NO FRIENDS ONLINE

Dedicado a todos aquellos que agregan sin parar a su perfil de facebook, badoo o tuenti, a chicas provocativas enseñando el canalillo y demás atributos o posando en bikini. Erase una vez un tipo inocente que pensaba que las redes sociales eran lo más de lo más, para ser superguay. Nuestro amigo no tenía novía, vivía con sus padres y trabajaba de por vida como becario en un departamento de filosofía en una reconocida facultad universitaria. Era lo que viene siendo un gafapasta pseudointelectual, de los que llevan gafas de montura negra gruesa, se peinan como Andrés Calamaro, van al cine a ver películas que no entienden, tienen pantalones de pitillo cagaos, leen libros que dan bajón y acompañan en eterna comparsa, a chicas explosivas que pasan por dramas existenciales tan sumamente graves, como la rotura de una uña en público, o que sufren enormemente por el calentamiento global cada vez que lo ven por la televisión. Nuestro amigo cree en la leyenda urbana que narra, que alguien una vez folló en ese contexto y se tacha así mismo de feminista igualitario. ¡Perdón! Me quedaba corto… se me olvidaba decir que se trataba de un tipo muy concienciado socialmente, y activista de causas inciertas, a las que van muchas tipas que en su vida se follará.

Entusiasmado con pagar fantas y cervezas sin alcohol, cada vez que salía con sus amigas sin derecho a roce por la Latina los domingos, aparte de sujetarles los abrigos, era el perfecto enlace para todo aquel que quería abordarlas. Confiado en su estética y su poderes gafapasta, cuando él volvía del baño, algunas de sus amigas ya le estaban comiendo la boca al cachas de turno en sus narices. Así era nuestro colega… un tío abierto y moderno, más de izquierdas que la Pasionaria, que en paz descanse y más culto que Punset. Además tenía un blog ¡cómo no! Lleno de copypastes y frases célebres de gente que sí que tenía ideas propias, que él repetía como un papagayo. Añadamos por cierto... anti taurino, anti fútbol, vegetariano y socio de Green Peace.

Cada día, agregaba, agregaba y agregaba más y más chicas monas a su perfil de facebook que aceptaban sin saber quién era ¿por qué lo hacía? Nuestro colega pensaba que cuántas más chicas monas tuviera agregadas, más probabilidad de follar por inercia tendría. Un día de éstos, mientras estaba pasando a limpio los apuntes de su profesor de doctorado, decidió tomarse un asueto y entrar en facebook a dar su ración de acoso y derribo a chicas guapas invitándolas a su perfil. Tal ocasión, hubo un perfil que le llamó sobradamente la atención: se trataba de un pibón cuyo entreteto inundaba la foto principal, y que además… ¡oh sorpresa! Le había mandado un privado sin que él la hubiese invitado todavía con este escueto mensaje: “agrégame”.

Su corazón se llenó de emoción al comprobar que ya por fin de una vez, semejante mujer estuviera interesada en él. Ni corto ni perezoso, la agregó de inmediato sin plantearse duda alguna, confiado en que ya por fin, una mujer se diera cuenta de que era un crack. Con tanta chica agregada y tantos comentarios en su perfil, anunciado a bombo y platillo cosas como que iba al concierto tal, al estreno cual, que se había comprado este libro, que había puesto una frase célebre que había recibido el record de catorce comentarios en su blog… ¡estaba que se salía!

Como buen bicheador de perfiles de facebook, en cuanto llegó a casa, lo primero que hizo fue entrar en los datos de contacto de su nueva amiga, y casi sin respirar, hizo el copypaste de su msn, ejercicio al que por cierto estaba acostumbrado y… directo a su agenda de direcciones. No tardó en comprobar que su nueva y voluptuosa amiga, estaba conectada. Su corazón le dio un vuelco, cuando nada más abrir el cuadro de diálogo ella ya le había dicho “Hola guapo”. En un golpe de asombro, casi se le rompen sus gafas de pasta al caer al suelo, mientras su madre le pegaba al otro lado de la puerta, llamándole para cenar: No puedo mamá, estoy terminando una cosa para “la uni”, para que bueno… al menos su madre se sintiera orgullosa de él por un instante. Ya que no iba a cotizar en lo que le quedara de vida, al menos que pareciera estar ocupado haciendo algo importante.

Su madre, sabía a ciencia cierta que ya se la estaría pelando otra vez viendo porno, como de costumbre, pero le seguía la corriente: Vale, vale… pero cuando termines antes de sentarte a la mesa… ¡lávate las manos! exclamó su querida madre, por si acaso. Ávido cuán aguilucho por llevarse un bicho al pico, empezó a hablar con ella haciéndose el interesante y el culto como de costumbre. Anunciando con orgullo que "era un incomprendido altruista a favor de los derechos de las mujeres y de las ballenas…" Asuntos que dejaron de quitarle el sueño en cuanto ella le invitó a poner la webcam con una videollamada.

Como no podía ser de otra manera y siendo nuestro amigo inteligente, ella le tentó por cierto, sin ser vista… ya que ella no tenía webcam “casualmente” a jugar un poco. Amparado por la intimidad de su habitación, nuestro gafapasta intelectual activista anti taurino, se bajó los pantalones, y empezó a darse un homenaje tocando su zambomba frente a la webcam, como si de Nochebuena se tratara, eso sí… ¡con final feliz! Mientras su nueva e hipotética amiga, a la que por cierto no veía en vivo, si no en foto… le animaba con comentarios para ponerle más y más cachondo. Nuestro protagonista se iba acercando cada vez más al clímax. Hasta que… por fin llegó al éxtasis. Como de costumbre, el rollo de papel higiénico estaba cerca ya. No tenía ni que levantarse.

Sintiéndose un machote, fue a seguir hablando con ella, pero… ¡oh lástima! Había cortado la comunicación. Debía ser que no podía con tanta energía y tanto vigor sexual. Se subió los pantalones, y empezó a fantasear con invitar a cañas y matar a polvos a aquella, su nueva amiga los domingos, por los bares más alternativos y superguays delante de sus amigas sin derecho a nada, que seguro iban a ponerse "celosísimas".

Al día siguiente, ansioso por volver a contactar con su nueva novia, porque claro… había que cambiar el estado del facebook… se dio cuenta con pánico y sin saber por qué, que en su muro había como 25 mensajes con insultos llamándole de todo, de muchas de sus amigas a las que ni si quiera conocía, pero que tenía agregadas, que intentó borrar de inmediato para que “el resto no se dieran cuenta”. Acojonado, entró en su hotmail… y otra ración de hostias, por parte de otras tantas chicas. ¿Qué pasa? ¿qué pasa? Se preguntaba preocupado, hasta que entre todos los correos vio uno que le dejó blanco. Era un correo de su nueva amiga, como reenvío masivo a todos y cada uno de sus contactos de un enlace, alojado en una de las web más frikis y frecuentadas, por aficionados al pajillerismo ibérico, en la que nuestro colega aparecía grabado y… ¡tocando la zambomba para todo el mundo!

Moralejas varias:

  • El sexo, si es en buena compañía, mucho mejor.
  • Si usas webcam, cerciórate de quien está al otro lado.
  • Las gafas de pasta solamente le quedaban bien a John Lennon y ni así se salvó.
  • Cuando agregues tías buenas a tu perfil, asegúrate de que tienen más de una foto y que no todos sus contactos, son tíos. Seguramente se tratará de un tío que se aburre más que tú y que tiene ganas de putear a frikis incautos.
  • La amistad entre tías buenas y gafapastas, está condicionada a la cantidad de cañas a las que las inviten.
  • Mientras haya un tío cachas cerca, un gafapasta amigo de las tías seguirá sujetando abrigos.
  • Si uno es inteligente, no está de becario toda su vida… se termina buscando la vida como sea.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo.

Publicar un comentario en la entrada