EL ETERNO AMANTE VI: ¿YA SOMOS NOVIOS? por EL DUQUE

Hablemos más de la EXCLUSIVIDAD: ella ya ve en ti potencial de novio y quiere que seas su pareja. En esta fase, ya no se compite contra el resto de candidatos, ya no se pone todo en cuestión. Ellas, es cuando empiezan de verdad a invertir, a entregarse y a abrirse de verdad de la buena a la experiencia al querer, han dejado de poner filtros (esto es un decir). ¿Qué problemas se suelen dar?; esencialmente que el hombre suele dejar de invertir, digamos que ya se cree que la pieza esta cazada y al sentirla segura, empieza a relajarse, baja el pistón, justo cuando ella empieza a elevarlo. Precisamente por que ella empieza a invertir es por ello por lo que también en esta fase ellas empiezan a exigir… ¿Qué hay de lo prometido? y he aquí otro posible problema. Que el hombre se sienta atacado, jodido y deje precisamente de invertir o lo haga de una forma rara y reactiva. Vamos, que esta INVERSIÓN puede dar lugar muchos malos entendidos y conflictos. Si se dan muchos conflictos empieza a aflorar verdaderamente el miedo tanto de ella como de él, el resentimiento, el deseo de competir e incluso las dispersión sexual, o sea... lo de siempre ¡qué buena que está la vecina! que por si misma es incompatible con esta fase, que por algo se llama de exclusividad.

Las posibles causas de atasco son, como habrás deducido estos problemas de lo que te he hablado: dispersión; falta de inversión de el hombre, discusiones, exceso de exigencias de la mujer, que reclama aquél hombre ideal que el hombre se ha currado durante todo ese tiempo para "ganarla" y que se ha relajado por tener la presa en casa. Por supuesto, las prisas, es decir querer pasar a compromiso antes de tiempo. Hablando de inversión es muy difícil que el balance esté equilibrado siempre ¿qué quiero decir con esto? Siempre hay uno que da más que el otro. Antes él se entregaba mucho más para ganarla, y ahora que es ella la que se implica, él se relaja. Si él viera que la puede perder, empezaría otra vez con las flores, los viajes, los fines de semana, las cenas románticas... Es algo bastante intuitivo, normal, parodiable y cinematográfico ¿lo pillas?

Consejos podemos dar muchos, pero cada mujer y cada relación es un mundo. En todo caso; no dejes de invertir bajo ningún concepto, sé asertivo pero nunca reactivo ante sus criticas, cosa que es difícil cuando esa mujer te importa, pero saltando cada dos por tres ante sus palabras no se consigue nunca nada bueno. Si el problema es que has pasado a INTIMIDAD sin pasar por aquí; vuelve atrás, más vale tarde que nunca… Cuando pasas de exclusividad a intimidad demasiado pronto, la mujer desconfía y se acojona ¿Ya? ¿Pero qué le he dado yo a este tío para que se quiera ennoviar tan deprisa? A ver si me voy a pillar los dedos piensa ella. Empieza pensar que tu pasión no esta suficientemente justificada, porque no la conoces lo bastante como para amarla tanto, y ella empieza as entirse nuevamente culpable y como te digo, desconfía. Aquí hay un concepto que se me viene a la mente: CUALIFICACIÓN, ella debe saber que la conoces lo bastante como para quererla, es una manera de expresarle el por qué la quieres y por qué quieres estar con ella, aparte del quería... ¡echarme novia de una puta vez!

INTIMIDAD: sin duda esta si, lo mejor de lo mejor, la fase más gratificante, bonita y chula de una relación, por lo que realmente merece la pena conocer y estar de verdad con una mujer. Me viene a la mente un desayuno en la cama, y hablar durante horas con ella sin querer levantarse, abrazarla, besarla y decirle cosas que en la vida dirías antes de echar un polvo o de una noche loca. No sé por qué cojones tienen muchas más fama las anteriores fases, sobre todo la de incertidumbre y los primeros instantes de exclusividad, tal vez sea por el colocón dopaminico que se suele llevar encima (y porque vende más)... pero lo cierto, es que llegar a la intimidad real con una mujer, es lo mejor que te puede pasar, es cuando sientes que ha merecido la pena.

Ambos invertís, se pone más ilusión en todo, empiezas a contar con la otra persona de verdad, ya "se puede ser uno mismo", me refiero a que puedes quererla como te salga, sin medida o patrón de corte que no sea el que tú decidas. Puedes relajarte, dejarte llevar (a ver… si, estoy de acuerdo, en las demás fases también te debes saber dejar llevar). Como dije al principio, el forzar las cosas no hace si no demorar aún más el cambio de fase. Lo que si que pasa es que una cosa es dejarse llevar y otra muy distinta es regalarse cuando no viene a cuento. Es ahora cuando puedes decir "te quiero" con la boca bien grande, quererla, mimarla... ¡Qué bonito! ¿verdad?

Aquí también puede haber atasco, esencialmente por dos cositas: o bien por fobia al compromiso, o bien por que uno de los dos se precipita y quiere precisamente pasar a la fase de compromiso sin haber pasado el tiempo suficiente disfrutando y saboreando este inicio "tan de película romántica". Aunque también hay otra posible putadita mucho más grave y jodida de resolver, que en realidad cuando te replanteas, el volver a empezar, por no estar seguro de lo que quieres. Y ya sabes que eso ella no lo tolera, ni la falta de seguridad, ni la falta de decisión y no verá con buenos ojos, un retroceso en su estatus, y más cuando ya parecía que todo estaba bien asentado por tu parte. A veces hay que hacerlo, sobre todo cuando parece que todo está bien, y llega el día en que vuelves a ser consciente de ti mismo y piensas ¿Qué pinto yo con esta tía?

He querido darle a esta historia un enfoque diferente al del puzzle de necesidades femeninas por dos razones de peso. La primera por que debemos también respetar nuestras propias necesidades. La segunda razón es que en mi opinión no debemos volvernos locos con la idea de cubrir el 100% del puzzle, aunque tengamos esa fantasía. Si te perdiste la quinta parte.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada