SÍ.. ¡HAZ LO QUE TE DE LA GANA!

De todos los casos, posibilidades, dudas, preguntas que me planteas a la hora de qué hacer o no hacer ante una tía, puedo asegurarte que al tercer o cuarto ¿Qué hago? muchas veces, lo que te suelto es: Mira macho, haz lo que te de la gana, pero hagas lo que hagas, que salga de ti. Incluso después de haberte explicado algunas cosas, Y HABERTE SOLTADO ESA SOLEMNE PEROGRULLADA, me vuelves a decir: Sí, pero... ¿qué hago? Pues mi respuesta ya un poco más “pachanguera” es: haz lo que te salga de tus santos coj... Igual suena borde, pero cuando ya sabes cuáles pueden ser las opciones y caminos posibles, y las consecuencias que derivan de esas opciones, es cuestión de elegir, y de que tomes decisiones sabiendo asumir esas consecuencias, no de que te diga lo que tienes que hacer a cada momento como si fueras bobo.

¿Cuál es el problema? El problema no es que no sepas lo que has de hacer o lo que no, sé de sobra que muchas de esas opciones y caminos que te planteo, ya han pasado por tu cabeza más de una vez. Creo que todos somos capaces de saber o de intuir cuando la cosa funciona y cuando la estamos cagando. Lo que quizás no tengas tan claro, son las consecuencias de esas opciones. O bien sí te puedes oler las consecuencias, pero te empeñas en no salirte de tu guión, querer que te salgan las cosas con ella actuando y pensando como siempre. Aún así, no quieres equivocarte, no quieres “hacerlo mal” y quieres que las cosas salgan... Plantéate solamente esto: ¿De qué te sirve pensar tanto en qué hacer y en qué no hacer, si al final sigues actuando igual que siempre?

No se trata de que te comportes como un niñato caprichoso e irracional, se trata sobre todo de que le eches huevos... Si alguna vez alguien me ha preguntado por alguna técnica, esa es la mejor: ECHARLE HUEVOS, VALOR, PERDER EL MIEDO A EQUIVOCARSE o como lo quieras llamar. Es la clave de la congruencia, y por ende, de la atracción. A ver, si no “metes el cuello” o das un paso más en el momento que tengas oportunidad, es poco probable que ganes algo, tanto en el trabajo como con LA MUJER... ESE GRAN DESCONOCIDO. A eso me refiero con lo de hacer lo que te de la gana, y no a romper botellas gritando ¡mierda! con una camisa negra mientras escuchas heavy, que igual es algo que te desahoga, pero que no te lleva a ninguna parte.

Deberías planteártelo mucho antes de ir ya por el cuarto ¿Qué hago? Me lo preguntes a mi, o se lo preguntes a tu primo, o a tu colega el follador justiciero. Es decirse que sí a uno mismo, si no te lo das antes tú, y no te lo crees realmente, no esperes que una tía te de permiso, autorización, pase VIP, sí quiero, o ven a mis brazos “miamol”, precisamente para hacer aquello que a ella le supone tirar al suelo una prenda íntima a media luz y anteriormente haberse fiado de ti, confiar y estar segura de que no le vas a fallar. Cualquier tía es capaz de darte cualquier cosa, menos una: SEGURIDAD. También le puedes dar pena, pero ese es mal negocio. La seguridad... también esa gran desconocida. ¿Sabes cómo se gana seguridad? Pues ejercitándola, no hay otra manera, ni magia, ni hechizos, ni hostias. O se va o no se va, pero si se va, se va de verdad, aunque te pegues el hostión contra un muro.

Mira, esta bronca para variar, también es para mi... Estoy seguro de que si no hubiese sido tan reflexivo, tan estratega y tan meditado, y en cambio, si hubiese sido más auténtico y más fiel con lo que quería, desde que tengo uso de razón, las cosas me hubieran ido mucho mejor. Desengáñate, las hostias no te las quita nadie, y te lo dice uno que se ha llevado unas cuantas; pero quien se arriesga a llevarse una, también gana. No siempre, no te voy a engañar, pero también se gana. ¿Dónde? Sobre todo con las mujeres y en el trabajo, que puede ser lo que a uno más le pese en la conciencia, o en su día a día. Si encima has sido hermano mayor, como es mi caso... vas con la prudencia por bandera a más de un sitio, y con la prudencia, ni te suben el sueldo, ni se folla más. Como dice mi amigo Egoland: Queremos follar y cambiar el mundo... y además en ese mismo orden. Si hay algo que he aprendido de él, es precisamente a echarle huevos.

Olvídate de la máquina de Cocacola, a la que le echas la moneda y sale la lata, de encontrar un trabajo en el que tengas que currar poco y ganar mucha pasta... Eso no existe, al menos sin riesgos asumidos no... Y mucho menos de encontrar a una tía que te diga siempre sí a todo y a la que se le caiga el tanga, nada más verte. No creo que seas Guti, no creo que ni siquiera se pase por aquí a leerme, no le hace falta. Solamente date el sí y permítete el lujo de ir a por lo que quieres. ¿Has visto Scarface? Tony Montana no termina exactamente “bien” porque pierde el control de sí mismo, pero lo que gana, lo gana porque... LO ÚNICO QUE TENGO SON MI PALABRA Y MIS HUEVOS. Si no se te va la cabeza como a él, igual te sales con la tuya... ¡alguna vez!

Si BUSCAS PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada