EGOLAND SEDUCCIÓN : LA VÍA MÁS DIRECTA Y NATURAL PRESENTA SU NUEVO PROYECTO

–A las 20:30H en Plaza del Tossal- Fue el mensaje que recibí en mi móvil para encontrarme con un viejo amigo, mientras iba de camino saliendo del hotel para darme una vuelta por el barrio del Carmen. Estaba pasando unos días en Valencia, desconectando de mi amado Madrid… que buena falta me hacía. Después de haber cerrado la edición de mi último trabajo, en el que me he dejado demasiadas horas de sueño y de ocio en la cuenta del “debe”, quería hacer algo que no suelo hacer: descansar. Le debía una visita a la ciudad de Valencia desde hace tiempo y siendo un jueves ocioso, yendo por el Carmen y reencontrándome con un buen amigo, solamente podía suceder algo inmejorable. ¿No sabes de quién te hablo? ¿no sospechas de quién se trata? Ya hemos hablado alguna de vez él en este espacio. La única diferencia, es que ahora somos todos un poco más viejos y por ende, más sabios. Ya se sabe… Más sabe el diablo por viejo que por diablo. En algunos círculos se le conoce como Luis Le Bon, pero estoy seguro de que te sonará mucho más el nombre de Egoland

Te hablo del hombre que hace temblar a las camareras con la mirada, haciéndolas sonreír de forma nerviosa sin que se quieran ir de la mesa, aun habiendo retirado hasta la última copa vacía. Al hombre capaz de seducir a la madre, a la hija, a la tía y a la prima… –A ver, a ver, por dónde sale hoy el invento- pensaba para mi, cuando estaba esperándole en la plaza. Nada más verlo, es lo que tiene; no sé si darle un abrazo o una reverencia. ¡Venga va! –¡Un abrazo macho! y… Bueno, habrá que tomarse unas cervezas y ponernos al día en cuestiones innombrables ¿verdad? Total… la vamos a acabar liando… ¡eso es algo inevitable!- y de hecho… bueno, mejor me callo. Lo resumiré en una noche en que la inocencia pasó de nuevo a ser un mero recuerdo anecdótico. Si quieres saber lo que es, te recomiendo encarecidamente que hagas por conocerle. Conozco a pocas personas que puedan llamarse seductores con capital humano propio, directos y naturales. Solamente alguien así puede parir



Pues aquí el colega, dice que los que le queremos y admiramos, podemos llegar a exagerar acerca de sus buenas maneras con el género femenino. Pero la verdad, es que los que hemos tenido la suerte de conocerle, y hemos visto… nos ha pasado lo mismo que a Tomás, el discípulo incrédulo: que una vez habiendo visto, hemos creído. ¿Qué quieres que te diga? Si tuviera que elegir a un tipo del que aprender, Egoland estaría en los primeros de la lista. Puedes pensar que como es amigo mío… pues claro, que hable bien de él; pero en este caso tengo que ser muy sincero contigo, y recomendarte muy en serio que te des una vuelta por su espacio. Acaba de emprender el Proyecto Egoland Seducción apoyado por un equipo de colaboradores mixto, con amplia experiencia y que entre los unos y las otras van llenando cualquier laguna, duda, cuestión o inquietud que te pueda surgir.

Cada mujer es un misterio único, y puede no tener las mismas necesidades por la mañana que por la noche, es una de sus citas habituales que a mi me da que pensar. Por un lado, porque los tíos somos lineales, cuadrados y predecibles, al contrario que ellas… Y por otro lado, saber que realmente como diría Woody Allen “se puede entrar en una mujer” perfilando tus propios recursos, educándolos y aprovechándolos al máximo: esa es la filosofía de Egoland Seducción. Así que no esperes que te abduzcan los extraterrestres y “te mejoren” genéticamente. Déjate de tonterías y échale un vistazo ¿OK? O acaso… ¿necesitas antes un abrazo? O… ¿unas palmaditas? ¿un besito? ¡Espabila!
Publicar un comentario en la entrada