P&R CUMPLE TRES AÑOS DESPUÉS DE TODO... ¡Y MÁS QUE VAN A CAER!

Lucía Ojeda Rubio, Imagen de P&R

Viernes por la tarde, acabo de salir de currar y estoy realmente agotado. Parece que después de todo no me dan el traslado que había pedido. Quiero trabajar más cerca de casa y hacer algo diferente. Con algo de desánimo voy a casa, tengo ganas de salir a reventar, pero mañana sábado me toca trabajar también por la mañana... ¡Puta Guardia! Llego a casa, llamo a mi amigo Gerard, que mañana cumple años, para ver si quiere que le eche un cable para la fiesta del día siguiente. Me siento realmente cansado y algo desanimado, miro el reloj y veo que estamos a 7 de mayo... Si no recuerdo mal, este domingo P&R cumple tres años ¡Cómo pasa el tiempo de deprisa! Aunque esta vez parece que en vez de tres años, han pasado diez. Nos toca vivir tiempos duros, en los que tenemos "la suerte" de trabajar, estamos realmente sobre-explotados y sin demasiados alicientes más que una puta nómina. Menos mal que están los amigos ¿verdad? Eso sí que no tiene precio, por eso aquí sentado en el salón de mi piso compartido, con mi compañero y amigo Charlie conectado a su MATRIX particular, quiero dedicarte este artículo.

Te habrás dado cuenta, que a lo largo de este último año nuestra manera de publicar y de expresarnos ha cambiado bastante. Ahora nos metemos mucho más contigo, hasta el punto de resultar inaguantables... Lo cierto es que no sé cómo nos sigues aguantando la verdad, después de habernos abierto tanto contigo, y de haberte mostrado nuestra carne y hueso, de hacerte ver que en efecto Javier y yo, a los que conocéis desde siempre como El Duque y Arcángel, somos dos tíos tan perfectamente normales y colmados de defectos, como cualquier hijo de vecino, que a veces resultamos (en especial un servidor) excesivamente obvios.

Después de tres años, he de confesarte que me cuesta cada vez más contarte algo que merezca realmente la pena, o que no te hayamos dicho ya. Aparte que P&R es mucho más comercial y atractiva, al menos para mi gusto, te hablo sobre todo de "novedades y descubrimientos", que pongo entre comillas, porque la verdad en cuanto a relaciones, sexo y ligue, creo que poco o nada más queda por contar. No hemos inventado nada que no existiera ya, si acaso hablamos de lo que ya hay explicando las relaciones desde nuestro limitado y humano entendimiento. No quiero ser un pedante contigo, porque te fías de mi, eso lo primero, y si nos lees cada vez que sacamos algo, creo que lo menos que podemos hacer, es ser realistas y sinceros contigo. Nada nuevo hay bajo el sol, por eso, nuestro objetivo ya no es CONTAR ALGO QUE LOS DEMÁS NO SABEN, porque simplemente está todo dicho. ¿Que cojones hacemos aquí después de tres años?

Han cambiado muchas cosas en este último año, y si hay algo que he podido sacar en claro, es que hay tantas cosas en mi vida que realmente no dependen de mi, que no merece la pena que me preocupe por ellas, ni que pretenda hacer leyes o reglas acerca de cómo abordar determinados temas afectivos, amistosos, familiares o laborales... Lo que más me renta ahora es trabajar para ser feliz. Con cosas concretas, ya que lejos quedan ya mis ansias de "iluminar" y de "salvar el mundo de la pareja y las relaciones", a pesar de que haya amigos que me llamen "doctor" o "la Biblia". Me hace gracia, si supiera tanto, te aseguro que no tendría la necesidad de comunicarlo.

Te lo digo completamente en serio, he visto claro que la única forma de que a uno le salgan las cosas bien (he dicho bien, no exactamente como se desea o se quiere) es trabajando por ellas, no "sabiendo cómo se hacen y haciéndolo cómo uno sabe que funciona"... Y ni siquiera querido amigo, el trabajo por lo que uno quiere es un camino, pero no es garantía, al menos en el corto y medio plazo... Muchas veces es cuestión de suerte, de estar en el momento adecuado en el lugar adecuado. ¿Esto se puede provocar? Sí, también, pero muchas veces no depende de uno. Aunque te he de reconocer que nunca me ha gustado contar con la suerte como una posibilidad. Nunca juego al euromillón, ni a la lotería ni a la quiniela... No creo en ello. Creo más en los cojones y en el esfuerzo diario, es lo que más me ha funcionado siempre.

Te mentiría si te dijera que "sé más cosas que tú", quizás solamente se me dé mejor escribir, redactar y explicar las cosas que me pasan, nada más. Me gusta comunicar y emprender, expresarme y ser útil. Así que supongo que después de tres años con esta realidad llamada P&R, nuestra función sigue siendo la misma, pero con una mirada más clara: contar las cosas que nos pasan de la mejor forma que lo entiendas, como si lo hubieras vivido tú, metiéndonos en tus zapatos. Por una simple razón, ni tú ni yo, somos tan diferentes, estamos hechos de lo mismo. Si no fuera de esta forma, no creo que hubiésemos conectado hasta este punto, y precisamente por eso y a pesar de mis defectos, me hace sentir bien el saber que confías en mí y en este trabajo.

Tengo que confesarte otra cosa, soy enormemente egoísta. En realidad todo esto es por mi propia necesidad, en este sentido no soy nada altruista. Este trabajo me obliga a seguir buscando y encontrando respuestas... Mejores o peores respuestas, pero al fin y al cabo, respuestas. Si te dijera que es la única respuesta, la mejor, la verdadera... Te estaría mintiendo, jamás podré ni deberé generalizar sobre aquello que solamente ven mis ojos, oyen mis oídos. Es lo que hay, puede gustar más o gustar menos, pero nunca te venderé una idea o una experiencia que no sea mía, o que haya pasado por mi propia vida, aunque no todo sea cómo a ti y a mi nos gustaría que saliera. Tienes que saber que no siempre el bueno se queda con la chica, eso solamente pasa en las películas. En la vida real, muchas veces matan al bueno, y es el malo el que se queda con la pasta, la chica y huye de la policía quedándose de rositas.

Precisamente por esto, he tomado una decisión que quizás me arrastre por la sendas de la impopularidad, pero que he visto real y necesaria, de forma que me he puesto a trabajar en ello. ¿De qué te hablo? Es sencillo, hablamos siempre de la congruencia, de principios, de valores, de coherencia... En resumidas cuentas hablamos de un "buen camino". ¿Cuál es el problema entonces? Mira, es sencillo: NO TODOS SEGUIMOS LAS MISMAS REGLAS, y precisamente por eso, obcecarse en un único camino para conseguir lo que quieres, en los tiempo que corren y en la sociedad actual, es una gran desventaja. Si hay algo que he aprendido, valga la redundancia, es que SIEMPRE HAY QUE ESTAR ABIERTO Y DISPUESTO A EXPLORAR Y A APRENDER OTRAS VÍAS para conseguir tus objetivos.
-
Agradeciendo de antemano tu atención, te saludan atentamente:

Miguel Lázaro Caballero
Arcángel, Quiz ut Deus

Javier Ruíz Díaz
El Duque
Publicar un comentario en la entrada