DIARIO DE UN SINGLE ¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO? por EL DUQUE

Cada vez son más, son legión. La cosa esta cada vez más cruda y la verdad es que no me extraña que cada vez la gente se empareje más tarde y cuando lo haga se acabe divorciando dejando tras de si un drama, unos hijos que pasan la vida de casa en casa fin de semana tras fin de semana. Tampoco me extraña nada que cada vez conozca más casos de tíos que acaban buscando en otros países lo que nuestras mujeres modernas no les dan. Todo esto es fruto inequívoco de ver las relaciones de pareja como un producto que comprar; dentro de un mercado de abastos repleto de estímulos, lucecitas, consignas consumistas y demás parafernalia. Cuando sobre pasas los treinta y estas solo, a tu alrededor se desencadenan una serie de sucesos paranormales, que son cuando menos dignos de mención. Para empezar comienza una serie de presiones externas más o menos sutiles. Comienzan los “a ver si te centras”, “a ver si sientas la cabeza”… y en cierto sentido, no te voy a engañar, el estar solo o peor aún sola con más de treinta es ser un bicho raro. Tener pareja viste, a menos de cara a la galería, ya que a fin de cuentas es la foto que te han metido en la cabeza desde que abriste los ojos. Si, ya sabes de qué te hablo: esposa, dos hijos de distinto sexo, coche, perro y una casa comprada con hipoteca machacante, que te impide a penas tomarte una cerveza de vez en cuando y nunca de importación.

El siguiente fenómeno curioso es que, como aparte de esta presión que acabas haciendo tuya de cumplir con este proyecto que acabas haciendo tuyo, se da el hecho de que con treinta palos es más difícil conocer gente. Los círculos se cierran, los casados con hipoteca se enclaustran en sus mundos y venden a sus amigos, mientras otros tantos se van al extranjero a buscar mejor fortuna, porque aquí parece que ya queda poco por hacer. Así las cosas no queda más remedio que ir a los grandes almacenes del sexo, a buscar productos; productos que cada año que pasa se van rebajando más y más en calidad, al igual que las rebajas de enero que en febrero estarán ya a más del 50%. Si quieres que te diga algo, yo nunca compro en rebajas. Puedes llamarme pijo y tal vez lo sea; pero no me gustan las aglomeraciones de gente, no me gusta pelearme con una señora por esa ultima camisa, y no me gusta tener que buscar y rebuscar por la sencilla razón de que apenas quedan tallas, y que los modelos que quedan son eso, lo que queda.

Los grandes hipermercados del sexo y las relaciones son básicamente las discos, pubs y locales de ocio nocturno; las páginas de contactos, y luego el mundillo single en general incluyendo clases de baile de salón, caminatas sensuales por el campo, que por cierto, y no estoy de coña, a veces se llaman así. Entonces ¿Por qué disimular? También Speed datings y viajes para solteros. ¿Problema de ir a estos mercados? Para empezar, que acabas viendo a la misma gente haciendo la misma ruta. Con lo original que te crees y acabas haciendo la misma ruta que el tío ese de tu gimnasio, con el que acabas teniendo una conversación en el baño del ultimo garito….

-Ehyyy… que talrlll ter va??... te he vifto toda la nochiiie-

-Sifff… ef que conzco al relaciones…-

- Me mola una del gim…-

-Fóllatela… son todas ss s s unas guaarrs-

Todo eso tratando de mear dentro de la taza. La noche es probable que con suerte la acabes con una tía que apestaba a vino tinto del barato, echando un polvote de compromiso nada memorable inherente al consumo desmedido de bebidas de alta graduación alcohólica. Después, el rollito página web no es mucho mejor. Por cierto. ¿Has usado alguna vez el idealista, el fotocasa o similar para buscar un piso? Pues se parece un montón a lo de buscar pareja. ¡Es idéntico! Son muy importantes las fotos que eliges, así como las características que pones, más que nada por que todo el mundo hace búsquedas selectivas, así que aunque tu casa tenga una charca, tú vas y pones que tienes piscina; más que nada para entrar en las búsquedas de los que quieren casa con piscina. En este caso si eres tío sueles omitir hijos; mientes con la estatura e inflas un poquito tus ingresos anuales. Si eres tía mientes con la edad y con el peso esencialmente y disfrazas tu estado civil real. En definitiva un mercado con escaparate y todo y con mentiras. Sexo mentiras, y… horas y horas de Chat absurdo hablando de absurdeces con una tía que ni conoces.

El mundillo de las largas caminatas por el campo, senderismo, las speed datings, los aperitivos programados no deja de ser un gran engañabobos. Como dije yo una vez a una tía en una cena de solteros. ¿Por qué no nos dejamos de gilipolleces y empezamos ya a follar? Lo dije de broma y todo el mundo se rió bastante, pero lo que no saben es que en parte mi comentario también iba en serio. No me parece muy normal tener que buscar una coartada algo tan humano como querer conocer mujeres y hombres.

Como ves el panorama no es muy halagüeño para este solterito que describe el autor en su libro. ¿Qué opciones le quedan? Lo más importante es saber qué es lo que te puedes esperar y qué es lo que probablemente vayas a encontrar. DIARIO DE UN SINGLE, está escrito con la vida misma del autor, desenvolviéndose dentro de todo este mercadillo de la soltería. ¿Opciones? Le queda una pero es chunga pues supone nadar contra corriente y eso siempre cuesta más, siempre duele más. Lo cierto es que traspasar la barrera de la treintena sin pareja no es “lo ideal” y es más, cuanto más te acercas a los cuarenta es peor; pero si ha sucedió esto, si tu novia te dejó o aquello no funcionó o lo que sea, tal vez deberías de plantearte que una buena pareja se encuentra, pero no se busca.

Sé que piensas que no, que no te la vas a encontrar nunca. Es mentira. Aún te queda una larga vida por delante y salvo que seas tú el que se encierra en su mundo de egoísmo y perdición acabarás encontrando una buena compañera de viaje si es realmente lo que quieres y deseas en tu vida, por que contrariamente a lo que te han inculcado, estar desemparejado también puede ser una opción y si, se puede ser feliz sin pareja. Y también puedes ser feliz con ella. Alguna vez deberías entender que la felicidad nada tiene que ver con estar o no en pareja.

En general y como en tantas cosas en la vida, el casado mirará con envidia a su amigos solteros y muchas veces le apetecería sacar los píes del tiesto, pegarse una juerga y añora la vida de soltero; y el soltero cuando vuelve a casa tras una dura jornada de trabajo alienante, desearía que le recibiese alguien tras la fría puerta de su mini estudio en el centro, o tener alguien con quién compartir una tostada un domingo por la mañana. La felicidad es tu responsabilidad personal y ni la pareja ni la no pareja te lo van a dar así que al menos trata de no emparejarte por que si, por que toca, por centrarte o demás cuestiones, y si vas a las rebajas luego… no te quejes de que te compraste un jersey que no era de tu talla. En resumidas cuentas, puedo decirte que DIARIO DE UN SINGLE habla de ti ¿A qué estás esperando?

Puedes llegarte a preguntar ¿por dónde empiezo? ¿dónde me meto? ¿con qué mujeres me puedo encontrar? Ya no estás ni para sujetar copas, ni para malgastar tu tiempo yendo noche tras noche a los mismos sitios para ver qué cae. Y tanto tú como yo, queremos ir en la medida de lo posible “a tiro hecho” sabiendo lo que hay. Esto es precisamente lo que te ofrezco con DIARIO DE UN SINGLE.

Publicar un comentario en la entrada