MUJERES GUAPAS POR TODAS PARTES

Fotografía y Modelo por Lucía Ojeda

La verdad es que no se podía ser más descarado… hasta el punto que mis compañeros de viaje del “coche 2” tuvieron que blocarme las puertas del coche para que no saliera corriendo detrás de una sirena. ¿Broma? ¿Exagero? En un país como Croacia, en el que podemos dar fe que la belleza natural es lo que abunda, ¡¡¡LO DIFÍCIL ES NO GIRAR EL CUELLO A ROSCA!!! Hasta el punto de la máxima saturación. Hasta tal punto que ya cuando uno sale del coche, y tiene que pegar un grito al más puro estilo cavernícola-garrulo (no diré que fue lo que solté para no herir sensibilidades) en la mitad de la plaza de un pueblo, ante la estupefacción de dos señoritas de belleza inigualable… Obviamente, eso no lo puedo hacer aquí… Miento, o sí, si tuviera experiencia en el noble oficio de la construcción que no es el caso. Aquí me entenderían el idioma, pero quiero avisar a los lectores, que si realmente quieren disfrutar de una belleza femenina auténtica, Croacia es el país.

A mis compañeros de viaje y a un servidor nos hacía gracia el pensar lo creído que se lo tienen algunas por aquí (si me refiero a vosotras madrileñas) habiendo lo que hay por esos lares, con un talante mucho, pero que mucho más natural y más amable… ¡Ay que ricas que están las croatas en todos los sentidos! ¿Único inconveniente? El constante “marcaje” del macho, del padre, del familiar, del primo, de la madre, de la abuela, y del apuntador si lo hubiere. Y es que allí no hay término medio, los hombres son armarios empotrados en su inmensa mayoría… y no debe ser muy conveniente “tocarles la moral”. Sería quizás el mejor sitio para que nuestra Ministra de Igualdad fuese a predicar sus “avances” y ocurrencias asemejadas a ideas de Bombero… o Bombera.

Ahora en serio, si tienes la oportunidad, de viajar, elige Croacia, es un país que merece ser conocido y re-conocido y lo digo desde el corazón, o lo que me queda de él después de haberlo regalado tantas y tantas veces por el camino.

Hablemos del físico… especialmente dedicado a los que lo utilizan como patrón de medida decisiva a la hora de dirigirse a una mujer, o a la hora de simplemente tenerlas en cuenta. Quien te habla, se aproxima más al patrón Alfredo Landa, así que no creo ser el individuo mejor indicado para juzgar el físico de los demás, pero como hay gente a la que quiero mucho, y que si la mujer en cuestión no está buena según su criterio, directamente no existe… Me veo en el derecho de vacilarles en toda regla.

Dime tú querido colega, si tu barra de corte es que “esté buena” ¿qué harías en un lugar en el que precisamente lo que abunda es la belleza? Y te hablo de belleza sin excepción, a cada que paso que das, imagínate que aparece una modelo… ¿qué criterio seguirías? Porque tienes más criterio aparte que ese o ¿me equivoco? Aparte de volverte loco y entrar en cortocircuito, el método “babazo de denuncia a la primera que se está quieta” nunca lo he recomendado ¿de verdad crees que el criterio del físico te valdría para algo? Puedes iba a ser el mejor lugar desde luego para un tío sin criterio al que todo le diera igual ¿eres tú uno de ellos?

Steel me hizo ver hace poco, una verdad muy obvia acerca de lo que significa para nosotros una tía buena, así que agárrate al asiento porque igual te suena querido colega: nada más ver una tía buena que te cae en gracia, empiezas a asociar a ella por el mero hecho de que es atractiva todos los buenos valores habidos y por haber, todos tus deseos, tu ideal femenino, sus pedos con olor de rosas… de repente todo te cuadra. Para un momento chaval, que la chica ni si quiera ha abierto la boca y tú ya la estás pidiendo matrimonio.

Siendo honesto con una abundante realidad masculina y fácilmente impresionable en cuanto al físico, sabiéndolo y aún así dando un voto de confianza a sabiendas que el pene tiene vida propia, hago examen de conciencia… Y compruebo que una cosa es que te la pongan dura y otra elegir de forma inteligente. No creo que sea compatible querer unir unos valores y unos deseos que cualquiera de nosotros pueda tener, forzosamente a un físico espectacular… No tiene nada que ver una cosa con la otra. Un tema es lo que tú quieres para ti y otra muy diferente el físico de la mujer en cuestión.

Supongo que en lenguaje inverso de inconformismo femenino, sería el desear solamente a los ricos y guapos… Pues quédate sentada reina, que debe de haber pocos y probablemente estén cogidos por una prima segunda suya. ¿Pensar como una tía a la hora de buscar? ¿También estás buscando al príncipe azul? Igual deberías plantearte opciones más realistas (yo el primero).

Alguno me dirá Es que si no me pone nada más verla, no puedo tener nada con ella. Esta afirmación a los casados les puede dar risa, porque a todo se acostumbra uno, y si no que se lo digan al príncipe Carlos de Inglaterra, enamorado de Camila Parker, habiendo estando casado con la mujer que tenía y que en gloria esté. Creo que es un ejemplo extremo, pero bastante gráfico sobre lo que cada uno pueda entender por atracción.

Entiendo que si uno está rodeado de belleza todo el día, puede llegar a acostumbrarse, e incluso aborrecerla a cambio de algo “más exótico” o diferente. Ya se sabe que es lo que pasa con la novedad, que siempre tira… pero el hecho de poner como barrera el físico, y después buscar de ahí en adelante los valores en una relación que uno desea es perder el tiempo; porque el físico caduca y los valores no. Creo que si realmente tanto pesa el físico a la hora de elegir pareja, es siempre de cara a la galería, como alguien que tiene algo que demostrar, no porque uno lo desee realmente. Complejos hay en todas partes, y en una agencia de modelos… ¡más!

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada