YA TE LLAMO YO, por EL REVERENDO

Imagen tomada de My [confined] Space

¿Te han soltado esto alguna vez? “Ya te llamo yo” dejándote con cara de gilipollas, yéndose con prisa en plan “se me está haciendo tarde que mañana trabajo”, y más cuando tenías a la tía en cuestión en un pedestal. Cuánta prisa la entró de repente cuando dejé mis intenciones bien claras sobre la mesa. ¡Clama al cielo! que se lo digan al cristo de la foto, con perdón de las susceptibilidades y de las sensibilidades. Si ella no siente lo más mínimo y te deja con ese careto como con el que me he quedado plantado yo (si, yo ¿Qué pasa? ¿Es que a ti nunca te ha pasado?) después de 8 meses… Es que vamos, a mis años de pureta y después de unos cuantos desengaños “de libro” y otras tantas resurrecciones más por mi geta que “de libro de texto”, solamente me queda levantar el dedo como en el ejemplo que nos da “nuestro señor JC”. ¡Vamos hombre!

Uno ya tiene los huevos negros para que después de un tiempo estando de lujo, le vengan con estas excusas de paños calientes. Se me nota bastante quemado ¿verdad? Pues es porque efectivamente lo estoy y negarlo sería de sinsangre y de película de Disney. Está visto que enamorarse y apostar por una relación, enseñando las cartas expresando lo que uno quiere realmente… ¡No se pueden enseñar las cartas! Está visto que hay que ser ambiguo como el demonio... Guárdate la cartas en serio, y que curre ella, hazme caso que ya con uno que haya picado (o sea, yo) tenemos bastante para aprender los demás.

1,2,3… 4,5, 6 ¡Yo me calmaré! ¿Todos lo vereis? Mentira, no me calmo. ¿Sabes por qué te hablo hoy en este tonito? Pues por las putas excusas. A ver, me explico: O se gusta o no se gusta, eso lo puedo aceptar. No se le puede gustar a todo el mundo, ya tengo apertura mental suficiente como para entenderlo, pero lo que me repatea las tripas, es que siempre las tías, te echan el muerto y además de eso, tratan de quedar siempre bien. Menuda mezcla ¿verdad? ya hemos hablado de eso alguna vez por aquí en cuanto a RESPONSABILIDAD CERO FEMENINANo se le pueden pedir peras al olmo.

Lo que de verdad me flipa, y es que pensaba que ya por edad y experiencia estaba curado de espanto… es que encima se creen todo lo que te dicen con tal de sentirse justificadas… No es que te lo diga yo, que soy un mindundi, es que... ¡se lo creen realmente! Para una tía, su realidad es lo que siente; para un tío… la realidad está formada por hechos. Será que si aceptan su parte de responsabilidad les puede dar un cortocircuito o algo así. ¿Eso es libertad? Eso se llama justificarse, eso se llama ir a su bola, eso se llama inmadurez y punto. Precisamente todos los pecados que a los tíos en las relaciones nunca, y digo nunca se nos perdonan, y que ellas practican a placer.

¿Como hombres debemos abrirnos a las emociones? Pues prefiero quedarme con mi lado racional que me hace más feliz, la verdad. Si no me queda más remedio y me enamoro de verdad, pero de verdad… y si no puedo evitarlo, pues bueno ¡aceptamos barco! Pero yo ya dimito de "abrir mi lado emocional”.

Te haré un repaso… desde mi divorcio ¿sabes cuáles han sido mis relaciones más satisfactorias? Aquellas precisamente en las que no estaba absolutamente enamorado o pillado por la mujer con la que estuviese compartiendo tiempo, afectos y cama. ¿Y a que no adivinas cual ha sido la única con la que me ha salido el tiro por la culata? Acertaste, justo aquella en la que me he enamorado de verdad. ¿Cuál es la conclusión? Se contesta sola: una relación te va de puta madre mientras no te enamores hasta las trancas de una mujer. Si pasas por ahí, le estás dando toda la baraja para que haga y deshaga, dejas de controlar y claro… ¿cómo va a confiar una mujer en un hombre que pierde la cabeza por ella? Si es que encima la culpa la tengo yo, y tengo que callarme y reconocerlo, porque precisamente he sido yo quien le ha dado “las armas”.

Ahora la puta formulita, está comprobado: si no estás enamorado de ella hasta las trancas y puedes por así decirlo “ser tú” (ahora que no me venga el típico filósofo que se ha leído la cuarta historia de nosequién, que me descojono) todo va bien, e irá bien. Y esta viene con rima: si te enamoraste, la cagaste… ¡más claro agua! Como nos cuenta cierto colega en nuestros meetings “De vez en cuando hay que comer hamburguesa”: Amén, porque enamorarse para esto... Dimito.

Ahora querido colega lector, esclavo del pene y demás títulos de dudosa honra, creo que ya me has aguantado hoy bastante… Hecho este inciso con formulita, que sé que tanto te molan en plan barato, pero tengo que admitir, que pretender no enamorarme de forma intencionada, sería de imbécil, o actuar en contra de lo que siento, porque realmente, hay veces que eso no se puede evitar. Seamos realistas. Eso sí, si me dan a elegir, prefiero seguir pensando con la cabeza… con la de arriba me refiero y ser yo quien hable y actúe, no mis hormonas, ni mis emociones, ni mi pene. A los hechos me remito.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada