EXCUSATIO NON PETITA, ACCUSATIO MANIFESTA, por STEEL

Todo aquel que se disculpa de una falta sin que nadie le haya pedido tales disculpas se está señalando como autor de la falta. En español se podría traducir por la expresión "quien se excusa, se acusa". Esta máxima del derecho romano, sirve perfectamente hoy en día y no solo en los tribunales, también sobre todo en la relación de pareja para pillar a los maridos y novios infieles. La traducción de la frase es sencilla, Excusa no pedida, acusación manifiesta, si pides perdón o te excusas por algo sin ser acusado de ello previamente: malo, malo, malo… te acabas de señalar con el dedo sin moverte del sitio. Pierdes el divorcio…¡fijo! Los tíos sois francamente transparentes y previsibles para ser pillados por esta vía, no sabéis mentir, reaccionando de forma parecida a como lo haría un niño pequeño que acaba de romper un cristal de un balonazo, y lo primero que hace es señalar a su hermano pequeño, que probablemente la esté liando, pero en otros menesteres infantiles. Los tíos mentís igual que los niños, es más, una niña de cuatro años lo hace mejor que un tipo de cuarenta.

He visto demasiados tipos especialistas en poner excusas entre los 35 y los 50 años, incluso más allá. Y digo especialistas por uso, abuso y costumbre, pero no por buena técnica; porque ya que mientes, hazlo bien hombre… que canta y mucho. Por aquí a menudo, los socios Arcángel y Duque, proclaman a bombo y platillo un ego femenino superlativo en ausencia total de excusas, que usa y abusa de la responsabilidad cero. A esto yo respondo ¡por algo será! Eres previsible. Normalmente, tengo que asistir a muchos “inocentes” de este tipo, y aunque la tipa o pareja en cuestión, sea de por el estilo que él, el que acaba palmando siempre es él, porque es mucho más fácil reunir pruebas en su contra. Una pista para detectar al que miente o al infiel, es que aparte de excusarse, o de cambiar su horario habitual, su forma de vestir, o lo que se compra, es que siempre trata de sobrecompensar a la mujer a la que está engañando, como ya veremos más adelante en un ejemplo real. El objetivo es llenarle la vista y que no pregunte, poniendo la almohadilla de la excusa original, para que la posible serie de preguntas posteriores de interrogatorio sutil con mano izquierda, en las que caería descubierto a la primera frase, por cambiarle el tono de voz y la mirada, desaparezca y no de lugar.

Para mí es un juego de niños. Estoy acostumbrada a ver “tipos inocentes por doquier” allá donde voy, es algo que forma parte de mi trabajo. ¿Por qué te pongo inocente entre comillas? Un inocente te cuenta su versión, como quien cuenta un cuento sin adornos, como quien da las noticias. En cambio un “inocente” entre comillas, prepara el terreno, te cuenta mil y una excusas y mil y una justificaciones, te pone adornos, te lo complica, vuelve atrás porque se le ha olvidado aclarar algo, continúa, pone cara de bueno, la vida ha sido injusta con él… lo siente mucho, todo antes de dar su versión “para que le comprendas”. La verdad viene siempre en línea recta y sin obstáculos, no necesita ser precedida con un –Perdona cariño, pero…-. Y yo te pregunto ¿por qué pides perdón? ¿por qué pones esa cara de cordero degollado? En ese momento, yo lo primero que pienso, es que hay algo que está tapando. No sé qué es, pero sé qué hay algo y si el tipo tiene entre treinta y cuarenta años y está casado, es otra mujer. No es que me lo huela, es que lo sé.

Mira, un ejemplo real algo más elaborado: Él llega y dice –Hay que ver lo que se gasta en esta casa, ha llegado el cargo de la tarjeta y te has comprado un montón de ropa ¡Pero si tienes un montón! se te va el sueldo de los dos en tus cosas, este mes me compro yo eso que llevo tanto tiempo pensando- Esta es una justificación, todos los meses en una casa se gasta más; así es la vida. Esto no es una excusa es preparación del terreno para no dar explicaciones, este es más listo que la media. Su “eso” llámese por ejemplo palos de golf, cazadora de marca, zapatos caros, etc. etc. es algo extra seguro, por eso necesita anunciarlo antes, y además te lo dice justo, el mes que has comprado dos tonterías en las rebajas, cuando hacía dos meses que no te comprabas nada. Este lo llevaba preparando tiempo.

Cuando llegue el cargo el mes que viene, fijo, fijo que no lo ves, y si lo ves y dices algo, la respuesta es –¡Para una vez que me compro algo!-. Aquí no cuenta lo que se gasta en las juergas de sus amigos, ni las copas a las que fijo invita a más de una tía cuando sale con ellos los jueves en plan afterwork. En este último ejemplo si lo que se ha comprado es un “ajuar completo” de ropa, colonia, y zapatos y te dice que es para estar a tu nivel, no le creas. Esa es la excusa más vieja de todos los tiempos, el gañán te está engañando con otra, y por eso es el cambio de imagen. Lo mismo sirve si cambia de coche, y si es madurito y escoge un deportivo la chica es mucho más joven que él. Pero por ejemplo, si no ves los gastos en su ropa, o en un coche, o en una moto, pero tampoco son excesivos, es porque se le está yendo seguro con una compañera, o con alguna secretaria o bueno… pero seguro que es en contexto de trabajo, y puede pasar en cenas o en comidas con compañeros de trabajo, porque claro…

SON UNAS COPAS CON “LOS AMIGOS” ¿VERDAD?

Estaba comiendo con una amiga que me llamó para pedirme consejo porque se quiere divorciar ¿sabes por qué? Los cuernos que le pone su marido con una compañera de trabajo, son ya de dominio público en las fiestas y cenas o comidas de empresa. Ella se enteró, porque le llegó una factura al buzón, de la agencia de viajes a nombre de su marido. Nada raro en principio, si no fuera porque el nombre del hotel no era el que era, y era una sola noche de estancia. El tipo tenía un curso con sus compañeros, eso era verdad; pero le dijo a su mujer de lunes a viernes, y la fecha de la estancia era entrada jueves y salida viernes. Una sola noche; pero una noche que andaba suelta. Sintió curiosidad, y entró en el facebook a ver el perfil de un compañero suyo de trabajo, que había colgado fotos de la cena de clausura del curso, el miércoles por la tarde.

Hacía ya dos semanas, recordó que un buen día, su maridito modelo, le vino a casa con lo siguiente –Hoy me ha dicho el jefe que dentro de dos semanas voy a tener curso completo, de lunes a viernes, así que si quieres este fin de semana podemos hacer algo, o comemos con tu hermana, que hace tiempo que no la ves. Podemos ir al Moraleja Green a pasar la tarde del domingo y bueno… o cenamos fuera, lo que tú quieras- Adorable ¿verdad? Al menos podía haber dado la dirección de la empresa en la agencia de viajes; ya que en la empresa este rollo era vox pública. Ojo con las excusas, con los pretextos, con las disculpas por anticipado… en la mayoría de las ocasiones ponen de manifiesto el engaño.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada