AY SEÑOR... ¡LLEVAME PRONTO! ESTO ES UN SINDIOS II

Ay Señor… ¡llévame pronto! Que diría mi abuela si estuviera aquí para decirlo, el SINDIOS es tal, que intentar regular o normalizar el caos presente es tarea de locos. ¿Crees que serás capaz de aguantar leyendo esto? ¿aunque sea algo diferente? ¿Si por un solo día no te hablo de tías, de quedar con ellas, o de que no te hagan el lío? A ver si por un día al menos dejas de agarrarte tu parte preferida del cuerpo y eres capaz de pensar un poco “con la cabeza de arriba”. De todas formas ¿para qué intentarlo? ¿Ir en contra de la cultura de poner el cazo y exigir a los cuatro gatos que deciden promover y ser responsables? Es más fácil reclamar a quien es responsable que ser responsable uno mismo ¿verdad? El otro día escuché en las noticias, que un mago reconocido artista de la palabra y la compostura, admirado y carismático entre los suyos, y cuyo nombre no diré para no hablar de política en esta santa casa, afirmaba y proclamaba de forma pública y solemne, que de su chistera, era capaz de sacar la receta para crear empleo en este país… Lo que me sorprende muchísimo, ya que es un mago reconocido que lleva mucho tiempo sacando trucos y más trucos de su chistera, que no de mago sino de chiste, no entendiendo por qué no lo ha hecho antes.

Como buen mago, maneja y juega con las ilusiones ajenas y con la percepción de las personas, para hacer ver al público, que es capaz de sacar de donde no hay. Al fin y al cabo eso es la magia, una ilusión visual y perceptual que hace que veas cosas que en realidad no están, o que si estaban antes, no las veías porque permanecían ocultas. En este caso concreto, más que mago… le otorgo el título de payaso, trabajo noble donde los haya, aunque semejante tipo durante mucho tiempo, demasiado para mi gusto, ha tenido potestad sobre cada uno de nuestros DNIs; cosa que por muy payaso que sea, no me hace ni puta gracia.

Igual lo dice ahora, para que no le quiten el asiento, o para sentarse en un hipotético trono, por encima del resto de miembros de una corte en decadencia, que entre ellos hacen las gracias, y entre ellos se aplauden, porque ya nadie les presta atención, a menos que prometan el oro y el moro, a un país que está mal. Sinceramente, me merece mucha más credibilidad el discurso de un dictador golpista en una república bananera con pasaporte de dudosa validez legal y sin reconocimiento por la ONU… Al menos del individuo de bigote fino, galones de pega y bombachos, sabes que es lo que puedes esperar. Y no, no lo justifico ni muchísimo menos, pero me lo creo más, al menos es más predecible que un mafioso chanchullero con poder que les susurra solemnidades adornadas con una sonrisa de zorro, a las compañeras o presentadoras de TV que alguna vez le han entrevistado.

Por cierto, este año no toca Mundial… así que nos tendremos que distraer con otra cosa, para no tener que escuchar las soplapolleces de los personajes de esta teleserie a la que le quedan cuatro capítulos, y que por lo visto se van a ir sin haber hecho gracia, saliendo por TV diciendo lo que quiere hacer en los pocos meses que les quedan de vida ¿política? si lo fuera que no lo es... aquí no hablamos de política. En estos meses que van a terminar de joder la imagen pública del suelo que pisamos cincuenta millones de personas o más, en ese sueño llamado Europa… y en el mundo. Aleluya, levantad las palmas, que viene El Salvador, el Mesías, el vocalista del grupo, el simpático, el carismático, el que lo va a arreglar todo en cuanto nos fiemos de él, claro… previo pago de confianza. ¿Qué quieres que te diga? Si lo único que te preocupa y te acojona a ti en la vida es…

¡QUE TE QUEDAS PARA VESTIR SANTOS!

Piensa por un momento, que cuando tengas la edad de mi abuela, aparte que con esa actitud pasiva, perezosa y declinantemente responsable muy probablemente te quedes a tal efecto vistiendo santos, tengas que seguir trabajando hasta que te mueras para otro tío que no seas tú y que probablemente sea chino, e incluso sigas debiéndole dinero a un banco después de muerto y la deuda la hereden tus hijos. Esa es una realidad que yo ya he asumido; y aunque las cosas irán medianamente bien, si al final tal y como parece China termina por quedarse con tres cuartas partes de este país y aparezcan los hipotecados de por vida, la única libertad de la que dispones ahora, no la vas regalando por ahí a los que prometen prosperidad, cuando ya en lugar de fuegos artificiales les quedan petardos, en lugar de hechos les quedan palabras, y en lugar de recursos solamente tienen trucos de magia, sacados de una chistera… que viene siendo de chiste. Por cierto, si te perdiste la primera parte ESTO ES UN SINDIOS. Continúa en ¡HAYA PAZ POR UN MOMENTO!

Si de verdad estás interesado en ese algo más, que nadie se atreve a publicar por miedo a que le cierren la editorial, nuestras publicaciones desde la primera hasta la última, se meten por completo en todo aquello que te quita el sueño sin pelos en la lengua y al detalle. Somos completamente independientes y no nos vamos a callar, vamos a seguir trabajando para contarte lo que quieres saber y no conviene que sepas ¿Sabes una cosa? Se puede… ¡claro que se puede!

Publicar un comentario en la entrada