EL NUEVO ADÁN, EL MUÑECO KEN, EL HIJOPUTA, EL HOMBRE ALFA, EL CALZONAZOS, EL METROSEXUAL, EL AMANTE, EL PAGAFANTAS... ¡Y LA MADRE QUE LOS PARIO!

¡Cómo está el mercado! Porque efectivamente, esto es un mercado en el que existe una oferta y una demanda ¿o piensas acaso que hay algo gratis en esta vida? Bueno, el amor… pero no estoy hablando de amor, hace ya tiempo que no hablo de amor. Te diré, que para cualquier mujer el hombre perfecto, sería una mezcla de todos los modelos y engendros que se citan en este título. Si solamente barriera para nuestro lado, te diría que el nuevo Adán es el mejor de todos, porque lo hemos visto nacer aquí… pero te estaría mintiendo por una simple razón. El nuevo Adán tiene un solo defecto, te lo confieso ¿sabes cuál? Que hay que tener cojones, como diría el bueno de Clint, cosa que se demanda, y que se echa en falta por parte del género femenino a día de hoy. Por cierto Clint ¿qué fue eso de Los Puentes de Madison? Solamente se me ocurre que estuvieras enamorado a la hora de hacer esa película, pero bueno… se te perdona.

Me doy cuenta del algo, y como suele pasarme en el día a día, pienso -O es cosa mía y se me cayó un tornillo hace tiempo, o bien realmente nadie se ha dado cuenta y es algo que no se reclama, lo cual me situaría en posición de incomprendido universal… - pase que pueda ser un hombre con sus defectos y rarezas asumidas, pero en serio, tanto querer arreglar el mundo en cuanto a relaciones se refiere para convertirme en un hombre medianamente en condiciones… y de repente, me paro en seco y me pregunto -¿Qué hace ella por satisfacer mi demanda?- Porque a mi buzón masculino, solamente llegan solicitudes, pero ninguna donación. Cuando te hablo de ella ¿a quién me refiero? Pues me refiero a la misma mujer y mujeres, nuevas evas, mujeres de hoy (y de ayer) que no hacen nada más que pedir cambios a favor, pero… ¿pagando qué precio?

Vaya por delante, que me estoy refiriendo a la mujer europea en su inmensa mayoría, y a pesar de que no soy una persona a la que se pueda llamar viajera en exceso, algo sí que he viajado, y algo sí que he conocido. Te diré que lo mejor que puedes hacer para abrir tu mente son dos cosas: leer es una, pero sobre todo viajar. Y amigo… en cuanto sales por la puerta y conoces lo que son otras culturas, te das cuenta de la cantidad de basura políticamente correcta que nos han metido en la cabeza, y que nos pretenden seguir metiendo hasta el fin de nuestros días para… sinceramente, no sé para qué fin, porque no veo beneficiarse realmente ni a hombres, ni a mujeres. El día que nos demos cuenta, de que una verdadera educación en la igualdad, empieza por enseñar a aceptar las diferencias desde la misma cuna, y no a tratar de eliminarlas solamente con palabras, hombres y mujeres sabremos realmente que nos necesitamos mutuamente para que el invento salga bien.

Mi reino por una mujer tailandesa, o por una croata… y hasta por una japonesa ¡no te digo más! Me han hablado de mujeres de otras nacionalidades muy bien, pero no las menciono por faltarme comunicación y experiencia propia. Si has conocido a mujeres de otras nacionalidades, y ves que merece la pena que se hable de ellas, por favor, deja un comentario; siempre es bueno aprender. A eso me apunto y digo sí. Siempre habrá alguna que grite aquello de ¡machista! ¡talibán! ¡facha! Conceptos con los cuales, me limpio cierta parte donde la espalda pierde su noble nombre. Tan libre soy de decir lo que me gusta, como lo que no, hasta el punto de negarme a pagar una fanta naranja a una amiga, para no caer en el tópico concepto, ni si quiera por accidente. Si es de limón, me lo pienso, pero tampoco.

Por cierto, si… la culpa vuelve a ser nuestra por no ponernos precio. Pero hay un problema: si ella sube el precio, y tú subes el precio, y la calidad del producto no aumenta su valor, sino que simplemente es más caro y se pone por las nubes ¿Quién va a comprar? ¿Quién va a invertir en una relación? Tal y como está pasando en la época actual… nadie compra. Todos y todas, nos hemos vuelto de un exigente tan sumamente irrebatible, que el mercado está paralizado. Con una oferta y demanda a precio tan alto y pocas ganas de gastar e invertir (a menos de que inviertan antes en uno, claro… entonces si ¿verdad?) vas andando por la calle viendo escaparates, en los que todos los productos son de lujo, pero el establecimiento está vacío, porque nadie compra. Es triste, pero me están dando ganas de irme a Tailandia.

Hace tiempo que vi en un noticiario cualquiera, un androide femenino japonés copia físicamente de una mujer real. Pensé dos cosas: la primera fue –Esto se va a la mierda y… ¿nadie se da cuenta? ¿estamos locos o qué?- y la segunda –Si hay oferta, es que hay demanda- Aquí lo único que progresa es la falta de humanidad y la negación del instinto, o sea… precisamente se está renunciando a aquello que nos hace humanos. Es como las campañas públicas de comunicación en las que se trata de evitar la prostitución, con slogans de choque del estilo “PORQUE TÚ PAGAS” responsabilizando al hombre, pero claro… también podríamos decir “PORQUE ELLA COBRA”. Existirán hombres que paguen por sexo, mientras existan mujeres que cobren por sexo; dentro y fuera de las calles, en las casas, en las relaciones y en los matrimonios. ¿Por qué no se deja de comerciar con el sexo realmente? Quizás es …¿imposible? Me gustaría creer que realmente no fuera así, pero no es el caso. A esto estamos llegando con el famoso “PORQUE YO LO VALGO” de L’Oreal.

A todo esto, mucha demanda en cuanto al hombre perfecto se refiere, mucha exigencia femenina, pero poca oferta que quiera pagar o invertir en conseguirlo ¿Quieres un súper hombre? Pues cúrratelo un poquito más reina, porque si no das nada… acabarás comprándote un amigo a pilas de estos que se pueden guardar en un cajón y hacen ruido. Aunque si ya han sacado androides con forma de mujer, por algo será ¿no? De todas formas, también sacarán androides masculinos guapísimos, pero seguro que serán más baratos… para que todas puedan tener uno.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo.
Publicar un comentario en la entrada