HASTA LAS PELOTAS DE... ESTO ES UN SINDIOS V por EL REVERENDO

Los socios me han pedido sosiego, pero hoy va a ser que no…. Que aquí no hay término medio y me da a mí, que es mi turno de quejarme ¿no? O es que ¿acaso no puedo? Cuando uno está harto de muchas, muchísimas cosas solo quedan dos opciones válidas; quejarse amargamente, despotricar, tener derecho a la pataleta… o bien sencillamente y en la medida cada cual de sus posibilidades cambiar las cosas. Yo he optado por un mix: despotricar para también y desde dentro operar cambios profundos. El artículo presente, va de una lista, una increíblemente extensa lista de cosas con las que no comulgo a pesar de acogerme por pseudónimo a la marca Reverendo, y que honestamente creo que no debería comulgar nadie. Sin querer ser políticamente correcto sí que diré sin embargo que por supuesto que respeto a quién siga eligiendo alguno de estos caminos que describo aquí. Cada cual debe seguir su camino, sus fantas de naranja y sus opciones, aunque estas sean anatómicamente castrantes y pseudo consoladoras. Allá penas y que os den bien dado… ¡Vosotros veréis! Empecemos con la letanía, y por cierto, si te pitan los oídos, es cosa tuya. Pues macho, estoy hasta las pelotas de:

Discotecas, divas de discoteca y demás subproductos de la noche, de relaciones públicas cuya única habilidad es hablar y beber fomentando que los tíos paguen copas y las tías vuelvan a casita con el ego por las nubes; de tanto buitre leonado que entra a todo lo que se mueve sin importarle nada más que el tratar de haber si cae algo; de tanto matao que se mete cien copas en el cuerpo porque es fin de semana y es lo que toca; de tener que rebajar un 50% mi coeficiente intelectual para tener una conversación dentro de un pub para que se comprenda, de tíos vestidos igual, de pibas vestidas idénticamente y cortadas a patrón… de que un par de tías sean guapas o feas, no estén ni dos minutos sin ser abordadas.

De tanto pollafuera que en facebook comentan hasta la gilipollez más insulsa que ha hecho el pibón de turno solo porque está buena; de tantos palmeros que aplauden cualquier gilipollez y que forman parte del excelso club de fans de toda fémina que se tercie engrosando su ego, y haciendo que su valor de mercado suba como la espuma, muy por encima de “su valor real”.

Del mercado de carnaza, marketing y merchandising asociado en que se han convertido las páginas de contactos para solteros, las discos de moda, la televisión, publicidad y demás elementos de distracción universal; de tanto tío sin camiseta y tanta tía con media teta fuera demostrando tanto los unos como las otras, que toda su autoestima está depositada en su entreteto, su entrepierna o en sus abdominales. Si ahí está tu autoestima ya me dice mucho de tu verdadero valor como ser humano niña… follar te follaría pero no te quedes a dormir.

De varias clases de mujeres; en concreto hasta las pelotas de vengadoras tóxicas que se follan y luego abandonan a los tíos clonando comportamientos masculinos, vengando supuestamente a las mujeres que tan desigualmente han sido tratadas en la historia de la humanidad; de tanta loba sexual frígida emocional, de tanta independiente, de mantis religiosas que te matan tras copular contigo y que huyen sin dejar rastro ante el menor grado de sentimientos, vulnerabilidad o emocionalidad por tu parte… de tías “guays” que integran ONGs, de mujeres de alto mantenimiento que solo porque tiene un buen par de tetas, unas bonitas piernas y las entran mucho en la disco de moda se creen las reinas de Saba y piden, exigen, exigen y vuelven a exigir. ¿Acaso son capaces de dar todo lo que exigen?

De putas mentiras también estoy saturado. Si quieres, queda mal conmigo, lo prefiero, o asume el riesgo a que pase de ti o a que lo que me ofreces no me guste o no lo quiera pero no mientas; no finjas ser lo que no eres porque te descubriré, ni finjas tener la edad que no tienes porque lo sabré, no vayas de buena porque te tengo calada. Ya he visto y oído mucho reina mora.

De cartas debajo de la mesa. A mi juégame de frente, sin cartas ni ases en la manga ¿Qué puedes perder?; ya lo sé, esto es la vida, se apuesta, se gana se pierde, se ríe se llora… pero por favor, no juegues conmigo ni con otros; si te gusta otro, todo tuyo; si estas “medio medio” con tu ex, mejor vuelves con él y así te quitas la curiosidad del qué tal os hubiera ido.

De ocultar mi interés, sexualidad, deseo, masculinidad, sentimientos, vulnerabilidad, etc. Soy un hombre y tengo polla, no pienso dejar que me domestiquen o castren. No quiero ocultar que deseo a alguien, que me interesa alguien, que deseo a alguien, que pondría alguien a cuatro patas, veinte uñas y lo que se tercie. Soy un tío, y tampoco pienso negociarlo, soy como soy, me gusta lo que me gusta, me mueve lo que mueve y tengo que expresarlo… Tengo sentimientos y una vida emocional superior a la de una zapatilla, si no te gusta te jodes, cómprate o búscate a un robot que de abrazos automáticos y eche polvos mecánicos o mejor aún usa uno de esos consoladores a pilas. Te diré un secreto, son inigualables, jamás podremos competir contra uno de esos aparatejos, tiene 10 velocidades, un tamaño descomunal y si pones buenas pilas duran un huevo. ¿Ah, que esta frío?... nadie dijo que fueran perfectos, recaliéntalos en el micro. No me voy a callar mis sentimientos, emociones, deseos, aspiraciones y pulsiones sexuales, si te asustan puedes correr.

De tanto pajillero que nos pide tips para follar más y ni si quiera se plantea dejarse de hablar al cuello de la camisa antes, o preguntarse por qué folla menos que el chófer del papa.. No, solamente te piden tips para mojar el churro, no para ser un hombre de provecho. Leeros a David Deida anda… o veros Bravehart, o Gladiator. Haced algo honorable aunque sea de lejos. Aunque sea solamente una línea, se merece una categoría aparte, al igual que los que nos los piden para ligarse a una mujer casada, o follarse la novia de un amigo, o de una mujer con pareja. Pica el ego ¿eh? Pues también lo metemos en el saco, tanto ego masculino. Si macho, tienes razón: tú la tienes más larga, ya está, no voy a discutir más contigo… ¡pringao! Añade la cola de competidores dispuestos a todo por una tía ¡toda para ti!...

¡YO NO ENTRO EN COMPETENCIA!
No embargo mis intereses, pasiones y sentimientos para competir por una mujer, ni me pongo a hacer jueguecitos de magia ni malabares para impresionarla. Yo no me pongo a la cola esperando sus migajas. Me siento un producto exclusivo y como tal no compito, no entro en el merchandising ni me vendo.

De asumir culpas y responsabilidades ajenas. No, por mucho que te empeñes no tuve la culpa o al menos no toda, y tú que eres de las que dices que lo que tú haces es hablar con unos chicos muy simpáticos y yo entrar a todo lo que se mueve, déjame que te diga que es lo mismo, que tú lo haces igual. Que yo asumo mis responsabilidades y mis culpas, pero que cargues tú con tu cuota, con tus cosas, con lo que haces y no haces. Si obraste así es que querías hacerlo, yo no te cargué con eso, ni te forcé, no hay nadie más que tú, tú eres dueña de tu destino y yo en una relación con una mujer asumo ni más pero tampoco ni menos que el 50% de responsabilidad. ¿Crees en la igualdad? Pues demuéstralo.

De los “¡céntrate!” ¿En que o en quién? Preguntaría yo. Que tú hayas encontrado el amor de tu vida, o que lo que hayas encontrado te encaje con lo que busques no significa que a los demás nos valga lo mismo que a ti o tal vez, no hemos tenido igual suerte, o simplemente no queremos lo mismo que tú tienes. Te contaré un secreto. Estoy centrado, 100% centrado, sé lo que quiero con tanta precisión que asusta. Sé lo que quiero vitalmente, espiritualmente, profesionalmente, sexualmente, intelectualmente, sé la clase de pareja que quiero y la que no. No voy a negarme nada a mí mismo. Me “centraré” cuando encuentre lo que busco. Ni un segundo antes. Y no es cuestión de ser exigente o dejar de serlo, es cuestión de ser consciente, de lo que da o no te da felicidad ¿Tú estás dispuesto a renunciar a alguna que otra pieza de tu puzle? yo no. Igual es que en eso soy un poco tía.

De los “es que ya toca” ¿perdón? ¿dónde está escrito eso en la ley natural? ¿quién lo dice? ¿alguien que tiene que justificar día tras día su situación? ¿El Corte Inglés? ¿su madre? ¿la tuya? ¿Tu familia? ¿tu amiga la del quinto? Como diría Pepe Sancho en un arrebato ante los paparazzi ¡A MAMARLA! A mí no me toca nada de nada. Para bien o para mal a mi ya no se me pasa el arroz, pero es más, aunque se me pasara, no pienso renunciar a toda una vida por ello. No quiero tu plan, su plan o el plan, tengo mi propio plan y lo cumpliré.

De los que te recomiendan aquello de “baja el listón” y que casualmente, están casados o emparejados de larga duración y además de bajón ¿por qué será? Bájalo tú. No, no es negociable. Para bien o para mal he probado mucho caviar, mucho manjar, mucho solomillo, y la panceta no me va. Si he de comer toda mi vida algo quiero que sea delicioso. Pero es más; sé lo que quiero y no voy a renunciar a ello así de mano, por nada del mundo; pero no solo en temas sentimentales si no en cualquier área de mi vida el listón esta alto, porque yo soy alto. Solo sé mirar alto ¿qué pasa? que uno ya tiene pelos donde los tiene, así que apostar a todo o nada y jugar de cara y fuerte ¡Amén! Si te perdiste ¿QUIÉN MANDA AQUÍ?

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada