UN GARBANZO BAJO LA ALMOHADA

Hoy te voy a hablar de un deporte en auge en esta sociedad tan políticamente correcta, si la envidia es el primero, la hipocresía bien podría estar a su altura debatiéndose en una hipotética final de la copa del rey por equipos locales. Hay que joderse, y no por quien practica la hipocresía, que todos en mayor o menor medida la hemos ejercido alguna vez, si no por hacerlo en voz alta y señalando con el dedo con el único ánimo de hacer daño. Los mirones de la sociedad son unos, y los fariseos son otros. Si Saulo de Tarso, doctor de la ley y fariseo de pro, se cayó del caballo ¿quién cojones te crees que eres tú para ir señalando al vecino cuando tus pecados son exactamente los mismos que los suyos? Te lo digo a ti y me lo digo a mí mirándome al espejo. Es fácil señalar con el dedo cuando eres un anónimo y no te conoce… ni tu madre, porque la última vez que te vio, te encerraste en tu habitación para ver porno y desde entonces, no has salido. ¡Eso, eso, ahí calentito se está muy bien mientras tu madre preocupada, te aporrea la puerta para que al menos salgas a comer… a ver si te vas a quedar seco! Anda, anda, anda… eso sí, al salir lávate las manos y échate colirio, que de tanto estar con la luz apagada, llevas los ojos como tomates.

Una cosa está clara, quien se expone y da su nombre y apellidos, sale por la TV, toma decisiones en su empresa, comunica o pone en marcha un proyecto, va a tener siempre alguien que desde la barrera le va a señalar con el dedo y le diga ¡Eh tú lo estás haciendo mal! ¡así no se hace! Creo que la respuesta puede ser más que obvia: SAL TÚ A TOREAR, A VER SI LO HACES MEJOR. Esto es algo que podría decir hasta el último mindundi de la cuadrilla, el utilero, el limpiabotas, o el que coloca la ropa en las taquillas, el que pica las entradas… al menos ellos están haciendo algo.

Volviendo a nuestro amigo Saulo, que se me va la pinza… ¡será la edad! San Pablo para los profanos, antes de caerse del caballo, era un auténtico perseguidor de cristianos, doctor de la ley judía y el tipo de tío que contaba los pasos que daba cada sábado para no pasarse según lo decretado. Experto en juzgar lo ajeno y en obviar lo propio. Pues el mismo tío, después del ostión, pasó a volverse todo lo contrario, pasó a dar la vida por una causa que años antes perseguía. A todo esto, no pretendo que te sientas identificado con uno de los padres de la iglesia, ni las ganas, pero lo que él llamaba “su aguijón” bien podría parecerse mucho al garbanzo debajo de la almohada, que aún pequeño, no te deja dormir.

Todos tenemos un pasado, lo tiene hasta tu madre, que en la universidad igual corría en pelotas por los pasillos, fumada perdida y grababa porno en Súper 8 con sus amigos de periodismo. Y por eso, no deja de ser tu madre ¿verdad? o la mía, vete tú a saber si el padre que tan serio y tan gayumbazos ves hoy, de joven no era “el follaca” del barrio. Te pongo unos ejemplos tan gráficos, para que los entiendas bien. O por ejemplo, cuando era pequeño, tenía un vecino que de joven fue cura, y un día se le debieron inflar los ánimos por el tema de la obediencia a los votos, se casó y tuvo cuatro hijos. ¿Qué pasa? ¿Que no tiene derecho el hombre a vivir su vida? Pues recuerdo a la portera poniéndole a parir y llamándole sacrílego, coreada por vecinas, que cuando le veían, le daban los buenos días apretando los dientes con…

UNA SONRISA A LO PANTOJA

Este país está lleno de voyeurs, que se esconden tras la cortina mientras se la agarran con la mano mirando a la vecina, y después critican a otro por tirar un cigarrillo al suelo. Igual no se atreven ni a decirle un simple Hola a su vecina cuando se cruzan con ella en el supermercado. Normalmente tenemos más vista para la paja en el ojo ajeno, que la viga en el propio, amén de ser el primer pecador de la fila. Te daré un dato: no me gusta tele 5, no saldría en ese canal ni en el hipotético caso que me pagaran la jubilación. Tal y como está, lo atisbo más como una mezcla entre un circo, y una pelea de perros ilegal. Hace poco me enteré que en un programa de la cadena, donde se estilan los cuerpos tipo He-man y la silicona made in choni, se empezaron a meter con un chaval porque hace tiempo hizo porno aficionado con su antigua pareja. ¿Y por eso montan un debate nacional? ¿por esa gilipollez? ¿en qué está pensando la gente en este país? Pero si probablemente el denunciante de esto, se dio cuenta viendo porno por Internet… Es de coña ¿es que nadie se da cuenta?

Nos perdemos en gilipolleces, mientras la vida pasa de largo. La evasión prima, y qué mejor forma de evadirse que mirando la vida de otro que no eres tú, para opinar de ella y dejar de examinarte a ti mismo. Contarle al vecino los garbanzos que hay bajo su almohada, que no te dejan dormir a ti más que a él incluso. ¿Qué es esto? Está visto que ni se puede salir por la TV, ni se puede exponer uno, sin que salga nadie de entre toda la masa voyeur, mirona y pasiva señalando con el dedo, después de habérselo sacado de la nariz ¡claro! Y mientras tanto… otro se está comiendo tu pastel, por no estar a lo que realmente tienes que estar ¿qué te parece? ¿te gusta la idea? Cada uno tendrá su particular colección de garbanzos bajo la almohada y ya se sabe lo dicho: QUIEN ESTÉ LIBRE DE PECADO, QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

CAMPAÑA DISCRIMINATORIA DEL MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD: ESTO NO DEBERÍA SER NORMAL

En este caso, te hablo de su última campaña que hace mención al alcoholismo preadolescente, en la que se advierte que el inicio en el consumo del alcohol comienza a los 13 años. Obviamente, no debería ser normal, que los preadolescentes se cogieran borracheras nocivas para su salud fin de semana tras fin de semana, que les destroza la cabeza, el cuerpo y sus aspiraciones a convertirse en personas. Claro que no es normal que en las salas de urgencias haya chicos y chicas de instituto los sábados por la noche, que no se puedan tener en pie, o que estén en coma etílico, o que haya que inyectarles la B12, o que se queden tirados en el banco de un parque abandonados y borrachos sin saber ni si quiera dónde están. Claro que no es normal, esto no debería ser así y la culpa no la tiene el profesor del colegio, la culpa la tiene la permisividad y la omisión de responsabilidad de los padres, que no saben la vida que llevan sus hijos, y lo que es más grave, que parece no importarles mientras sigan viniendo a casa a su hora. En esto creo que podemos estar todos de acuerdo.

Me gustaría saber cuál es el problema que tiene la actual ministra de sanidad en funciones Leire Pajín (menos mal, que ya le queda poco) con los hombres, porque de hecho lo tiene, y si no es ella quien los tiene, son sus publicistas, asesores, satélites asociados o institutos y entidades afiliados, que hasta en una campaña de sanidad, se dedican a demonizar todo lo masculino. Desde que unificaron el Ministerio de Sanidad con el de igualdad, los coletazos de este último son más que aparentes en las creatividades de las campañas destinadas al ciudadano. Lo que se denuncia en este artículo, son las creatividades de esta campaña, en concreto los carteles y los textos que distinguen, la postura de ELLA y ÉL frente al consumo del alcohol a tan temprana edad. Aquí podemos ver cómo mientras…

ÉL VA EN METRO PARA QUEDAR CON SUS AMIGOS Y VUELVE EN AMBULANCIA, ELLA QUEDA CON SUS AMIGOS Y DESPUÉS ACOMPAÑA A ALGUNO DE ELLOS A URGENCIAS. ¿Qué dice aquí? El que bebe y se agarra el coma etílico, es él y ella como buena samaritana, acompaña a su amigo a urgencias. El borracho, es él ¿qué pasa? ¿ellas no beben? ¿ellas no se cogen borracheras de desmayo? Indica además que es ELLA, la que acompaña a alguno de ELLOS a urgencias. Desde luego, la manita ideológica y feminista discriminatoria y perseguidora de lo masculino, va implícita en esta campaña, dibujando al preadolescente varón como al que se emborracha y a ella, como la responsable que le acompaña a urgencias. Se aplica una clara discriminación hacia el varón en una campaña pública. Que yo sepa, las borracheras mal cogidas no están vinculadas al sexo, y lo que se trata de prevenir es el alcoholismo en jóvenes, tanto en ellas como en ellos. Una vez más vemos como la facción de igualdad feminista de pancarta y puño en alto, se la meten al ciudadano de a pie con aspirina, pintándole a él como borracho, y a ella como la responsable que ayuda y salva, y que por ende… no bebe, o no bebe tanto. Pero espera, que la que viene ahora es más grave aún, ya que mientras para…

ÉL LO NORMAL ES VERSE METIDO EN UNA PELEA Y VOMITAR EN UNA ESQUINA ANTES DE VOLVER A CASA, ELLA HA TENIDO RELACIONES SEXUALES BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL. ¿Qué dice aquí? El varón es el violento, el agresor y el que vomita en una esquina, mientras ella es la víctima de una agresión sexual bajo los efectos del alcohol, obviamente por parte de un varón. Aquí el preadolescente varón es el violento y agresor, y ella es mera víctima de la situación. No se achaca que ella beba de más, se alega que ella pueda ser víctima de un abuso sexual por parte de algún amigo suyo. Se sigue sin responder al verdadero concepto de la campaña ¿por qué beben los jóvenes preadolescentes? Se sigue diciendo que el varón es malo, es agresor y es violador, y que ella es la víctima. No se insta a que ella no beba, se señala con el dedo al varón como todo lo malo personificado, y poniéndola a ella como víctima directa.

Me gustaría saber por qué los últimos coletazos de la Ministra en funciones Leire Pajín, cuya fama feminista es reconocida, en compañía de su antigua compañera de filas Bibiana Aído, no se centran en dejar la situación de la sanidad española lo mejor posible para el siguiente gobierno, si no en transmitir ideología encubierta y discriminar al varón señalándole con el dedo como culpable de todo, como siempre a la mínima oportunidad. Esto no está bien, no debería estar permitido que desde las instituciones se transmitieran estas ideas discriminatorias. ¿No son políticamente correctas? Lo que son, es una pandilla enquistada de feministas institucionalizadas, que una vez más, demuestran despreciar todo lo masculino, demonizándolo y culpabilizándolo de todo, eximiendo de cualquier responsabilidad a la mujer preadolescente sobre sí misma, sobre sus propios actos y respeto a su propio cuerpo, que bebe tanto o más que el varón. Y esto es algo, que sabemos tod@s.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

¿QUÉ HAY DE LO MÍO?

Esta es una pregunta que debe estar haciéndose mucha gente. Mi trabajo en gran parte consiste en pelear reclamaciones, estoy bastante acostumbrado a leer esmeradas redacciones, siempre en contra, con más o menos fundamento de causa, cada una de su estilo, pero que suelen terminar siempre con la misma demanda: compensación económica. Está por ver que todavía me llegue una a la mesa en la que se pida que se haga justicia omitiendo esa archi repetida rúbrica. Ni que decir tiene, que las hay que merecen ser compensadas por causas obvias: un accidente, una no prestación de los servicios contratados, un incumplimiento de contrato, una huelga, un conflicto en el país de destino… hasta un fenómeno meteorológico, contra el que obviamente no se puede luchar ¿Sabes algo? De las que son realmente procedentes, no debe haber más de un 5-10% tirando a largo y siendo generoso. Es así, te lo digo yo que me dedico a discriminar información útil y verdadera, en un entorno, en el que todo el mundo trata de omitir responsabilidades para no palmar pasta, o de demostrar inocencia, culpabilidad ajena o incumplimientos absurdos de satisfacción con los servicios prestados, que rozan los recursos de argumentación que se emplean en guiones de cine.

La gente ha cambiado desde hace mucho, gracias al modelo anglosajón su sentimiento de justicia, y equipara el recibir dinero como paliativo, a prácticamente cualquier situación. Como reza el Dr. House: TODO EL MUNDO MIENTE. Es algo que aprendí hace tiempo y que aprendo día a día. Prima el egoísmo individual, sobre cualquier otra fuerza de la naturaleza, en perjuicio de las causas verdaderas: la justicia, la salud y el trabajo. No te hablo del amor, porque en cuanto a esta faceta, no se puede reclamar: o lo hay o no lo hay, así de simple.

Cuando te encuentras en una encrucijada, en la que sabes que tienes que medir varios intereses, argumentos, pruebas y que todos los agentes implicados están expectantes, a la resolución que das, para ver hacia qué lado cae el peso de tus decisiones, te das cuenta que por muy bien que lo pretendas hacer, siempre va a haber alguien que no quede conforme con la decisión tomada. Siempre va a haber alguien que quede exonerado, un culpable, un mentiroso, una supuesta víctima y otro que al final debe retratarse y pagar. En este sentido, puedo asegurarte que nadie, está dispuesto a pagar a menos que no les quede más remedio, esté justificado y demostrado que ha de hacerlo. De igual forma, todos están abiertos a recibir, a que se reconozcan sus argumentos a favor y a que los exculpen, compensen e indemnicen.

No es fácil, es un trabajo que te tiene que gustar y que implica una capacidad que muy poca gente está dispuesta a asumir: tomar decisiones y ser responsable de las mismas, porque esa misma decisión va a afectar a varias partes que van a salir beneficiadas, perjudicadas y en los menos casos, indiferentes. Cuando uno toma decisiones, puede acertar, o puede equivocarse; pero lo hace porque él es el responsable de asignar los papeles que te he citado antes. En muchas ocasiones, te encuentras con que no puedes demostrar y obrar a favor de la justicia, porque tu cliente no te presenta pruebas sólidas, a sabiendas que puedas saber en mayor o menor medida que te esté diciendo la verdad. También por otro lado, te puedes encontrar con un malo de la película, que tenga las espaldas muy bien cubiertas y contra el cual, te es difícil actuar. Eso jode, porque sabes que con tus herramientas, que son la argumentación y las pruebas documentadas, el otro quizás tenga más elementos que tú para ganar.

No es justo, nadie dijo que lo fuera, pero se trata de depurar al máximo toda la información que está a tu alcance, y transformarla en algo útil, fuera de causas emocionales, lágrimas de cocodrilo, exageraciones, parcialidades y ausencia de pruebas sólidas en muchos casos. Esto te lo digo, porque también existen, y cada vez en mayor medida, los que saben dónde están los límites exactos de tus condiciones generales y de las de los productos que vendes, para ir precisamente a explotarlos de forma fraudulenta… y si no pueden, al menos lo intentan. No puedes dejarte llevar por una primera impresión, una emoción o una simpatía o empatía. Hay gente que sabe más que tú, y para ser lo más justo posible, has de atenerte a las matemáticas, a la legalidad y a las pruebas. Todo esto, viene reunido en una secuencia estudiada de pasos, que te garantizan por lo menos, fiabilidad y veracidad. ¿La solución?

PRIMERO SIGUE EL PROCEDIMIENTO

Así no te equivocas nunca, o casi nunca… ya que el procedimiento también se agota. Cuando te has quedado sin herramientas para seguir avanzando, y tanto a tu derecha, como a tu izquierda, te encuentras con voces de desacuerdo y no conformidad, y por todas partes te encuentras inmerso en un barullo de información en exceso y desacuerdos mutuos, tienes que parar y enfriar la situación. Tienes que pensar, y asumir, que para que el daño a las partes sea el menor, y el beneficio, sea compartido, has de negociar. Sí, eso que tanto gusta a los empresarios, y tan poco a los funcionarios porque les hace pensar y no les pagan para eso claro… Háblales de procedimientos, pero nunca de dar de sí mismos para que algo salga adelante.

Y DESPUÉS NEGOCIA

Cuando negocias, sabes que vas a tener que ceder y procurar que también ceda el otro, el otro y el otro, para que a su vez todos puedan ganar algo, o por el contrario, no palmar en exceso. Tienes que conocer las posibilidades y margen de maniobra que tiene cada uno para actuar, y conocer exactamente cuáles son tus límites operativos. La diferencia con lo anterior, es que aquí ya los pasos, no te los dicta nadie, tienes que proponerlos tú y construirlos poco a poco en una mesa redonda, en la que hay más agentes implicados, que ya han aportado argumentos, pruebas y documentación. Tienes que volver a medir responsabilidades ajenas y propias para llegar a un acuerdo y muy posiblemente, evitar un mal mayor aceptando males menores. Tienes que estar preparado, para saber que quizás vayas a palmar, o a salir exonerado, pero en cualquier caso, sigues siendo responsable del resultado.

Esto es lo que más le asusta a la gente hoy en día, responsabilizarse de sus decisiones; porque todos desean ganar y no palmar… que palme otro ¿verdad? Otro que no sea yo. Pero precisamente lo que distingue a la gente que crea movimiento, del resto del bulto pasivo, es esta capacidad de asumir responsabilidad en su toma de decisiones, acertar y equivocarse. El que no está dispuesto a asumir una responsabilidad, jamás se equivocará… porque nunca hará nada. Volvemos al principio ¿En qué lado estás? ¿Qué hay de lo tuyo? ¿Quieres que te lo diga yo? Aprende a pensar un poquito, que es gratis.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

MESÍAS DE PLÁSTICO

¡Qué bonito! Apelando al corazón, a la esperanza siempre constante y abstracta, claro… a la confianza, a la voluntad de mejora, al compromiso, a la bondad colectiva, porque la propia ya sabemos cómo termina: en completo individualismo puro y duro de manual de economía. Porque sí, es así y supongo que habrás vivido lo suficiente como para darte cuenta, que siempre se espera de la bondad colectiva, las carencias de la propia. Es por eso que pagamos impuestos para tener un sistema con cierta protección social, porque si las aportaciones fuesen voluntarias… Todos tenemos muy claro, que la primera cuenta que pensamos llenar es la nuestra y después, si queda para la colectiva, pues si hay que poner por ley ¡se pone! pero solamente si procede hacerlo ¡ojo! Espérate, que quiere hablar el héroe, el San Francisco de Asís de Palo, botellón, comercio justo, porro, manifestación, aprendiz de cantautor y subvencionado por sus padres, o por varios mecenas ciegos y confiados, que crean en ese idealismo tan sumamente generoso.

¿Cómo? habla más alto que no te oigo, intenta vocalizar ¡V-O-C-A-L-I-Z-A! Qué generoso eres, con lo que no tienes ¡claro! El que no genera, crea, contribuye o emprende, suele pensar que todo es gratis, porque todo se lo dan hecho. Y habla antes de derechos, que deberes. Y si no se lo dan hecho… se lo dan masticado, subvencionado, regalado, donado, prestado o cedido. Cree que el bienestar se genera solo, y lucha contra el capitalismo, la dictadura y la injusticia empresarial, mientras se coloca un palestino sobre una camisa del Ché, antes de irse de cañas por La Latina un domingo por la tarde, con un zurrón medio vacío que adorna más que porta, y una chapa de antitaurino en la chapela… que tampoco le gustan los toros al chaval.

Ya puestos a pedir en asamblea, en la plaza del pueblo y siempre cerca del bar proclamas que no van a ninguna parte, intercaladas con gracias pizpiretas… pues pidamos también aparte del TODO GRATIS y que trabaje otro que no sea yo, QUE VENGA EL MESÍAS, el que nos salve sin que tengamos que mover un dedo, el que nos diga que sí a todo, vamos el “panacea man” de los caínes que no de los abeles. Aquél que promete felicidad a precio cero, aquel que aboga por la libertad sin límite y aquel que rodeado de una aureola de simpatía popular, y afirma sentirse orgulloso de sus creencias, que le han llevado a convertirse en un ser humano de excepción, eso sí, a costa del resto de los que sí hacen algo.

¿De verdad la gente se cree todavía estás cosas cuando las prometen por la TV? Personalmente, me parece asombroso, que en el mundo en que vivimos haya gente que piense que la riqueza y el bienestar se crean de la nada. Que lo diga alguien que viva entre algodones y que siempre haya estado así, pues es algo de esperar ¡bendita inocencia! Pero me pregunto realmente, si alguien hoy vive de esta manera. Y no, no me refiero a un pijo de cuna, o a un noble de capa caída y de portada de revista de cotilleos, sino a alguien normal. Por cierto, cuando me refiero a pijo, no te hablo solamente de los borjamaris, sino también de los que van de alternativos por Lavapies y vuelven en taxi a Puerta de Hierro o a su chalet en Pozuelo o Boadilla… que los hay a patadas. ¿Queda alguien que haya cotizado en su vida que piense que existe algo gratis? Debe ser que no han visto los carteles de…

¡ACEPTAMOS VISA!

… que habitan en las cristaleras de la práctica totalidad de los comercios. Parece una parodia, o un artículo barato o de broma, que pretende burlarse de alguien ¿verdad? Pues lo cierto, es que no lo es. Es penosamente real que haya gente que se crea estas cosas, de tu edad o de la mía. Quiere decir algo muy simple: existen personas, hombres y mujeres que se piensan que entre estas cuatro paredes se puede vivir así. Yo digo simplemente, que si no están conformes con estas cuatro paredes y su funcionamiento real, que se fueran a tomar por culo fuera de las mismas, se fueran al campo y practicaran el amor libre por delante y por detrás.

Por otra parte y dejando disyuntivas, estas cuatro paredes propuestas, tampoco son la panacea ¿verdad? La cuestión es que hay que tener cojones bien para cambiarlas, bien para salir de ellas… No lo niego; pero esto se hace creando y no pidiendo a los que proponen y disponen dentro de ellas. Es fácil, por todo se paga un precio: por comer, por tu casa, por tu salud, por follar… sí, por follar también. Hasta el mesías de plástico que anuncia a bombo y platillo el “todo gratis” tiene que pagar, aunque sea muy guapo y muy simpático. Lo que pasa, es que es más listo que tú, y pretende que le pagues sus vicios y virtudes, la doble V ¿te suena? A mí sí, estoy cansado de verlo. Tanto… que te pregunto si realmente te crees todo lo que te dicen por la tele.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!


EL DISCURSO LACRIMÓGENO ¿QUIERES LIGÁRTELA DANDO PENA?

El reproche, maldito invento de la conciencia humana, maldita herramienta que encubre un chantaje emocional más o menos grave e incluso leve. Herramienta que solamente debiera usarse si sabes que va a funcionar previamente para sacar lo mejor de alguien in bonum, es a menudo utilizada en las discusiones de pareja a escala de arte y ciencia por la mujer, maestra del chantaje emocional, pero... Hoy haré una excepción, en este caso lo pondré en boca de aquél que gusta en dar pena, cuán abanderado del sacrificio amoroso, con la inútil intención de estar con una mujer, recuperarla o irse a la cama con ella. Esta última intención, que por todos es conocida como fin último y universal de nuestros penes, hay mejores y peores maneras de llevarla a cabo.

El hecho, es que gracias a Disney, muchos creen que dejando caer una lágrima en la arena, van a ganar el combate, pero no… a la arena se viene a luchar, pero nunca a llorar. No creo que Espartaco alcanzara la gloria como gladiador primero y guerrero libertador después, llorando como una magdalena, si no a base de pelear sin descanso hasta el extremo, o mejor dicho, haciendo lo que un hombre tiene que hacer: comportarse de forma primaria, inteligente, atrevida, correcta y audaz sin miedo a que le digan algo que no le guste ¿me captas? Esa es la fórmula y no otra.

El friki de gafas con pecas protagonista de las películas de Disney, es virgen… y lo será hasta el final de los tiempos, se masturba pensando en su amiga y le viste su madre, que se echa las manos a la cabeza y le aporrea la puerta cuando lleva más de veinte minutos en el baño, preguntándole si está bien, y no… no se irá con la reina del baile, ni se casará con la chica más popular de la universidad a base de dar pena y derramar lágrimas. El famoso When you wish a pound star, es mentira ¿Te queda claro? Esas cosas no pasan. Pobrecito mío, lástima de él, que a la chavala se arrima haciendo uso de la lágrima, y cree que ella, se va a enternecer y a caer rendida en sus brazos como antaño, si es que ella alguna vez cayó. Prima lo contaba en su relato CENA Y COPAS:

[…] No me podía importar menos, yo estaba de lo más entretenidita con el Calvo. A todas estas, el Charrinas me vino a soltar el discurso lacrimógeno –Como yo no te va a querer nadie- empieza a recordarme peligrosamente al Clavito, se había pasado unos tres cubatas… y seguro que el recuerdo no le va a hacer ni pizca de gracia cuando se levante. Por supuesto, me fui con el Calvito. Creo que hasta última hora no lo teníamos claro ninguno de los dos, pero es cierto que empezamos a ponernos muy, muy, muy cachondos, así que cuando se fue a pillar la moto y sacó un segundo casco, me lo puse sin preguntar, y ya está […]

Mientras nuestra amiga, se pegaba un santo homenaje con el de la moto, homenaje para el cuerpo de los que se apuntan en el listado de haberes… el chico lacrimógeno, le ponía una vela a San Antonio, y rezaba para que ella abriera los ojos y se volviera loca por él. Pero no, a ella le gustan los hombres, no los lacrimógenos y sus discursos asociados made in Disney. Quiero que veas con esto, que por mucho que cambien las cosas, a las mujeres les siguen gustando los hombres que van con la intención pintada en la cara, y que la pena… sigue siendo pena, moneda de cambio entre frustrados, que cuando se presta, al tiempo se devuelve tal cual…

INTERÉS 0% SIN BENEFICIO SEXUAL

Hace tiempo que en esta casa te pintamos el comportamiento reflejo femenino, para que entendieras, que una mujer da lo que recibe, ni más ni menos. Al menos, en un primer momento puedes ver sus respuestas hacia ti, como fiel reflejo de tu estado interno, respuestas devueltas en su idioma, que no en el tuyo; por ello si te diriges a ella con seguridad, su respuesta siempre será mejor que si te diriges a ella dando lástima. Si vas hacia ella, con el paquete de pañuelos a llorar, ella se sentará a llorar contigo, pero se irá al rato, porque en media hora ha quedado con el de la moto ¿dónde está aquí la atracción sexual? ¿la ves por algún lado? ¿qué es lo que pretendes obtener dando pena aparte de que ella sienta lástima por ti? Si optas por ese camino, como mucho obtendrás pena querido pagafantas de naranja, pero en caso alguno atracción sexual, imprevisibilidad, misterio, sensualidad, intención o deseo.

Es una forma muy encubierta de chantaje emocional, que no debería ser instrumento para un hombre ¿por qué? Porque nosotros, tenemos otras armas que son mucho más atractivas que unas lágrimas lastimosas más propias de una doncella desconsolada. ¿No conoces tus armas o no tienes valor suficiente para usarlas? ¿las has usado alguna vez? Creo que has visto demasiadas películas en las que el patito feo con su actitud conformista, se llevaba el premio gordo; pero no te das cuenta de que quien escribe esos guiones, probablemente pretende justificar su propia incapacidad.

Quizás pretenden hacerte creer, que quedándote sentadito, alegando tus lágrimas como pretexto, el hecho de dar pena, hará que se te aparezca un hada madrina en pelotas, que te folle hasta el extremo. Yo por mi parte, te puedo decir que alguna lágrima he hecho caer en este concepto, y algún que otro discurso lacrimógeno he dado en mi vida de cara a una tía a la que le quería vender algo y ¿sabes qué? Nunca se me ha aparecido la susodicha hada madrina, desnuda en mi cama a media noche dispuesta a dármelo todo ¿a ti sí? Perdona, pero… lo dudo mucho.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

ESTO ES ESPARTA: MIEDO Y LIBERTAD

Míralo, por ahí anda, diciéndole a todo el mundo lo que tiene que hacer, sin saber de qué va la cosa. Se cree dueño, se cree señor, se cree en posesión de la verdad absoluta, amo y señor de los terrenos que pisa, y además se atreve a decir que su camino, es mejor que el de los demás. Está acostumbrado a hablar y a que los demás, escuchen y obedezcan, a que todo el mundo agache la cabeza y se sienta agradecido de recibir sus órdenes. Mientras entraba en reino ajeno, esperó tener audiencia con el rey ¡que menos! No con cualquiera, no… quiso hablar con el rey de un pueblo diferente, para decirle que si no se sometía habría consecuencias, ante el asombro y la incredulidad de todos –¿Perdona? Pero… ¿a ti quién te ha dado vela en este entierro? ¿quién te crees que eres?-

Nadie debía haberle parado nunca antes los pies por miedo a las consecuencias, pero si ese miedo atenta contra tu propia libertad, para convertirte en un esclavo, para que dejes de tener tus propias ideas, tus propias palabras, tus propios deseos… todo en función de satisfacer a un tirano, al que si no obedeces… –¿Qué? ¿quién te ha puesto ahí? ¿quién te ha hecho dueño a ti de algo? ¿crees que puedes campar a tus anchas como si este fuese tu feudo particular?- No, desde luego que no y mientras dentro de cada hombre exista un caudillo, nadie tiene derecho a acaudillarle más que uno mismo. Te has encontrado con un ejército de hombres libres: ESTO ES ESPARTA.

Esparta es una idea, es la voz que llevas dentro que te dicta tus propias palabras. Es tu libertad, tu identidad, es el tú puedes hacerlo. ¿Quién osa mandar callar a tu guerrero interior? Aquel que sale cuando debe salir a luchar por su propia justicia. No dejes que te acaudillen, una cosa es luchar desde tu libertad, junto a tus semejantes y otra cumplir órdenes de un déspota. Un buen líder, lucha en el campo de batalla junto a sus hermanos, y por ello le respetan y por ello le aman sus semejantes, por ello le hacen líder… porque comparte estado, deseos, deberes y necesidad con sus semejantes y piensa para todos, que no piensa por todos. Un líder da la vida por suyos, esa es la gran diferencia, diferencia grande, muy grande entre un líder y un dictador.

No temas ser soldado para un líder que daría su vida por cada uno de sus hombres. Nunca cumplas las órdenes de un tirano que solo piensa en satisfacerse. Nadie gobierna en ti, más que tú mismo y un buen líder, pretende tu bien, o mejor dicho, el bien de todos y nunca tu perjuicio, o su beneficio a tu costa. El mundo a día de hoy está lleno de personas que no saben gestionar su propia libertad, personas con miedo y gracias a ello, hay tiranos que utilizan ese miedo para ejercer el despotismo, el robo y el poder. El miedo es la moneda de cambio de los dictadores de horas contadas, a los que tarde o temprano les llega su hora y se encuentran con quienes son conscientes de su propia libertad y les hace saber que…

¡POR AQUÍ NO SE PASA!

Al dictador le temen, al líder le respetan. Es así de simple, así se distingue uno del otro. Uno respeta tu libertad y el otro trata de infundirte miedo para que obedezcas, pero solamente seguirías a uno de forma libre y voluntaria. ¿Crees que esto se ha perdido? ¿Hemos perdido la libertad hasta el punto de someternos a un tirano? ¿Dónde están los verdaderos líderes?

Aquellos que quieren hombres libres entre sus filas y no esclavos. Un dictador lo primero que te pedirá será tu libertad a cambio de un bien, de un producto, de un salario, de un beneficio. Un líder nunca te pedirá que le sigas a cambio de algo, pedirá voluntarios que le sigan para compartir un mismo fin. ¿Crees que esto se ha perdido a día de hoy? Si no estás preparado para entregarte del todo, si miras para otro lado mientras no te señalen con el dedo, si esperas que a ti no te toque antes de mover un dedo, si omites tus acciones cuando saben que podrían ser respuesta, no serás nunca un verdadero líder. recuerda que el miedo solamente es una ilusión, al igual que la libertad, solamente tú decides con cual de las dos quieres convivir. ¿Qué quieres ser? ¿Hombre libre o esclavo?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

LA PRUEBA DEL AUTO

Qué ganas tengo de… tantas cosas y todas buenas, frente a tanto despropósito que hoy a pesar de ser un día plumboso, trataré de obviar quedándome con los bueno y de ahí en adelante. Es jodido ¿eh? Cuando hay otoño en el corazón, sabes que después viene el invierno… y repasando mi histórico, me doy cuenta que hace tiempo que no te hablo de amor. Igual de pareja sí y de otros escapes varios que veo necesarios para el día a día, pero no de amor. Haciendo repaso de mi último año de experiencias para la próxima publicación de P&R: DIARIO DE UN SINGLE, y sí… hay tela que cortar, no mucha, pero sí tías de las que hablar e hijoputeces varias, de las que harán que alguna que otra se eche las manos a la cabeza y piense aquello de ¿Cómo se puede ser tan cabrón? cuando lo lea. Pues sí ¿cómo se puede? Yo preguntaría lo mismo, pero antes que lamentar puntualidades y experiencias, prefiero sacarles provecho. Aún así, el amor sigue sin aparecer por ninguna parte, no porque no sea materia de tu interés, que sabemos que no lo es, que lo que te pica a ti es otra cosa que empieza por P, si no porque sigue sin haberlo. Amor ¿qué fue de él?

En UNA HISTORIA DEL BRONX, película dirigida por Robert de Niro, Sonny (Chazz Palminteri), el mafioso local, le cuenta a Calogero, su protegido, que en la vida de todo hombre, hay tres grandes amores. Hablando de amor verdadero, ante una inminente primera cita que el joven italiano, tiene con una chica de color, cosa absolutamente prohibida entre barrios. Para saber si ella es uno de estos tres grandes amores, Sonny le propone LA PRUEBA DEL AUTO:

Pon mucha atención: paras el coche delante de ella. El seguro de su puerta tiene que estar cerrado. Sales, cierras la puerta con llave y te acercas a ella. La conduces hasta el coche, sacas la llave y dejas que suba. Cuando esté dentro vuelves a cerrar la puerta. Luego vas por detrás y miras por la ventanilla trasera. Si la chica no se mueve para levantar el seguro de tu puerta para que entres, olvídala. –¿Así de sencillo? ¿qué saco con eso?- Escúchame hijo. Si es incapaz de molestarse en levantar el seguro para que puedas entrar, significa que sólo piensa en sí misma. Y eso no es más que la punta del iceberg. Pasa rápidamente de ella.

Interesante ¿verdad? La chica en la película, le abre el seguro y Calogero, pega un salto de alegría que no le cabe en el cuerpo. Ella definitivamente será un gran amor verdadero. Es un ejemplo muy, pero que muy gráfico, de los que me gustan a mí. Con pequeños detalles cómo estos, es como mejor se puede ver que lleva la tipa a la que has invitado a salir lo que lleva por dentro aparte de sonrisas y ser muy mona. De igual forma, una de las preguntas que te hago, y te la hago a ti ahora que se ha puesto tan de moda, esto de ser exigente en las relaciones: ESTÁ MUY BIEN PEDIR, PERO ¿CUÁNTO ESTÁS DISPUESTO A DAR?

Normalmente cuando nos gusta una mujer, tendemos a justificar cada uno de sus gestos, y el problema se da, no porque lo hagas tú, sino porque si no la justificas tú, se justificará ella sola, o bien habrá otra tanda de gilipollas que la justifiquen a coro si está buena. Quizás solamente por ello, así está el patio. ¿Queda alguien en la sala con los pantalones subidos? Ya veo que no. En fin, creo que a este paso y por más que me esfuerce contigo…

ACABARÉ DEDICÁNDOME A OTRA COSA

Teniendo en cuenta que gran parte de la publicidad y de los productos de consumo femenino no están encaminados a reparar “defectos fabricación” sino todo lo contrario, a justificarlos y a reforzarlos... no estás luchando solamente contra un ego femenino enorme. Porque bueno, su ego puede ser enorme, pero a la par es frágil y quebradizo, pero tienes en contra, a toda una economía del sorbe-seso, que por mercado no interesa retirar de la pantalla, ya que quitar el seguro de tu lado del coche no lo harán, o les costará horrores devolver una llamada para “no parecer fáciles”, pero soltar pasta para cremas que prometen la eterna juventud, productos de dieta y maquinillas Venus "para diosas como tú"… para eso que no falte. Algo parecido al mercado del porno para los tíos, que refuerza fantasías y fantasmadas varias, pero más políticamente correcto y por ende, público y aceptado.

No nos damos cuenta, porque tiran más dos tetas que dos carretas… mejor dicho: no nos queremos dar cuenta, pero la disponibilidad la otorgamos nosotros y solamente nosotros, pero ni sabes ni quieres aprovecharte de este capital porque te nubla el sometimiento a tu pene. Es que macho… no te sabes aguantar las ganas.

Si ella se sube el precio o se sube a la parra, que lo haga si quiere; el problema no es ese; el problema es que va a venir un capullo y va a comprar sin mirar a los lados. Y si compra el capullo, otro más tonto que él que quiera lo mismo, pondrá más en la balanza, y ella que es de todo menos tonta pensará –Si este capullo pone tanto, y este otro gilipollas me ofrece cuanto… estoy segura que si me subo a tanto + cuanto + esto otro, entre los dos se van a partir la cara por pagarlo- y fíjate tú, hay capullos haciendo cola en la puerta, y la fila da dos vueltas a la manzana. Todo, por una tía que metafóricamente, ha sido incapaz de quitarte el seguro de la puerta para que entres al coche y para llevarla al cine y a cenar. Oye, a todo esto se me ocurre una obviedad predecible de las mías ¿Y qué pasa si dejas de pagar?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!