CRÓNICAS DE UN HIJOPUTA III: NACE EL EQUIPO DE LAS AHOGADILLAS, por EL REVERENDO

¿Lo mejor? El momento desde luego y el… roza-roza, las ahogadillas, el meter mano a discreción correspondido, el mamoneo, algún mordisco y el “No hay huevos a quitarse el bañador”… ¿Bañador? ¿Qué bañador? Aaaaah, los calzoncillos, que no duraron ni medio minuto dentro del agua. ¿Qué no hay huevos? Pues ala, ¡todos en pelotas! ¿Lo peor? Pues estar dentro del agua en pelotas, con la polla como una bellota debido al frío y a la borrachera, que nada más entrar en el agua pareció desaparecer solamente en la cabeza (la de arriba). Bueno y que tampoco se veía demasiado, pero si se tocaba en su defecto. Lo cierto es que no sé si tendrás mucha práctica debajo del agua, pero entre tanto movimiento, ahogadilla, revuelto, empujón y abrazo… ¡troloroloró, troloró, trolorolo! Aunque lo realmente pésimo, fue despertarse por la mañana. Caras de resaca debido a lo "bueno" que era el alcohol ingerido. Se desayunaba a las 10:30, pero todos parecían zombis, en especial los del equipo de las ahogadillas. Las monitoras nos miraban con cara de "Anda que…" Había mucho sueño, pero era sólo el comienzo.

Otra vez a currar, esta vez cortando papelitos, revistas y poner murales para los 4 ó 5 niños del pueblo, que iban a venir exclusivamente a verlos. Tócate los cojones, haciendo murales a mis años para los niños, cuando el juguete de los niños (y mayores de ahora) es la Play. Tras el durísimo trabajo de la mañana, uno no menor en la tarde… café después de comer en “el SPACE” y tertulia con el recién bautizado equipo de las ahogadillas. Debe ser que bañarse en pelotas y borracho une mucho. Me sentía como en un campamento con 16 años hablando de sexo “con chicas”. La diferencia era que ahora tomada café solo con hielo, piti y después pacharán. Justo cuando el resto de voluntariado dormilón se disponía a comenzar una excursión, fue cuando nosotros nos hicimos la siesta. Al más puro estilo reality show, ya se había abierto un cisma en el grupo: El equipo de las ahogadillas… siempre juntos al menos, hasta el final del viaje.

Nos duchamos antes de cenar. Eran unas duchas "muy íntimas", después de un año sin ejercer su función de mojar a la gente. Está bien, 3 duchas para 12 pensé, y sin separación hombres o mujeres. Buen número, sobre todo si había gente que se tiraba mucho tiempo en el baño. Total… ya nos lo habíamos visto todo, o al menos intuido y palpado todo cuán adolescentes en erupción. Tras cenar, y antes de intentar repetir o mejorar el espectáculo de la noche anterior, vamos a jugar a las cartas, pero la juerga pesaba lo suyo. Ya eran cerca de las 00:00, con la gente yéndose a dormir, y uno que tiene sus ideas inocentes dice: ¡Quien pierda paga prenda!... Tras ingerir 4 ó 5 cervezas, o 2 ó 3 cubatitas, todos estaban a favor. Comprobado: aquí a la peña se la suda despelotarse o ponerse chuzo a base de… lo que toque. Por cierto, igual estás muy pendiente en que esta historia en algún momento, se monte una orgía romana de las del pornotube para después preguntarme eso de ¿Qué tengo que hacer para montar una orgía romana? ¿Cómo hacer un trío? Pues ya te avanzo que no.

El resto de la gente ya estaría durmiendo, y nos pusimos en plan “beso, atrevimiento o verdad” ¡que vicio cogieron algunos! Vamos, como niños… A esto, vimos aparecer a las monitoras, que creíamos que nos iban a mandar a Parla por lo impresentable de la situación, pero… ¡se sientan con nosotros a jugar!... ¡ALA! ¡A TOMAR POR CULO! Esto es un SINDIOS, no hay ni orden, ni concierto, ni patrón, ni comanda, ni ley o norma a la que sujetarse. Si se apuntan “las profes” es que ya está todo perdido. La cosa empezó floja con chupitos, pero conforme ya la gente se iba enmoñando… empezaron piquitos, ya que por lo visto esa noche nadie quería despelotarse. Buen equilibrio, los tres hijos de puta acompañados de las cuatro “ahogadilleras”, más las tres monitoras.

Sorprendentemente, eran las chicas las que preferían dar el pico, antes que quitarse algo o soltar un secreto. Debe ser que tenían mucho que guardar y que era más cómodo. Nuestra cara de hijoputa, debía acentuarse cada vez más, hasta que después de haber hecho toda la ronda… La peña estaba aburrida ya. Pues lo dicho, como adolescentes, mucho lirili y poco lerele. A ver si va a ser verdad que en Euskadi no se folla¡Ala! Una pajilla y a dormir. En lo posterior, la cosa se fue normalizando, estabilizando y tranquilizando. El equipo de las ahogadillas iba afirmando su posición dentro de toda esa convivencia, convirtiéndose en algo parecido a la zona VIP de un garito, donde todos quieren estar. No es que fuésemos súper guays, es que parecíamos ser los únicos que queríamos ponerle sal, a este bendito campo de trabajo alejado de la mano de Dios. Todo fue bien por unos días, hasta que empezaron las tensiones… del lado bueno, y del lado “no tan bueno”. ¿Por qué? Te preguntarás. Pues querido amigo, por el reparto del botín… [continuará] Si te perdiste la segunda parte.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada