APRENDE A JUGAR SUCIO: CONVIÉRTETE EN UN MANIPULADOR I

¿Verdad que la palabra manipulador suena mal? La persuasión es una forma de manipulación en toda regla. Cuando te hablaba de “calcar la conversación”, me refería a utilizar prácticamente las mismas palabras que la otra persona a la que le quieres sacar algo, para que no sienta agresión y se sienta cómodo contigo. Ya después “le meterás el rabo”, eso sí… en su mismo idioma y de buenas maneras. El concepto manipulación se utiliza siempre asociado con el matiz negativo como intervenir con medios hábiles y a veces, desleales, en la política, en el mercado, en la información, etc. Manipular implica una distorsión de la verdad para conseguir un fin egoísta. Vale... ¿Y qué? Quiero decir, si a la hora de la verdad funciona o no funciona, pese a quien pese si funciona. Si prefieres mirar para otro lado, es problema tuyo. ¿Quieres seguir siendo el buen chico majo pagafantas con todo el mundo?

Una de las primeras cosas que se aprenden en el mundo del marketing y publicidad, es saber crear una necesidad o una dependencia en el cliente potencial de un determinado producto, para poder colocar este producto no necesario en el mercado. En este caso, esa dependencia a ese producto, es dependencia a ti, el producto eres tú. Que te quieran comprar a ti, es mucho mejor que tengas que ir detrás de nadie o perseguirlo. ¿Cómo crees que seducen las mujeres? Creándote dependencia a ellas, no seas tonto. ¿Es desleal que tú lo hagas? ¿Es desleal que lo hagan ellas? Cuando alguien encuentra una forma de conseguir lo que quiere, la sigue utilizando siempre porque le funciona, y si funciona ¿por qué hay que desecharla? ¿Por qué si lo haces ella es normal y si lo haces tú está mal? ¿Alguna respuesta? ¿Si? ¿No?

Piensa como actúan algunos proxenetas para enganchar a sus prostitutas: les ofrecen las primeras dosis de droga gratis para crearles adicción, y así se aseguran que van a tener que prostituirse para ellos y poder pagarse la droga. Se resume a crear esta dependencia, provocar un conflicto en una persona, dejar que lo interiorice y reproduzca este miedo, para después presentarse así mismo como la solución al conflicto, quedando como salvador. Típico de altos ejecutivos, brokers, políticos, estafadores o timadores profesionales. Vaya ejemplos que estoy dando... ¡Qué asco! Pero te vas a tener que aplicar el cuento.

Estos ejemplos de manipulación, se basan ante todo en la confianza que desposita la víctima en el manipulador. Sin esta confianza desde el principio, no existe punto de partida para que el oponente o manipulado te tenga en cuenta. Es difícil poder entrar en la persona sin un previo conocimiento de las inquietudes, debilidades, dudas o necesidades de la víctima. Sin conocer estos puntos débiles, no se puede generar esta manipulación, siendo la clave de la misma y la puerta de entrada, los puntos débiles de la persona objeto a someter.

Yendo al grano colega: los puntos débiles de los tíos son el ego, la necesidad de reconocimiento y el sexo. ¿Hace falta que repita el sexo? Los puntos flacos femeninos son la búsqueda de nuevas emociones, la necesidad de validación continua y la competencia por el estatus con sus semejantes. Si sabes esto acerca de los puntos débiles de la persona a la que quieres utilizar, puedes instrumentalizar estas debilidades en beneficio propio. Primero "regalando", después cerrando el grifo gradualemnte, en orden de primero provocar la necesidad de algo que ya se da por hecho porque antes lo regalabas, y posteriormente, la adicción, que se da cuando ya has subido el precio y el otro o la otra, tiene que trabajar más para satisfacer ese ego, ese estatus o sus necesidades sexuales. Tú como manipulador, eres una persona de confianza que empieza siendo amable, atento, desinteresado, que te ofreces para ayudar, escuchar, atender, acompañar... ¡No te cortes! Así se empieza... Ya te lo cobrarás después. Tenlo por seguro.

Una persona de confianza, al menos en apariencia nunca tiene la culpa de nada, y si la tiene quizás "lo haya hecho sin querer". Tienes que ser listo y saber pedir perdón aunque hayas liado a alguien a drede. El manipulado se fía de ti, y da por hecho o por cierto todo aquello que le dices o que le das a entender, por eso nunca debes mostrar una actitud altiva o pesimista. Si no eres buena persona (eso solamente lo sabes tú) al menos tienes que comportarte como tal de forma habitual. Lo que tú les dices a tus semejantes va a misa, es verdad y nunca mientes... en todo caso "te equivocas". Por ello un buen manipulador es capaz de hacer asociar a la víctima un valor de certeza, que el manipulado o víctima asume en sus creencias. Si "te equivocas" (o sea, si te pillan) pide perdón y sigue tu camino, no hay lugar para el orgullo. El buen hijoputa hace tiempo ya que renunció a él.

Estas creencias que asimila el manipulado, le meten por completo en tu marco o realidad subjetiva, incapacitándole para poder considerar más alternativas, otras opciones, otras salidas, ya que todas las respuestas y el valor de lo que es verdadero-falso, correcto-incorrecto, bueno-malo, a fin de cuentas el patrón de medida, etc. lo das tú. Ten cuidado, porque te pueden pillar, recuerda que siempre hay alguien más listo que tú e ir de víctima tiene las patas muy cortas, sí te pillarán más rápido, pero...

¿Sabes cómo te pueden pillar? Te prevengo. La mejor forma de pillar un intento de manipulación, es que para poder tomar una decisión, tengamos que introducir nuevos elementos ajenos a nuestro pensamiento fuera de nuestro criterio habitual. Por eso te hablo de "calcar su conversación". En el momento en el que quieras meterla, si cambias o bien el tono de tu voz, tu forma habitual de expresarte, tu ánimo, términos ajenos al vocabulario o a la rutina que caracteriza tu relación con la víctima... Habrá algo que le haga chirriar los oídos a ésta: algo que no le suene, algo diferente a lo normal, algo que no expreses habitualmente.

El buen hijoputa mantiene la calma, siempre es constante y nunca cambia el tono. Está tranquilo, así que mantén la calma, es el 90% del trabajo. Un jefe, un lider de equipo, un cabecilla de grupo, siempre es un buen manipulador. [continúa en parte II]

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada