¡DESCONECTA!

Fotografía y modelo Lucía Ojeda

Esta es la última vez que me quedo con cara de gilipollas contigo, te lo juro... ¿Tienes ya la conciencia tranquila? Así se terminó todo. Nada más que decir, todo ya ha quedado claro, tú quieres una cosa y yo quiero otra... No hay solape ninguno. ¿Pudiera haberlo? ¿Esto podría salvarse? Probablemente sí... si yo renunciara a lo que realmente quiero y me conformara con un cajoncito hecho a medida donde ella pudiera guardarme, calentarme y enfriarme, consumirme o dejarme cada vez que le diera la gana. ¿Salvar el estatus de colega de vista una vez al mes para unas cañas educadas? Rol por el que no creo que yo ni ninguno que tenga más o menos sangre en las venas, estuviera dispuesto a aceptar. Por ahí no paso ni un minuto más.

Cuando un NO es un NO, lo sigue siendo por más que se quiera maquillar con palabras bonitas y con anestesia. Aceptar una amistad cuando uno quiere y quiere de verdad... puede ser muy judeo-cristiano, muy Disney, muy por poner un ejemplo… de El Jorobado de Notre Dame o High School Musical, pero ¡joder! Si tengo ya más de 30 años. Pues va a tragar con esta película Rita La Cantaora, pero yo no. Y si esto se terminó, se terminó, de donde no hay, no se puede sacar: PUNTO... Y FINAL.

No suena bien ¿verdad? Claro que no, ni muchos menos pretendo que suene bonito. Es una puta mierda, así que si no estás de muy buen ánimo, yo que tú dejaría de leer, porque si te ha pasado alguna vez algo parecido… se te puede poner mala leche de guardia civil (de los de antes).

Desconecta pequeño galán, como te dice Lucía¡desconecta de una puta vez! de alguien que no te va aportar más vacío que otra cosa y un dolor de huevos acompañado de frustración en cada vuelta a casa, teniendo que contener unos sentimientos “para conservar” una situación que no te va llevar a ninguna parte. Sería el extremo del pagafantismo prolongado y no… ¡ni de coña! Amigos (y amigas en general) ya debes tener alguno o varios si eres medianamente normal, como para tener que forzar una amistad cuando lo que quieres es precisamente “ese algo más”. Mira esta es una muy buena pregunta para saber si estás acertando o la estás cagando: ¿ESTA RELACIÓN A DONDE ME LLEVA? Si te imaginas dentro de cinco años exactamente igual que estás… y no es lo que quieres ¡macho espabila!

Bueno… por ahí comentan que existe la amistad entre hombres y mujeres; y sí ¿por qué no? Siempre y cuando ninguna de las dos partes tenga sentimientos o sienta atracción… Cosa que por otro lado, veo muy difícil, soy así de simple; pero bueno ¡aceptamos barco! por aquellos que le llevan las maletas a sus amigas durante años mientras se las folla otro. Simplemente, yo no lo haría ¿Tú si? Adelante, y vete de cañas con ella todos los jueves, pasarán los años y seguirás exactamente igual. Con tu corazón ahí metido y la polla bien guardada, sin echarte novia y comportándote como el guardián de su virginidad, que por cierto… abandonada ya hace tiempo, porque “el de la moto” se la mete doblada. ¿Sigue sonando mal? Es lo que hay.

Piénsalo… no tienes que hacerme caso, ni si quiera tienes que leer mis desvaríos ¿por qué lo haces? Creo que bien sabes en el fondo que siempre has querido más de lo que te dice la gente ¡por eso entras aquí! Y aunque todo el mundo te diga que hay cosas que “están bien”, en lo más profundo no te las crees. Siempre conviene tener un amigo hijoputa, suele estar mejor adaptado a los desengaños… No porque tenga siempre la razón, que no es el caso, sino porque te puede abrir los ojos en determinados momentos en los que tú ves menos que un topo de la ONCE.

Desconecta como te dice Lucía, que es de todo menos tonta… te lo digo yo. Si no quieres tener un dolor de huevos perpetuo, ábrete a conocer a otras personas... Piensa que por muy alto que tenga su pedestal, recuerda que se lo has puesto tú.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada