WOMEN, CATS & DOGS, por EL DUQUE

Imagen y fotografía por Lucía Ojeda

Lucía, miedo me das si empiezas mirándome con esa expresión de sentenciarme... He de empezar explicando la analogía con el título: mujeres, perros y gatos; pero no te pongas así ¿OK? Lo cierto es que esta reflexión la tuve viendo ese increíble programa que es “el encantador de perros”. No se si lo habéis visto alguna vez. Si no lo habéis visto os cuento que el programa consiste básicamente en que hay una familia que tiene un perro conflictivo; dónde conflictivo suele ser que hace básicamente lo que le da la gana; muerde incluso a los miembros de la familia y no se deja llevar al sacarle de paseo. Entonces, el prota del programa; el domador, llega a la casa; mira fijamente al perro, le enseña un par de trucos y en menos que canta un gallo, el fiero animal se convierte en una inofensiva mascota, alegre y vivaraz.

El caso es que aunque mujeres y perros no se parecen en nada, si que podemos aprender cosas del tipo este, el domador, y sin menosprecios aplicarlo al mundo de nuestras relaciones con la mujer; veamos como por ejemplo...

Los perros, listos que son, huelen el miedo, el temor y las dudas. Lo huelen y no les gusta un pelo. Si ven que alguien se les acerca con miedo, exceso de nerviosismo o dudas lo más normal es que le peguen un bocado de no te menees. El tipo de la tele, siempre se acerca a ellos con firmeza y determinación; con energía positiva y a la vez enérgica; con gran seguridad. En esto las mujeres siguen un patrón parecido. Dirígete a una fémina con dudas, inseguridades, temor reverencial o nerviosismo y verás que dentellada te llevas. Obviamente no será una dentellada física pero si anímica. Si aún no la conoces mucho; ella te descartará a velocidad de vértigo; si se trata de tu pareja y andas con miedo, temor y falta de energía... Macho, las hostias van a ser tantas y de tantos colores que no vas a poder ver de dónde te vienen.

El tipo este de la tele, si no me equivoco César Millán; siempre insiste en una idea; EL LÍDER DE LA MANADA. El perrito solo respeta y ama al líder de la manada. El líder se gana el respeto con su autoridad sobre todo de índole moral. Las mujeres no necesitan realmente que nadie las mande pero si necesitan estar saliendo que el líder de la manada. Con alguien con liderazgo sobre la relación, sobre su propia vida y ya la leche si además ejerce esa preponderancia sobre otros hombres y mujeres. En ese caso es la leche.

Otra idea subyacente en todo esto; es que el perrito, muy cuco él, suele probar los límites de su dueño; hacer el capullo, mearse en casa, destrozar alguna cosa, dar tirones fuertes a la correa. La mujer no suele prueba una y mil veces al hombre si no que le presentará una verdadera y auténtica batalla; batalla por cierto, que en el fondo desea perder. La mujer sólo respetará al hombre que “la pueda” siempre hablando de una forma metafórica, claro. Al hombre que guarde la calma y sepa llevarla.

Otra cosa que hace el de la tele, es usar las galletitas para estimular y premiar determinados comportamientos y usar a veces un molesto ruidito para castigar comportamientos inadecuados. El hombre y la mujer no somos perros, pero también somos “conductuales”. Hay diferencias, claro; los animales son 100% conductuales mientras que el ser humano solo lo es en un alto porcentaje. Lo importante es que premiar comportamientos nos ayudará a obligar a nuestras queridas amigas a invertir desde el principio en la relación.

Por otra parte, las relaciones de pareja también me recuerdan a las relaciones con los gatos; la otra mascota por antonomasia. Joder, macho, cuanto más intentes darles el coñazo, cogerles, darle mimos… los gatos más te huyen. Es cuando les dejas tranquilos cuando buscan tu atención y cariño. Seguro que esta clase de comportamientos os resulta de lo más familiar.

Para finalizar quisiera simplemente decir, que este no es una alegato machista, en esta casa no tiramos de la letra “M”, más que para decir mujer, muy y mucho, siempre tirando de sentido común. El que quiera ver lo que no es, es que se aburre más que el que mira una obra. Animalitos somos todos y yo el primero, y como tales, reproducimos muchísimos comportamientos animales; pues como yo suelo decir solamente seremos verdaderos humanos, cuando seamos conscientes de cuanto de animal hay en nosotros... ¡GUAU!

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada