¿Y POR QUÉ TENDRÍA QUE DECIR QUE SÍ?

Imagen cedida por Adela Diana

Si es que... Basta con que no quieras para que te vengan todas a la vez. Ojalá pudiera decir esto de mi, que no es el caso; aunque a veces me dan ganas de contar algunas cosas... que mejor me ahorro escribir; no sea que un día me partan la cara, que uno es de carne y hueso y de vez en cuando... Pues eso, mejor me callo. Lo del poder y no querer es un tema de mi amigo Marcelo, llamémosle así para proteger su intimidad, que no su prestigio entre las mujeres, que ya es reconocido en nuestro círculo común de amigos entre las que le desean y a las que es él quien no les da "el caramelo". Pues el colega en cuestión lleva una cola de mujeres detrás, es un tío educado, que se cuida y siempre va hecho un pincel a todas partes, con su barba de tres días, que no sé como cojones consigue mantener siempre igual, solamente dos personas lo consiguen en el mundo: él y Brad Pitt.

Si, como verás le tengo una envidia considerable (en cuanto a la barba ¿eh?). Por cierto, alguna lectora o lector puede pensar que Marcelo es metrosexual, o gay, o marica de playa... que tanto gustan a la fauna femenina de por sí, al ser quizás más inaccesibles que el resto: pues no, ninguno de los tres estereotipos. Quedamos de vez en cuando, para ver que tal nos va, ya que es un amigo del que aprendo mucho, es un total ejemplo de aplomo y paciencia... que ya quisieran muchos tener. La última batalla va de lo siguiente:

Una vez más en el Molly Malone, donde las camareras son un encanto... así da gusto tomarse una, dos... y no muchas más pintas, que se traba la lengua. El bueno de Marcelo, me contaba el lío que tenía montado en la última academia de baile en la que se había apuntado... perseguido, para no perder costumbre. Y ahí está lo bueno: Macho, habría que encerrarte en una isla desierta con cuatro tías, para que así ya no pudieras decir que no. Con la tranquilidad que le caracteriza me suelta: ¿Y POR QUÉ TENDRÍA QUE DECIR QUE SÍ? Si no me gustan o no es lo que busco, no tengo por qué decir que sí. ¡Olé tus huevos Marcelo!, ojalá todos los tíos tuvieran tan claro lo que quieren. Seguro que nos irían mejor las cosas estando más centrados en nosotros, y no perdiendo la polla a la primera oportunidad.

No es por joder, pero en este sentido los tíos dejamos mucho que desear y bastante a menudo. El registro suele ser más bien Si cuela con esta... pues cuela, así hasta que uno se enamora o se pilla por una tía. ¿A dónde se va la congruencia? Pues sí, muchas veces se va a la mierda. Una cosa está clara: el tema de la tracción va siempre al revés de como uno quisiera, y siempre se pone del lado del que no busca gustar ni atraer. Únicamente va asociada al que más tranquilo está, como el amigo Marcelo. Pero como lo más difícil es estar tranquilo... así nos va o nos ha ido a muchos. ¿Tranquilo? ¿Cómo voy a estar tranquilo? Me puedes preguntar. Hombre si yo tuviera la receta, sería el primero en aplicármela, pero no es el caso.

Es fácil perder la paz cuando te das cuenta que realmente hay muchas cosas que no dependen de ti. Creo que es una actitud bastante infantil, en la que quiero reconocer que también caigo: el emperrarte con un tía por ejemplo, hasta el punto de defender lo indefendible. Cuando es NO, es que NO y punto. Quizás muchos manuales de seducción están escritos para esquivar una negativa. De todas formas, en seducción ya queda poco que decir, que no se haya dicho ya. Si tienes un equilibrio como el de mi colega, es fácil resultar mucho más atractivo, pero para eso hay que saber lo que uno quiere y dejar de tirar a matar a todo lo que se mueva... No porque sí, o por conservadurismo, sino por pararse a pensar en lo que a uno le conviene, y usar aquello que todos tenemos en mayor o menor medida(no me refiero al pene) llamado inteligencia, y bueno, sobre todo a la seguridad en uno mismo, que es el afrodisíaco más poderoso de todos.

Incluso sabiendo lo que uno quiere, también se falla: es lo que tiene ser de carne y hueso y no ser un puto TERMINATOR. Voy a hacerte una pregunta, a ver por dónde sales: ¿Nunca te has sentido como un gilipollas a la hora de ser fiel a lo que quieres? Por ejemplo y en el caso del que hablaba con Marcelo, objeto de deseo entre las mujeres... en algo tan concreto como echar a perder un polvo fácil, y si no fácil, que sabes que puedes hacerlo, aunque no sea exactamente con la mujer que te gustaría. Responde sinceramente ¿si? ¿no? Bueno, yo sí te voy a responder: A mi sí que se me ha quedado cara de gilipollas, acompañada de un dolor de huevos de campeonato. ¿Por qué pasa esto?

Porque por mucho que tengas claro lo que quieres tener con una tía, o lo que quieres en concreto en una relación, tienes instinto. Por un lado si eres siempre fiel con lo que quieres, vas a tener la certeza de que estás haciendo las cosas como quieres hacerlas de verdad y con la tía con la que quieres estar. Pero, después de ver muchas cosas, te puedo decir que esto es francamente poco probable: te puedo decir que si le echas huevos, es más probable que te salgas con la tuya, pero no como ciencia exacta.

De hecho, seguir siempre unos valores o unos ideales concretos, te separa en gran medida del instinto, que al final tiene su peso, por no decir que en muchas ocasiones es el que determina... de ahí que el dolor de huevos sea una realidad. Por así decirlo, ir en contra del instinto te da un cierto control, pero hasta un punto. En cambio, si eres siempre fiel a tu instinto es más probable que tengas más satisfacciones, hablando sobre todo en el corto plazo: o sea y dicho en castellano, follarse a todo lo que se mueva o se te ponga por delante siempre que haya oportunidad. También te puede dar más problemas, pero bueno el que va contra su instinto tarde o temprano revienta.

El código de Honor Masculino, el manual del perfecto hombre ¿Alguien habrá tenido los huevos de sacarlo? Supongo que con otro título, o algo parecido... Yo de momento he empezado ya a trabajar en EL anti-CÓDIGO DE HONOR MASCULINO, el manual del perfecto hijoputa que es mucho más práctico para la vida real. Próximamente, te haré saber más.

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo.
Publicar un comentario en la entrada