AMOR ENTRE IGUALES O ¿CONFLICTO DE INTERESES? por EL DUQUE

La semejanza atrae al igual que la diferencia acaba de jodernos la vida por completo. Yo creo en las parejas similares en valores, principios, gustos, e iguales en valor. Llama cómo quieras a esta última variable. Cuando esto no se da, atracción entre iguales, es porque en medio debe haber otros parámetros que no son la atracción natural, y que no pueden ser achacados al instinto. Puedo estar hablando de interés, conveniencia, dependencia, acuerdo, etc. En fin, todo lo que depende más de la mente que del valor inherente en lo natural de cada uno de nosotros. Cuando estas con alguien con quién no compartes valores o haces del día a día una lucha de poder o tendrás que acabar por traicionar tus valores lo que no hace falta que te diga, trae consigo incongruencia e infelicidad. Por otra parte, siempre desde una perspectiva romántica se suele despreciar algo tan esencial como la igualdad cultural intelectual y de estatus. Pues bien, estas variables son esenciales por lo siguiente:

Si hay disparidad cultural cada día a día será exactamente eso, un choque cultural, una guerra entre ella y tú entre su mundo y tú. Cuando uno se casa se casa con esa persona pero en cierto sentido, y seamos realistas de un puta vez, se casa un poco con la familia. Si tú eres una persona bien educada, cortes en tus maneras, acostumbrada a vestir bien, a un tono de voz moderado en las comidas... ¿te imaginas como te sentirás si te toca comer con sus padres y hermanos y estos son mal educados, gritones, van mal vestidos? Puede parece una cosa banal. Pues bien amigo, si crees que es banal es que no tienes ni puta idea de lo que es vivir en pareja. Lo que hoy y mañana te parece banal, a los tres meses te hincha los cojones a lo bestia. Por otro lado si uno es culto, inteligente, tiene inquietudes culturales, acabará sintiendo una profunda frustración si su pareja no le sigue, si no tiene dichas inquietudes. No olvidemos que al final de lo que trata es de compartir la vida, toda la puta vida, y compartir el desarrollo intelectual y cultural es una de las inquietudes humanas más relevantes.

Por otro lado es trágicamente frustrante cuando hay un claro desnivel en lo que se refiere al desarrollo profesional. Si uno es un abogado de prestigio y ella una ama de casa, o ella médico y él albañil será frustrante una conversación entre ambos. Otra cosa que la gente suele despreciar es la necesidad de que haya una cierta paridad económica. Veréis esto es así de forma matemática y económica: si uno de los dos tiene mucho menor estatus que el otro la suma de los dos dividendos será negativa; es decir salvo que trate de alguien con una barbaridad de dinero, se verá "minorado" en su capacidad económica. No olvidemos que una casa para dos, es más grande que una casa para tres, que dos comen casi el doble que uno, que los futuribles hijos son una fuente inagotable de problemas… ¡y de gastos! El que tiene más dinero ve como tiene que bajar su nivel de vida…
…y jode bastante ¿se puede hacer? por supuesto, pero jode y se acaba echando la culpa al otro. Y sí digo al otro y no a la otra. La culpa siempre es para el otro ¿responsabilidad cero? Para ella dala por hecho, le resbala. Sí el tamaño importa, el de la nómina también.

Por otro lado, debe existir una cierta equivalencia en inquietudes y aspiraciones. Si uno de ellos es muy filantrópico por ejemplo y le gusta ir cada verano a Etiopía, y el otro sin embargo gusta de vacaciones en el mar a todo gasto, comprando ropa guay, el conflicto será continuo y jodido. Otro aspecto esencial, como he dicho antes, es la necesidad de una cierta igualdad de VALOR en la pareja. Hace tiempo, en un artículo hablé de la llamada puntuación de pareja. Es una escala de puntuación que varia respecto a los temas a puntuar según seas hombre o mujer. Por ejemplo, en el caso de la mujer, el físico es el más potente elemento diferenciador mientras que en el hombre lo es el estatus… y no me grites, que yo no he inventado esto.

Cuando una pareja es dispar se producen dos cosas que dañan a la pareja desde dentro y son causa de divorcio seguro. Por una parte la persona que se siente de "inferior valor" siempre andará compensando, subordinada, dócil, invirtiendo... pero ¿que le ocurre al otro? ¿qué crees que pasa? Exacto: acabará por despreciar a su pareja o debería a decir depreciar. El otro, el dominante dejará de invertir, porque no lo necesita. Por otro lado todos y digo todo tenemos una cosa que los psicólogos llaman el "ideal elusivo". ¿Que es? es ese puto muñeco Ken o esa Barbie con la que… ¿soñamos todos? Bueno, todos no, es ese ideal que diseñaríamos si nos dejaran hacer al hombre o la mujer perfecta egoístamente para nosotros. Pues bien, cuanto más lejos esté nuestra pareja de ese ideal, más fácil será que eso acabe en ruptura y divorcio... y en cuernos ¡por supuesto!

¿No me crees? Como de frecuente, es que un tío que de repente tiene un ascenso meteórico en la empresa deje a su mujer por una tía más joven y guapa. Y como de frecuente que una tía que se pone tetas de silicona, y esta tremenda deje a su marido por otro más forrado. La paridad, la igualdad atrae. No nos fijamos en la punki si somos unos pijazos ni viceversa, para un polvo puede pero no para casarse. Cuando te emparejas con alguien, tu mundo y su mundo se absorben, se casan, se fusionan y si son dos mundos diferentes, no dudes en que la mezcla será rara de cojones y te pongo un ejemplo chorra, mundano e irrelevante, pero muy clarificador para que lo veas:

Juanita es heavy de Carabanchel y Manolo pijo del barrio de Salamanca. Se compran una casa, primer problema ¿Dónde cojones compran la casa? Olvidemos la respuesta habitual que sería, dónde pueden con el coste de la vivienda. Imaginemos que les ha tocado la lotería y que pueden comprar casa dónde quieran…ella querrá comprar una bonita casa en el PAU de Carabanchel y él un piso en el Barrio de Salamanca, o en Chamberí… Una vez comprada empiezan a decorar y él quiere muebles de estilo balines, alguno colonial mientras ella prefiere tirar de IKEA combinándolo con algún póster de Metallica. Lío al canto y solo estamos hablando de decoración. Por cierto, no te quiero ni hablar de las salidas en grupo con amigos… Imagínatelos.

Quizás me preguntes entonces por qué es tan frecuente que muchos hombres busquen mujeres de inferior estatus sobre todo socio económico. Pues es sencillo, para “mandar”. Es su forma de tener la sartén por el mango, y será tanto más cuanto más le necesite económicamente ella a él. En términos de valor el valor preponderante suele ser en el hombre el estatus y en ella la belleza (No estoy mintiendo, estadísticamente probado, las guapas se casan con los ricos…). Eses suele ser su arma de poder, pues muchas veces las relaciones son relaciones de poder. Es frecuente también que hombres escaldados por mujeres independientes, afines, y con las que había una relación de igualdad real, busquen en sus nuevas relaciones esa tranquilidad que te da dominar el escenario, o como dirían muchos, “el marco”. ¿Qué opino de esas relaciones? Sencillamente son relaciones donde el amor está llamado a desaparecer. No hay atracción.

El amor requiere los siguientes elementos: ADMIRACIÓN, SEXO y RESPETO. Si no admiras por algo a tu pareja la cosa esta llamada a morir auto consumido. En otro orden abogar por una relación sin enamoramiento y sin amor… Verás, quitemos el lado Disney de la cosa y presentemos la cruda realidad, llena de madrugones, de bebes que lloran y solo te dejan dormir 3 horas al día , de niños que te levantan a las 7 un domingo para ver a Bob Esponja, de sacrificios ¿crees que se puede hacer sin amor? Yo creo que en esa ecuación debe haber mucho amor. Compromiso, si… del que se firma y algo de cabeza.

Otro tema es el sexo. Es esencial en una pareja. Una pareja que lo hace mucho dura más que otra que apenas lo hace, y para hacerlo mucho se deben dar aspectos esenciales. El primero que tu pareja al principio al menos te ponga mucho, el segundo que se haga bien, que sea buen sexo. ¿Si tuvieras que comer un único plato de comida durante toda tu vida, no querrías que fuera de tu comida favorita? Lo sé, vas a acabar harto, pero imagina lo harto que acabarais sin se trata de otro plato que encima no te gustaba. Así las cosas, para que una pareja funcione deben de haber bastantes similitudes. Igualdad de valores y principios, igualdad de objetivos vitales, que el famoso “a donde vamos” sea idéntico y compartido por ambos, que la clase social sea pareja o al menos semejante; educación parecida, ideología compartida, religión compartida, o compatible; estatus económicos similares, analogía cultural e intelectual, que nadie esté muy por encima en estos baremos, mutua atracción, gran sexo y voluntad, por ambas partes.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!
Publicar un comentario en la entrada