PROS Y CONTRAS DEL IN-OUT MARKET EN LAS RELACIONES, por EL DUQUE

Son muchos los lectores que nos han dicho últimamente ¡bueno, vale! ¿esto a dónde va? esto es un sindios, un mercado de abastos… una barra libre en Nochevieja con una sola camarera como dice Arcángel; pero ¿Qué puedo hacer? Para empezar te diré que ¡Mira que te gustan las fórmulas y trucos! Los que hacer, cómos y donde… Pero intentaré responderte aunque solo a grandes rasgos porque el tema, todo este tema del mercado de ligoteo y relaciones y sus soluciones, merece un libro que tarde o temprano sacaremos. Verás, ya hemos hablado de que esto es un juego dónde no puedes ganar; y eso es así porque primero, ella juega mejor que tu y segundo, si llegarás a jugar mejor que ella, tu victoria sería un victoria amarga. Victoria amarga porque sí, tendrías el poder, la sartén por el mango, a ella entregada… pero no tendrías una relación de verdad. Bueno pues, ¿Qué es lo más inteligente que se puede hacer si a un juego no puede ganar? Pues sí; no jugar o salir corriendo como decía un lector nuestro. Simple ¿verdad? pues me temo que esta idea va ser muy difícil de entender y aún más de aplicar.

Por cierto ¿Te acuerdas de el nuevo Adán?; si a ese al que entre todos enterramos. Pues va por ahí. Recientes críticas nos han hecho ver que tal vez este nuevo Adán es un modelo demasiado radical, para vivirlo a día de hoy, y que tal vez haya que adaptarlo aún más a la flojera masculina que gobierna en estos tiempos, para llevarlo más al terreno práctico. Lo intentaremos y en ello estamos. ¿Quién tiene narices para asumirlo tal cual? Habla con nosotros y te diremos lo que implica ser congruente al 100%, igual no es tan bonito como piensas. Tal y como está hoy el patio, ser un hombre congruente es pegarse cabezazos contra la pared, y el único premio que te vas a encontrar, está realmente en esa misma congruencia, pero no esperes el aplauso del público.

Trataré de hacer un resumen breve de la situación. Verás, actualmente la cosa esta chunga en lo que a relaciones hombre-mujer se refiere; y esta chunga esencialmente por las siguientes causas: El materialismo radical que hace que de aspectos humanos y profundos nos preocupemos más bien poco. Por la guerra de sexos de la que ha salido una nueva mujer muchas veces vengativa, otras veces masculina hasta decir basta, y solo en contados casos una tía como Dios manda. El hombre que ha surgido de esa guerra de sexos que no sabe ni por dónde le vienen y que acaba convirtiéndose, o en una crápula hijoputa, o en un ermitaño, en un seductor, un metrosexual o en muchos casos en un pagafantas de tomo y lomo, y por la ansiedad de todo el mundo por emparejarse a cualquier precio.

Ante esta situación “chunga” o se entra de lleno en el mercadeo, o bien se sale del mercadeo. Muchos ya os estaréis quejando y diciendo que tal vez hemos vuelto al nuevo Adán, y que no hay que ser radical… pero te diré que al menos esta parte sí que es a blanco o negro. O en el mercadeo o fuera; pero no con lo mejor de cada casa. Lo siento, nadie dijo que fuera fácil.

¿Quieres trucos? te daré trucos si lo que quieres hacer es el payaso, pero sabes que mejor o peor desde esta casa, siempre te hemos hablado en serio ¿Quieres follar indiscriminadamente y luego casarte con alguien que quede bien en la foto? Vale, pues, hazte con estatus, cuanto más mejor; consigue un cuerpo diez y una sonrisa blanqueada, logra un six pack, un porche y luego lee un par de libros de seducción, y luego sal aligar 3 noches por semana y liga por inter net. Te aseguro que esto va ser un no parar. ¿Quieres una relación de verdad entre iguales y con amor del verdadero de por medio? En el mercado no lo vas a encontrar.

Digamos que damos el primer paso y nos salimos de mercado. ¿Significa eso que ya no ligarás? No significa que ya no juegas a ese juego, tú vas en serio. Para empezar, no empiezas la casa por el tejado y partes de ti como individuo; es decir te conoces, te aceptas y te quieres. Esto suena fácil, suena a libro barato de autoayuda, pero nadie lo aplica. Te conoces, sabes a dónde de vas, y no la cambarás en función del “con quién”. Te quieres y te aceptas, lo que quiere decir que no ocultas, disfrazas, ni escamoteas quién eres y que no aceptas menosprecios, putadas ni jueguecitos, no aceptas que te dañen y das puerta a quién venga en ese plan. Leí hace ya tiempo que los seres humanos toleramos exactamente la misma cantidad de maltrato que el que nos auto infringimos, ni una gota más.

Por otro lado concentrarás tus esfuerzos en tu propio crecimiento, un crecimiento constante. Precisamente porque te valoras, en las relaciones hombre-mujer no aceptas el juego de “ahora te llamo ahora no, ahora desaparezco ahora te hago competir con otro maromo”. Como hombre aceptas un rol proactivo pero pides que ella no se quede como un pasmarote y también invierta. Si no hay inversión no hay interacción. Eres congruente 100%, fácil para ti por que no mientes, ni finges ser otro, todo lo que haces es congruente. No vives por y para ligar; hay otras cosas que hacer; eso sí, si alguien te gusta vas a por ella, y si ella te responde... te relacionas con ella con paciencia, tranquilidad y buena letra para ver si podéis llegar a ser pareja. Vas por ella de forma proactiva, directa, congruente y justificada; justificada porque ella se lo gana en cierto sentido al igual que tú te lo ganas, se lo gana con su inversión, con su forma de ser…

Eres esencialmente anti reactivo, responsable de tus actos, dueño de tu destino no cambias como el aire. Eres una puta roca. Buscas una mujer, no una niñera, ni una puta, ni una asalariada full time; y no busca ser ni el chulo, ni el papi, ni el hijo, ni el jefe de nadie. Por otro lado…
¡PASAS DE LA GUERRA DE SEXOS!
…ni iguales ni distintos, ni más ni menos, tu eres un tío, ella una mujer iguales en derechos y obligaciones pero distintos en muchas cosas maravillosas y por tanto honras a tu pene y honras a su coño. No mutilas, escondes, humillas ni entierras tu deseo, tu instinto, tus valores, ni la pides a ella que esconda, mutile o minore su feminidad. Te has reconciliado con el otro sexo y con tu propio sexo. Y siendo más práctico a petición del oyente, te diré que pasará el día que comiences a ser así. A salirte de esos rangos de mercado y empieces a ser como te mencionamos. Para empezar, follarás menos, entre otras cosas porque esto ya no será prioritario para ti. Estarás tranquilo.

Por otro lado ser congruente hará que jodas muchas interacciones que perfectamente podrían acaba a cuatro patas. Joderás esas interacciones, perderás a esa chica… hasta aquí las consecuencias negativas. Crecerás mucho más como persona; estarás tranquilo; en términos de seducción serás una puta maquina de acumulación de valor (no olvides que enfocándote en tu crecimiento personal crecerás en valor, valor que no perderás por que no irás con la polla fuera detrás de todo lo que mueva). Tendrás menos relaciones, rolletes y asuntos, pero serán de mucha más calidad y sobre todo, serán de verdad.

Aunque de eso no es de lo que se trata puedo intuir que lograrás atraer a tías que ni soñabas antes, aunque seguro que lograrás que te aborrezcan algunas que antes babeaban por ti. Pero vamos, que aquí no se trata de ligar más o menos, la copla con la que debes quedarte es la siguiente: Si juegas en un mercado cuyo éxito se basa en el estatus, la belleza o el poder, eso es lo que tendrás. De forma tal que el día que uno de los dos de la pareja pierda estatus, belleza o poder todo se irá al carajo. Si lo que buscas es algo más profundo, tendrás que buscarlo.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada