JUGANDO CON CARTAS DESCUBIERTAS II: CALLADITO ESTÁS MÁS GUAPO

Modelo y fotografía: Lucía Ojeda

De putas batallas tenemos unas cuantas los miembros del equipo y un servidor, en cuanto a abrir la boca en el momento más inoportuno se refiere. Ya se sabe, ni somos ángeles, ni debemos parecerlo. Bien por sentirnos en confianza, o bien por hacer un reclamo, o echar una bomba a destiempo, a todos y a mi el primero, se nos da bien cagarla. MEA CULPA te puedo decir, para qué hablar de reclamos ajenos si el primer especialista en abrir la boca es un servidor. Aunque bueno, esto es más bien cosa del pasado, o no tanto del pasado… El pequeño hijoputa reactivo siempre está deseando salir, tanto “para bien” abriendo su corazón y sus secretos a la mujer amada cagándola hasta la frontera, como “para mal” haciendo uso del reclamo, reproche, justificación y lo que llamamos cariñosamente en P&R el SMS bomba, que es aquel mensaje que para nosotros mandar es esencial y necesario porque nos sale de dentro, lo va a arreglar todo de golpe y nos va a hacer quedar como señores… y hace que a ella le entren ganas de correr en dirección contraria a nuestro pene por los siglos de los siglos. ¿Te resulta familiar?

Sí querido amigo, también se es reactivo “para bien”. Me refiero por ejemplo a cuando acabas de acostarte con ella y en confianza empiezas a largar, y largar y largar… matando todo lo bueno, lo misterioso, lo natural, casual y romántico que era ese encuentro hasta que se te ha ocurrido abrir la puta boca. A esta clase de reactivo no lo calificaría como hijoputa, sino más bien el “buenazo”, el “confianzas”, el “destroyer emocional”, el “post-sensible”… Se me ocurren muchos apelativos, pero para mi lo importante es que lo entiendas. Abrir la boca, desvelando tus sentimientos tal y como los sientes, y sobre todo si hay mucho esfuerzo detrás de los mismos… no es malo, pero te jode, y te puede joder pero bien.

¿Siempre tirando por el lado malo? Perdona, no… siempre tirando por el lado más realista, más corriente, común y en ocasiones tópico, aunque no tiene por qué ser así siempre ¡ojo! Que ya sé que a veces más que consultar nuestros artículos, te gusta hacer el análisis morfológico y sintáctico de todos nuestros puñetazos literarios al ego masculino. En realidad, depende en mucho de la mujer que tengas enfrente. Me refiero, a que a lo mejor no es bueno que sepa con tanto detalle, por ejemplo…

… que estabas enganchado hasta las trancas por ella desde el primer día que la viste, o que en un principio te gustaba una amiga suya y acabaste ligando con ella simplemente porque se te puso a tiro, o incluso que no te atrevías a decirle nada durante los tres primeros meses que estuviste observándola en el gimnasio, hasta que ella un buen día te pido cambio para una lata de Aquarius (mientras tanto en tu casa te la pelabas como un monoloco imaginándola a cuatro patas con las mayas haciendo Pilates)… O peor, que ese traslado lo hiciste única y exclusivamente para estar más cerca de ella, cuando no había nada entre vosotros. Esto último te coloca como un puto psicópata acechador. ¿Has visto la película Algo pasa con Mary? Joder, si es que es de película de Disney, pero esta comedia refleja muy bien a lo que me refiero.

Que no, que no voy de machote, pero me he llevado los golpes suficientes como para poder hablarte así, y siempre por lo mismo: por no haberme aguantado calladito y ¡ojalá fuera una broma! El record lo tengo con un SMS bomba cargado de reproches que me costó una relación yendo por el lado negativo. Después tengo por ahí también alguna espantada en plan ¡¡¡correeeeee!!! Por haber “abierto mi corazón” o por un “te echo de menos”, y alguna colección de excesivas atenciones y sí… exceso de explicaciones que además no tenía por qué dar y que hice para que ella viera que “yo era sincero y transparente y por ende, digno de confianza”, que mandó a la porra lo que parecía ya casi un matrimonio.

Por la boca muere el pez dicta el refrán, y lo más valiosos en este mundo no es el dinero... sino la información. ¿Por qué apuesta un jugador en una partida de poker? Primero, porque piensa que tiene buenas cartas, y si hablamos de relaciones, podemos decir que tiene un alto valor, o al menos cree que lo tiene, se ve con posibilidades de ganar. A la par, apuesta sin saber qué es exactamente lo que tiene el otro jugador, lo puede intuir, lo puede sospechar, pero nunca podrá tener la certeza de cuáles son las cartas del contrario. Hablando de relaciones sería el valor de tu pareja como tal. Lo que le motiva a apostar y a invertir son dos cosas:

Por un lado, la creencia de que sus cartas son las mejores y que realmente puede ganar: sabe lo que siente, sabe lo que quiere, sabe que ella le gusta y que tiene dos cojones. No sabe exactamente hasta donde puede llegar, pero sabe que puede llevarse un premio, que puede llegar a ellla, que puede conseguir aquello que quiere. Recuerda: estás jugando por algo, no por deporte, quieres estar con ella y por eso juegas; para no apostar quédate sentadito en tu casa.

Por otro lado, ella no conoce tus cartas, no conoce tus sentimientos... No sabe si solamente quieres echar un polvo o si estás colado por ella, no se lo digas, que se lo gane, que lo descubra poco a poco. Tú con la boquita callada, juega, sigue subiendo la apuesta. En el poker como en las relaciones, no siempre gana el que mejores cartas tiene, sino el que sabe aguantar hasta el final sin enseñar sus cartas, cuando todos se han ido acorbadando por el camino. De buenazos está lleno el mundo... ¡en su casa! Que van regalando y enseñando sus cartas y su valor a cada mujer que se le pone por delante, sin ni siquiera aguantar un poco... regalándose. Y si enseñas tus cartas desde el principio, dime tú querido amigo ¿Quién va a apostar sabiendo de antemano que hay un poker de ases sobre la mesa? Si te perdiste la primera parte. [fin]

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada