¡ANTES MUERTO QUE PAGAR UNA FANTA!

Me ha venido a la mente una imagen muy parodiable, demasiado para mi gusto, y que a estas alturas de mi vida aparte de absurda, me resultaría dolorosa. Si bien es cierto que hay cosas más importantes en la vida que ligarse a una amiga, hay situaciones que no deberían prolongarse, por la propia salud mental de los protagonistas. ¿Por qué te vengo con este cuento? Ahora lo vas a entender: Abro el correo de P&R, moderación de comentarios, una lectora ha dejado un comentario… A ver qué dice, mmmmmm… Lo primero que he pensado es: ¡No me lo puedo creer! Lo siento si hay alguien que se sienta ofendido porque no es la intención ¡lo juro! Pero esto clama al cielo. Acabo de recibir el siguiente comentario al artículo escrito por Lucía Ojeda ¿ES POSIBLE LA AMISTAD ENTRE HOMBRE Y MUJER? Que fue publicado hace ya tiempo, pero que por lo visto, atrae visitas, que de vez en cuando dejan algún que otro comentario… pero este se lleva la palma:

Aunque es algo que siempre crea discusiones yo creo que se puede ser amiga de un chico sin problemas (en mi caso). Conozco a mi mejor amigo desde hace varios años y desde entonces salimos frecuentemente a cenar, al cine, nos vamos de vacaciones los dos juntos (compartiendo cama, aunque eso sí, solo dormimos), pasamos horas y horas juntos... y nunca ha pasado nada romántico, ni besos ni momentos incómodos (los dos somos heterosexuales y hemos superado la treintena), tengo con él la misma relación que hubiese tenido si él fuese una chica.

Queridos Amigos: ESTO NO ES NORMAL, ESTO NO ES NORMAL, ESTO NO ES NORMAL… NI ES SANO MENTALMENTE. Lo digo tres veces y con puntilla, puedo decirlo más alto, pero no más claro. Me duele leer esto (no porque me escandalice, que ya estoy curado de espanto), si no porque me imagino cómo se ha de sentir ese hombre, pero lo que me duele de verdad, es que consienta esa situación y o bien se quite de en medio, o bien rompa ese estado de pagafantismo prolongado.

Lo grave no es el hecho en sí, lo grave es que todavía queden hombres a esa edad que acepten esa situación. A ella le viene bien, le viene de lujo, pero todos podemos saber o al menos tratar de intuir como estará ese hombre por dentro (y Dios quiera que me equivoque). ¿Sabes qué te digo? Que no me da ni la más mínima lástima, recuerdo mis tres primeros años de universidad y me dan ganas de vomitar… los pagafantas se lo buscan, como yo me lo busqué en su día con aquella chica con la que quedaba para estudiar (y nada más) pretendiendo ligar con una mezcla de amistad, peloteo y pena. Con uno que la haya cagado basta ¿no crees? ¿por qué repetir más veces esa historia? ¿por qué llegar al extremo del “mejor amigo desde hace años”? Por favor, seamos serios… seamos hombres. Hay aros por los que un tío nunca debería pasar. Bueno voy a rebajar un poco el tono que aquí nadie ha nacido ya sabiendo… Ríete un poco con esta clasificación dentro de lo que viene siendo un pagafantas:

EL “YO TE LLEVO” alias el taxista, siempre encantado de llevarla a todas partes en su coche, mientras no esté “el de la moto” que es quien en realidad se la folla. También es yotellevo las bolsas, yotellevo las maletas, yotellevo al trabajo, yotellevo de marcha con tus amigas… Encantado siempre de acompañarlas. Podrás distinguirle dentro de las discotecas, porque es el único chico del grupo, y siempre va cargado de abrigos, porque también es yotellevo la chaqueta, mientras su amiga está hablando con los guaperas de turno.

EL “SIEMPRE ME ESCUCHA” alias el sensible, es capaz de estar toda la vida pegado a su amiga haciéndole de paño lágrimas cuando “el de la moto” la deja tirada, o discute. Es cuando él aprovecha para regalarle flores, bombones y peluches. Es especialista en escuchar y malmeter contra sus competidiores, no dándose cuenta de que es lo peor que puede hacer. Se asemejaría a un padre que no le gusta el novio de su hija… razón suficiente para que a ella le atraiga aún más simplemente por rebeldía.

EL “YO TE INVITO” alias el pagano, no porque crea en dioses e ídolos, sino porque le gusta pagar todas y cada una de sus fantas hasta el agobio. Invita cafés, cines, teatros, helados, cenas, meriendas y tabaco. Un proveedor en toda regla. Lo cierto es que no se hace respetar, siente que si no invita, no le quieren... y su amiga se va dejando querer hasta que se harta. Cuando aparece "el de la moto", nuestro colega se da cuenta que esa modalidad no funciona (ni esa ni las demás).

EL “VOY CONTIGO A TODAS PARTES” alias el llavero, como el colega en cuestión, debe llevar años, o muchos años haciendo de acompañante. Algo parecido a los hombres que acosan a Cameron Díaz en Algo pasa con Mary, o a una colaboradora nuestra (no diré quien) cuyo círculo amistoso se asemeja a un equipo de fútbol, y cuyos amigos desparecen misteriosamente de la escena, cada vez que ella se echa novio, obviamente fuera de su círculo. Este tipo de pagafantas cree que ella caerá tarde o temprano, a base de estar todo el día pegado a ella y a sus amigas. No, no es gay… pero nunca se echará novia.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada