EL ETERNO AMANTE V: TUS NECESIDADES NO SON NEGOCIABLES

Modelo y fotografía por Lucía Ojeda

De vuelta a casa después del trabajo, me estaba dando vueltas a la cabeza, una discusión de pareja, una bronca de las buenas, pero solamente estaba fantaseando... Aunque no tanto. El tema de esta teatral discusión era en realidad una justificación de por qué un hombre le pone los cuernos a su pareja, era un tema de exclusividad. Resulta que ella le pilla con otra mujer, o bien sospecha que él haya podido estar con otra mujer habiendo evidencias suficientes para hacerlo. La verdad es que después de todo lo vivido, lo escuchado, lo contado y "lo resuelto", no me cuesta nada plantear un guión coherente de lo que sería una discusión de pareja debida a este tema, tanto por el lado de ella, como por el de él. Pero bueno, como buen egoísta siempre barro para mi lado, porque es lo que me interesa, y seguro que a ti también. No trates de entenderlas, acabarás siendo "una amiga comprensiva pagafantas". Empieza por aceptar su naturaleza, aceptarla tal cual y sin reservas... No pretendas cambiarla, ni esperar otra cosa que no sea una mujer real, con las cosas que entiendes y las que no, y entonces, es cuando realmente podrás relacionarte con una mujer siendo un hombre, y no un sucedáneo.

Te hablaba de una discusión, que bien podría ser real literalmente y llevarme alguna que otra bronca debido al conjunto de confesiones reales que la forman, pero no... Tiene de todas ellas, de las mías que las ha habido, de las de mis amigos, de las tuyas, y al fin y al cabo, no es un tema que yo quiera considerar tabú, que no nos metimos en este "fregao" para poner tabúes, sino para quitarlos. Nuestro eterno amante está enamorado, jodidamente enamorado, y tiene un gran problema: no es feliz con la relación que lleva, se encuentra con alguien que le da precisamente aquello que le falta y se queda más jodido todavía. No sabe qué hacer, qué sentir, sin tomar una decisión o no tomarla, si seguir como siempre porque la quiere, o agotar esos momentos especiales con la otra mujer mientras le dure.

Ella le reprocha que haga lo que tenga que hacer, que no pretenda engañarla, le pone en la mesa el famoso “Tú verás lo que haces”, le llama cobarde y otra serie de calificativos directos a ridiculizar su hombría: “¿Cómo hemos llegado a esto? Si no quieres estar conmigo, no lo estés, pero no me tomes por una tonta”. Ya te digo yo como nuestro amigo ha llegado a esto: él la quiere, claro que la quiere, pero no sabe o no está acostumbrado, o no le han enseñado a pedir lo que quiere. Puede haberlo pedido, claro que ha podido hacerlo pero quizás él se ha adaptado demasiado a los deseos de ella, más que a los suyos propios, ha pagado el precio de renunciar a una parte de de sus necesidades (las que sean) por estar con ella… Tremendo error, no me refiero a quererla, si no al error de haber renunciado a sí mismo, hasta el momento en que se le ha cruzado la otra y le ha dado la chispa, y le ha devuelto la ilusión, aunque solamente fuera por un instante, por un encuentro.

A él le gustaría vivir eso mismo con su pareja, pero la realidad es que sigue esperando de ella una respuesta que nunca llega. Desde el primer momento, ha sido él quien ha hecho todo el esfuerzo por “mejorar” y adaptarse a la forma de querer de ella. Invertir eso después de varios años… No sé si decirte que es realmente difícil y más cuando esa mujer se le ha quedado bien dentro. Algo fugaz, algo inesperado, algo que no podía imaginarse y a fin de cuentas algo si no intencionado, en parte buscado por propia necesidad, por carencia, por placer, por lo que sea… No hay que pedir disculpas, ni perdones, ni poner excusas cuando se trata de cubrir tus necesidades, ya sean afectivas, sexuales, emocionales, amistosas… SON TUYAS Y PUNTO ¡ESTO VA A MISA! Y a quien no le guste que no mire. Si ella no quiere, no sabe, no puede o no entiende que esto es algo de dos, y que ella ha de dar de sí para que tú sea más feliz, se expone a lo que en vez de ser solamente “una noche fuera”, se convierta en tu única forma o la vía más rápida de cubrir tus necesidades; con la vecina, con una compañera de curro, con una amiga suya, con tu jefa o con una mujer fácil, si hablamos solamente del plano sexual. La polla pesa, pero no lo es todo.

¿Justificarse? Mira, desde luego que sí y te estarás dando cuenta de ello. Ni tú tienes que ser un adivino con sus necesidades, aunque mucha gente haga intentártelo creer, ni ella con las tuyas, aunque desde luego son mucho más simples e intuitivas a la hora de le verdad. Justifícate a gusto, querido compañero, que con el candado no se va a ninguna parte y con el mostrador a todas. Eso sí, aprende a pedir las cosas y a no callártelas porque así tarde o temprano, te vas a quemar y se va todo a la mierda. Lo que un día pudo ser una agradable conversación que después no se tuvo, en unos años puede convertirse en un continuo reproche de infelicidad, faltas y carencias… Quizás no tuviera que ser tu chica, quizás estarías mejor con la otra… o no, o quizás si la hubieras acostumbrado a invertir en ti, ahora no estarías suspirando por cualquier mujer menos por la tuya. ¿Te suena de algo? Si te perdiste la cuarta parte. [finaliza en parte VI]

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada