UN GARBANZO BAJO LA ALMOHADA

Hoy te voy a hablar de un deporte en auge en esta sociedad tan políticamente correcta, si la envidia es el primero, la hipocresía bien podría estar a su altura debatiéndose en una hipotética final de la copa del rey por equipos locales. Hay que joderse, y no por quien practica la hipocresía, que todos en mayor o menor medida la hemos ejercido alguna vez, si no por hacerlo en voz alta y señalando con el dedo con el único ánimo de hacer daño. Los mirones de la sociedad son unos, y los fariseos son otros. Si Saulo de Tarso, doctor de la ley y fariseo de pro, se cayó del caballo ¿quién cojones te crees que eres tú para ir señalando al vecino cuando tus pecados son exactamente los mismos que los suyos? Te lo digo a ti y me lo digo a mí mirándome al espejo. Es fácil señalar con el dedo cuando eres un anónimo y no te conoce… ni tu madre, porque la última vez que te vio, te encerraste en tu habitación para ver porno y desde entonces, no has salido. ¡Eso, eso, ahí calentito se está muy bien mientras tu madre preocupada, te aporrea la puerta para que al menos salgas a comer… a ver si te vas a quedar seco! Anda, anda, anda… eso sí, al salir lávate las manos y échate colirio, que de tanto estar con la luz apagada, llevas los ojos como tomates.

Una cosa está clara, quien se expone y da su nombre y apellidos, sale por la TV, toma decisiones en su empresa, comunica o pone en marcha un proyecto, va a tener siempre alguien que desde la barrera le va a señalar con el dedo y le diga ¡Eh tú lo estás haciendo mal! ¡así no se hace! Creo que la respuesta puede ser más que obvia: SAL TÚ A TOREAR, A VER SI LO HACES MEJOR. Esto es algo que podría decir hasta el último mindundi de la cuadrilla, el utilero, el limpiabotas, o el que coloca la ropa en las taquillas, el que pica las entradas… al menos ellos están haciendo algo.

Volviendo a nuestro amigo Saulo, que se me va la pinza… ¡será la edad! San Pablo para los profanos, antes de caerse del caballo, era un auténtico perseguidor de cristianos, doctor de la ley judía y el tipo de tío que contaba los pasos que daba cada sábado para no pasarse según lo decretado. Experto en juzgar lo ajeno y en obviar lo propio. Pues el mismo tío, después del ostión, pasó a volverse todo lo contrario, pasó a dar la vida por una causa que años antes perseguía. A todo esto, no pretendo que te sientas identificado con uno de los padres de la iglesia, ni las ganas, pero lo que él llamaba “su aguijón” bien podría parecerse mucho al garbanzo debajo de la almohada, que aún pequeño, no te deja dormir.

Todos tenemos un pasado, lo tiene hasta tu madre, que en la universidad igual corría en pelotas por los pasillos, fumada perdida y grababa porno en Súper 8 con sus amigos de periodismo. Y por eso, no deja de ser tu madre ¿verdad? o la mía, vete tú a saber si el padre que tan serio y tan gayumbazos ves hoy, de joven no era “el follaca” del barrio. Te pongo unos ejemplos tan gráficos, para que los entiendas bien. O por ejemplo, cuando era pequeño, tenía un vecino que de joven fue cura, y un día se le debieron inflar los ánimos por el tema de la obediencia a los votos, se casó y tuvo cuatro hijos. ¿Qué pasa? ¿Que no tiene derecho el hombre a vivir su vida? Pues recuerdo a la portera poniéndole a parir y llamándole sacrílego, coreada por vecinas, que cuando le veían, le daban los buenos días apretando los dientes con…

UNA SONRISA A LO PANTOJA

Este país está lleno de voyeurs, que se esconden tras la cortina mientras se la agarran con la mano mirando a la vecina, y después critican a otro por tirar un cigarrillo al suelo. Igual no se atreven ni a decirle un simple Hola a su vecina cuando se cruzan con ella en el supermercado. Normalmente tenemos más vista para la paja en el ojo ajeno, que la viga en el propio, amén de ser el primer pecador de la fila. Te daré un dato: no me gusta tele 5, no saldría en ese canal ni en el hipotético caso que me pagaran la jubilación. Tal y como está, lo atisbo más como una mezcla entre un circo, y una pelea de perros ilegal. Hace poco me enteré que en un programa de la cadena, donde se estilan los cuerpos tipo He-man y la silicona made in choni, se empezaron a meter con un chaval porque hace tiempo hizo porno aficionado con su antigua pareja. ¿Y por eso montan un debate nacional? ¿por esa gilipollez? ¿en qué está pensando la gente en este país? Pero si probablemente el denunciante de esto, se dio cuenta viendo porno por Internet… Es de coña ¿es que nadie se da cuenta?

Nos perdemos en gilipolleces, mientras la vida pasa de largo. La evasión prima, y qué mejor forma de evadirse que mirando la vida de otro que no eres tú, para opinar de ella y dejar de examinarte a ti mismo. Contarle al vecino los garbanzos que hay bajo su almohada, que no te dejan dormir a ti más que a él incluso. ¿Qué es esto? Está visto que ni se puede salir por la TV, ni se puede exponer uno, sin que salga nadie de entre toda la masa voyeur, mirona y pasiva señalando con el dedo, después de habérselo sacado de la nariz ¡claro! Y mientras tanto… otro se está comiendo tu pastel, por no estar a lo que realmente tienes que estar ¿qué te parece? ¿te gusta la idea? Cada uno tendrá su particular colección de garbanzos bajo la almohada y ya se sabe lo dicho: QUIEN ESTÉ LIBRE DE PECADO, QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada