ELLA ES UNA TÍA, por EL DUQUE

Modelo y Fotografía por Lucía Ojeda

Resulta que lo de ligar no se te da nada mal: eres un hacha o al menos vas camino de serlo. Has ido por ahí rompiendo corazones como decías nuestras abuelas… Todo hasta que apareció ella. Guapa a rabiar, cuerpazo, piernas interminables. Además conectasteis al segundo, como en las comedias románticas de sobremesa, en las que de repente el tiempo se para y os quedáis mirandoos fíjamente a los ojos, ralentizados y con música de fondo. Aquella noche conversasteis toda la noche y os quedasteis ensimismado el uno en el otro. Las trompetillas empezaron a sonar y todo era…. Tan bonitooooooooo!!!!

Lo que ocurre, es que de repente eso un día cambia; y la bella amazona se convierta en una hija de puta que monta en escoba y te putea cosa mala. Ella hace y deshace a su antojo; te machaca, te manipula, te tiene a pan y agua, te dice lo que tienes que hacer…tú, por otra parte cada vez estas más y más pillado. Como diría un cantautor que me encanta empiezas a confundir sus “besos con regalos, mensajes y llamadas esperando y ella abanderando la soledad”.

Te tiene pillado por los huevos, hablando pronto y mal y tampoco sabes muy bien como salir de esa dinámica… A fin de cuentas tú la tratas como a una reina, como a una princesa, como a un angelito, como si fueras la diosa Afrodita… Hasta cambias el tono de voz cunado habláis por teléfono; acabas pareciendo el primo segundo de Farinelly, il castratto; la tratas de todo menos una cosa. Hace ya tiempo que se te olvido tratarla como a una mujer.

Si; tú… que te la das de seductor infalible es seguro que cuando estas con una tía que te encanta cambias tanto de registro que no te conocería ni tu madre… Te has puesto unos calzones macho, que no son unos calzones, que son un paracaídas, que pareces Stallone en ROCKY I… ¡Adriannnnnnnnnnnn!

Hay mil motivos por los que actuamos así. EL principal que confundimos querer, amar, respetar a una persona con venerar, idolatrar, loar… como verás son verbos distintos. Por otro lado todos queremos ser aceptados y amados por lo que es humano buscar adaptarnos a los gustos y deseos de ella para complacerla.

Lo más fuerte del tema es que tú que si sabes como tratar a las mujeres, o mejor dicho a esa y a esa otra, y a la rubia de la esquina. Cuando te enamoras pareces olvidarlo o a lo mejor es que te olvidas que ella también es mujer… la gusta lo que le gusta a todas las mujeres, le atrae lo mismo, piensa igual, mea igual… ¡Ah! y detesta que nadie le ponga en un pedestal. No quiere estar en ningún pedestal como tampoco quiere que te adaptes, te rebajes, te humilles, pierdas tus rasgos de masculinidad, así que te tocaría ponerte las pilas.

Y lo primero que tal vez debas asumir es que aunque no lo creas, en una relación de pareja no hay más camino que ser tu mismo. Vale, vale, vale… Entendido pequeño gañán no como te dice tu madre y ¡deja ya de protestar! Ya sé que una y mil veces has disimulado de maravilla tu yo menos molón y genial; pero déjame que te cuente primero por que hago una afirmación tan contundente. Es sencillo; tú verdadero yo tarde o temprano será descubierto. Así que lo mejor que puedes hacer ere dejar de hacer el panoli, disimular ser la leche y empezar de una puta vez a sentirte medianamente a gusto en tu propia piel y asumir con narices la posibilidad de no gustar siendo como eres. Por si obviamente siendo como eres seguro que no gustas a mucho-muchísimos.

Pero, y este es otro secreto, para gustar de verdad a una tía, para que esta te elija pero de verdad, para que ella llegué un día en que tenga a tus hijos y de verdad empiece a invertir. Deberás ser realmente y genuinamente tú mismo y por supuesto estar dispuesto a perderla una y mil veces. Nunca la ganaras del todo si lo haces todo por no perderla o por que ella te acepte, o por que ella “loquesea”, bla bla bla… Así nunca lograrás llegarla lo bastante hondo.

Cuando olvidad que ella es una mujer y tú un hombre, cuando te olvidas que ella tiene defectos y virtudes, cosas buenas y cosas lamentables, cosas hermosas y cosas deleznables; cuando olvidas que ella es un producto defectuoso; al igual que tú eres un producto defectuoso… Cuando la pones en un pedestal, la tratas como a una reina o una santa o un ser asexual; cuando empiezas a castrarte, cuando empiezas a callarte, a cambiar lo que eres, a prostituir en lo que crees, solo por gustarla… en realidad, amigo la estas perdiendo y la estas dejando de gustar.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada