CAPITAL HUMANO IV: LA EMPRESA

Le puede pasar a cualquiera, cualquier día de estos si trabajas por cuenta ajena te pueden mandar a hacer cola y a pedir a una ventanilla con tres o cuatro resguardos bajo el brazo que demuestren que has estado trabajando para otro tío. No se trata de que lo hagas bien o mal en muchas ocasiones, más bien y en los tiempos que corren, se trata de cuadrar las cuentas del propietario para el que trabajas. ¿Sabes qué te digo? Te mentiría si te dijera que profesionalmente me ha ido mal, al menos hasta ahora ¿quién sabe qué me dirán mañana? pero tal y como veo el patio estos últimos años, hace ya tiempo que dejé de creer que me jubilaría, o que tengo una jubilación asegurada. En este aspecto, cada vez estamos más solos de cara a quienes tienen capital y medios de producción, proyectos, ideas y combustible. Por cierto, esta serie se llama capital humano por algo: has de tener muy claro, que sin ti la máquina no funciona ¿lo entiendes? Tenlo muy presente, hasta el punto que tú mismo puedes ser empresa, dueño, propietario, trabajador y administrador.

La máquina seguirá funcionando estés o no estés, eso tenlo claro, mejor o peor nadie, absolutamente nadie es imprescindible. Siempre habrá otro que lo haga, y si no que se lo pregunten a los chinos, que están deseando que les terminen de abrir la puerta. Mira, sé de sobra cómo están las cosas, pero quiere hacerte consciente no de quién eres en este caso, si no de lo que eres capaz de hacer y hasta dónde puedes llegar. No quiero que esperes nada de ninguna ventanilla, no quiero que reclames, no quiero que le llores a nadie… quiero hacerte consciente del motor que llevas dentro, de tu mente y de tus capacidades, que las tienes. Si alguna vez te ha tocado tener un jefe que te infravalore, ten por seguro que lo hacía para que no te sintieras a su nivel. No quiero que le tires del pantalón a nadie, ni que esperes de una ventanilla o una cola de gente a que alguien te dé una solución. Ahora mismo no la hay y creo que lo estamos viendo todos.

¿Sabes cuándo un hombre está realmente acabado? Cuando pierde su capacidad de pensar, de ser consciente y de actuar. Muchas veces se nos puede venir el mundo abajo por una mujer, por un despido, por un desengaño, por un lo que sea… Mientras tengas cabeza, tienes motor, tienes la empresa puesta. Todo nace de una idea y tú eres tu propia máquina, tu propia empresa.

¿TIENES CABEZA? UTILÍZALA PARA ALGO MÁS…

… que para llevar el pelo. Está más que claro que no todo el mundo sirve para emprender, pero a ti que eres hombre a día de hoy, no te queda más opción, ni más cojones dicho de mala manera, que buscarte la vida. Creo que hasta que no termines por verte solo de verdad, no reaccionarás, para darte cuenta del motor que llevas dentro. Has de buscarte tus propias oportunidades, porque recuerda y si no te lo he dicho antes, te lo digo ahora: la única forma de estar de acuerdo con la empresa, es siendo tú el dueño de la misma. Dime que no tienes dinero, dime que no tienes medios, dime que tienes responsabilidades que has elegido y responsabilidades que no, que tienes cargas, que tienes preocupaciones… Dime algo que no sepa. Ahora que ya sabemos todos que estás jodido por algo ¿pretendes que alguien te tenga lástima y con el cuento de dame pan y dime tonto te deje subirte a su carro? Olvídate, hasta para eso tienes que ser listo y no te saldrá gratis.

¿No sabes por dónde empezar? OK, eso sí lo puedo aceptar… pero siempre mirando hacia arriba. Mira primero cuáles son tus propias necesidades ¿por qué? Porque si vas a emprender algo, tienes que asegurarte primero que sea algo necesario. Te digo primero que mires tus necesidades, porque seguro, y estoy seguro de ello, que habrá más gente aparte de ti que las comparta. No somos tan diferentes unos de otros. No se trata de descubrir la pólvora, si no de saber responder a una necesidad específica. Y una vez que lo sepas para ti, propagarla, convencerla, hacerlo extensible, publicarla… hasta hacerla habitual. Una vez que hayas dado esa respuesta, podrás comercializarla. No te digo que te vayas a hacer rico, pero piensa que cuanto antes empieces mejor.

La máquina has de ponerla tú, es eso o ser un engranaje más dentro de una empresa más grande con la que probablemente pocas veces estés de acuerdo. Ya serás tú quien ponga en marcha a los demás, pero primero hazlo tú por ti. Deja de reclamar y de reconocer el poder de los poderosos, eres tú quien se lo das mendigando y tirándoles del pantalón. ¿o es que no te has dado cuenta? Tú tienes poder de crear, de tener ideas, de emprender, de responder, de actuar… Si rezas por algo, que sea por mantener tu mente intacta y que no te falte nunca la capacidad de acción. Si esto te faltara, entonces sí estarías realmente perdido ¿es el caso? No te darías cuenta ni de que te orinarías encima. Estoy harto de ver como la gente se echa perder por no ser consciente que lleva en sí misma la capacidad de actuar y delega, llora y reclama ¿qué es eso en el fondo? Delegar en motor ajeno tu propio movimiento.

¿Crees que eres empresa? Si no te lo crees, no vamos a hacer nada, por más palabras que te diga al oído, así que no esperes a que nadie te de nada. Sin capital humano la máquina no funciona, y tú lo tienes, y si lo tienes puedes crear y emprender… y romperte los cuernos si hace falta, pero creando joder… no quejándote en una ventanilla. ¿Acaso te gusta oír eso de vuelva usted mañana? Lo dudo, entonces ahórrate el trámite. ¿Quieres que sea más concreto y que te lo de todo masticadito? Deja de leer y búscate la vida, es lo que deberías estar haciendo ahora [continúa en parte V] Si te perdiste la tercera parte.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada