EL ANTICÓDIGO DE HONOR MASCULINO: EL MANUAL DEL PERFECTO HIJOPUTA

Hola ¿Qué tal estás? Con tu permiso me presento por si no me conoces: Me llamo Miguel, ahora mismo tengo 32 años, cordobés de nacimiento y madrileño de adopción. Actualmente soltero, vivo en un piso compartido en pleno centro de Madrid y trabajo en Calidad dentro de un grupo turístico grande. Creo que ya que te fías de mi a la hora de leer este puto libro que tampoco quería escribir (ya van dos libros que he escrito a patadas), creo que lo mínimo, es que al menos sepas con quién estás hablando. Ya te digo desde el principio, que no soy ningún modelo a seguir, solamente te diré que tal y como está el patio a día de hoy, para un hombre entre los 20 y 45 años, tampoco me lo monto tan mal.

Después de un año para no repetirlo, ya que creo que este último periodo, ha sido o está siendo difícil para todos o muchos de nosotros, he decidido liberar este libro. En un primer momento lo tenía pensado vender, pero prácticamente a su fin, me he pensado dos veces el sacar este libro a la venta, porque si te soy sincero… No es el libro que yo me compraría, y por eso mismo no puedo pretender que lo hagas tú. La verdad es que tengo trabajos mucho mejores, así que ¿para que joder una biblioteca más o menos decente? Lo iré publicando por entregas, que tampoco está el horno para bollos. Otra cosa importante: este libro no quiero dedicárselo a nadie querido, no estoy orgulloso de haberlo escrito, quiero que lo sepas. En todo caso puede ir dedicado a todos los que son más cabrones que yo y que me han enseñado lo peor de ellos mismos, para después salirme con la mía y quedar vacunado contra la idea de que ser egoísta no está bien… Sin olvidar que siempre, y digo siempre hay alguien que sabe más que tú, por muy listo que uno se crea.

No soy millonario como Donald Trump, ni guapo como Álvaro Muñoz Escassi: soy un vendedor y un vividor, ni si quiera me atrevo a llamarme escritor, y eso que este ya es mi quinto libro publicado y editado por mi a través de P&R, ya que las editoriales están pensando en otras cosas que por lo visto, venden más. No creo que ninguno de mis libros se llevara el premio Planeta. O sea, que no estoy en posesión de la piedra filosofal del sexo, ni del dinero ¿OK? Ni te puedo vender un billete de lotería premiado, ni te puedo vender algo a lo que no he llegado, o algo que no sea mi verdad tan sumamente particular y limitada, así que toca joderse con la realidad. Tranquilo, esto no es un libro de auto ayuda. Si no quieres realidad… ¡a rezar al monte!

Una vez dicho esto ¿Por qué lo llamo “puto libro”? Mira, es fácil: en realidad este anti-código de honor masculino, es producto de varios desengaños, varias decepciones, varios intentos fallidos de salirme con la mía y seguir mis objetivos “queriendo hacer las cosas bien”. Te estoy hablando de mis relaciones con las mujeres, te hablo de mi trabajo, de las amistades y para qué negarlo… también del mundo editorial, que sigue sin hacerme ni puto caso, y desde hace algún tiempo, yo tampoco a él. Como Juan Palomo: Yo me lo guiso, yo me lo como, esa es más o menos la puñalada dirigida a tu conciencia servicial masculina, que te quiero meter con este anti-código: no esperes a que nadie te de permiso o autorización para hacer lo que tengas que hacer. Esa es la idea: desde luego no es el libro que querría escribir, creo que si ya estuviera satisfecho con lo que tengo, ni siquiera escribiría ¿para qué? Para que lo entiendas mejor, no debería haber empezado esto, pero la verdad, después de este año ya hay muchas cosas que me dan igual, es realmente lo que pienso y siento.

Había una mujer a la que amaba que ya no está, y ¿sabes qué es lo único que tengo ahora en claro? No me voy a poner una venda en los ojos o un candado en la polla nunca más. Al menos ya no ¿por qué? Pues porque no vale para nada, no se puede condicionar ni tu diversión, ni tu tiempo, ni tu placer sexual a una pareja, ya lo entenderás más adelante. Me gusta querer y que me quieran, me gusta el sexo ¿por qué tengo que esperar? El dueño de mi polla solamente soy yo, así que no pienso condicionar sus “salidas y entradas” a la voluntad de otra persona que no sea yo. Si se te revuelven las tripas leyendo esto, probablemente estés casado y tengas que justificar este estado día tras día durante años, argumentando a favor diciendo que es tu opción, o que la pareja es el estado ideal del hombre… ¡Ja ja ja! Me parto la caja…

Hablando de dinero, si esperas a que venga tu jefe a tu puesto para subirte el sueldo, lo llevas claro: o te mueves tú o vas a estar toda tu puta vida haciendo lo mismo en el mismo sitio. Lo más útil que te puedo decir es haz amigos dentro y fuera, porque en tu empresa solamente eres un número, y si un día sobras, o no les cuadran las cuentas, ten por seguro que no les va a temblar la mano a la hora de echarte a la puta calle. Recuerda: nada de lo que ves a tu alrededor te pertenece en realidad, estás trabajando para alguien, o lo que tienes se lo has comprado a alguien o ganado a alguien, pero nada de lo que te rodea en esa oficina en la que pasas 8 horas diarias o más, o en tu casa es de tu propiedad; eres un medio más de producción, capital humano al servicio de un objetivo muy simple: ganar dinero, del cual tú te llevas una mísera parte, en proporción a lo que les haces ganar.

Ahora sí te voy a preguntar algo ¿Haciendo siempre lo correcto has tenido los frutos que querías o que esperabas? ¿Has cumplido tus objetivos y metas al 100%? Si me dices que sí, me tengo que callar, te lo compro, como diría mi amigo Javier; pero francamente lo dudo mucho. Te voy a hablar de sexo, entre otras cosas, porque sé que si no te hablo de conseguir sexo de forma fácil, o de cómo follar más a menudo, ni si quiera te vas a parar a seguir leyendo, o ni si quiera te plantearías el comprar este libro, si no vieras un caramelito al final del camino. Es así de simple, ya podría ser la mejor publicación del mundo editorial, que si no intuyes que puedes obtener algo que no tienes ahora mismo, ya sea bienestar, ya sea un polvo, o ya sea más poder o más dinero, no lo vas ni a mirar. ¿Vas entendiendo ya el por qué este libro está escrito a patadas? Sé de sobra que piensas con la polla y con la billetera… Ya somos dos. Sé exactamente lo que quieres ¿por qué? Pues sencillamente porque es exactamente lo mismo que yo: llevar una vida de puta madre, montármelo a lo grande y salirme con la mía en todo lo que pueda.

Si no tienes esa conciencia, o esos deseos... es que ya tu conciencia ha sido 100% aborregada y amoldada al conformismo. Y ojo, que no te estoy hablando de ir contra todo en plan camisa negra, con pancarta en mano gritando ¡Mierda! Y rompiendo botellas como un adolescente corriendo delante de la policía… Te estoy hablando sobre todo de que pienses en ti; por la cuenta que te trae y por la simple razón, de que si no piensas en ti, en tu bienestar, en tu placer, en lo que tú quieres o necesitas, nadie más lo va a hacer por ti. No te voy a vender la moto de un falso éxito; te voy a dar un empujón para que espabiles, y sobre todo para que desde una situación realista, empieces a montártelo mejor en todos los sentidos y sí… a follar más, tranquilo, que si no te lo digo revientas. ¡Qué asco!

¿Es esto un libro de auto ayuda escrito por una mujer de 50 años con la menopausia ya pasada? ¡Rotundamente no! Para bien o para mal, tu pequeño o gran mundo, lo ves desde tus ojos y no desde los de tu mujer, ni los de tu novia, tu madre, tu jefe, o la vecina, o los ojos de la tía buena de la discoteca... que va de diva, pero que en cambio, no sabe situar la provincia de Burgos en un mapa (y mira que Burgos es grande), gracias a un sistema educativo que ha dejado de lado el esfuerzo personal y fomenta el aborregamiento, la pereza y el conformismo.

Piensa ahora, todas las oportunidades habidas y por haber con las tías, que has perdido por “actuar bien” o por seguir, un hipotético código de honor no escrito, que lo único que ha hecho por ti, es meterte el miedo en el cuerpo, e impedir que por no quedar mal con nadie, o respetar unas supuestas normas que te hacen “buena gente”, puedas estar con la mujer que quieres estar, o simplemente echar un polvo. De corazón te digo que no querría escribir este libro, pero es lo que hay. Me harté de ser bueno.

Mira, no te voy a engañar… Nunca vas a ser un gradísimo hijoputa si no has acabado muy quemado de muchas cosas. En realidad, no es cuestión de proponértelo, es más una consecuencia fruto de una cadena de frustraciones, a menos que lo lleves en la sangre… No la frustración, sino la mala leche incorporada, cosa que suele depender más del medio, que de ti mismo

Quizás hayas empezado a leer este libro buscando fórmulas, como siempre; pero solamente serás un hijoputa de primera división cuando realmente tengas motivos para serlo. Me quedo con esta frase que me ha soltado una amiga por el Facebook refiriéndose a un conocido común al que a veces dan ganas de matarlo, pero que en fin... ahí sigue: Nunca discutas con un imbécil porque te hará descender a su nivel, y ahí, siempre te ganará por experiencia. Pues cambia la palabra imbécil por hijoputa, no quieras ser como uno de ellos, si realmente no tienes motivos para serlo, porque el que lo es de verdad siempre, y digo siempre quedará por encima de ti.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada