LO QUE DIGA LA RUBIA

Imagen cedida por Sheila Cano

Yo no sé que pasa últimamente, pero entre varios colegas y yo, nos estamos percatando del toreo verbal y sobre todo conductual de las churris, novias, parejas, amigas o asemejadas con o sin derecho a roce, con las que estamos más o menos encariñados... Les ha dado por hacer uso de lo que mejor se les da: el verbo y las emociones, las emociones y el verbo. ¿Qué pasa? ¿Que no se puede estar tranquilo? Joder ¡Dejadme vivir! Que no pasa un día sin que lo sufra yo mismo, o que me venga algún amigo, contándome la última “salida de tono” de la mujer por la que suspira cuan galanzuelo ramo de flores en mano. ¿Será que se acerca la primavera? ¿Será que seguimos buscando a nuestra madre como Marco? ¿Será que nos creemos todo lo que nos dicen? ¿Será que no sabemos ser objetivos con la mujer que nos vuelve locos? Pues dicho así, si nos vuelve locos, no sólo sexualmente y llegado un momento es nuestra polla quien habla y no nuestro intelecto... Pues igual hay de todo un poco.

Hoy lo hablaba con un colega en la hora de la comida... Basta con que la fémina en cuestión te importe un poco y la trates de forma diferente, separándola del resto y ubicándola en un pedestal, para que lo que ya sabemos todos, o sea: QUE LAS PALABRAS DE UNA MUJER NO TIENEN CARÁCTER CONTRACTUAL, QUE VIVE SU REALIDAD Y HABLA SEGÚN SIENTE. Pero claro, basta con que ella te importe, o me importe a mi para... para... para ¡cagarla! Y sí, puedo saber eso de coco, puedo ser más consciente de ello, cuando acabo de conocer a una chica, de la que en verdad no sé nada, y me puede importar una mierda lo que piense o deje de pensar en mi.

¿Por qué narices ella es diferente? La respuesta es, que no lo es y punto. A mi me lo puede parecer porque tenga un calzón, como un camión (así me va últimamente). Chicos, no hagáis esto solos en casa sin supervisión... Me refiero a lo de tener un calzón de fianza infinita y ciega en vuestra churri, que más que un calzón es una vela de barco. Porque siendo muy sincero contigo, te puedo decir que no me cuesta ver objetivamente las relaciones ajenas. ¿Por qué? Pues porque no son las mías, así de simple. Ser objetivo con uno mismo, creo que es la tarea más difícil que nos queda a los que nos dedicamos a esto. Y el que esté metido en este business y diga que siempre lo tiene todo clarito y que siempre es objetivo con sus churris... ¡Me parto la caja! Que ya nos conocemos gavilanes. No hay nada como hablar con un buen amigo, para que este te de y te aporte la objetividad que nos pueda faltar a ti y a mi ante LO QUE DIGA LA RUBIA.

Mira como se ríe Sheila en la foto, sabe que lo que digo es cierto y que otra cosa no será, pero liarnos con sus encantos, su sonrisa y su hacernos creer que LO QUE DIGA LA RUBIA va a misa, es especialidad femenina por un lado, y por otro debilidad masculina y pérdida de la objetividad manifiesta por nuestra parte, queridos hermanos esclavos del pene, entre los cuales me ubico como gañán mayor del reino de España. Por cierto Lucía, no te pongas celosa por haber sacado a Sheila, que tú sales siempre... Por una vez no pasa nada.

¿Qué hago Arcángel? ¿Paso entonces de lo que ella me dice? Me lo puedes preguntar con todo el derecho del mundo. Pues pasar, lo que es pasar... sí y no. Si, en cuanto a que hay que darle el valor justo a sus palabras, o sea, el que lleva asociado a sus sentimientos y emociones en ese mismo y justo momento. Y no, no hay que pasar, porque es importante que estés presente, que la escuches y que ella sienta que tienes los huevos suficientes para estar ahí, recibiendo sus risas, sus llantos, lo que siente y por qué no... Sus insolencias e impertinencias, que también las tienen. ¿Nunca has pensado aquello de... Tía, es que a veces no hay quien te aguante? Seguro que sí. En lo bueno y en lo malo dicen por ahí, nadie te obliga a aguantar a nadie ¡ojo!

Supongo que lo útil se resume a esto: saber que estás con una mujer, que piensa, siente, actúa y por supuesto habla como mujer. Eso justamente, vaya perogrullada ¿verdad? Lo difícil no es saberlo, lo difícil es tener los huevos suficientes para saber llevarlo en todo momento con la chica que te roba el sueño. A veces es difícil no echarse las manos a la cabeza, y Dios lo sabe, pero también nosotros tenemos lo nuestro... Supongo. Yo no sé tú, pero yo puedo ser muchas cosas, menos un santo varón... ¿Acaso quieres tú una santa? ¿una mujer que no hable? ¿una mujer que no le de mil vueltas a todo? Macho, si es eso lo que buscas, no quieres una mujer, quieres una muñeca hinchable.

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada