CAMPAÑA DISCRIMINATORIA DEL MINISTERIO DE SANIDAD, POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD: ESTO NO DEBERÍA SER NORMAL

En este caso, te hablo de su última campaña que hace mención al alcoholismo preadolescente, en la que se advierte que el inicio en el consumo del alcohol comienza a los 13 años. Obviamente, no debería ser normal, que los preadolescentes se cogieran borracheras nocivas para su salud fin de semana tras fin de semana, que les destroza la cabeza, el cuerpo y sus aspiraciones a convertirse en personas. Claro que no es normal que en las salas de urgencias haya chicos y chicas de instituto los sábados por la noche, que no se puedan tener en pie, o que estén en coma etílico, o que haya que inyectarles la B12, o que se queden tirados en el banco de un parque abandonados y borrachos sin saber ni si quiera dónde están. Claro que no es normal, esto no debería ser así y la culpa no la tiene el profesor del colegio, la culpa la tiene la permisividad y la omisión de responsabilidad de los padres, que no saben la vida que llevan sus hijos, y lo que es más grave, que parece no importarles mientras sigan viniendo a casa a su hora. En esto creo que podemos estar todos de acuerdo.

Me gustaría saber cuál es el problema que tiene la actual ministra de sanidad en funciones Leire Pajín (menos mal, que ya le queda poco) con los hombres, porque de hecho lo tiene, y si no es ella quien los tiene, son sus publicistas, asesores, satélites asociados o institutos y entidades afiliados, que hasta en una campaña de sanidad, se dedican a demonizar todo lo masculino. Desde que unificaron el Ministerio de Sanidad con el de igualdad, los coletazos de este último son más que aparentes en las creatividades de las campañas destinadas al ciudadano. Lo que se denuncia en este artículo, son las creatividades de esta campaña, en concreto los carteles y los textos que distinguen, la postura de ELLA y ÉL frente al consumo del alcohol a tan temprana edad. Aquí podemos ver cómo mientras…

ÉL VA EN METRO PARA QUEDAR CON SUS AMIGOS Y VUELVE EN AMBULANCIA, ELLA QUEDA CON SUS AMIGOS Y DESPUÉS ACOMPAÑA A ALGUNO DE ELLOS A URGENCIAS. ¿Qué dice aquí? El que bebe y se agarra el coma etílico, es él y ella como buena samaritana, acompaña a su amigo a urgencias. El borracho, es él ¿qué pasa? ¿ellas no beben? ¿ellas no se cogen borracheras de desmayo? Indica además que es ELLA, la que acompaña a alguno de ELLOS a urgencias. Desde luego, la manita ideológica y feminista discriminatoria y perseguidora de lo masculino, va implícita en esta campaña, dibujando al preadolescente varón como al que se emborracha y a ella, como la responsable que le acompaña a urgencias. Se aplica una clara discriminación hacia el varón en una campaña pública. Que yo sepa, las borracheras mal cogidas no están vinculadas al sexo, y lo que se trata de prevenir es el alcoholismo en jóvenes, tanto en ellas como en ellos. Una vez más vemos como la facción de igualdad feminista de pancarta y puño en alto, se la meten al ciudadano de a pie con aspirina, pintándole a él como borracho, y a ella como la responsable que ayuda y salva, y que por ende… no bebe, o no bebe tanto. Pero espera, que la que viene ahora es más grave aún, ya que mientras para…

ÉL LO NORMAL ES VERSE METIDO EN UNA PELEA Y VOMITAR EN UNA ESQUINA ANTES DE VOLVER A CASA, ELLA HA TENIDO RELACIONES SEXUALES BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL. ¿Qué dice aquí? El varón es el violento, el agresor y el que vomita en una esquina, mientras ella es la víctima de una agresión sexual bajo los efectos del alcohol, obviamente por parte de un varón. Aquí el preadolescente varón es el violento y agresor, y ella es mera víctima de la situación. No se achaca que ella beba de más, se alega que ella pueda ser víctima de un abuso sexual por parte de algún amigo suyo. Se sigue sin responder al verdadero concepto de la campaña ¿por qué beben los jóvenes preadolescentes? Se sigue diciendo que el varón es malo, es agresor y es violador, y que ella es la víctima. No se insta a que ella no beba, se señala con el dedo al varón como todo lo malo personificado, y poniéndola a ella como víctima directa.

Me gustaría saber por qué los últimos coletazos de la Ministra en funciones Leire Pajín, cuya fama feminista es reconocida, en compañía de su antigua compañera de filas Bibiana Aído, no se centran en dejar la situación de la sanidad española lo mejor posible para el siguiente gobierno, si no en transmitir ideología encubierta y discriminar al varón señalándole con el dedo como culpable de todo, como siempre a la mínima oportunidad. Esto no está bien, no debería estar permitido que desde las instituciones se transmitieran estas ideas discriminatorias. ¿No son políticamente correctas? Lo que son, es una pandilla enquistada de feministas institucionalizadas, que una vez más, demuestran despreciar todo lo masculino, demonizándolo y culpabilizándolo de todo, eximiendo de cualquier responsabilidad a la mujer preadolescente sobre sí misma, sobre sus propios actos y respeto a su propio cuerpo, que bebe tanto o más que el varón. Y esto es algo, que sabemos tod@s.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada