PAGAR POR SEXO DENTRO Y FUERA DE CASA

No te creas que eres el más original de tu barrio, o al único que le pasa, o que todo el mundo está en tu contra… eso es mentira. Y lo siguiente es –Es que las mujeres esto, es que las mujeres lo otro, es que no las entiendo, es que no sé lo que quieren, bla, bla bla… - Claro, no sabes qué es lo que quieren, no sabes nada de ellas, ni quieres saberlo ¿por qué? Porque lo único que quieres tener con ellas, es que te las quieres follar ¿verdad? ¿o me lo parece a mí? A fin de cuentas, que te lo pongan fácil ¿me equivoco? Que ella piense exactamente igual que tu y que se le caiga el tanga al suelo cada vez que abras la boca. Pues tengo algo que decirte, las únicas mujeres que te dicen siempre a todo que sí, y que no tendrán ningún problema en quitarse la ropa a tu petición, son las de previo pago ¿eres putero? ¿te gustaría serlo? Así ya verás cómo se te quita todo el dilema y la preocupación. Si lo que quieres es solamente sexo con mujeres, sin ningún tipo de implicación y además quieres polvo seguro y no equivocarte nunca, ya sabes lo que tienes que hacer: ahorras un poquito y te das una vuelta y si ahorras un poquito más… incluso la puedes coger de catálogo. A ver si así, al menos dejas de dar el coñazo por un tiempo con el sexo.

Me he dado cuenta que los individuos que menos contacto tienen con las mujeres, ya sea por la excusa que sea: los hombres más introvertidos, o los de menos valor, o los más cobardes, pagadores de sexo, casados que follan poco o nada y en general, cualquier tío que tenga una carencia relacionada con el sexo femenino, tienen un punto común todos ellos: solamente piensan en sexo de forma obsesiva y patológica, como reflejo directo de su carencia. En este sentido los casados son los peores de todos, porque se supone que deberían estar satisfechos con su vida ¿verdad? porque para eso han dado ese paso desde su libertad… en teoría, porque en la práctica, hay más hombres casados que recurren a prostitutas, que solteros. Y no casados, sino que también divorciados, a los que en ese sentido, puedo entenderles más, o incluso que lo hicieran los solteros, pero… ¿por qué lo hace el casado con tanta soltura? o mejor dicho ¿por qué le cuesta menos pagar por sexo al casado?

Bueno, partiendo del hecho… y sí digo hecho porque lo es, que en un matrimonio o relación de larga duración, el hombre pasado un tiempo mira a cualquier otra menos a su mujer, añadiendo que la mujer le haga los regates habituales de cualquier matrimonio, que también son un hecho, al final ni el uno, ni la otra follan con quien tendrían que hacerlo, si es que follan. Y si son fieles el uno al otro, no lo son por pasión ni por atracción, si no por cabeza, voluntad y respeto. Porque todos sabemos la guerra que da llevar un pene entre las piernas, y supongo que a ellas les tirará más la novedad que cualquier otra cosa. Haciendo un pequeño inciso ligeramente cómico: me hacen gracia los maridos, que creen que por estar su mujer todo el día en casa, o lo que ellos creen que no tienen por qué ver la luz del día, si han elegido ser amas de casa y cuidar de los hijos… porque es precisamente de cretinos como estos, que la fama de los fontaneros, jardineros, butaneros, albañiles y demás mitos eróticos de película porno y del andar por casa cotidiano, sea la que es.

El casado por regla general, es un infeliz… que sí, que sí, que lo de siempre, que me paso mucho. No me paso absolutamente nada, insisto y lo digo bien claro: POR REGLA GENERAL EL HOMBRE CASADO ES INFELIZ. Tienes que montártelo muy bien con tu mujer y tus hijos, para realmente disfrutar de la familia, de la típica foto de la que a veces hablamos. No digo que sea imposible ser feliz y ser un hombre casado, o que sean cosas incompatibles… lo que digo, es que es algo excepcional y muy difícil de conseguir, que un matrimonio pese a las dificultades, que siempre las habrá y que no son cosas que te puedas plantear evitar, tanto ella como él sean felices realmente y no acaben aguantándose porque no les quede más narices que tirar con el invento, cuando solamente les une la hipoteca. Porque sí, con la crisis, los matrimonios se divorcian menos ¿por qué será? ¿dónde está ahí la unión y el amor?

El casado que paga por sexo fuera de casa, lo hace porque es un infeliz… y en vez, de poner remedio a sus situación y buscarse la vida solo, separarse o divorciarse, prefiere acomodarse y que no le vean o tirar hasta que la mujer le pille o se canse de él. Y como dentro de su casa, está acostumbrado a pagar a diario por sexo, pero de otras maneras: con condiciones, con comportamiento, con compras, con obediencia, sumisión y demás pagos que convierten a un hombre que en su día fue alguien, en una sombra sumisa y aborregada, que hace las cosas cuando puede, le deja, se lo permiten o se lo ordenan; pues tampoco le cuesta soltar billetes a pie de calle, total… en su casa lo hace constantemente.

¿HACES TODO LO QUE TE ORDENAN?

Ya me estoy imaginando la cara de los casados leyendo esto: no dirán ni pío y asentirán por dentro, como siempre hacen… callarse y arrear. Las casadas se indignarán, porque ellas deben ser suficientemente buenas para que estas cosas no pasen y dan por hecho que si su pareja se calla, es porque asiente ¡qué se le va a hacer! Lo he dicho antes, y lo volveré a repetir para que a ninguna se le haga un nudo: no he dicho que sea imposible o incompatible ser feliz como hombre casado, solamente digo que es realmente difícil de conseguir y hacerlo bien en pareja ¿me oís todos y todas? No os quejéis después, es la segunda vez que lo digo ya.

De hecho el matrimonio, socialmente hablando es un invento normalizado para garantizar el estatus de la mujer y los hijos, una vez éstos están en pie; para que la estructura social pueda sostenerse; pero en ningún momento habla de la felicidad del varón, de garantizar su propio estatus en caso de perjuicio; si no de forzar al varón por contrato social a mantener a su familia, independientemente y pase lo que pase en qué condiciones se encuentre, cosa que por otra parte, parece de sentido común para ella y los niños. Si uno elige esta opción, que no es la única… Os lo recuerdo a todos ¡no es la única! Se supone que lo hace de forma madura sabiendo lo que quiere, y desde su libertad y no porque toca, o se le pasa el arroz. Os recuerdo también que se pueden tener hijos sin estar casado… Si eres católico “no se puede”, pero vamos… esto es como cuando me decía mi madre siendo yo pequeño que “todo empezaba por un beso”. Un cuento para los niños.

A mí, me gustaría no tener que hablar así, y que todas las parejas que veo por la calle fueran siempre felices, comieran perdices y se comieran el uno al otro todas las noches en la cama cuando los niños estuvieran ya durmiendo después de ver a Trancas y Barrancas cantando el vete a dormir… Lo juro, ese es mi sueño para mí y para toda la humanidad; pero la realidad es que cuando voy por la calle, les veo las caras a ellas y les veo las caras a ellos; y se ve y se nota mucho, muchísimo cuando ves a una persona feliz y cuando no y es más, lo que es un hecho es que el hombre durante el matrimonio paga, paga y paga… y después del matrimonio, cuando se termina si al final no puede ser, el hombre sigue pagando por los siglos de los siglos, aunque ya no esté con su exmujer o no vea a sus hijos, o los vea unos días al mes con suerte.

¡CÁLLATE Y PAGA!

Parece que es el papel que se pretende del hombre de HOY, que siga pagando y que se calle, que no se queje, que no reclame, que hay que callarle la boca si dice que tiene derecho a vivir su vida como le de la gana, o que hay que machacarle cuando dice que algo le corresponde y que tiene derecho a... ¿Quién gana con el invento del matrimonio? Por favor ¡así se casa tu puta madre! Lo diré una última vez para que quede bien claro: se podrá hacer bien, podrá funcionar… pero debe ser realmente difícil. Sinceramente, cuando veo las caras de los maridos los domingos por la mañana, cuando cierran la calle Fuencarral como espacio de ocio infantil, veo la cara de esos padres, de sentencia, pereza y agonía... se me viene el alma a los pies.

Cuando vea que este modelo de matrimonio funciona para la felicidad y estatus del hombre y la cosa se sostenga por si misma, aunque solamente sea un caso, en el que el hombre, marido y padre sea plenamente feliz, o tenga razones para serlo y no tenga que justificar su estado, estatus y condición con una sola palabra, me lo creeré. Estoy hablando de el mercado actual ¿tú sí has visto un hombre así? Me alegro, te invito a una caña... que no te digo de nuestros abuelos, o hasta nuestros padres te diría también pero menos, que sabían mucho menos que nosotros, pero hacían las cosas de otra forma, que no digo mejor. Al menos, mal no debieron hacerlo cuando hoy nosotros somos los que estamos pisando el mundo reivindicando gilipolleces absurdas y subvencionando causas perdidas que no van a ninguna parte, más que a las pancartas. ¿Pues sabes que te digo? Que yo así no juego en un tablero, que está diseñado para que si eres tío pierdas el juego. Me planto y que compre y venda, pague o ingrese en este mercado de sexo, seguridad, afectos y compañía, aquella famosa folclórica llamada Rita la Cantaora.

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada