SI LAS BARRAS DE BAR HABLARAN

Fotografía de Lucía Ojeda

Una, dos, tres... la amiga de tu amiga, la chica de La Latina, tu compañera de curro, la camarera del bar del parque empresarial, la del Molly Malone, la rubia del Ave Fénix que no volviste a ver, la de cumpleaños, la novia del Perico, tu ex, Laurita la vecina, la del chat, la jefa del otro departamento que te pone ojitos y sabe que harías cualquier cosa por "satisfacerla"... Así, a bote pronto, parecen muchas opciones ¿verdad? Si tienes pareja, y no sacas demasiado a menudo los pies del tiesto, se queda solamente en eso, en opciones y fantasmadas que contar apoyado en la barra de un bar. Si por el contrario, te encuentras solo, o sin compromiso, regodeado en tu soltería adornando tu cama de vez en cuando... Más que opciones, son tus posibilidades reales, de poder hacer algo. Muchas opciones, pero la puta pregunta es si te sale algo con alguna, o siguen estando cada una de ellas en "el limbo de las posibilidades". A ver qué pasa...

Seguro que te suena la típica situación de estar con tus colegas de confianza comentando la jugada, sobre cualquiera de las tías que te he mencionado antes. Que si esto, que si lo tro, que si me dijo tal o me dijo cuál, que si "tengo en la recámara" a dos o a tres, que si con esta me puede salir algo, que si "éste miércoles la mando un mensaje, quedo con ella y cae... vaya que si cae"... ¡Los cojones! SI LAS BARRAS DE BAR HABLARAN... ¡Anda que no hay confesiones y buenos propósitos, posibilidades reales y fantasmadas encerradas en este mobiliario de ocio!

Cuántas posibilidades ¿verdad? Pues igual hay tantas posibilidades como propósitos que se quedan en nada. Las tías no hablan tanto y follan cuando quieren (no con quien quieren ¡ojo! he dicho cuando quieren). La cuestión es rescatar alguna de estas posibilidades que se encuentran en "El mundo de las ideas" y materializarla; y por el momento está demostrado, que la barra del bar favorece la comunicación entre colegas, siempre y cuando haya cañas amistosas de por medio, pero que yo sepa, la barra del bar no tiene vida propia para hacer que folles más.

Céntrate, aunque sea en una sola y te salga mal, pero céntrate, que eres muy simple y buena gente... que por no perder una posible recámara, tienes la agenda llena de posibilidades y mujeres revoloteando, con valor POLVO IGUAL A CERO. A ver si con un "toque especial" entre tanto banquillo de suplentes, sale ya por fin una titular para jugar ¡joder! Cuando uno está solo puede pasar esto, que te encuentres a tu alrededor con unas cuantas que te hagan tilín, pero bien por distancia, por falta de disponibilidad o de tiempo, o de huevos (que suele ser lo más frecuente) acabes como el guaperas del anuncio de eDarling, pero sin ser el guaperas de eDarling.

¿Sabes qué haría yo? De todas las tias de las que te he hablado, me lo jugaría todo por "la de cumpleaños", por ponerte un ejemplo, en lugar de tener una conversación animada continua, sobre mi apoteósica recámara viernes tras viernes con el mismo tío, en la misma barra. Creo que lo suyo sería que ese mismo viernes, estuviera tomándome unas cañas con esa tía en cuestión, en vez de hablar tanto de ella. Estoy echando la vista atrás en este mismo momento y confesándome contigo... ¡Cuántas tías y cuántos deseos se han quedado solamente en palabras! Creo que si le preguntara a mi camarera preferida del Molly, cuántas fantasmandas, o cuantos "proyectos de amor", se han quedado solamente en palabras y una pinta de Heineken, apoyados en esa misma barra, sería ella quien bien pudiera escribir más de un libro. Es algo que me da qué pensar, acerca de a qué estoy dedicando mi tiempo.

No te voy a engañar, no me la he jugado siempre que he debido hacerlo, sabes bien que siempre hay mil excusas para no hacerlo y una sola para sí jugársela; pero si te digo de corazón, que siempre que me la he jugado, esa noche he podido dormir bien, sabiendo que he hecho lo que tenía que hacer, me hubiera salido bien o no. ¿Sabes algo? Me gustaría dormir bien todas las noches que me quedan por vivir, así de simple. Me gustaría decirte que entre todas esas mujeres, está la que es para ti, pero si te dijera eso, te estaría condicionando a creer en una ilusión, de que solamente hay una mujer para ti, y eso es mentira.

"La mujer para ti" (no me gusta esta expresión, suena a cuento) no es aquella de la que hablas con tus colegas en la barra del bar, es por la que te juegas la apariencia, el ridículo, el descubrir tus verdadera intenciones, gusten o no. Es la que hace que realmente mandes todo a la mierda y que te dejes de tonterías y sobre todo de hablar. Es aquella por la que apuestas, por la que sientes y sobre todo... aquella que te quita el sueño, hasta que decides mojarte.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada