CÓMO SE COMPENSAN LAS ENERGÍAS HOMBRE-MUJER Y SU INFLUENCIA EN TU ESTADO Y FRECUENCIA SEXUAL

Hacía tiempo que quería hablarte de la influencia que tiene la compañía femenina o masculina en tu vida sexual. Sobre todo en referencia a tu estado, a tu ansiedad o necesidad, a tu apetito sexual y a la frecuencia o probabilidad de un encuentro sexual. Te tengo que hablar de energía, es una forma de explicarlo, aunque no creo que sea la única si lo pinta de una forma fácil para que lo entiendas. Hablamos de probabilidades, frecuencia sexual y equilibro o balance de la energía que recibimos del sexo opuesto, o de nuestros propios congéneres ¿OK? Como sé que te encanta preguntarme antes de salir de casa, si hoy follas o no follas, sin haberle levantado si quiera, te diré ¿Y yo que sé? Obviamente si no te mueves, poco vas a hacer, por más energía femenina o masculina que te rodee. Empecé a darle vueltas a este tema, cuando aprecié que teniendo prácticamente la misma vida, los mismos amigos, el mismo trabajo, las mismas salidas y en líneas generales, el mismo modus operandi de cara a las tías, mi frecuencia de encuentros sexuales bajó hasta niveles alarmantes…

A lo mejor te hace gracia, pero a mí ninguna y te lo puedo asegurar, creo que por eso y en gran parte, alguna vez me has notado de peor humor. Porque claro… influye ¡claro que influye! ¿cómo no va a influir? En el estado de ánimo tener sexo con una relativa frecuencia es reflejo directo de bienestar, malestar, seguridad, escasez, abundancia, predisposición… Como diría un buen amigo mío retirado del mercado –Es coger el swing- y hablando en términos económicos –Dinero llama dinero- pues su equivalente sería –SEXO LLAMA SEXO- ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué fue lo que había cambiado? ¿Por qué puede cambiar la frecuencia de encuentros sexuales si más o menos llevas el mismo estilo de vida?

Algo tan simple y tan mundano, como que me cambié de piso. Desde hacía varios años, convivía en piso compartido con dos mujeres y por circunstancias laborales y económicas, me mudé al centro de Madrid con un amigo. Ya te puedo decir, que no es que fuera de un día para otro el cambio en la frecuencia sexual, es que con la inauguración gané comodidad para ir al trabajo, vivo en mi barrio preferido de Madrid, lo tengo todo mucho más cerca… pero lo que viene siendo en casa, ahora hay dos vectores apuntando en la misma dirección que no se compensan. Mi colega puede dar fe, que no me callo ni bajo del agua ¿Por qué? No sé… será que estoy acostumbrado a convivir con tías y hablar por los codos de cualquier cosa. Me estoy leyendo a mí mismo ahora y me empiezo a sonar como el típico amigo gay de SEX AND THE CITY… joder ¡qué bajón! No, no, no… ¡sal de mi cabeza horrible visión! Digamos que mi posición en aquella más que buena convivencia de la que tanto aprendí, era la de John Ritter en la serie Apartamento para tres. Me lo pasaba realmente bien, ahora es más bien diferente. A pesar que ahora la tranquilidad, excesiva para mi, y el sosiego gobiernan en unos cuarenta metros cuadrados propios de la zona centro, al no oírse tacones por los rincones, echo de menos energía femenina que equilibre la mía propia en casa.

Yendo a lo empírico, obvio, mundano y coloquial, lo único que cambió en mi vida, fue mi vivienda y la compañía en la misma. Pues colega… como de la noche al día. De tener una frecuencia no diré envidiable, porque seguro que hay gente a la que le vaya mejor sexualmente hablando, pero sí bastante aceptable o frecuente… a pasar a la lucha por la supervivencia de la especie, la caza, la competencia y demás atributos propios del cavernícola que invade aldeas ajenas, en busca del secuestro de la hembra de la tribu rival para evitar la consanguinidad y de paso… fastidiar la progenie del enemigo. Inciso: ¿Por qué no enseñan estos detalles de la prehistoria en la escuela? No lo entiendo, todo se entendería mucho mejor. Pues, con unos ápices urbanos o metropolitanos, alejados del vestir con pieles y cazar antílopes prehistóricos en grupo, pero más o menos ese sí sería el cambio, en cuanto a la búsqueda de encuentros sexuales. Aparte que la convivencia con mujeres, en tu potencial pareja sexual genera un confort añadido que te da valor de preselección, confianza y cierta seguridad en que sabes terciar con el género, y vender de cara a ella ¡vende! A los hechos me remito…

¡UNA BUENA RACHA!

Fuera de esto y yendo al estado, LAS ENERGÍAS MASCULINA Y FEMENINA SE COMPENSAN. David Deida explica muy bien en su libro El camino del Hombre Superior, la diferencia entre sexo y núcleo sexual, traduciéndolo en términos de energía. Cuando dos energías se compensan desaparece la polaridad, quedando un medio neutro. Si hablamos de energía masculina y femenina, según tu carácter, tu personalidad, si está compensada o no, si estás en abundancia, escasez, o medianamente tranquilo, la expresión de tu necesidad sexual siempre viene marcada por tu estado interno. ¿Qué te quiero decir? Si tienes necesidad, se te va a notar la cara de hambre sexual por más que la quieras disfrazar, puesto que tu lenguaje no verbal se va a pronunciar siempre, en tu tono de voz, en tus movimientos, en tu manera de hablar o expresarte… A menos que seas un psicópata frío y calculador, claro. Espero que no sea el caso. Esta necesidad existe, en mayor o menor medida según te encuentres satisfecho sexualmente o no y viene marcada o acentuada por tu estado interno, que puede estar más o menos compensado.

Si en tu propio nido o guarida, o en tu trabajo, tienes un trato habitual con tías, parte de esa necesidad queda amortiguada, que no suplida ¡ojo! pero ese contacto femenino te compensa, te habitúa, te hace mejorar tu comunicación, te equilibra a un nivel de estado interno. Lo mismo les pasa a ellas. Te recuerdo que estamos hablando de energía, no de sexo directo… ¡que te veo venir de lejos con la polla fuera! A ver, entiéndeme… por ósmosis ambiental, no vas a follar más, pero sí vas a tenerlo más fácil de cara a ellas, con un estado interno compensado. Para que exista atracción sexual entre ella y tú, el hambre no ha de marcar el encuentro en ningún momento. Es simple, tienes que saber estar por encima de ello, precisamente para conseguirlo. La escasez sexual repele y es indicador que no debes ser muy buen ejemplar masculino si la estás pasando, si no has sido seleccionado o no estás en compañía de mujer alguna, o llevas un largo periodo de sequía sexual. Dicho de otra forma: si tu fin último es un encuentro sexual debido a tu hambre… es poco probable que lo consigas. El mecanismo de la atracción funciona así: EL SEXO NO ES UN FÍN, ES UNA CONSECUENCIA.

Dicho en palabras vulgares, cuanto más sexo tienes, más atractivo resultas y por tanto, tus probabilidades de seguir teniendo sexo, aumentan, ya que tienes un núcleo masculino compensado, o incluso rico. Eres un hombre satisfecho y te sientes bien, tienes un estado compensado y eso resulta atractivo. ¿Es un círculo vicioso? Sí en efecto lo es, diseñado por la madre naturaleza para que solamente follen y tengan probabilidades los que valen, y se queden por el camino los muertos de asco y hambre sexual. ¿Vas a ir contra natura? Lo llevas claro... El contacto y la relación con el sexo opuesto fuera de un contexto puramente sexual es bueno, es sano, es necesario y compensatorio. Esta última afirmación… está bien hecha, si tenemos bien claro todos, que en el fondo de nuestra humanidad, en la misma base tenemos a un animal sexual e instintivo viviendo, sobre el cual podemos añadir valores y complementos, sin negar esta naturaleza instintiva, si no construyendo sobre la misma. Aún así, te recomiendo encarecidamente que dejes que las fantas se las pague ella ¿OK?

Si estás todo el día rodeado de tíos, toda la energía de tu núcleo masculino, va a estar polarizada, lo que quiere decir que no vas a sentirte compensado… y en palabras coloquiales más salido que el pico de una mesa, precisamente por ausencia de contacto y comunicación con energía femenina. Ahora de una forma más social, para traducirlo a un día a día, si solamente te limitas a percibir a la mujer como una presa sexual, será muy probablemente por escasez, y es indicador directo que no debes estar muy acostumbrado a su compañía en sí misma. Tu estado interno habla por sí mismo. En cambio, si estás habituado a la energía femenina, a su compañía y a comunicarte con ellas, tu núcleo masculino va a estar compensado y este hambre sexual no marcará el encuentro, si no que podrás centrarte en la comunicación, primando la misma, siendo el sexo una consecuencia. Piensa de todas formas, que el sexo en sí no deja de ser comunicación.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

ADÁN Y EVA: ASÍ SERÍA HOY LA HISTORIA

Modelo: Mari Arauz

Fotógrafo: Andy Quarius

Adán abrió los ojos. Estaba desnudo y acurrucado, se despertó con hambre y con la sensación de saber que había alguien más cerca. Lo sentía, podía olerlo. Era un olor diferente al de todas las cosas que habitualmente le rodeaban. No eran flores, no era la vegetación, no era él mismo. Era un olor que le empujaba a buscar de forma irremediable su procedencia, no podía evitarlo, incluso por encima del hambre que le acompañaba. Sintió ansias, de pronto necesitaba sentir una piel cercana a la suya, nunca le había pasado algo así. Estaba acostumbrado a cazar, a pasear, a correr, a dormir donde le placiera, a aburrirse viendo correr el agua y a subir a los árboles para sentirse rey de todo aquel paraje. Ese delicioso olor le hizo correr sin una dirección concreta, buscando desesperadamente sin saber lo que iba a encontrar. Él solamente sabía que tenía que encontrarlo, fuera lo que fuera, simplemente sentía que debía hacerlo. –Sé que hay alguien más, puedo sentirlo- pensaba para sí. Después de un rato, el olor se iba haciendo mucho más fuerte, más intenso. Adán enloquecía, no sabía que era lo que le pasaba, hasta el punto de acelerársele el corazón, sentir un temblor en las manos, y un nudo en el estómago, como si necesitara abrazar con ansiedad un cuerpo opuesto al suyo.

Escuchó un ruido en la vegetación, acompañado de un grito muy agudo que le hizo reaccionar, sabiendo exactamente dónde debía ir. Era un grito de auxilio, que le obligó a correr y a prepararse para lo que fuera, sin saber a qué se iba a enfrentar, quitando de en medio todo lo que se le ponía por delante, hasta llegar a un claro, donde había un árbol inmenso. Allí vio a una mujer, agazapada y atemorizada por una serpiente enorme. Ella gritaba, mientras el reptil se acercaba amenazante. Adán no pensó, aceleró su paso y corriendo cogió a la serpiente por la cabeza y la estrelló contra el árbol. Miró a la mujer y con seguridad de saber a lo que se enfrentaba, le dijo –No te preocupes, estás a salvo- La bestia se retorcía haciendo fuerza y tras un segundo golpe, seguía sin morir. Mientas ella se alejaba a una distancia prudencial, vio como Adán volvía a golpear a aquel reptil maldito por la eternidad, hasta dejarlo atontado. Una vez quieto, Adán no dudó y le aplastó la cabeza con una piedra cercana. Respiró hondo… todo había parecido quedar en paz.

Adán hincó rodilla en tierra, cansado, tomando conciencia de lo que había hecho y sintiéndose satisfecho. Ya no había peligro. Levantó la mirada, recordando el por qué había ido con tanta urgencia a aquel claro, donde sabía que habría alguien con quien debía encontrarse. Ella salió de su escondite temporal, un leve matojo que apenas podía cubrir toda esa infinita belleza que le supo a recompensa. Adán inspiro y sintió el perfume embriagador de aquella piel ajena a la suya, tan diferente y tan igual. Embobado y atontando por su mezcla de cansancio y éxtasis le preguntó –¿Quién eres?- Ella sin responder, se acercó poniéndose delante de él, alargó la mano, y de aquél frondoso árbol sacó un fruto de color rojo, redondo, sensual, apetitoso y perfecto. Lo tendió hacia Adán, a modo de premio. Él nunca había tomado nada de aquél árbol, sabía que no podía. Hacía tiempo, el dueño de aquellas tierras se lo había dicho, pero al verlo en manos de aquella mujer, cualquier prohibición carecía de validez.

–Dime tu nombre- suplicó Adán, ahora sin saber a lo que se enfrentaba, alargando la mano para tomar de aquel fruto prohibido –Eva es mi nombre ¿y tú?- respondió ella con suavidad sin apartar su ofrecimiento –Soy Adán ¿qué me das?- Ella pensó, y en el último momento apartó el fruto prohibido de la mano de Adán –Esto es mío- Y sin titubear lo mordió. Lo hizo una vez, dos veces, tres veces… hasta devorarlo por completo, mientras Adán no sabía cómo reaccionar. Mirando perplejo, preguntó con incredulidad –¿Por qué me lo das y después me lo quitas?- mientras Eva, escupiendo el hueso de aquella fruta, cuando nada quedaba respondió –Yo no te he dado nada, podías haberlo cogido tú antes ¿por qué no lo has hecho?- Adán sabía que algo no funcionaba en aquél escenario, sabía en lo más profundo de su ser, que había hecho lo que tenía que hacer. Sabía que no debía comer del árbol prohibido, pero no entendía por qué Eva primero le ofreció la recompensa y después se la quitó. Él había hecho lo que tenía que hacer, por eso se despertó, por eso reaccionó y por eso peleó con la serpiente. Él sabía que tenía que hacerlo, pero… no parecía significar nada para Eva.

–Me tengo que ir- dijo Eva con frialdad, examinando a Adán de arriba abajo, evaluándolo –¿A dónde?- preguntó él –quiero ir contigo- dijo Adán levantándose, dispuesto a ir a cualquier parte. Eva respondió –No puedes, has de quedarte aquí… No comiste de este fruto, y no se te han abierto los ojos como a mí. Además… ¿no te das cuenta? ¡estás desnudo! ¿a dónde vas a ir así?- Adán no entendía nada, él se veía como siempre, él quería ir con ella a cualquier parte, pero parecía que no podía. Angustiado, le preguntó a Eva –Pero ¿por qué no me has dado de este fruto? ¿No debía ser así? Si no querías dármelo… ¿por qué me lo ofreciste? ¿por qué mis ojos no se han abierto?- Eva le miró, y con impaciencia respondió –La próxima vez, no esperes a que yo te lo dé. El que ha de abrir los ojos, eres tú. Gracias por salvarme de esa bestia- mientras se ocultaba de nuevo entre la frondosidad, para ocultar su desnudez a los ojos de Adán. Continuará... en la segunda parte.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

¿QUÉ ES LO QUE HACE QUE UNA RELACIÓN FORMAL SEA POSIBLE? LA GESTIÓN DE LA RESPONSABILIDAD EN PAREJA

¿Cómo andas colega? Hoy para variar, voy a contarte algo que seguro te será de utilidad en tus relaciones de pareja: primero para formarlas y después para mantenerlas. Estoy seguro de que te sonarán a tu propia vida, a la de tus padres y a las parejas que hayas visto por ahí. Sobre todo tienes que ser consciente, de estos tres conceptos: sometimiento, tu responsabilidad y sus justificaciones. Tres puntos forman un plano, y el equilibrio entre estos tres vértices, es lo que hace que en lo que el varón dependa, una relación de pareja funcione en el tiempo. ¿Quiere decir que esta situación es la idónea para el varón? Ni muchísimo menos. Lo que querías saber era, cómo tenías que hacer para que una relación formal funcione y se consolide ¿verdad? Pues aquí lo tienes. Esto no quiere decir que la situación ideal para el varón sea la de estar casado ¡para nada! Es el mismo cuento, que a ellas les dicen con lo de la media naranja, o la princesa de cuento.

Tú y yo sabemos, que la principal aventajada en un matrimonio o relación formal, es ella. El contrato de matrimonio está hecho para salvaguardar y asegurar en la medida de lo posible, su estatus y el de los hijos, que no del varón. Por cierto, algo que no te he dicho, es que si como hombre, no estás dispuesto a asumir alguno de estos tres puntos clave, no vas a conseguir estabilizar una relación con una mujer en lo que te queda de vida. Y sí, he dicho bien: formalizar, consolidar y estabilizar una relación de pareja en el tiempo. Son los tres puntos a aceptar y a integrar en tu vida, si ellos no hay relación de pareja que valga. Insisto, en lo que a ti depende.

SOMETIMIENTO A LA PAREJA: Como suena, aunque si te duele leerlo así podemos decir, que tú te adaptes a ella y ella a ti, que en el papel queda bonito, pero no es así. Si quieres una relación de pareja estable y formalizarla, tú mismo como hombre, vas a tener que comportarte de una forma que no es la propia a tu naturaleza. ¿Cuál es tu verdadera naturaleza? Te recuerdo que eres un cavernícola, que sale a cazar y como pensamiento básico tiene que satisfacerse sexualmente para procrear y perpetuar la especie, a un nivel instintivo... o sea, el que cuenta. Y claro… si formalizas una relación, no puedes buscarte la vida cuando tu instinto te lo pida, que te lo va a pedir y mucho, como te lo pide actualmente. Cazarás para una sola mujer y para tus hijos; y sin que varíe ni por un momento tu verdadero impulso sexual primario, tu vida sexual quedará condicionada a mantener el bienestar en pareja con tu mujer, tu novia o como quieras llamarla. No, no vas a poder follarte a quien te de la gana, o a quien puedas, o a quien se te presente… y si no estás dispuesto a dar este paso de reprimir y educar tu voluntad para castrar tu instinto sexual, o no eres capaz de enfocarlo por completo a tu pareja, sometiéndolo a ella; es que no estás preparado para formalizar una relación. No la deseas realmente, pero me podrás preguntar –¿Y si a ella no le apetece o me pone condiciones para follar? ¿Y si a ella le duele la cabeza?- recuerda que ha sido tu opción, el entrar por ese aro. Asúmelo.

TU PROPIA RESPONSABILIDAD: La base de toda relación de pareja, ojo… hablo de tu responsabilidad, no de la de ella. Podemos hablar de renuncia, de tu capacidad de iniciativa, de tu habilidad para resolver problemas, de aportar una solución, de tirar del carro, etc. Precisamente de todo aquello que te distingue como hombre: eres la parte activa, el motor, el proveedor por condición; el que aporta todo aquello para lo que ella no está diseñada. Has de estar preparado para tomar decisiones, ejecutarlas y asumir en ti mismo las consecuencias de las mismas, por una razón muy simple: ella no lo va a hacer. No te hablo de presión social, en cuanto a que tú seas la parte activa y responsable principal, porque eso es algo que socialmente se da por hecho, que no culturalmente, te hablo de sostener, de equilibrar, de crear esa seguridad que es necesaria para consolidar una relación de pareja en el tiempo. Si alguna vez tu pareja, en los inicios de la relación, te pregunta –¿Qué somos?- es porque probablemente, tú como hombre no estés seguro de lo que quieres y te estás dejando llevar. No le aportas la estabilidad suficiente y por eso ella duda, porque no sabe a dónde vas.

SUS JUSTIFICACIONES O RESPONSABILIDAD CERO: la que más te va a pesar de todas, porque como hombre nunca la va a entender, porque tú si eres responsable emocionalmente y no necesitas justificar constantemente para hacer un balance cero de conciencia. Es así, no la pidas que actúe de otra forma, ella es incapaz de aceptar un hecho objetivo ensimismo, que implique una causa ajena, una implicación, o una consecuencia, con el que ella pueda sentirse perjudicada, culpable o responsable. Antes, tiene que pasar unos cuantos filtros, para alejar cualquier tipo de culpa o mejor dicho, responsabilidad de su núcleo interno. ¿Por qué? No preguntes por qué ¿y yo que sé? Funciona así. Es un mecanismo de defensa emocional perfecto, que te hará volver continuamente al anterior punto: tu propia responsabilidad, que es el verdadero cimiento de la relación.

También es verdad, que una pareja estable, no tiene por qué ser un matrimonio con contrato… ¡afortunadamente! Y también es verdad, que nadie te obliga a tener hijos por ley ¡menos mal! Podéis estar unidos simplemente porque sí, desde vuestra libertad ¿por qué no? Aunque en estos casos como antiguamente se decía “arrejuntaos”, o actualmente parejas de hecho, que ya tienen un régimen jurídico paralelo, que no igual a los matrimonios, en cuanto a este estatus basado en la libertad y no en el compromiso obligado o tradición, la presión social y familiar siempre es mayor. Alguna vez, me habrás oído decir, que no hay mayor cierre de contrato, o mayor compromiso entre un hombre y una mujer que uno hijo… independientemente de cómo empiece o cómo termine la relación. ¡Míralo! ahí está el pequeño cabroncete, respirando, jugando, creciendo, yendo al dentista, a la academia y pidiendo dinero para salir… realmente un hijo, es prueba indudable de compromiso.

Aunque claro, si ves que la relación se te ha hecho muy cuesta arriba, que has tenido que renunciar a demasiadas cosas que te han supuesto un perjuicio verdadero en tu vida, que realmente no te ha compensado el hecho de haber formalizado una relación… y te das cuenta que ya tienes cuarenta y tantos, que en el trabajo no puedes menearte mucho por lo delicado de la situación actual, que si te divorcias te arruinas y no tienes donde caerte muerto, que tus hijos pasan de ti como es el ciclo natural de la vida… y que precisamente has perdido contacto con la mayoría de tus amigos, debido a la vida familiar y foto típica (cada vez menos) pensarás –Joder… ¡podrías haber escrito esto antes!- A lo que yo te respondería –¿No era lo que querías? Manolete… si no sabes torear ¿para qué te metes?- Hombre, piensa, que también siempre estás a tiempo decir aquello de…
CARIÑO, AHÍ TE QUEDAS… ¡ME VOY A IBIZA!
Pero si realmente quieres mantener una pareja estable, no lo dirás. Porque si estás formalizado con contrato y con hijos de por medio, no puedes ir solamente a tu bola, no puedes pretender que no te toquen tu espacio, tampoco puedes pretender hacer todo lo que te de la gana… sobre todo si eres padre y tienes esta responsabilidad añadida. Y más si todas estas opciones, las has tomado desde tu voluntad y has sido realmente libre de hacerlo, sin dejarte llevar por ningún plan o esquema ajeno ¿te lo pedía el cuerpo? ¿te lo pedía el corazón? ¡Ole por ti y por tus santos cojones! Ahí tienes el fruto de tus opciones y tus renuncias. Es complicado, todo tiene un precio y si quieres que la relación funcione, en lo que de ti dependa tienes que poner los medios. La única cuestión, es si vas a saber asumir en tu vida, este equilibrio entre el sometimiento a la pareja, la responsabilidad y su responsabilidad cero; porque recompensas haberlas, entiendo que las habrá… por eso lo hace la gente ¿verdad?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

¡HAYA PAZ POR UN MOMENTO! ESTO ES UN SINDIOS III

Seré breve, más que breve a pesar que normalmente me enrollo más que las persianas. Por más SINDIOS que sea el escenario actual, creo que no voy a arreglar nada yendo a la contra pegándome cabezazos contra todo. Sigo a la contra, porque no comulgaré jamás con todo el circo que hay montado en este país con la política, con Europa, con la pasada de frenada de la dudosa política de igualdad y con la debilidad del hombre... la puta debilidad y el miedo masculino. Está dicho a grandes rasgos, y cuando digo que no paso ni una, los que me conocen bien lo saben, es algo que llevo a rajatabla ¿Sabes qué es lo peor de todo? Que me afecta, y que me paso gran parte del tiempo cabreado, en honor a unos valores que no veo reflejados en ninguna parte, solamente en papel. ¿De qué me sirve estar cabreado todo el día dentro de este SINDIOS? Absolutamente para nada. Mucho me temo que esto es un empezar desde cero continuo... y HOY TOCA HACERLO OTRA VEZ, os prometo a tod@s que a partir de ahora, comunicaré con más PAZ. No sé si saldrán las cosas como yo quiero, pero voy a intentar hacerlo mejor, por vosotr@s y por mí el primero.

Y es que cuando todo el circo aplaude, y eres de los pocos que no comulga con ruedas de molino, te das cuenta que es realmente difícil hacer ver a otras personas, que el invento se va a la mierda, si los tíos no nos subimos los pantalones a tiempo, nos marcamos un valor y nos hacemos conscientes de quienes somos. A fin de cuentas, quien no se sube los pantalones, es porque no quiere, aunque le estén dando bien por detrás. Ellos verán donde se meten y qué filosofía de vida llevan. Hay que hablar menos y actuar más. Por mi parte y creo que por todos aquellos que queremos que las relaciones sean auténticas desde la base, lo que mejor podemos aprender a hacer es estar por encima de la situación y no entrar al trapo. Empezando por mí, el primer pecador, que de forma reactiva, entra al trapo cuán vaquilla de capea, que se cabrea y embiste, pero que hace poco daño y poco efecto para su causa, que es tirar al suelo al capullo que está haciéndole burla o intentando torearla.

Si al caos gobernante, unimos nuestros berridos… estas verdades como puños nunca van a ser tomadas en serio y van a crear más confrontación que solución. Y lo que queremos es poner soluciones encima de la mesa ¿verdad? No te hablo del anuncio del Tengo a derecho a fiesta de IKEA, que más o menos da a entender que mejor perder el tiempo y distraerse cuando está todo mal, en lugar de buscar soluciones. No aplaudo el circo, pero me comprometo a dejar de usar en la medida de lo posible la palabra NO, por el mero hecho que crea confrontación y no queremos eso. Un buen amigo me recuerda a menudo aquello de uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice, y lo que valen son los actos, más que las palabras y amén.

ASÍ QUE EMPIEZO POR APLICARME EL CUENTO

Rezumas ira por los poros de la piel- me dijo el Consigliere, con toda la razón del mundo. Y lo cierto, es que no me vale para nada, ejercer este pecado mortal. Me vino de golpe a la mente la escena de American History X, justo al final –Supongo que ahora debo decirle lo que he aprendido, mi conclusión. Pues mi conclusión es que el odio es un lastre, la vida es demasiado corta para estar siempre cabreado. No merece la pena- Esta película no tiene desperdicio, tiene mucha tela que cortar. Llevo ya tiempo soltándote verdades como puños, alguien tiene que hacerlo y lo seguiré haciendo. La diferencia es que voy a tratar de hacerlo con más paz, creo que es mejor para ti, y sobre todo para mí. De nada sirve estar cabreado o enfrentado contra el mundo, aunque todo esto sea un SINDIOS. Opto por buen Karma, para atraer buena energía, que ya va siendo hora. Por mi parte, habrá paz ¿y por la del barullo? Eso ya no depende de mi. Si te perdiste la segunda parte ¡AY SEÑOR LLÉVAME PRONTO! continúa en ¿QUIÉN MANDA AQUÍ?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!


LA GUERRA ECONÓMICA Y SUBASTA EUROPEA: WELL COME CHINA, UNA TEORÍA CONSPIRATORIA DE “ANDAR POR CASA”

Está de moda saquear al trabajador, al inocente, al transeúnte, al empresario y a todo aquel que pasaba por allí y tuviera algo que dar, o llevara algo en los bolsillos o en la cartera. Está de moda irse a la calle de romería a fingir que se hace algo y tomar la Puerta del Sol. Sigo sin entender qué relación hay entre ocupar una plaza pública, y crear empleo. Debe ser que no se está pidiendo empleo, ya que se ha perjudicado a mucha gente, y se han hecho malgastar recursos y bienes públicos, para frenar las machadas de una gran cantidad de desocupados. Está de moda provocar a la policía, mientras sean los padres los que pagan los piercings, los tatuajes y las sanciones o multas que gastan sus hijos, que por lo visto no tienen nada mejor que hacer. Tengo una teoría, de estas que se me ocurren a mí y que no tienen por qué ser ciertas en su totalidad, pero que al menos, cuadra mucho con la situación actual: EL MUNDO LO MUEVE EL 1% DE LA GENTE, MIENTRAS QUE EL 99% RESTANTE VA COLGADO DETRÁS A REBUFO PARA VER QUÉ CAE O SE CONFORMA CON LO QUE LE DAN.

Bueno, esta cita puede ser hasta previsible ¿verdad? Pero con una Europa en caída libre, en la que se ceban los de siempre… los que no salen por la TV me refiero, los que manejan márgenes de beneficio y que están fuera de la política, los se entretienen creando rumores para llevar el dinero y la confianza de quien tiene capital de un lugar a otro. El dinero sigue moviéndose en la misma dirección, o sea, de abajo a arriba y en horizontal después. Abajo, cada vez hay menos liquidez, y el ciudadano medio, el trabajador y el empresario o promotor, o autónomo, cada vez tiene menos líquido para emprender o para crear, o sea, menos pasta para poner en el mercado y que circule, porque sabe que no la va a recuperar, o que va a recuperar menos capital del que invierta si es un emprendedor, o menos dinero que gaste si es un españolito de a pie, o un europeo medio. Cada vez se gasta y se invierte menos, menos dinero en circulación y menos líquido; y el poco que hay acaba yendo a los bancos, y de ahí hacia arriba, hablando de banca privada…


¡Que estamos en Europa! Insisto, para bien o para mal estamos en Europa, y estamos además como país grande en número, pero en el área periférica, por lo que las tomas de de decisiones en el eje franco-alemán, que solamente se cubren las espaldas el uno al otro, siempre nos van a dejar fuera por ser un país del extremo oeste de la unión. La segunda parte de esta teoría conspiratoria de andar por casa, es que mientras los políticos nos entretienen con nacionalismos, bilingüismos, una absurda política de igualdad que es cualquier cosa menos igualdad, olimpiadas potenciales que no llegan y tipos de pandemias (una al año) que por las noticias parecen apocalípticas… seguimos pagando y empujando el poco dinero que tenemos hacia arriba, o sea, hacia los de antes, los que manejan diferencias y nadie conoce porque no son actores famosos, y sí los que reparten el pastel.

Los bancos siguen siendo cajas fuertes con código de ingreso, pero no de transferencia. Los bancos acumulan pero no sueltan prenda. A los bancos les llega de arriba y de abajo. Pese a quien pese, a mi el primero… los bancos hacen falta mientras tengamos este sistema. Yo voy todos los días al cajero a sacar dinero, independientemente de cómo me caiga Emilio Botín de bien o de mal ¿Y tú? Ahora dime tío listo, simpatizante con el 15-M, tú que eres tan partidario de lo libre y gratuito ¿Qué pasa si todo está parado por no haber líquido? NADA ES LIBRE NI GRATUITO, si no tienes eso claro, es que no sabes el mundo en el que vives. Y si quieres algo, tienes que trabajar para conseguirlo, partiendo de cero y sí… partir de cero es no tener nada, soy bien consciente de lo que digo.. Y si los bancos no dan nada, porque es suyo o porque tú se lo has ingresado antes poniendo tu nómina, entonces ¿qué vas a hacer? ¿Saquearle y expoliarle? Eso se llama robar ¿eres Robín Hood? Deja de pedir al que tiene y de reclamar, o que otro haga algo por ti. Tienes que crearlo tú, imaginarlo tú, emprenderlo tú… y dejar de pedir o reclamar a quien sí que tiene, porque antes ha emprendido. Porque así somos, irresponsables en nuestra inmensa mayoría, esperando que el 1% que manda y que mueve el mundo, nos quiera dar de sus migajas. HAZLO TÚ.

A este paso, sin dinero que circule en la calle para comprar el pan, la ropa, el alquiler, hacer la compra e irse de cañas, que son las cosas del día a día, la gente sale menos y consume menos. Y lo poco que tiene, lo guarda, por miedo a perderlo y que mañana no tenga. Pues tendrá que venir alguien de fuera ¿verdad? para que el dinero se mueva a ras de suelo… si no, mal vamos. El tema es que Europa a base de rumores se está quedando en pelotas, en una guerra económica en la que todos se exculpan y señalan con el dedo al vecino, por haberle empujado antes, por haberle acusado de insolvente. Están dejando el tema bastante abierto, para que una economía potente, venga a comprar o a patrocinar mejor dicho, país por país.


Ni soy economista, ni banquero, soy un currito medio emprendedor, que sabe que si un día se queda en la puta calle, nadie le va a sacar las castañas del fuego. Y que sabe con certeza, que si se pone a hacer colas para que le den un subsidio o una paga, se va enrolar en la dinámica del dame pan y dime tonto. Se nos está quedando una Unión Europea a huevo, para que China venga a “salvarnos económicamente”. La pregunta es ¿a qué precio? Junta el envejecimiento de la población, la falta de liquidez progresiva de la clase media trabajadora, o sea, la que gasta. Añade a esto la presión política de los países del Mediterráneo, que tarde o temprano querrán meterse en la unión Europea, y que nos convendrá aceptar para que nos hagan de barrera con el Islam radical… Con algo habrá que pagarles ¿verdad? No sé si decir algo del petróleo, pero lo veo un arma de poder con las patas muy cortas, ya que cuando no haya, todos los países que viven de él, querrán de una forma u otra tener que ver con Europa… piensa eso. Todo esto, hablando de números mayores y cosas que se me escapan.

Y en lo que no se me escapa ¿qué puedo ver? Españolitos endeudados hasta las trancas, contratos hipotecarios firmados con el banco, que a este paso la deuda la heredarán nuestros hijos, y si hay que pagarlos y no hay líquido, acabaremos trabajando directamente para los bancos. Españoles de primera y españoles de segunda, lo veo ya. Veo una difícil búsqueda de empleo si no se tiene a “alguien dentro”, y veo que cada vez las parejas son menos pareja, en la que se exige mucho y no se da nada. Jóvenes que no saben lo que es el esfuerzo y que solamente están acostumbrados a pedir… y mientras haya alguien que les de, seguirán reclamando sin mover un dedo. Frente a esta apatía, pon una cultura basada en la mente colectiva, en una voluntad férrea y que no se queja, limitándose a hacer lo que se le dice por un bien común. Me da la sensación que con tanto hueco libre por cubrir, no tardará mucho en llegar el mercado chino a cubrirlo todo. ¿Es so malo? Creo que es más bien una consecuencia de nuestras propias carencias. ¿CUÁNTO TARDARÁ EN LLEGAR TODO ESTO? No lo sé, recuerda que solamente es una teoría de “andar por casa”.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

REFLEXIONES DE BARRA DE BAR: HABLANDO DE TÍAS, por EL REVERENDO

Dos codobarras con galones, debatiendo y arreglando el mundo, con el codo bien apoyado en la barra nada más llegar haciendo fuerte, mientras las cañas van llenas y vuelven vacías, siempre a pares. Como en la película un domingo cualquiera, pero sin ser ni Al Pacino, ni Dennis Quaid, y sin jugar al Football Americano. Más bien se trata de un domingo cualquiera por La Latina, haciendo un particular vía crucis de bar en bar, y de barra en barra. Si las barras del bar hablaran, cuántas soluciones a las guerras, a las parejas, al deporte rey, a la política y a las amistades o al trabajo se harían públicas. ¿Pues de qué íbamos a estar hablando el colega y yo? De lo de siempre, de tías y de sus carambolas, giros, malabarismos y arbitrariedades, que para eso son tías y se permiten esos lujos que se salen de lo lineal. Allá ellas… bueno, es que si no hicieran piruetas con las palabras, con sus decisiones y con sus emociones, no serían tías. La cuestión es qué tías son las que nos gustan, o mejor dicho… nos gustaría encontrarnos, porque las hemos visto una vez o quizás dos en la vida. Y algunos, quizás ninguna, los más enanos en edad. Si, sobre todo tú amante de las formulitas y del cómo hago con esta tía para… lo de siempre.

Como nos dice el Consigliere, LAS TÍAS SE HAN PASADO DE FRENADA, pero esto no debería suponernos un problema ¿sabes por qué? Porque deberíamos saber estar por encima de ello y simplemente, pasar de la música que no nos gusta oír, y dejar de llorar y de reclamar. Por eso, el hijoputa siempre gana, porque pasa olímpicamente de la canción que esté sonando, va a lo suyo y punto. Si tienes conciencia, lo tienes jodido: no eres un hijoputa, eres un capullo yendo contra corriente en plan “solo contra el mundo”. Y lo peor, es que no sabrás estar por encima de las reacciones de una tía. Esta es la cagada, no saber estar por encima de la situación. Ya sabes lo que se reza en la calle, ESTO ES UN SINDIOS, pero eso no es excusa para que te vuelvas o medio gay, o pagafantas o putero. Puedes hacerlo, eres libre de ello, pero dejarás de ser tú, y renunciarás a poner tus cojones encima de la mesa, para que sea otro, o sea el hijoputa, el que venga a comerse tu porción del pastel aparte de la suya propia ¿y por qué lo hace? Lo hace porque se la suda el prójimo y la prójima; y a la prójima le pone mucho irse con quien tiene dos porciones del pastel, en lugar de una sola o ninguna… Obviamente.

De poco sirve decir que esto no tiene ni orden ni concierto, si no te sabes adaptar. ¿Cómo me adapto a esto? Puedes preguntarme. A simple vista parece que haya que volverse TERMINATOR, pero no tiene truco inmediato. Es simple ¿sabes estar por encima o no? ¿te tomas una negativa como algo personal? Pues anda que no te vas a llevar hostias, y de las mayúsculas y si… el hijoputa, va a seguir comiéndose tu pastel, mientras le señalas con el dedo diciendo –Eh tío, eso no es juego limpio- mientras ves cómo se descojona por haberle metido la boca a la tía con la que tú has estado pico y pala toda la noche. Oye, no te quejes, que también lo podías haber hecho tú antes. Has hecho el tonto, porque encima se la has calentado y puesto en bandeja porque… eres un buen tío ¿verdad? Pues ya ves, aquí el que no corre vuela. Y sí, de buenas intenciones, están llenas…

¡LAS BARRAS DE LOS BARES!

… pero que ni sienten ni padecen, por más que hayan oído a hablar a tíos como nosotros que apoyamos nuestros codos encima, mientras le damos vueltas a algunas cosas mientras hablamos con un amigo. Eso sí, pagaría por saber cuántas mujeres han pasado por ese tramo sin estar presentes en el lugar, siendo protagonistas sin saberlo de una conversación entre amigos, en las que uno se plantea la mejor forma de hacerlo, con o sin éxito, pero que allí se habla y bueno, parte de esa energía queda ahí. La noche y toda esa puta dinámica no es representativa de la vida real ¿sabes por qué? Es fácil, es exactamente como dicen en la película ADAPTATION que te recomiendo: Lo importante es lo que amas, es lo que realmente te define como hombre. Tu forma de querer, por encima de lo que digas o hagas. Es lo que proyectas de dentro hacia fuera, y hablando de tías: tu forma de acercarte a ella, de hablarle, de proponerle algo, de hacerle un regalo, o de acostarte con ella, es lo que marca tu verdadera intención desde el principio.

¿Estamos en una época jodida? Si, lo estamos, pero no sirve de nada quejarnos. Ni me sirve a mí, ni te sirve a ti. Los tíos no tenemos derecho a quejarnos, o actuamos o no actuamos… y más a día de hoy. Este siglo XXI está contaminado, y me gustaría saber si a algún tío sinceramente, le gusta el percal que hay en este país para invitar a una tía a salir, al cine, o a cenar… que parece una odisea, y que encima eres un marciano si traes unas flores en una primera cita. Y lo peor de todo, es que la primera que piensa que eres un marciano, o un pringao es ella. Parece que te lo tiene que pedir ella a ti ¿Alguien se quiere casar con una destroyer por muy buena que esté? Pues creo que no, querrán follarsela cuarenta o cincuenta tíos que son los que la rondan porque está buena, pero… ¿casarse con ella y tener hijos?

Si la tía es un regate continuo, creo que ninguno. Y llega un momento en el que te empieza a dar pereza, tanto regate para ganar ¿el qué? ¿un polvo? El problema, es que no hay por dónde cogerlas, y por la TV les dicen que son diosas, mientras a ti te dicen que pagues y que eres un pringao. Si hasta para querer conocerla te ponen baches. Creo que ya deben ir cuatro o cinco cañas a esta altura del discurso, te recuerdo que estamos en la barra de un bar, de todas formas: UNO ES COMO AMA y si eso no lo saben ver, que se vayan con el hijoputa… que ese nunca se plantea estas disyuntivas. Si lo sabe ver alguna, pues ¡ole sus ovarios! pero no me preguntes, porque esta no te suele gustar. Lo dicho ¡ESTO ES UN SINDIOS! Y bueno, ya basta de cañas, que mañana se trabaja. ¡Ala! ¡Qué os den! … desde el cariño, claro.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

CAVERNÍCOLA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Me gustan las mañanas de sábados y domingos, levantarme no demasiado tarde, pegarme una ducha rápida y salir a ver qué se cuece. Salgo de mi cueva con las telarañas quitadas, con mazo en mano y dispuesto a que el mundo me sorprenda. A pesar de que parezco un profesor categórico, tajante y “enterao” sin diploma de sabio, que parece tener respuesta para casi todo, todavía me dejo sorprender… al menos eso intento, o eso me gustaría. Y me doy cuenta de algo: uno cree que está curado de espanto, pero es mentira, siempre hay alguna nueva cosa que contar. Me gusta el centro de Madrid, es la zona que me gusta para vivir porque hay de todo y se ve de todo, aunque hay cosas que veo que no me gustan, pero que están y que parece que por cojones, un cavernícola fósil como yo, ha de… ¿aceptar? Llámame neuras, pero algo que veo con excesiva frecuencia últimamente, en mis paseos e inspecciones de fauna urbana, es una imagen que me hace consciente, de que en efecto cada vez hay menos hombres verdaderos, y más tías “con mascota”. Ahora lo entenderás. Últimamente me estoy hartando de ver, a tías muy monas con amigo gay adosado; y si no gay u homosexual, al menos amanerado. Una mujer por grupo, si bien acompañada por uno o varios hombres que han optado por renunciar a aquello que les diferencia del otro sexo: la masculinidad.

Acepto que me acuses que esto sea una ida de pinza mía ¿OK? Pero te hablo de lo que veo, y esta imagen, en el ámbito urbano, está propagándose como una enfermedad. Y no… ni soy nazi ni homófobo, cada uno que haga lo que le salga de sus santos cojones, si es que le quedan para generar testosterona, que parece que no… pero bueno, opciones, desengaños y resentimientos en todas partes haberlos, los hay. ¿Por qué un hombre renuncia a su masculinidad? ¿Por qué cada vez veo con más frecuencia, a mujeres acompañadas por amigo gay adosado? No te hablo de un clásico pagafantas, te hablo de un amigo gay confesor, o amiga de género masculino mejor dicho. Esto me preocupa, porque creo que es fiel reflejo de lo que está pasando aquí y ahora con la masculinidad y la persecución a la que es sometida, penalizada, discriminada y mal vista. Lo que por un lado, las mujeres desean en lo más profundo de puertas para dentro, quejándose además que no hay hombres verdaderos; de puertas para fuera diría que está penalizado y hasta perseguido socialmente, y de una forma tan directa a la par que subliminal y constante, que si realmente te tomas las palabras de una mujer de forma literal, vas de culo… y nunca mejor dicho.

Esto hace que haya hombres, que se cansen de ser ellos mismos, viendo que no pueden acceder a la compañía de una mujer de forma natural, volviéndose sucedáneos acompañantes; que no ya que paguen fantas… si no que son una amiga más, que hablan como tías, se arreglan como tías y que reciben no te digo por dónde, más que dan por donde deberían dar. No te hablo de homosexuales, ya que o se es, o no se es. Te hablo de tíos que se han encogido de hombros, que no pueden o que no quieren aceptar lo que son, y que creen, que tienen que cambiar a otro patrón abandonando por completo la masculinidad con la que nacen. Insisto, no te estoy hablando de homosexuales, te estoy hablando de cobardes que se rinden por no entender lo que está pasando, y que prefieren amanerarse socialmente, que no en gestos o en palabras, aunque también. Se han rendido, y han optado por apuntarse a una falsa moda gay al estilo Tokio Hotel. Como dice mi amigo el Consigliere: las mujeres se han pasado de frenada. La cultura basada en Tele5 y los 40 principales, es la que predomina y por ello, quiero darle un mensaje de tranquilidad a todas las madres del mundo, que tengan una hija con un acompañante de este tipo:

¡VUESTRAS HIJAS ESTÁN A SALVO!

No es que lo vea en todas partes, es que lo veo con relativa frecuencia… la suficiente como para preocuparme, y en efecto reafirmarme en la idea de que ¡ESTO ES UN SINDIOS! Y no en el sentido católico de la palabra, si no más bien, en que se propaga, se sostiene y se fomenta un modelo de hombre completamente alejado de su esencia auténtica, y totalmente orientado a las necesidades emocionales femeninas, que no sexuales… o sea, las que cuentan a la hora de la verdad para que este invento llamado sociedad marche. Un tono de voz flojo, unos gestos suaves, una sonrisa dulce y perpetua, una ausencia total de impulso y una capacidad de compresión a lo femenino infinita, todo enmarcado en un conformismo nocivo, es un buen resumen del cuadro de pseudo-hombre que te estoy pintando.

Los cavernícolas estamos en peligro de extinción y nos acabarán metiendo en un zoo, o en granjas de esperma, o en vitrinas a modo anecdótico en los pasillos de algún museo de ciencias naturales, yéndome a unos extremos muy parodiables claro, pero al paso que vamos… poco falta, para que lo normal sea ser un tío alelado sin sangre, pseudo-hombre y pseudo-gay que le haga de asistente personal, a la mujer a la que haya sido asignado, con matrícula o código de barras marcado en la nuca. Lo dicho ¿crees que me paso? Prefiero pasarme a quedarme corto y que de todo esto, te quedes con lo que te sirva, pero que al menos… te dé que pensar, si es que todavía te queda esa capacidad.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!


EXCUSATIO NON PETITA, ACCUSATIO MANIFESTA, por STEEL

Todo aquel que se disculpa de una falta sin que nadie le haya pedido tales disculpas se está señalando como autor de la falta. En español se podría traducir por la expresión "quien se excusa, se acusa". Esta máxima del derecho romano, sirve perfectamente hoy en día y no solo en los tribunales, también sobre todo en la relación de pareja para pillar a los maridos y novios infieles. La traducción de la frase es sencilla, Excusa no pedida, acusación manifiesta, si pides perdón o te excusas por algo sin ser acusado de ello previamente: malo, malo, malo… te acabas de señalar con el dedo sin moverte del sitio. Pierdes el divorcio…¡fijo! Los tíos sois francamente transparentes y previsibles para ser pillados por esta vía, no sabéis mentir, reaccionando de forma parecida a como lo haría un niño pequeño que acaba de romper un cristal de un balonazo, y lo primero que hace es señalar a su hermano pequeño, que probablemente la esté liando, pero en otros menesteres infantiles. Los tíos mentís igual que los niños, es más, una niña de cuatro años lo hace mejor que un tipo de cuarenta.

He visto demasiados tipos especialistas en poner excusas entre los 35 y los 50 años, incluso más allá. Y digo especialistas por uso, abuso y costumbre, pero no por buena técnica; porque ya que mientes, hazlo bien hombre… que canta y mucho. Por aquí a menudo, los socios Arcángel y Duque, proclaman a bombo y platillo un ego femenino superlativo en ausencia total de excusas, que usa y abusa de la responsabilidad cero. A esto yo respondo ¡por algo será! Eres previsible. Normalmente, tengo que asistir a muchos “inocentes” de este tipo, y aunque la tipa o pareja en cuestión, sea de por el estilo que él, el que acaba palmando siempre es él, porque es mucho más fácil reunir pruebas en su contra. Una pista para detectar al que miente o al infiel, es que aparte de excusarse, o de cambiar su horario habitual, su forma de vestir, o lo que se compra, es que siempre trata de sobrecompensar a la mujer a la que está engañando, como ya veremos más adelante en un ejemplo real. El objetivo es llenarle la vista y que no pregunte, poniendo la almohadilla de la excusa original, para que la posible serie de preguntas posteriores de interrogatorio sutil con mano izquierda, en las que caería descubierto a la primera frase, por cambiarle el tono de voz y la mirada, desaparezca y no de lugar.

Para mí es un juego de niños. Estoy acostumbrada a ver “tipos inocentes por doquier” allá donde voy, es algo que forma parte de mi trabajo. ¿Por qué te pongo inocente entre comillas? Un inocente te cuenta su versión, como quien cuenta un cuento sin adornos, como quien da las noticias. En cambio un “inocente” entre comillas, prepara el terreno, te cuenta mil y una excusas y mil y una justificaciones, te pone adornos, te lo complica, vuelve atrás porque se le ha olvidado aclarar algo, continúa, pone cara de bueno, la vida ha sido injusta con él… lo siente mucho, todo antes de dar su versión “para que le comprendas”. La verdad viene siempre en línea recta y sin obstáculos, no necesita ser precedida con un –Perdona cariño, pero…-. Y yo te pregunto ¿por qué pides perdón? ¿por qué pones esa cara de cordero degollado? En ese momento, yo lo primero que pienso, es que hay algo que está tapando. No sé qué es, pero sé qué hay algo y si el tipo tiene entre treinta y cuarenta años y está casado, es otra mujer. No es que me lo huela, es que lo sé.

Mira, un ejemplo real algo más elaborado: Él llega y dice –Hay que ver lo que se gasta en esta casa, ha llegado el cargo de la tarjeta y te has comprado un montón de ropa ¡Pero si tienes un montón! se te va el sueldo de los dos en tus cosas, este mes me compro yo eso que llevo tanto tiempo pensando- Esta es una justificación, todos los meses en una casa se gasta más; así es la vida. Esto no es una excusa es preparación del terreno para no dar explicaciones, este es más listo que la media. Su “eso” llámese por ejemplo palos de golf, cazadora de marca, zapatos caros, etc. etc. es algo extra seguro, por eso necesita anunciarlo antes, y además te lo dice justo, el mes que has comprado dos tonterías en las rebajas, cuando hacía dos meses que no te comprabas nada. Este lo llevaba preparando tiempo.

Cuando llegue el cargo el mes que viene, fijo, fijo que no lo ves, y si lo ves y dices algo, la respuesta es –¡Para una vez que me compro algo!-. Aquí no cuenta lo que se gasta en las juergas de sus amigos, ni las copas a las que fijo invita a más de una tía cuando sale con ellos los jueves en plan afterwork. En este último ejemplo si lo que se ha comprado es un “ajuar completo” de ropa, colonia, y zapatos y te dice que es para estar a tu nivel, no le creas. Esa es la excusa más vieja de todos los tiempos, el gañán te está engañando con otra, y por eso es el cambio de imagen. Lo mismo sirve si cambia de coche, y si es madurito y escoge un deportivo la chica es mucho más joven que él. Pero por ejemplo, si no ves los gastos en su ropa, o en un coche, o en una moto, pero tampoco son excesivos, es porque se le está yendo seguro con una compañera, o con alguna secretaria o bueno… pero seguro que es en contexto de trabajo, y puede pasar en cenas o en comidas con compañeros de trabajo, porque claro…

SON UNAS COPAS CON “LOS AMIGOS” ¿VERDAD?

Estaba comiendo con una amiga que me llamó para pedirme consejo porque se quiere divorciar ¿sabes por qué? Los cuernos que le pone su marido con una compañera de trabajo, son ya de dominio público en las fiestas y cenas o comidas de empresa. Ella se enteró, porque le llegó una factura al buzón, de la agencia de viajes a nombre de su marido. Nada raro en principio, si no fuera porque el nombre del hotel no era el que era, y era una sola noche de estancia. El tipo tenía un curso con sus compañeros, eso era verdad; pero le dijo a su mujer de lunes a viernes, y la fecha de la estancia era entrada jueves y salida viernes. Una sola noche; pero una noche que andaba suelta. Sintió curiosidad, y entró en el facebook a ver el perfil de un compañero suyo de trabajo, que había colgado fotos de la cena de clausura del curso, el miércoles por la tarde.

Hacía ya dos semanas, recordó que un buen día, su maridito modelo, le vino a casa con lo siguiente –Hoy me ha dicho el jefe que dentro de dos semanas voy a tener curso completo, de lunes a viernes, así que si quieres este fin de semana podemos hacer algo, o comemos con tu hermana, que hace tiempo que no la ves. Podemos ir al Moraleja Green a pasar la tarde del domingo y bueno… o cenamos fuera, lo que tú quieras- Adorable ¿verdad? Al menos podía haber dado la dirección de la empresa en la agencia de viajes; ya que en la empresa este rollo era vox pública. Ojo con las excusas, con los pretextos, con las disculpas por anticipado… en la mayoría de las ocasiones ponen de manifiesto el engaño.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!