MADRID... OTRA NOCHE MÁS

Ya queda poco para salir, y aunque no sea mi momento habitual para escribir algo, me ha dado por ahí. En un ratito me reuniré con mis hijoputas preferidos en el Gallego de siempre para empezar la noche. No sé si será una noche más, pero de lo que si estoy seguro es que con esta pandilla de gañanes a los que quiero como hermanos algo bueno saldrá... eso siempre. Ya se notan las ausencias veraniegas en este Madrid tan caluroso del mes de julio, parece una fábrica de calor seco, seco... ¡re-seco! El centro de se llena de guiris, que quieren conocer Madrid de noche ¿por qué le gusta tanto esta ciudad a los de fuera y los que somos de aquí al menos en algún momento nos planteamos el irnos? Es una idea que me ronda últimamente por la cabeza.

Como reza el chotis Madrid, Madrid, Madrid... pedazo de la España en que nací. Aunque sea cordobés, ya me queda de ello solamente lo que dice mi DNI "Nacido en Córdoba", uno es de donde vive a diario. Digo que me gustaría irme, pero esta ciudad me engancha, por su día y por su noche, por mis amigos sobre todo... y dentro de poco, por mi hermano, que después de 3 años en Ibiza se vuelve a la urbe. Supongo que quien es de aquí, aunque se vaya, tarde o temprano vuelve.

No creo que pudiera aguantar mucho tiempo fuera, sin Chueca, sin Alonso, sin Tribunal, sin Fuencarral... Lo único que echo de menos de aquí es ¿el mar? Si, el mar que Marylène ve a diario en Marbella, eso creo que es lo único que echo de menos. Ella me dijo la última vez que jamás podría vivir en una ciudad como esta, una ciudad de entrañas y de contrastes donde todo el mundo venga de donde venga puede llamarse madrileño. Aunque tengo el corazón dividido entre Madrid y la Costa del Sol, porque lo llevo en la sangre por parte de padre "boquerón", creo que si me fuera acabaría volviendo.

Hoy no quiero llegar a ninguna conclusión brillante, solamente quiero expresar mi amor por este suelo y sobre todo por las personas que me importan que viven en él: creo que la única razón real que me arraiga a este lugar, porque... ¿El amor y el trabajo se pueden encontrar en cualquier parte? Me gustaría saber que sí. Me hubiese gustado celebrar El Mundial con alguno que se ha escapado de este horno llamado Madrid: Dani, Juan Marcos, Rafa, Francesca y alguno más que se ha escapado por el camino, de forma definitiva o temporal, por vacaciones, por trabajo o por amor. Les echo de menos, pero sé que siguen ahí. Y esto también va por ti preciosa, aunque ahora solamente, tengo mensajes... A ti también te eché de menos en la celebración y lo sabes, aunque no estabas lejos en el espacio, sino en el corazón, que es donde está la verdadera distancia.

Un sábado noche más en Madrid, igual de ingrato para unos y afortunado para otros... como siempre, adornado con alguna ilusión que otra. Casi siempre el mismo final: cansancio, sueño y vuelta andando a casa, o taxi, o búho... Suelo mojado, grandes avenidas y gente vagando, yendo y viniendo con el mismo cansancio y borrachera que casi todos. Los mismos que cuando salían horas antes iban mucho más frescos, ilusionados y alegres. ¡Cuanto me suena esa sensación! Da la sensación de que uno sale el sábado por la noche para estropearse, no sé quien fue el primero que tendría la idea este círculo vicioso semanal. Lo cierto es que Madrid es esto: una ciudad llena de millones de círculos viciosos, diurnos, nocturnos, profesionales, sociales, amistosos, familiares que parece que siempre se repiten. Es una adicción que te mantiene activo, pero que parece que siempre te deja igual. Si te descuidas dentro de diez años puedes estar haciendo exactamente lo mismo... Al menos a mi me da esa sensación.

Uno más entre tantos, como dice Paul Janka, un sábado noche es pelear contra miles de tíos que se hacen las mismas ilusiones que tú. Esta es una ciudad de competencia, donde todo el mundo quiere sacar algo a alguien. Si sabes leer entre lineas, te darás cuenta que no solamente te hablo de perseguir faldas. ¿No te das cuenta lo que cambia el contexto en cuanto uno sale de esta puñetera ciudad o de cualquier otra gran urbe? Todo siempre es más relajado, más natural más ocioso... la gente en agosto se pira de esta ciudad, por muchas cosas buenas que tenga ¡por algo será! Es una ciudad más para trabajar que para vivir. Que se viva no quiere decir que se viva bien, o que se ame bien, o que uno sea más libre teniendo trabajo, piso, pareja, coche y vacaciones pagadas. Más gente en todas partes, un cajero automático, un supermercado, una boca de metro, un hospital, y horarios de comercios hasta las 22:00, te facilitan la vida un poco, pero no te van a hacer más feliz.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo.
Publicar un comentario en la entrada