PONLE PRECIO A TU DISPONIBILIDAD: HABLEMOS DE ELLAS I

No sé si has tenido la oportunidad de ver la película El Caballero Oscuro, en la que el difunto actor Heath Ledger interpretó su último papel en pantalla haciendo de The Joker... Un grandísimo hijoputa en este universo de ficción cuyo protagonista es Batman. Lo cierto es que en esta película, a Batman... casi ni se le ve, y es The Joker con diferencia el verdadero protagonista, y quien no esté de acuerdo, que se la vea dos veces y después me diga. El hijoputa en cuestión suelta la siguiente perla: Si eres bueno en algo... Jamás lo hagas gratis. Hay algo de lo que te quiero hablar, y que todo buen hijoputa tiene que tener bien claro: su propia disponibilidad. Este, como todos los demás, es un tema muy simple: o eres egoísta o altruista, con sus ventajas y con sus inconvenientes, te voy a hablar de las consecuencias de tus opciones, en referencia a ellas, a tu trabajo y a tus amigos.

HABLEMOS DE ELLAS

Pero antes hagamos referencia a lo que viene siendo un hombre con precio cero, totalmente gratis y disponible, para que entiendas que lo que has de ser es todo lo contrario. Nuestro querido y amado amigo el pagafantas... ¡Qué decir que no se haya dicho ya acerca de este mindundi! que se arrastra cuán gusano pagando consumiciones, regalos, haciendo de taxista y escuchándola en todo momento, mientras ella se folla al "malote de la moto" como a mi me gusta llamarlo. Hagamos una distinción ¿OK? Una cosa es tu verdadero valor, que puede ser mucho o poco, me refiero a tu valor real, a lo que eres capaz de hacer, a tu forma de ser, a tus principios y a tus valores... Y otra muy diferente es tu precio de compra: o sea, el esfuerzo que ha de hacer ella, la inversión que ha de hacer ella para llegar a ti.

Es sencillo, si ella no ha de hacer esfuerzo alguno, por mucho valor real que tengas, tu precio de compra es cero, con lo cual ella "al no tener que pagar" para poder llegar a ti, pierde completamente el interés, ya que no le supones reto o inquietud alguna... Estás siempre ahí, pagafantas de mierda, blando, sensible, cobarde y otros tantos apellidos. Haz el favor de cabrearte, es lo que quiero que hagas ¡Despierta!

¿Cuántas veces has llamado a una tía que te gusta y te ha aceptado una cita para quedar a la primera? ¿Cuántas veces más bien se ha hecho una mujer de rogar contigo para que pudiera surgir algo? Pues hombre, a menos que seas el puto crack, veo difícil que una mujer más o menos normal, te deje las cosas demasiado fácil o en bandeja. No porque crea que seas un pringao, que va... eso nos ha pasado a todos, sino porque ella es la primera en pretender poner un precio a su compañía, a su afecto, al sexo y a todas las cosas buenas que aporta una relación con una mujer. ¿Qué por qué quiere elevar o poner un precio? Pues lo primero para que valores esa posibilidad, lo segundo para dejarte bien claro que ella es "única y diferente" y lo tercero, sobre todo para ver hasta dónde estás dispuesto a invertir o a llegar para estar con ella. Las tías, los seres más inteligentes y perfectos que conozco, si he tenido grandes maestras en la hijoputez... han sido ellas. Y no, las mujeres no son malas, que por ahí anda suelta alguna feminista de camisa de franela y bigote sin depilar que me la tiene jurada, eso sí... bastante más masculina que yo.

Las mujeres no son malas, hacen lo que les da la gana ¿es eso malo? Son así y punto. Las tomas o las dejas, pero en verdad son mucho más inteligentes a la hora de tomar las relaciones o dejarlas... hasta cierto punto. En realidad no somos tan distintos, solamente que tendemos a regalarnos muy barato cuando nos enamoramos o nos gusta una tía, y ahí querido amigo es dónde viene la gran cagada.

Quiero que te imagines cómo te sentirías ante una tía que está todo el día llamándote, por ejemplo... 5 veces al día. Supongamos además que esta hipotética mujer, además de llamarte, te espera a la salida del trabajo todos los días, o cada vez que sales con tus amigos se presenta "por sorpresa" para estar contigo. Dime colega ¿cómo te sentirías? Quizás... ¿agobiado? ¿Pensarías que ella es una pesada? Pues a menos que tuvieses un problema afectivo grande de dependencia... Acabarías bastante harto. ¿O acaso crees que el comportamiento contrario de tanta disponibilidad de ti hacia ella resulta atractivo? Porque igual te suena más, si alguna vez eres tú el que ha hecho las 5 llamadas ¿cómo ha terminado esa relación? Bueno, cómo ha terminado, si es que ha llegado a empezar.

Está claro, lo que ella tiene siempre al alcance de la mano no le resulta ni preciado ni atractivo. ¿Para qué? Si ni siquiera ella tiene que mover un dedo para tenerte a ti babeando. Aprende de ellas anda... No te puedes ni imaginar la de veces que he visto a mis amigas y compañeras confidentes, no coger una llamada de un tío que les gusta: ni a la primera, ni a la segunda. O incluso cogiendo la llamada, no pueden quedar, siempre tienen otra cosa mejor que hacer. Pueden pasar dos cosas: que sea verdad, o que sea mentira, pero a ti eso te tiene que dar igual. No puedes estar siempre pendiente de que ella pueda quedar o no, si siempre eres tú el que va detrás desde el principio, pues así vas a seguir hasta el final. Es un simple aprendizaje condicionado, un adiestramiento que has de empezar desde el minuto cero al más puro estilo perro de Pavlov. Si alguna lectora se ofende por emplear la palabra adiestramiento... que sepa que la he tomado de mi círculo femenino más próximo, que habla de "domesticar al hombre" en cuanto a pareja se refiere. Yo aprendo rápido de mis maestras.

A ver... la pregunta del capullo: ¿Qué pasa, tengo qué decir que estoy siempre ocupado de cara a ella? ¿tengo que decirle que tengo planes alucinantes que hacer y mucha gente a la que ver? Mira, a ver como te lo digo para que te enteres: mentir no es que sea de perdedores, es que no te tiene que hacer falta. Lo suyo, es que te lo montes de puta madre siempre que puedas, pero... ¿sabes qué es lo que te digo? Una cita célebre de mi hermano pequeño: Si tú te comes tu mierda, ella se la va a comer el doble. Si te aguantas un poquito las ganas y el ansia, y no estás tan disponible para cualquier día de la semana para verla, al menos ella ya va a saber que tienes otras cosas que hacer, que no sean olerle sus pedos perfumados.

Es así y no le quieras dar más vueltas, un tío 100% disponible para una mujer quiere decir una cosa muy clara: no tiene nada mejor que hacer, y esto a una tía no le mola porque no le supone el más mínimo reto el estar contigo. Ella sabe muy bien cómo darse valor, así que no seas tan capullo de dárselo todo hecho en cuestión de disponibilidad y tiempo. ¿Verdad que a ti te dan más ganas de verla? No es que sean unas hijas de puta, no... Son tías y saben como tienen que comportarse para que seas tú el que vaya detrás. Si eres tú el que se pone un precio desde el primer momento, la cosa te puede ir mejor. No te voy a hablar de magia ni de teorías de seducción, es más, nada de lo que yo te diga es infalible. Recuerda: siempre hay alguien que sabe más que tú, eso nunca lo olvides. Si alguien te vende en un libro un método infalible para hacer bailar a las mujeres a su alrededor, cómpraselo, tú véras. It's up to you!

Otra pregunta de pringaos que quieren ser hijoputas: ¿Qué tengo que hacer para que una tía vea que no estoy siempre disponible para ella? La respuesta es una sola: no estar disponible, punto y final. Búscate la vida, escribe libros (así también se gasta mucho tiempo ¿sabes? hay veces que no tengo tiempo ni si quiera para dormir, para que después me leas tú), métete al gimnasio y ve de lunes a jueves después del trabajo, procura dedicarle tiempo suficiente a tus amigos, la mejor solución de todas es dedicarte tiempo a ti mismo ¡porque tú lo vales!... De otra forma te diré, que es bueno que tengas algo que contar, que no sea solamente hablar de las tías que te gustan. Mira otro ejemplo del lado de las tías, ya que ellas son expertas en dedicarse tiempo así mismas: ¿Sabes cuánto tiempo gasta una mujer solamente en secarse el pelo y peinarse mientras se arregla? Una hora con cepillo y secador más aderezos como poco. Dime tú ahora si te dedicas a ti mismo una hora, solamente una hora en todo el día.

Por ejemplo, otra amiga mía a la que le va mucho el rollo intelectual, cultureta-gafapasta: Puede quedarse horas y horas leyendo (no mis libros claro, esos no los aguanta ni media hora) libros a los que yo llamo "de bajón", cuyos autores probablemente fueron ilustres homosexuales, eso sí muy románticos, que vivieron en la miseria y que no llegaron a los cuarenta años de edad... Suena apasionante ¿verdad? Bueno, pero a ella le gusta y le dedica tiempo. ¿Acaso tu disponibilidad de tiempo no te permite pensar en otra cosa que no sea follar con tías? Es así de simple, cuánto más tiempo te dediques a ti mismo y a hacer las cosas que a ti te gustan, más atractivo vas a resultar. Te lo puedes creer o no, pero si pasas tu tiempo libre única y exclusivamente pensando en quedar con esta, o con la otra... No te van a salir muchas citas, ni muchos polvos... Todo lo contrario, no tienes nada mejor que ofrecer, ni de lo que hablar ¿o es que no te das cuenta? Tu subida de precio particular empieza por ahí, por enriquecer el producto que vendes, o sea: tú mismo. ¿Qué resulta más atractivo: un Rólex o un Casio? Los dos te dan la hora igual, pero uno es más caro e inaccesible que el otro.
[continúa en parte II]

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada