DE MAYOR QUIERO SER UN NEANDERTAL

 El hombre de Neandertal (Homo neanderthalensis) es una especie extinta del género Homo que habitó Europa y partes de Asia occidental desde hace 230.000 hasta 28.000 años atrás, durante el Pleistoceno medio y superior y culturalmente integrada en el Paleolítico medio (Wikipedia). ¡Qué tiempos aquellos! Yo me cambiaba por uno de ellos ahora mismo, a sabiendas que probablemente no llegara a los cuarenta años de edad y muriera en una pelea entre tribus rivales por quedarme con sus hembras, de un garrotazo en el cráneo, o bien víctima de una bestia en una cacería con mis congéneres. Con un poco de suerte, cada día llegaría a mi cueva con alguna pieza de caza que ofrecerle a mi neandertalita, que con más alegría que otra cosa, le sacaría el máximo partido a mi esfuerzo diario, quitándole la piel al bicho cazado para hacerse una bonita prenda y encender un fuego para ponernos morados con un asado más que rústico y natural… un kiki salvaje y a dormir, que mañana tendré que estar fresco para jugarme otra vez la vida para que no falte de nada.

Así sí… así lo que tú quieras mi vida, dame las órdenes que quieras mi amor, que yo te cazo y te traigo lo que me pidas, para que no te falten pieles, collares de hueso y madera para tener la cueva calentita. Y si me matan, que me pille la muerte haciendo lo que tenía que hacer y no perdiendo el tiempo con algún sinsentido. No te preocupes mi hembra… que no te faltarán  candidatos si esto ocurre, si así ha de ser, lo aceptaré, esto es la lucha por la supervivencia. La vida seguirá y la voluntad de la naturaleza y el instinto, se seguirán cumpliendo, para que el ciclo continúe. Esas normas, eran las que eran y no admitían discusión, por eso eran fáciles de acatar. No como ahora, que trabajar, tener pareja y llevar una vida digna, parece una cuestión de imagen social, lujo, estar dentro, o fuera de un dibujo preestablecido por los bancos, los gobiernos y las empresas.

Me cago es vuestra puta calavera y en la imagen social… yo quiero salir a cazar, pelearme por el territorio con la tribu rival, matar un bisonte y ver la cara de mi hembra cuando vuelva con la misión cumplida a la cueva. Eso sí es ser apto y compatible con el medio. ¿Ahora quién me dice que soy apto? ¿El test de compatibilidad de eDarling? Anda ya pajas mentales y cajeros automáticos, liquidez, deuda y despachos llenos de mindundis con traje y corbata calculando para llegar a fin de mes y pagar putas hipotecas… o lo que es peor, haciendo cola para que te den un papelito que te diga que estás en paro ¿para seguir parado hasta que alguien haga o diga algo de relevancia? No sé tú, pero…

SE VIVÍA MEJOR EN LA PREHISTORIA

... sin tanta gilipollez postiza. Hablando con mi farmacéutica, me informó que cada vez se vende más viagra, más antidepresivos, más pastillas para dormir y más píldoras del día después… Ni se nos pone dura, ni tenemos ganas, ni podemos dormir, ni queremos o lo que es peor, ni podemos ser padres o madres porque la economía y una supuesta libertad, no nos lo permite ¿Qué coño es esto? ¿Somos humanos? ¿Nos queda algo de animal corriendo por la sangre? ¿O es que ya estamos instalados en un sinsentido de negación completa del instinto? Ya solo falta que nos enchufen un cable por el culo y que nos vistan con un neopreno sin bolsillos, nos marquen con un código de barras y nos asignen una casilla dentro de una colmena.

Ahora parece que ser libre, es poder entrar en google, es poder escribir citas ingeniosas en twitter, abortar a la carta, casarse entre parejas del mismo sexo, poder ir a comprar a un centro comercial y ganar el Mundial. ¿Tomarse una caña después del trabajo? Eso también, quizás sea lo más natural de toda la lista, después de comer, dormir y follar, aunque esto, parece que también nos lo quieren intervenir. Y viendo lo visto, hay que tomar pastillas para hacer lo normal ¿Sabes una cosa? Para amaestrar a un animal, lo primero que se hace, es regular sus instintos y necesidades, para someterlos y adaptarlos a los deseos del adiestrador. Así que ya sabes, saluda con la patita, siéntate, salta, ahora tráeme el periódico… Muy bien perrito, toma una galleta como premio.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada