POR QUÉ ENTRE ELLAS SE LLAMAN… ¡ZORRA! I, por FRANCO

El Juego de Club es una perspectiva aparte. Todo lo que ocurre en cualquier otro tipo de situación, dentro del juego de la seducción de club, se maximiza, se convierte en más salvaje exagerando cada una de tus acciones. Los tíos proyectan su estado sexual constantemente en las mujeres que allí se encuentran, esperando que ellas se comporten de la misma forma, o sea… buscando echar un polvo a toda costa como principal objetivo. Obviamente la experiencia nos dice, que esto no es cierto al menos en apariencia, pero las mujeres disfrutan con el sexo tanto o más que los tíos, y obviamente quieren tener sexo, tanto o más que tú. Eso sí, con matices. Hay algunas diferencias muy importantes entre hombres y mujeres en cuanto al orden de prioridades en el área sexual. Si te has llegado a liar con una tía en un club, bar, discoteca, pub, garito… como lo quieras llamar, y de repente ella se marcha sin haber tenido sexo contigo, se te queda cara de gilipollas ¿Por qué? Porque realmente no sabes cuáles son estas diferencias entre ella y tu, en cuestión de comportamiento sexual.

Los tíos nos solemos quedar a cuadros cuando una mujer se lía con nosotros y después se marcha sin decir ni pío. No nos entra en la cabeza que ella pueda tener ese comportamiento. No entendemos el significado de esta aparente ilógica respuesta, ni pensamos que quizás ella haya colmado sus necesidades, mientras nosotros nos quedamos a dos velas y con “dolor de huevos”. Existe una lógica muy importante en este tipo comportamiento: la meta sexual más común de una mujer es precisamente no tener sexo. Entiéndeme, para ella su prioridad real es ganar y crear tantos lazos y vínculos sociales como sea posible y luego… administrarlos para poder recurrir a ellos en caso de necesidad.

Esto querido colega, se llama inteligencia social y es la diferencia más radical y profunda entre tu comportamiento sexual y el suyo. Este es el objetivo real de la mujer. Sólo después que haya alcanzado su objetivo de crear un vínculo auténtico, querrá llegar a su segunda prioridad: echar un polvo, que es donde coincidís ambos. Tener relaciones sexuales es su segundo objetivo ¡acuérdate de esto! Te vas a quedar con el mismo dolor de huevos, pero al menos sabrás por qué. Después de que ella se asegure de haber creado un vínculo o lazo auténtico, ya podemos empezar a hablar de sexo.

¿Por qué entre ellas se llaman zorras? Una mujer marcada como "zorra" por otras mujeres, es una mujer “rara”, que no cumple esta misma escala de prioridades… o sea, hablamos de una mujer que se comporta como un tío (dicho de forma vulgar). Hablamos de una mujer que busca sexo como objetivo principal. Este comportamiento de “zorra”, persigue el poder disponer de tantos hombres como le sea posible, para obtener de ellos un comportamiento de “sirviente”, de forma que es de esta manera, como ella gana este poder social o vínculo auténtico y verdadero, sobre ellos. Esta mujer de la que te hablo ahora, quiere lo mismo que la “normal”, pero pretende conseguirlo, al revés. Cuando te preguntes por qué una tía se lía contigo, y después se marcha dejándote a medias, piensa que realmente lo que ha hecho ha sido evaluarte. La diferencia entre su evaluación de diferentes hombres y la tuya de varias mujeres, es que ella tiene que emplear mucho menos esfuerzo para comparar. Si, en efecto, para ellas es mucho más fácil ligar… por si te quedaba alguna duda.

Este comportamiento que queda tan marcado dentro del juego de la seducción de club, en la calle a plena luz del día es completamente distinto, o incluso viendo una película juntos a oscuras en el cine. En este último caso del cine por ejemplo, que ella te toque, es un fuerte indicador de deseo sexual, mientras que por el día y a pleno sol, ese mismo tacto, no tiene por qué pasar de un gesto educado o amistoso. La diferencia sobre todo entre una situación y otra, es que ella se encuentre rodeada de su círculo social o no. Cuando no hay más mujeres alrededor… no interfieren en sus deseos, desapareciendo la competencia. Piensa también, que si no hay hombres alrededor, ellas no compiten. Si hay un solo hombre entre varias, la realidad masculina en ese momento se reduce a ese hombre, generando competencia, o efecto burbuja (algo parecido a la dinámica de una despedida de soltera, en la que las mujeres por regla general se descontrolan).

Dentro de la seducción o ligue de club, existe una competencia femenina fuerte. Es por todos sabido, que los tíos perdemos el culo por tener sexo con las mujeres que en ese momento estén en escena tan pronto como sea posible… ¡esto es la jungla! En la jungla conviene estar armado, y tanto nosotros como ellas empleamos nuestro arsenal. Mientras ellas se exponen en “el mostrador” discriminando y examinando a quien se les acerca, nosotros tendemos a invertir nuestras energías en una mujer en particular, tratando de evitar este examen para que no nos pillen. Cuanto menos sepan de uno… mejor ¿te suena? Si empiezas a recitar todo lo bueno que eres… suspendes. Suena a desesperado.

Hace medio siglo, una mujer llamaba la atención de los hombres, mostrando simplemente un poco más las piernas, o iniciando el contacto visual prolongándolo con el hombre que le interesaba. Hoy en día, estas cosas “se dan por hechas”, es algo normal, el juego se ha vuelto más complejo por la evolución social y no podemos quedarnos solamente con estas invitaciones para acercarnos a ellas. Ya que en las grandes urbes, una mujer de mente abierta, tiene a su alcanza hombres dispuestos a costarse con ella a diestra y siniestra. No hay nada que le llame más la atención a un tío que un buen culo, un escote, o una mirada directa y prolongada por parte de una mujer. Se puede decir que “somos fáciles” ¿me equivoco? Sabes que nos hacen falta pocas señales para que ellas hagan diana. Añádele a esto, que son muchos los hombres que no saben ligar, o no tienen el valor suficiente para dirigirse a una mujer que les atraiga a plena luz del día, y acuden a las discotecas desesperados con la esperanza de echar un polvo.

En el contexto del juego de club, la meta principal de la chica, es tener el primer puesto, ganar el poder social suficiente para crear vínculos auténticos y tener “en cartera” a un número suficiente de tíos que aspiren a ella; para ella misma, y para ganar la competencia con el resto de mujeres que allí se encuentran. Para ello emplean sus armas de seducción para llamar tu atención sobre el resto. ¿Qué pasa? Siempre existe una competencia desleal (porque ellas lo ven desleal… a nosotros nos viene pero que muy bien) por parte de la "puta", que a diferencia de ella, tiene hombres a su disposición con "sexo gratis". Con que haya una sola "puta" en todo el local, las demás están jodidas, porque este tipo de competencia las desarma, y es lo que descalifica automáticamente a una chica medianamente atractiva que vende la promesa sexual… mientras que la otra, lo da directamente a quien le apetece. Actúa como un hombre, pero con armas de mujer ¿se te ocurre algo más imparable? Ella puede satisfacerse sexualmente y tener sexo con tantos hombres como le plazca a lo largo de la semana. En realidad pone en peligro el estatus del resto de mujeres, porque de esta forma se asegura una buena agenda de hombres dispuestos a atenderla cada vez que a ella le apetezca, mientras que las otras salen con tíos que se van a su casa a dos velas, y los mantienen con la promesa de aplazamiento sexual dándoles lo justo para tenerlos enganchados, hasta que estos se cansan.

¿Cómo lo hace nuestra amiga “puta”? Ella emplea el gancho más fuerte de todos: te da sexo, que es exactamente lo que quieres y lo que buscas, te da el cebo del anzuelo directamente. Te engancha de esta forma para que no gastes energías en buscarlo en otra parte y puedas invertir tu energía y esfuerzo en ella, olvidándote de las demás. Al enfocar tu atención en ella (solamente en ella) como hombre, puedes acabar betaizado, modelado a la imagen, semejanza, opciones y preferencias de la mujer que te provee sexualmente. De esta forma, a la par que te da sexo, es ella la que va controlando como y cuándo te lo da, de forma que seas tú el que se adapte a sus necesidades, para poder cubrir tú las tuyas propias. Inteligente ¿verdad? [continúa en parte II]

Con el fin de aplicar correctamente los métodos anteriores es necesario tener un amplio conocimiento de cómo funcionan los mecanismos de la evolución afectar el deseo sexual femenino y que puedes encontrar en mi Manual de seducción para casados, solteros y Playboys.

La presente adaptación al castellano del texto original de Franco Seduction no reporta beneficio, vínculo empresarial o lucro económico alguno a PERSONALIDAD & RELACIONES de forma directa o indirecta, siendo la adaptación respetuosa con los derechos de autor, propiedad intelectual, origen y siempre manteniendo los enlaces de índole comercial originales de Franco Seduction correspondientes a los fragmentos traducidos y adaptados.
Publicar un comentario en la entrada