo deportivo o meramente lúdico un comportamiento poco masculino. ¿Le hace esto mejor o peor persona? Ni mucho menos, solamente he dicho que no es un comportamiento masculino. Prefiere ir a ver la nueva de Helen Hunt, antes que el clásico. Definitivamente, le pasa algo. Es un derby que ve hasta mi madre. Si un tío no percibe el más ligero estímulo por ver un proyectil yendo de un lado a otro con un objetivo, a su cerebro le pasa algo, y probablemente sea de naturaleza neurohormonal.

Ahora me mira raro el de la segunda fila, me ve venir y sabe que me voy a meter con él. No hombre no, contigo no… con tus hábitos sí: NUNCA SE HA EMBORRACHADO, o al menos eso afirma. Para empezar, no me lo creo, cosa que me hace mantener mi esperanza en sus posibilidades, pero a la par si fuera verdad, me preocuparía. Pues sí, porque simplemente, tampoco es normal, y lo que me preocupa realmente, es que quede con el colega del fondo, al que no le gusta el fútbol y se vayan a una tertulia literaria en una terraza de la Plaza de las Comendadoras… No cuadra, simplemente que un tío haga eso, y afirme que nunca se ha emborrachado, no encaja. ¿Malo? ¿es eso malo? Para nada, a simple vista es algo inteligente, que puede alegar alguien que se cuide, que marca un comportamiento responsable ¿cierto? Pero de igual forma que en el caso anterior, no es normal. Ojito, que ya te veo venir de lejos… que no quiero que te alcoholices, solamente digo que no es normal semejante "perfección", eso sí bien entrecomillada.

¿Cómo que os vais de la sala? Lo flipo, pero espérate tú, el que está cogiendo el abrigo para irse… Sí, sí… tú, el que dice que NUNCA BUSCA PELEA. Tú pareces el más listo de todos, y por eso me sorprende que te marches, pero ya lo veo… En tu vida has pegado un puñetazo y es algo que habla bien de ti, eres un tío pacífico, dialogante, conversador e inteligente; pero cuando le pegaron el tirón del bolso a tu novia en la Puerta del Sol y te quedaste como un pasmarote, ella no te lo dijo, pero te odió por no ir detrás de aquel hijoputa que la robó el bolso y partirle la cara. Eso tenías que haber hecho también cuando te diste la vuelta y en un descuido en el metro a ella la tocaron el culo. Cuando fue ella misma quien te chistó para que no te enfrentaras, el desprecio que sintió hacia ti en su interior, cuando vio que te quedaste quieto y obedeciste como un caniche, al no haber reaccionado como un puto hombre y estrellarle al otro la cara contra tu puño, fue de campeonato. Esa noche no follaste, ella estaba cansada ¿recuerdas? No te digo que vayas buscando pelea, so payaso… te digo que reacciones, cuando tengas que reaccionar “pacifista dialogante”.

¿LE METO? ¿NO LE METO? 

Y ahora, el que mira para otro lado como si la cosa no fuera con él… Sí, el que está tomando apuntes y dice que LAS DECISIONES EN CASA SE TOMAN DE FORMA CONJUNTA... ya, los cojones, no te lo crees ni tú, pero bueno... otro dialogante y creador de consenso. ¿Iniciativa? ¿liderazgo compartido? ¿pides permiso para ir al baño también? ¿lo sometes a consenso? Espero que ella pueda confiar en ti, cuando todo falle y tengas que resolver un problema si surge ¿serás capaz? Mira chaval ¿de verdad tú mismo te crees eso o solo lo dices porque tu mujer está delante?  Espero que nunca tengas un problema serio, porque ya verás entonces a dónde se va lo políticamente correcto de las decisiones consensuadas en pareja, cuando te reclamen responsabilidades. Porque pese a quien le pese, para eso eres el hombre ¡capullo!

Bueno, antes de abandonar la sala y dejes de escuchar la charla de este cavernícola, te diré que en lo más profundo de ti, están las respuestas correctas, independientemente de lo que te digan por la TV. Como sé que no me vas a hacer caso, porque los sermones que les he echado a tus compañeros de sala, han desairado su lado femenino cuán doncella desconsolada, y claro… no querrás quedarte fuera del progreso ¿verdad? Pues eso colega, progresa, progresa, que ya veremos como terminas, como dejes de hacer lo que te dicte el instinto por adaptarte a “los tiempos modernos” y encima te lo creas. Por cierto, si eres padre y tu hijo se parece al fontanero… igual solo es una casualidad, igual te parece hasta bien, hombre progre y moderno.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada