¿QUIERES SER UN HIJOPUTA? ¿ESTÁS SEGURO?

Empezaré diciendo que no me gusta hablar de este tío, al que pongo como ejemplo del anti-ejemplo, pero es lo que hay. Podría ser cualquiera, podría ser un vecino, un banquero, un jefe, un chuloputas, alguien de verdad o un personaje de una telecomedia. Es como si lo estuviera viendo. Por ahí va… No le aguanto, siempre dándose paseos orinando por las esquinas y pegando voces para que todo el mundo sepa quién manda, solamente le falta darse golpes en el pecho a lo King Kong (si es que no lo hace ya) para intimidar a la gente que le rodea, o que por narices le tiene que aguantar... La primera su mujer si la tiene, con la que no se le levanta ya si no es por la viagra de tanto fumar, enzarparse y beber.

“El hijoputa” le llaman en algunos círculos: un ser al que le domina su cerebro primario reptiliano, alguien sin modales, violento y maleducado con el que no se puede ni razonar, ni discutir, ni plantear solución alguna ante un problema. Da igual lo que se le diga, va como una flecha de sitio en sitio pidiendo gin tonics y encendiédose cigarros con mujeres embarazadas delante, pegando voces y dando órdenes, en ocasiones contradictorias y erráticas. El tipo de tío que cuando las cosas van mal, como por ejemplo ahora con la puta crisis que padecemos, aprovecha para regatear precio hasta con las prostitutas que frecuenta. Menuda pieza ¿verdad?

Un individuo sin escrúpulos como éste, debe ganar nueve o diez veces más que yo… y ojala estuviera exagerando. Se trata del tipo de tío que solamente se desahoga pegándole voces a la gente o siendo violento. El tipo de tío que se tira tres horas comiendo de media, que fuma en el hospital, que te cambia el nombre cuando le da por responder a un sencillo “Buenos días” y que te mira mal si eres tú el que le echa el humo a la cara para buscar gresca… Claro, yo no puedo pero tú si ¿verdad? Haz lo que yo diga pero no lo que yo haga.

Ahora voy a hacer una comparación odiosa, entre este animal y yo mismo, porque quiero que te des cuenta que efectivamente no se puede ser bueno si quieres el camino rápido. Cuando digo bueno, quiero decir borrego en realidad, no hay que ser una mala persona, no voto por ello, sí en cambio voto por pensar primero en uno mismo. Pues comienza la comparación:

Para empezar trato con respeto a las personas con las que convivo, de esa forma consigo que estén agusto, estando agusto yo primero, me gusta hacer la vida fluida a los demás, si hay para mi... que haya para todos: ese es mi lema. Los imprevistos, problemas y preocupaciones existen por si mismos, no hay necesidad de crearlos o provocarlos en los demás, o tratar de intimidar para sentirse alguien, o meter miedo al personal… Así no se puede vivir. Vive y deja vivir, eso es lo que yo quiero creer, pero ¿sabes qué? Esas creencias no las veo en ninguna parte, ese es el problema.

Pido las cosas por favor y doy las gracias, si me tengo que levantar a explicar algo después de haber dado una orden, así lo hago. Me importa una mierda cual sea el credo o la nacionalidad de alguien, con tal de que respeten y dejen vivir a los demás, tengo otras cosas más importantes en qué pensar que joder a alguien. Cuido las formas, hago equipo, y cuando tengo que llamar la atención o hacer un reclamo, puedo ser muy pesado pero siempre correcto.

¿Cuál es el resultado de tratar humanamente a los que te rodean? Pues ya te lo digo yo… Estar muy quemado, porque te das cuenta que hacer lo correcto, no vale absolutamente para nada en cuanto a tu propio beneficio. ¿Sabes como termina alguien así? En resumen: demasiada responsabilidad y poca dinero en la cuenta, sin casa propia y sin saber cómo, cada vez con más obligaciones que derechos. Pues mira, nuestro colega, nuestro mal ejemplo a seguir “el hijoputa”, será un grandísimo cabrón, pero desde luego se lo monta mejor que tu y yo. Jugando sucio desde el primer día, sacando los dientes para subir en vertical; a diferencia de un tipo como tú o como yo, que no quiere pisar a nadie y hacer las cosas bien, pero que por lo menos hasta el día de hoy, te puede decir que mientras haya un hijoputa cerca, vas a tener un techo de cristal... mientras este animal atrae el dinero y a las mujeres... que sí, también a las tías.

¿Sabes por qué él está dónde esta y yo no? Malmetiendo contra todo de puertas para fuera, y de puertas para dentro manteniendo una imagen de alguien “capaz” y de buenas maneras hasta que no ha necesitado aparentar cómo realmente es… cuando ya tiene lo que quiere, no le hace falta seguir fingiendo. Es algo así como un dictador caribeño que gana las elecciones y de pronto militariza el gobierno convirtiéndolo en un régimen ¿te suena de algo? Primero hace que la gente confíe y delegue en él todo lo posible... para "salvar el mundo" y crear dependencia en los demás. La soberana putada, es que la gente se lo cree, y si este tipo de tío triunfa, es porque el mundo está lleno de borregos llenos de miedo, que no quieren decidir por si mismos. Poco le puedo sacar a este bicho, por eso en ocasiones, si me lo tengo que saltar a la torera, lo hago porque sé que puedo hacerlo… Alguien así, no me puede decir ni pío. Lo más que puede hacer es pedirme algo: mi dinero, mi voto, mi tiempo... pero tanto tú como yo siempre tenemos la última palabra, dentro de ti solamente gobiernas tú.

Puede ser un hijoputa, pero no es tonto. ¿Cuál es la moraleja de todo esto? Puedes ser un auténtico cabrón, pero siempre hay alguien que sabe más que tú. No puedes olvidar eso nunca. Aparte de este modelo de hijoputa, de este mal ejemplo quiero que te des cuenta de algo: A cada cerdo le llega su San Martín, y hasta cuando te ves con todo en contra, sigues siendo tu propio dueño, mientras el resto de la gente cede... tú no tienes por qué hacerlo, aunque todo pinte en contra, aunque todos digan que si y tú no.
[finaliza en parte II]

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada