¿POR QUÉ LAS MUJERES MIRAN LOS ESCAPARATES?

Érase una vez una parejita, que un domingo cualquiera hacía una visita a un centro comercial. Rebajas del mes de julio, a ver qué hay. Hay mundial y tú te quieres comprar la camisa de la Roja ¡cómo no! La oficial por supuesto, la adidas, con el 7 a la espalda de David Villa, como no podía ser de otra manera. Ella va pensando en varias cosas: un perfume, unas sandalias para las vacaciones, un bikini... ¿otro? sí, otro que los 8 que tiene, ya los tiene "muy vistos", unas cremas, algo que se ha empeñado en comprarte y que te da pereza, y algo más que se le ocurra por el camino. Yendo por el pasillo principal, ves la tienda de deportes, la camisa que quieres en el escaparate, entras, la pides, te la pones, tarjetazo y sesenta euros del ala. Sales de la tienda como un niño pequeño, no te vas a quitar la camisa de la Roja ni para ir al baño en lo que queda de Mundial. Tú ya has hecho la mañana, bueno... ¿y ahora qué?

Ella acaba de empezar, anda que no te queda nada. Escaparate tras escaparate, se para hasta que se decide empezar por la parafarmacia para las cremas. Pregunta, coge las cremas, las huele; vuelve a preguntar, le san dos más, pregunta de nuevo, le sacan otra... Y al final de las tres se lleva una solamente. Antes de salir de la tienda se acuerda que le falta un aftersun, otra vez para dentro... Vuelta a preguntar ¿Tienen esta marca? ¿Tienen la otra? Tú piensas ¿Qué más dará la marca del puto aftersun? ya son las12:30 y tu cuerpo te pide una caña en el Cañas y Tapas del centro comercial, pero... Queda mucho, mucho, mucho. Me voy al bar, a ver los previos de los cuartos le dices. A lo que ella te dice ¿Pero el partido no es esta tarde? la previa es la previa, eso lo sabemos todos, no solamente es el partido, pero ella no, ella no lo sabe. Me tienes que ayudar con las bolsas, te dice. ¡A tomar por culo cañas, a tomar por culo la previa, a tomar por culo la tarde!

Lo peor es la ropa... ¿un bikini? ¿unas sandalias? ¿qué coño pasa? ¿no lo tienen todo en la misma tienda? Pues no, parece que no, que cada artículo está en un sitio diferente, y te tienes que patear el puto centro comercial, para ir a la otra punta, para que se lleve tres bikinis de los cuales, se va a quedar con uno solo. O sea, el fin de semana que viene habrá que volver a devolver algo fijo... y a por más cosas ¡claro! que se le hayan ocurrido, a lo largo de la semana. Pero piensas... La semana que viene es la final y he quedado en la peña a las 14:00 para empezar en condiciones. ¡Ni de coña! Ella mientras va parándote en todos los putos escaparates, preguntado y dando la vara a las dependientas, que están encantadísimas además, en darla conversación. Esto va a ser muy, pero que muy largo. Como en septiembre tiene una boda, se le ocurre... sí, echarle un ojo a los posibles vestidos, de los cuales no se llevará ninguno, por no ser el mejor sitio donde comprar, pero se probará tres o cuatro. Estás muerto chaval, vas a llegar matado a los cuartos y justo de tiempo, pero al menos ya tienes tu camisa de la Selección que era lo que querías... ¿Te das cuenta de una cosa?

Ellas y nosotros nos comportamos exactamente igual en las relaciones y en la búsqueda de pareja. Ella prueba, y prueba, y prueba, y prueba, y mira mil cosas, y otra vez prueba... me lo quedo, no me lo quedo, me gusta, no me gusta, este sí, este no, este tal vez... me lo llevo a casa y "me lo pruebo" y si no me gusta lo devuelvo o lo cambio por otro. Indagando, revisando, buscando exactamente la misma prenda que ha visto anunciada por la "Pé" o or la "Mó", que me digan, que me cuenten, que me informen, este me lo llevo puesto, este solamente me lo voy a probar para ver cómo me queda pero no me lo compro, bla, bla, bla... Siempre con el armario lleno a rebosar de posibilidades para ponerse, de las cuáles solamente se lpone realmente lo que supuestamente se lleva de temporada, buscando la última novedad y si sigo hablando no paro porque creo que ya lo has entendido. Pues con los tíos igual, hasta que se quedan con uno, se han probado por lo menos cuatro.

En cambio, actitud masculina: Quiero una camisa de la Roja, veo la primera tienda de deportes donde la vea, la pago y me la llevo... ¡punto! Quiero unos mocasines blancos para este verano ¡estos me están bien? Vale... me los llevo. Ya tenemos hecha la compra colega. La palabra es básico, a nosotros nos suele valer cualquier cosa y no... no cuela la típica respuesta del típico anónimo que dice que el no, que él es muy selectivo ¡me descojono! tanto para las compras como para las relaciones, funcionamos más de "uno en uno" y con que "esto me valga, me lo llevo". ¿Te da qué pensar? Pues a mi sí la verdad... Porque si es igual con las tías, la primera que me valga es la que me llevo... ¿Cómo te va no siendo selectivo? ¿cómo te va regalándote? ¿Sabes cómo te iría si fueras más selectivo y paciente? Pues igual no... ¿Te vas a poner a ello? ¿Hay huevos?

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada