GAFAPASTAS DE ATREZZO

Trendation.com

¿Cómo puede ser algo tan nimio tan significativo? No somos nadie, quiero que lo sepas. Lo que más me jode del ser humano, es que es único e irrepetible… y sabiéndolo, no hace nada más que cagarla una y otra vez. Te diría que odio la idea de moda, siempre y cuando robotice la forma de ser, de vestir, siempre que suponga una esclavitud. Te digo esto, y mientras escribo, estoy viendo una bolsa de ZARA y otra de H&M que tengo en mi habitación de una compra que hice el otro día. Lo dicho, una contradicción… ¿quién soy yo para juzgar? la misma naturaleza del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor. Fui de compras la otra tarde para tener algo diferente para el entretiempo, algo tan insulso como tal, me hizo ver el nivel de aborregamiento del que puedo llegar a participar sin ser realmente consciente de ello. Un sombrero, un par de foulards y una bufanda para el invierno. Apenas me he comprado ropa y con estas cosillas, le puedo dar otro aire a lo que ya tengo en el armario.

Me dirigí a la caja como todo hijo de vecino a pagar religiosamente las cuatro prendas, mientras me quedaba flipando con algo que vi cerca del mostrador, aparte de la dependienta de caja que era supe sexy claro… un cilindro de los que tienen en las tiendas para colgar relojes, pulseras, pendientes, gargantillas, gafas, etc. Vale, hasta aquí todo en orden, si no fuera porque de ese cilindro, lo que colgaban, eran decenas de gafas de pasta. Joder, lo que me faltaba ya por ver, gafas de pasta como complemento, gafapastas de atrezo.

H&M tiene que vender, para eso es una multinacional que responde a la demanda de millones de personas, a los que les gusta comprarnos ropa de vez en cuando, a un precio moderado. No me preocupa que exista este producto, no… eso no. Lo que me revienta las tripas es la panda de farsantes consumidores de este artículo, más falso que un billete de treinta euros, o una moneda de dos caras. ¿Gafas de atrezo? Me lo puedo creer en el cine, en el teatro, en el espectáculo en general, pero… ¿pretender parecer más intelectual por el mero hecho de ponerse unas gafas de pasta falsas?

¿Qué vas a hacer después? ¿ponerte unos pantalones de pitillo, una camiseta a rayas marineras, dejarte patillas, ponerte esas gafas e irte a la Plaza de Comendadoras a hacerte el interesante con alguna rubia fuera de tu alcance para invitarla a una fanta de naranja cultureta de mierda? Si no sabes ni lo que estás diciendo cuando abres la boca, si la última vez que abriste un libro era el de Fray Perico y su Borrico en el colegio ¡payaso! Y encima por obligación. Si solamente ves películas de bajón subtituladas porque te han dicho que así se liga. Mira que… si es qué no sé, cómo hemos llegado a esto. Si ese artículo está ahí colgado, es porque previamente se ha hecho un estudio de mercado calculado, que ha medido la demanda de un público potencial. ¿Qué quiere decir esto? Pues algo tan simple, como que existe una amplia parte de público que demanda algo muy concreto:

APARENTAR LO QUE NO SE ES

sobretacones.com

Precisamente eso, aparentar lo que no se es, ese es el delito social más grave de todos, no llevar unas gafas de pasta de atrezo en sí. Cómpratelas por 9.90 € en el H&M si te gustan, que para eso están, pero piensa un poco, solamente te pido esto: que pienses borrego, por una puta vez en tu vida antes de hacer algo, o en este caso antes de convertirte en la sombra de una despreciable fotocopia creyéndote más interesante o intelectual por llevarte ese artículo. Piensa primero si necesitas llevar gafas, algo tan simple como eso. Si quieres ser un intelectual selo de verdad, culturízate y deja de hacer el payaso.

De todas formas ¿qué queda por esperar en un mundo en el que la fea quiere ser guapa, la guapa quiere ser lista, el malo pasa de todo… y el pringao de turno quiere ser como el malo? El problema es este, pretender aparentar lo que no se es y como diría mi padre, querer ser más papista que el Papa. La apariencia ¿qué significa para ti? Una cosa es tener un buen aspecto, y otra muy diferente es ponerte un postizo.

Me gustaría decirte que solamente te estoy hablando de ropa, pero aunque así fuera, tienes que verte bien tú y darte cuenta de una obviedad: no eres el tío de la foto, no eres el modelo del anuncio, ni tu cuerpo es el mismo que el del maniquí del escaparate. No quieras ser más original usando un estándar porque se lo hayas visto a alguien. No eres el malo de la moto, ni el hijoputa, ni un intelectual, ni el menda del panel del H&M o el protagonista de la campaña de Hugo Boss. Ocúpate primero de saber quién eres, antes de elegir una prenda. Cuando sepas quién eres, mira que la prenda que elijas te cuadre, pero no busques aparentar lo que no eres, poniéndote unas gafas de pasta de atrezo.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada