LA CHICA DEL VAGÓN I: ¿TE CONOZCO DE ALGO?

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Ahí estaba yo tan tranquilo, apoyadito en la pared esperando al metro… ¿La estación? Alonso Martínez ¿La línea? 4 ¿La hora? Serían sobre las 19:30H. Acababa de salir del trabajo y tenía que pasarme por el Work Center de Conde de Peñalver antes de pasar por casa, tenía que encuadernar unas copias. Hecho polvo después de un día duro, esa espera de dos simples minutos se me estaba haciendo eterna… Tenía ganas de llegar a casa, quitarme el traje, coger una cerveza del frigorífico y ponerme a ver los deportes… ¡Qué felicidad más simple! ¿Verdad? Llega el tren y como el resto de los corderos españolitos de a pie, procedía a entrar junto con el resto de la masa humana, que quiere exactamente y desea lo mismo que yo: volver a casa. Hubo algo que me llamó la atención: por la puerta de la izquierda, entre toda la gente destacaba una figura femenina, a la que era imposible no ver… Imposible… Del tipo de mujer que cuando la miras una vez, tienes que volver a mirarla otra vez, dos veces, tres veces… ¡las que sean!

¿Por qué es tan fácil quitarme la paz?… ¡joder! Soy un hombre enamorado, pero parece que estoy a la que salta. Era como una cabeza más alta que yo, tenía el pelo negro, la tez muy blanca, unas gafas oscuras que no dejaban ver sus ojos, unos labios de boquita de piñón pintados de rojo, chaqueta negra, vaqueros azules marino y unos tacones negros… Se la veía de lejos desde luego. ¿Es que en la puta vida me voy a poder quedar tranquilo? Parece que no.

Entro en el vagón y en ese mismo momento me llaman al móvil, menos mal… Algo con lo que distraerme que no era ese pedazo de mujer, que ya con verla me había puesto nervioso. Dentro del vagón me doy cuenta de que la tengo justo enfrente, pero sigo hablando por el móvil a lo mío. No podía mirarla directamente a los ojos, mejor dicho… No sabía hacia donde estaba mirando ella, debido a sus gafas oscuras. Pero mientras yo seguía hablando por el móvil a la par la estaba clavando la mirada, como siempre… Sin disimular.

Ella esta frente a frente a unos dos metros y como no apartaba la cara ni la vista, suponía que debía estar mirando hacia otro lado y claro… ¡Recibiendo puntuación y validación de un tío como yo, que en un momento así no sabe disimular! Bueno ni sé disimular, ni quiero aprender a hacerlo, me parece una soberana gilipollez tratar de ocultar tu interés cuando hay una mujer que de verdad te atrae a primera vista.

De repente ella me destapa… ¿Qué hizo ella para destaparme? Me hizo un gesto con los hombros y la cara como preguntando ¿Tú qué miras? Yo hacía tiempo que había dejado de prestar atención a lo que me estaba contando mi padre, que era quien me había llamado; pero a pesar del gesto que hizo ella, continué mirándola escudándome en que seguía hablando por el móvil. En ese momento le correspondí con otro gesto, levantando las cejas, como si la conociera, mientras seguía y le hice un gesto con los dedos como diciéndole “Espera un minuto”. Se quedó sorprendida, porque debió pensar que en efecto yo la conocía de algo, aún así no se quitaba las gafas.

Entonces, le saqué la lengua para jugar, y ella me correspondió con el mismo gesto. Empezó a mirar para arriba y como a tararear algo, o a recordar algo mentalmente aunque movía los labios como si se lo dijera así misma. Mi padre seguía machacándome el oído al teléfono, pero ya corté porque francamente así no podía seguir… No me enteraba de nada de lo que me estaba diciendo. Me guardo el móvil en el bolsillo de la chaqueta y la vuelvo a mirar, levantando la barbilla y le digo “Hola ¿Qué tal?”. Ella sonriendo “Muy bien ¿y tú?”

Respondí: “Pues ya ves, recién salido del trabajo y deseando de llegar a casa”… Como si la conociera de toda la vida. Ella daba por hecho que me conocía por mi forma de dirigirme a ella en un principio, pero como esto no era así y creo que le daría vergüenza reconocer que no me conocía absolutamente de nada, o que no se acordaba de mí en caso de que si la conociera, me siguió la corriente. No creas que esto es tan extraño, es además una buena baza para ligar: hablar asumiendo que ya la conoces de toda la vida, pero bueno… Ella salió del paso de la siguiente manera: “Me suenas un montón, pero no sé ahora mismo”. Me reí y le dije: “Tranquila, no te preocupes… Es que no me conoces absolutamente de nada...”. [continúa en parte II]

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

CUANDO EL AMOR PIDE ESPACIO


Cuando uno está solo, soltero o sin compromiso, es fácil tener una objetividad acerca de los objetivos que uno se marca, de sus opciones, de lo que quiere, de lo que va a hacer en un futuro cercano a corto plazo… esto debería ser siempre así, tanto si estás solo como en pareja. Si dijera que cuando uno está enamorado se es siempre objetivo e imparcial, sabrías de sobra que quien te hablara nunca ha estado enamorado. Después de la fase ideal en la que todo huele a rosas, te vas dando cuenta conforme pasa el tiempo que la imagen que tenías de ella y ella de ti, se va “actualizando” y las cosas poco a poco van siendo menos ideales, porque precisamente vamos conociendo más y mejor a la persona con la que compartimos afectos, convivencia y sexo. ¿Cuándo se da este punto de inflexión? ¿Cuándo te das cuenta de que la relación no es tan ideal como pensarías que duraría siempre al principio?

La respuesta es sencilla, pero no muy aparente… Dejando de lado las hormonas que trabajan en la fase inicial, que hacen que quieras estar constantemente pegado a ella y que todo te parezca perfecto, las que pierden intensidad conforme avanza el tiempo… Llega un momento en el que te das cuenta que el amor pide un espacio real y concreto en tu vida. ¿A qué me refiero con esto? Quizás decir que piensas por dos es demasiado, pero ya entra en juego la palabra ¿Libertad? ¿Renunciar? Te das cuenta de que no haces las mismas cosas que antes, sin saber por qué muy bien, pero es como que piensas las cosas dos veces, o tres… Corrígeme si me equivoco. La relación poco a poco va pidiendo cada vez más espacio y más tiempo, hay que tener en cuenta más cosas a parte de tus propios deseos y opciones porque ya pueden influir en la otra persona de una manera más seria.

No te hablo exactamente de un compromiso, ya que no tiene por qué ser así, es más bien “el cambio de chip”. Sin darte cuenta te vas dando cuenta que el propio ritmo de la relación te lo va pidiendo, a la par que ella se va volviendo cada vez más importante en tu vida. La pregunta es ¿Hasta qué punto? ¿Supone una verdadera renuncia a ciertas cosas el poder llevar una relación de forma sana? ¿Dónde está el punto de inflexión entre renuncia y libre opción? Mejor dicho… ¿Renunciando a una parte de tu libertad es posible llevar una relación de forma sana?

Supongo que el ejemplo más claro de todo esto, bien podría ser la paternidad. Este paso en concreto, es irreversible, no hay una marcha atrás, no es un estado civil como puede ser la soltería, la viudedad, o el matrimonio; estamos hablando de una condición masculina. Llegado el punto sabes que hay que estar, que un día tomaste una opción desde tu libertad, y que por tanto de igual forma has de estar a la altura de las consecuencias, aunque dichas consecuencias acarreen cambios importantes en tu vida.

¿Se debe renunciar a parte de la propia libertad para poder crecer y avanzar? Dicho así suena a contradicción ¿perder libertad para crecer? A mi no me suena, pero es un hecho que de alguna forma, comprometemos un tiempo y un espacio concreto a una relación… Un coste de oportunidad, ya que en ese tiempo y en ese espacio, no estamos haciendo cualquier otra cosa. ¿Renunciar a unos objetivos egoístas o individuales para poder crecer en pareja? No creo que nadie, absolutamente nadie, esté preparado para aceptarlo de esta manera. Veo más bien, que nos vamos dando cuenta de ello conforme avanza el tiempo, conforme avanza la relación… Un día te das cuenta y las cosas que haces hoy, no son las mismas que bien podrías estar haciendo algo más de cuatro años.

Una cosa está clara, cuando una relación no avanza, y no se toman opciones en función de que avance, le pasa lo mismo que al agua. Cuando no fluye, se estanca y se corrompe… Es así de sencillo. Las relaciones, al igual que los seres vivos, nacen, crecen, dan sus frutos, maduran y al final mueren. Como ninguno de nosotros se quedará eternamente en la edad de 30 años, ni tendrá durante toda su vida las mismas ideas, valores o convicciones, con las relaciones pasa absolutamente lo mismo.

Por eso mismo, y machacando para el final, diré que el miedo al compromiso, o el natural miedo a los cambios e incertidumbres, debería ser interpretado a favor y nunca en contra, como señal de que se está cambiando o creciendo. ¿Sabemos aprovechar este miedo como señal o nos quedamos en esta misma sensación de miedo? Si nunca has temido a los cambios que puedan marcar tu vida, te felicito por ello, pero yo como hombre de carne y hueso sí que los tengo. Si el amor pide espacio cuando avanza una relación… Por algo será.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

¿SIGUE SIENDO IMPORTANTE EL JUEGO EXTERNO? IV: LA TRANSICIÓN AL SEXO

Artículo basado en el original RSD Is Outer Game Still Relevant?
Imagen cedida por Lucía Ojeda

Con este artículo de presentación, terminamos la serie ¿OK? Y como no, aquí te voy a tener que hablar de la parte que más te gusta, la que más esperas saber y por la que en realidad estás cumpliendo con todo lo anterior. Supongo que esto será lo que estás pensando: Si, si… Mucho juego interno, mucho diamantito en bruto, mucha logística, mucha técnica, bla, bla, bla… Pero yo lo que quiero es llevármela a la cama y quiero saber cómo, corrígeme si me equivoco por favor. Bueno, aparte que el tema de logística o talla del diamante es algo imprescindible, y sin el juego interno o diamante en bruto directamente no le dirías ni “Hola”, ahora vamos con la parte de transición al sexo, que es la verdadera razón por la que estás siguiendo esta serie, la que más te interesa a ti, y la que más me interesa a mi que bajes del pedestal, puesto que como verás no es ninguna piedra filosofal. No podría calcular la cantidad de veces que me han preguntado cómo dar este “salto”… y por cierto, algo muy importante:

NO QUIERO QUE VEAS, O QUE ENTIENDAS QUE JUEGO INTERNO, LOGÍSITICA Y TRANSICIÓN AL SEXO VAN POR SEPARADO, me refiero al odioso paso 1, paso 2, paso 3… No es así ¿de acuerdo? O sea, no dejes la transición al sexo para el final, como si esto fuese un libro de instrucciones de cómo montar un mueble. Tanto juego interno, como la logística, como esta dichosa transición al sexo son SIMULTÁNEOS. Al igual que ninguna mujer es igual a otra, cada interacción, cada contexto, cada personalidad y cada situación es diferente a la anterior, y por ende, a la siguiente. Por eso precisamente no se puede ofrecer una receta; depende de tu deseo, depende de lo receptiva que ella esté, depende de la confianza que tengas con ella y hayas sabido generar… Puede depender de si hasta hace sol, le ha sentado mal la cena, hace frío o está lloviendo fuera.

Lo dicho, hay cosas que no podemos controlar, pero en cuanto a la transición al sexo, de forma obvia, vas a tener que ser tú el primero en mover ficha. A continuación te presentaré los puntos clave de esta transición, que podrás encontrar en detalle, en profundidad y con ejemplos reales en LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS: manual para tontos… ¡Ya queda menos para que salga!

Piensa un poco: ella estaba tan tranquila, hasta que has aparecido en escena y has entrado en su universo particular. Con tu juego interno se ha sentido atraída, con tu logística o juego externo, has sido tú quien la ha introducido en tu propio mundo, y ahora ella gracias a esta logística, se permite a sí misma “dejarse llevar”. ¿Lo vas entendiendo? Pero ten claro que la transición al sexo, es simultánea… No es algo que haya que hacer en la última media hora de la cena de la primera cita. Resumiéndolo de una forma muy simple, te diría: SE TE TIENE QUE NOTAR.

Jamás entendí el Juego Indirecto, tiene un marco sexual muy débil y muy flojo. Si guardas las formas y aprendes a comunicarte con ellas de forma correcta, nunca… y digo nunca, tendrás que disimular tus intenciones. Que se te note no es malo ¡ojo! Lo que sería malo, es que estuvieras dispuesto a cualquier cosa por acostarte con ella, lo que haría que saliera corriendo en dirección contraria. Por eso siempre es importante, y por eso me pongo tan plasta con la educación y corrección. Vamos al grano:

CONSERVAR TU ENERGÍA SEXUAL: Esto va dirigido sobre todo a los amantes de la masturbación, o sea… al 99% incluyéndome el primero de la lista. Cada uno tenemos una energía sexual, y como nuestra que es, deberíamos aprender a controlarla y a liberarla a voluntad. Por otro lado, ni que decir tiene que la masturbación es un alivio ¿verdad? Uno nunca tiene todo el sexo que quisiera o como lo quisiera, o tal y como se lo imagina. Por esto precisamente te voy a hacer una pregunta. Advierto que es una pregunta para hombres normales como tú y como yo, no para “folladores de competición”: ¿Por qué antes de acercarte a una mujer que te atrae te lo piensas tanto? Te diré que este “atrevimiento” es un 90% fruto de tu impulso sexual primario y la masturbación… Querido amigo, la masturbación te sacia, y le quita energía a ese impulso. ¿Masturbarte menos? Yo mejor diría, ponerte a dieta de masturbación para conservar esa energía sexual y liberarla en el momento adecuado.

VISUALIZAR EL ENCUENTRO SEXUAL: Esto no es PNL, es mucho más simple, pero seguro que lo haces a menudo con las mujeres que deseas. La cosa cambia si es un primer encuentro, o si ya la conoces con anterioridad. Tú ya sabes antes de salir de tu casa donde va a terminar la cita… Sí, también tu casa: así que recorre en tu mente e imaginación cada escena hasta cerrar el círculo en tu propia cama. No vas a salir de la misma forma. Como hombres, somos perceptivamente visuales, y lo que imaginas y has dibujado previamente en tu cabeza es tu proyecto u objetivo a materializar. Entiéndelo como un “boceto” del encuentro sexual con ella.

NO ESCONDAS TUS INTENCIONES: Porque es lo que quieres, eso lo sabemos todos, lo sabes tú y lo sabe ella. Recordatorio: ¿Qué es la congruencia? Pensamiento, actos, palabras y comportamiento alineados en el mismo sentido y coherentes entre sí. Así que no empieces comportándote como “amigo”, y después quieras cambiar a “amante”. Empieza pensando y actuando como amante si es lo que en realidad deseas, y ella ya sabrá lo que puede esperar de ti, pero no muestres un comportamiento primero, y después pretendas obtener otra cosa, que no sea coherente con lo que has mostrado en un principio.

EL TACTO Y EL FÍSICO: Una cosa muy importante aquí, es que si te impone tocar a una mujer, o no sabes hacerlo con normalidad quédate con las manos en los bolsillos. Aquí solamente necesitas saber que no tienes por qué invadir su espacio para tocarla de forma escalonada. Nunca mires allí donde la tocas, no pidas permiso para hacerlo, porque… Si no estás convencido de lo que tú haces, no esperes que ella “te de su aprobación”. Recuerda que ella se comporta como un espejo de tu seguridad.

CREAR UN CONTEXTO SEXUAL: Por favor, nunca seas explícito sexualmente hablando con una mujer con la que te quieras acostar una primera vez. Partimos de que todavía no te has acostado con ella; ya que en caso contrario, la cosa cambia. Amenos que sepas que puedes, o que tengas mucha confianza con ella y que venga a cuento, no lo hagas. Y no, no te hablo de cuando dos amigos hablan de sexo, te hablo de utilizar el humor no explícito, te hablo de utilizar palabras ambiguas, a las que se les pueda sacar punta (y nunca mejor dicho). Comunícate de forma, que se entienda lo que quieres decir, pero sin ser explícito. Usa el silencio, usa la mirada para crear esa tensión sexual, relaja el ambiente con una sonrisa y vuelve a empezar para aumentar poco a poco la intensidad.

Dicho así todo, no parece ningún misterio ¿verdad? Esto tiene una explicación: NO ES NINGÚN MISTERIO, es comunicación, simplemente eso; pero quizás necesitas hacerte más consciente de que es algo natural, y no un complicado compendio de pasos a seguir.

Precisamente por esto y para que lo veas de forma natural, desmitificada, simplificada y sencilla, me he preocupado de detallarte con experiencias reales, cada uno de estos puntos en LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS: manual para tontos; explicando, enriqueciendo, actualizando y aumentando con ejemplos reales, todo el material que teníamos hasta ahora disponible en cuanto a juego interno, logística y transición al sexo, más contenido inédito, en el contexto de un primer encuentro, empezando de cero. Si no… ¿Dónde estaría la gracia? Si te perdiste el anterior capítulo en el que te hablaba de la logística como talla del diamante.

De momento y para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

AVANZAR SIN PREGUNTAR

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Lucía Ojeda

Te lo digo sinceramente, si a día de hoy la vida que llevo no corresponde al 100% con la imagen que yo quiero llevar, o que querría ya llevar, no le puedo echar la culpa a la economía, ni a la crisis, ni a nadie. Cierto es que uno nunca tiene todo lo que quiere, pero si que a veces los cambios inesperados vienen los llames o no los llames, aunque éstos son los únicos que te hacen madurar, porque son los que realmente te fuerzan a salir de la comodidad de la zona de confort. No me gustan los cambios, si te dijera que sí me gustan te estaría mintiendo, pero a veces no quedan más cojones que capearlos.

Hoy me siento una mezcla entre triste y raro, en realidad no me ha pasado nada malo, pero las cosas cambian y me doy cuenta de que sigo creciendo, o más bien haciéndome viejo. ¿Llevo la vida que quiero? A grandes rasgos sí, tengo un buen trabajo que me mantiene, vivo en una buena zona, en una casa grande (de momento) y bien cuidada, tengo amigos y una mujer a la que amar con locura. Desde luego no me puedo quejar, aunque algunos meses sean más duros que otros económicamente hablando… Supongo que será “El Precio del Paraíso”; aún así acaba saliendo todo. La cuestión es que el corazón me pide más cosas y sé que tarde o temprano tendré que pasar por el punto de optar, o como diríamos por aquí provocar el punto de tensión inducida para seguir avanzando y tomando opciones. Sé que tarde o temprano pasaré por ahí.

Reconozco que quizás me haya acomodado, bueno… Sin quizás, me he acomodado y me doy cuenta que para hacer lo que realmente me pide el corazón, tengo que dar pasos y tomar decisiones. Si no creo yo ese punto de tensión, me puedo tirar así hasta el 2020, que todo va a seguir igual si yo no muevo un dedo. El caso es que mis opciones y lo que realmente suponen, suponen subir un escalón más, pero a un gran nivel. He visto como muchos amigos míos ya están divorciados con 35 años, o han ido a vivir con sus parejas y no han durado dos años. No me gusta compararme con los demás, pero no creo en el matrimonio como tal, si no es con el fin de garantizar una seguridad para unos hijos, o mejor dicho… Poder estabilizar una situación familiar.

El miedo que tengo no es dar el paso de casarme o no casarme, porque no me pienso casar, a menos que sea algo realmente necesario, si no que según mi tan particular visión de la vida y las relaciones, esto realmente sea viable. Tampoco puedo olvidar que esto no puede hacerse solo. ¿De qué depende el éxito en una relación? De que los valores de uno y otro sean parecidos, o al menos semejantes y que ambas personas quieran construir lo mismo. La cuestión es que esta opción también podría dejarme solo de un día para otro y no te miento si te digo que en el fondo tengo miedo a perder lo que tengo ahora mismo, y que precisamente por eso puedo cagarla.

Avanzar… Pero sin pedir permiso. Una mujer no te dará nada que no le hayas entregado antes, y creo que sigo esperando a que pase algo. La realidad es que este “algo” no pasará si no muevo ficha, ya que muchas veces las palabras quieren decir más de lo que es su significado literal. Decir que “se me pasa el arroz” es absurdo, ya que sé de buena cuenta lo que sucede en las relaciones y la edad es lo último que me preocupa. Lo que sí me preocupa, es que estoy pensando demasiado y no quiero pensar tanto. No quiero calcular, no quiero especular, no quiero encontrar la fórmula adecuada… Simplemente lo quiero todo y compartirlo con la mujer a la que amo. Desde luego, los planes pueden esperar, o pueden hacerse más o menos bien… Mientras se acaben haciendo.

He visto demasiadas decepciones, o demasiadas parejas o familias rotas; con hijos repartidos de forma salomónica, aunque la justicia siempre apunta a favor del mismo sexo… No hace falta que diga cual ¿verdad? Mi sueño es ser padre y hacerlo lo mejor que sepa o que pueda. Es algo tan sencillo como eso. No necesito estar casado, ni siquiera estar comprometido con una mujer, mientras esa hipotética mujer, si es que existe, comparta mi mismo sueño. En estos últimos cinco años, he aprendido a vivir solo, aunque no realmente solo físicamente… No hablo de soledad física, si no de independencia y es algo que no quiero perder. Pero… ¿es eso compatible con ser padre? No he conocido a nadie que lo haga de esta manera, sería por así decirlo “un experimento” nacido de un puro deseo egoísta; ¡Por que sí!… Reconozco que es un deseo egoísta, pero es lo que me piden el alma, el corazón y el cuerpo.

Lo que sé que no debo hacer es esperar “autorización”, pedir permiso o rezar y que baje San Pablo del Cielo y me lo de, sé que es algo que depende de mi, pero no tengo antecedentes de éxito o fracaso en este tema. No tengo referencias… Sinceramente, lo único que le envidio a los matrimonios es la parte referente a los hijos, la paternidad y la maternidad, todo lo demás me sobra porque ya he visto mucho y sé de qué va: demasiados hombres con la mirada agachada y demasiadas mujeres insatisfechas. No sé como pensaré dentro de un año, o que vida llevaré en lo siguiente, pero a día de hoy esa es mi meta como hombre.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

¿SIGUE SIENDO IMPORTANTE EL JUEGO EXTERNO? III: UN DIAMANTE TALLADO

Artículo basado en el original RSD Is Outer Game Still Relevant?
Imagen cedida por Lucía Ojeda

Si en vuestro primer encuentro, en el punto cero, la primera vez que la has visto, te has dejado guiar por tu impulso, has sido correcto y educado, te has mostrado directo, has sabido desmarcarte gustándote lo que estabas haciendo, no has tratado ni de competir ni de impresionar disfrutando de este primer contacto con ella, has sido natural y has sabido aprovechar el contexto que compartíais en ese momento, han podido pasar dos cosas: Que gustes o que no gustes… Ahora viene cuando me vas a reclamar: ¿Cómo? ¿Me vas a decir que no me vas a dar una fórmula mágica e infalible para gustarles a todas las mujeres? Y ahora viene cuando yo te respondo: Mira, pequeño hermano esclavo del pene, yo te enseño las actitudes y la comunicación que necesitas para poder conocer a la mujer que te atrae, si quieres trucos y fórmulas mágicas, apúntate a la escuela de magia de Juan Tamariz. Tengo un amigo al que le fue muy bien en esos cursos de magia, y a día de hoy es mago profesional especializado en magia de cerca, pero… eso es materia de magos, y en P&R no enseñamos magia porque no es lo nuestro.

A ver, te va a ir mucho mejor cuando aceptes esta idea en cuanto a la atracción hombre-mujer: 3, 2, 1… O GUSTAS O NO GUSTAS… ¡TACHÁN! Ya está, se acabó la magia; recuerda que en una interacción hay cosas que no se pueden controlar, y aquí solamente tratamos las que sí podemos, y dependen de nosotros. A menudo en esta república independiente de la llamada Comunidad de Seducción, se olvida que hay otra persona de sexo femenino al otro lado, y que ésta, tiene voluntad y mente propia.

Seamos optimistas y supongamos que yendo con todo, a lo que podríamos llamar tu juego interno o diamante en bruto, han salido las cosas bien y habéis conectado. Ahora es el momento de pensar en tallar el diamante, o sea, tu juego externo o como diría Tyler Durden, la logística. Porque sí… Es importante, si de verdad quieres ir a por ella EN TODOS LOS SENTIDOS. Por cierto, esto tampoco es magia ¿OK? Ahora te voy a dar unas claves de logística, para que dentro de las posibilidades de cada uno, quedéis ambos satisfechos… Sí, sí, ¡ella también! No seas egoísta hombre, y comparte bienestar con ella. Aquí tampoco practicamos vampirismo sexual o emocional.

Todas estas claves de logística que te introduzco a continuación, están perfectamente detalladas y explicadas acompañadas con experiencias reales, en nuestra próxima publicación LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS: manual para tontos

LA FIANZA: Ya te he hablado de ella hace muy poco, no vayas a por un teléfono, si lo que realmente te interesa es ella. ¿Para qué quieres un teléfono, un correo electrónico o un Messenger si ni siquiera sabes si la vas a volver a ver? Plantéate directamente el verla de nuevo, de forma más pausada y para poder conocerla mejor… y que ella te conozca a ti. Insisto, busca siempre la comunicación con ella, no sus rastros o apéndices. Para un cazador, no es lo mismo seguir las huellas de un león, que encontrarse directamente con él frente a frente… Quien tenga oídos para oír, que oiga. Ve a por el aplazamiento directamente, el que ella te de su teléfono, ha de ser siempre una consecuencia de que ya has quedado con ella. Dale la libertad de no sentirse obligada a cogerte el teléfono, que venga si quiere a la cita… Si lo hace, es que realmente le gustaste, o acaso… ¿Te gusta tenerlo todo asegurado? No hay anda seguro, métetelo en la cabeza.

MANERAS DE PROPONER LA CITA: Aprovecha el contexto que habéis compartido desde el primer momento, ya que es vuestro punto común. En otras palabras, sé coherente y congruente. Ofrece algo divertido, relajado, pero sin desvelar qué es exactamente lo que vais a hacer. Ha de sonar a promesa, pero sin matarte porque te diga que sí. Cuando alguien hace un ofrecimiento, con una sola vez que se haga, basta y sobra. La curiosidad que ella pueda tener por saber, hará que le apetezca mucho más. No seas pesado ni des detalles ¿OK? y una vez dentro del primer encuentro…

QUÉ NO HACER: Aquí solamente te voy a decir que con que no la cagues, es más que suficiente. Si ha quedado contigo es porque quiere verte, cuenta con ello. Interésate por conocerla, por escucharla y algo muy importante… No dudes en ir a por ella en todos los sentidos. Está ahí ¿verdad?... Ha venido ¿verdad? Una advertencia solamente: si viene con una amiga o con un primo suyo a la primera cita, te tomas un café, cada uno se paga lo suyo, y te despides educadamente… No seas capullo ni pagafantas.

CUÁNDO QUEDAR CON ELLA Y POR QUÉ: Ponte en su lugar, e imagina que entre semana se trabaja, aunque seguro que ya lo sabes de sobra. Los viernes estamos todos cansados, los jueves hay menos gente que los sábados en los locales, de día o de noche… Quedar para cenar o para tomar una caña, un domingo por la tarde antes del lunes con tranquilidad, o una cena romántica un sábado por la noche, aprovechando esta noche tan particular, mientras el resto de hombres, tratan de rascar y arañar entre copas, ruido y humo.

INICIATIVA, ORGANIZACIÓN Y CONTROL DEL TIEMPO: Olvídate del “A dónde tú quieras”, no te digo más. Sabes a dónde vais a ir, qué vais a hacer y te has tomado la molestia de que no haya que pensar en nada más que en disfrutar de su compañía. Ya fuiste impulsivo en el primer contacto, ahora procura que “todo salga bien”. Alguna pista… ¿Te llevarías el coche un sábado por la noche al centro? ¿Te pondrías a esperar una cola enorme para sentarte en alguna parte? Procura finiquitar todo eso antes de salir y plantéate solamente disfrutar con ella durante la primera cita.

SORPRESA: Bueno, vamos a dejar también que ella ponga algo de su parte ¿no? Si realmente ha estado bien el primer encuentro y ella acompaña portándose bien contigo, tal y como tú estás haciendo con ella, guárdate un as en la manga y sorpréndela con un detalle. Piensa, ella se ha fiado de ti siendo un absoluto desconocido, yo creo que se merece algo especial y que no se espere. [continúa en parte IV] Por si te perdiste la segunda parte: un diamante en bruto.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

LA TRAICIÓN DE TUS VALORES BÁSICOS II: CAÍN, HIJO DE ADÁN

Imagen cedida por: Enrique Perales

Adán fue el primer hombre, por eso nombramos a nuestro nuevo modelo de esta forma, para volver a los orígenes y a lo auténtico: a nuestra verdadera esencia. A continuación te voy a contar una historia, como siempre con moraleja. Para los que no conozcáis el pasaje del Génesis, Adán y Eva tuvieron dos hijos en su destierro del Paraíso: Caín y Abel. La diferencia entre ambos, era que Abel tenía alma noble, muy por el contrario de lo que era Caín, quien estaba celoso. Por estos celos mató a su hermano menor, yéndose después de esto como si nada hubiera pasado a continuar con su trabajo. Al ser interrogado por Dios acerca del paradero de su hermano, Caín respondió: "¿Acaso soy yo el custodio de mi hermano?" Por ello, Caín fue condenado a vagar por la tierra. En resumidas cuentas y bíblicamente hablando… Según está historia, todos seríamos hijos de Caín. ¿Por qué te cuento todo esto?

En la primera parte, LA TRAICIÓN DE TUS VALORES BÁSICOS I: EL INTERRUPTOR DE JUSTICIA, te preguntaba lo siguiente: ¿Tenemos derecho a reclamar justicia cuando sentimos que nos ha fallado una relación, un trabajo o un amigo? Podemos reclamar todo lo que queramos, podemos incluso salirnos con la nuestra… Pero ese sentimiento de injusticia no va a quedar saciado, y volverá a saltar en cuanto vuelva a suceder algo que no encaje con nuestros valores, principios o expectativas. Somos hijos de Caín y se nos olvida, dentro de cada uno hay un pequeño gran hijo de puta que es capaz de hacer cualquier cosa por prevalecer sobre el resto, y la verdad es que fue Caín el que siguió vivo para contarlo, al haberse quitado de en medio a su hermano eliminando competencia. ¿Me vas pillando?

HABLANDO DE VALORES: Básicamente lo que trato de explicar con esta analogía, es la supervivencia del más fuerte, pero en tiempos de hoy. Abel tenía unos valores y principios nobles, era bueno, era dócil, amaba a sus padres y era temeroso de Dios. ¿De qué le sirvió? Le sirvió para morir a manos de su propio hermano. La pregunta clave es ¿CUALES SON LOS PRINCIPIOS Y VALORES QUE NOS SON REALMENTE ÚTILES PARA VIVIR? En al jungla no tendríamos que hacernos esta pregunta, porque o matas, o te comen.

Quizás hoy tampoco sea tan diferente. La realidad es que en esta parábola bíblica, el que quedó vivo fue Caín del que se supone que descendemos. Jugó sucio, si… pero fue el que se quedó vivito y coleando, trabajando la tierra y teniendo hijos como un loco. ¿Se puede ser bueno? ¿De qué nos sirve ser congruentes con unos principios y valores nobles? El único premio que podemos esperar es la propia congruencia, nada más, así de simple.

HABLANDO DE ESTATUS: Ahora te pregunto por el estatus, entendiendo este concepto como la habilidad social, para obtener bienes y servicios que te garantizan una mejor calidad de vida: ¿A CUANTAS PERSONAS CONOCES QUE HAYAN PROGRESADO JUGANDO LIMPIO? Con esto no me refiero a quedarnos sentados esperando que toque la lotería, eso es cuestión de suerte. ¿Cuántos banqueros, empresarios, políticos o grandes magnates han conseguido mejorar su estatus, hasta llegar a dónde han llegado respetando las reglas del luego?

Lo cierto, es que estas reglas de juego las dictan aquellos que están arriba para que los de abajo no puedan acceder. Esas son las verdaderas reglas del juego. Si quieres comprobarlo, no tienes más que emprender un proyecto empresarial por tu propia cuenta… ¿Fácil o difícil? Está montado de tal manera que, o partes ya con un cierto estatus o una cierta ventaja sobre el resto, o el mercado te ahoga. Quien tiene estatus, no lo reparte. Aunque parezca que sí que haya procedimientos o medios para poder emprender… Es solamente un espejismo. No te comas la cabeza, si no trabajas para ti, o eres el dueño de tu propio negocio, estás trabajando para alguien que tiene un estatus mayor que el tuyo.

No nos olvidemos de algo: la única garantía de éxito es la congruencia, pero ¿A qué valores? Al igual que un hombre puede ser congruente con los valores del trabajo, familia, amor, amistad… También se puede ser congruente con la ambición, la imagen, el interés, el materialismo, el dinero, el sexo… Bien podría llamarse “El lado oscuro”. Somos nosotros quienes elegimos el signo de nuestros propios valores.

La congruencia, en sí es un concepto vacío, ya que no tiene objeto si no es aplicada a ciertos principios y valores, pero estos valores son en realidad casilleros vacíos que nosotros hemos de elegir. ¿Dilema moral? ¿Supervivencia? ¿Somos unos borregos si somos congruentes con unos valores nobles? ¿Somos unos grandes cabrones si somos congruentes con unos valores no tan nobles, pero que quizás traigan a cuenta seguir para progresar? ¿Cuestión de suerte? No creo que se trate de suerte, si no de saber optar por qué valores vamos a decantarnos a seguir… ¿Es fácil desechar unos valores que te han transmitido desde siempre, que son básicos para ti y para mí pero que te aborregan, ya que “hay que jugar limpio”? ¿Quién gana en la vida real? Pregúntale a Caín, el fraticida del que “descendemos”. Clica para ir a la primera parte.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

¿SIGUE SIENDO IMPORTANTE EL JUEGO EXTERNO? II: UN DIAMANTE EN BRUTO

Artículo basado en el original RSD Is Outer Game Still Relevant?
Imagen cedida por Enrique Perales

Un diamante en bruto no tiene la misma forma que un diamante de joyería, pero por eso no deja de ser un diamante. ¿Verdad que nunca le regalarías a una mujer “una piedra de compromiso” por muy valiosa o diamante puro que esta fuera? Entiendo que lo que le regalarías, sería un anillo de compromiso con un diamante tallado ¿verdad? El diamante no deja de serlo independientemente de la forma que tenga, es la material prima, pero lo que lo hace atractivo, es la talla y la forma en que lo presentas. En la primera parte, ¿Sigue siendo importante el Juego Externo?, Tyler Durden nos habla de la importancia de la logística en el éxito de una interacción. Poniendo como base el Juego Interno (nuestro diamante en bruto), sin el cuál no se va a ninguna parte y que es el que genera la atracción, sin unas formas o una logística adecuada (el diamante tallado y bien presentado), es poco probable que hagamos algo siendo realistas.

Partiendo de que en una interacción hay cosas que puedes controlar y cosas que no, vamos a ocuparnos de las que sí podemos tratar y que nos afectan directamente a la hora de poder conocer a la chica que nos interesa. En breve podrás encontrar todas estas actitudes y conductas, con ejemplos prácticos reales detallados en nuestra próxima publicación LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos. Te voy a resumir los puntos clave, tanto en juego interno como externo según sería una secuencia lineal intuitiva. No quiero que lo interpretes como paso 1, paso 2, paso 3… ya que a la hora de la verdad y delante de la mujer que te interesa, plantearte un procedimiento es algo que te hace perder energía e impulso, que te quita naturalidad, espontaneidad y que te impide ser auténtico; que es en realidad esto último lo que va a hacer que generes esa atracción. Por esta razón, te hablo de actitudes y formas, no de métodos ¿OK? Te darás cuenta, que en realidad es algo mucho más simple, natural y cotidiano. Por cierto, odio los sábados por la noche.

Estas claves te van a servir para la mujer que realmente te interesa conocer, la que te interesa realmente, la que es capaz de arrancar en ti ese impulso, esa ansiedad, esa mezcla entre angustia y excitación que puedes sentir cuando la ves. Te hablo de ese primer encuentro, de ese punto cero… No de una cita concertada, ya que en un segundo encuentro deberías plantearlo de otra forma y será objeto de la tercera parte de esta serie.

GÚSTATE A TI MISMO (interno): Esto pasa primero por aceptarte, y no te hablo de mirarte al espejo. No quieras imitar a nadie, no quieras recitar de memoria frases que no son tuyas, eres lo que eres y vales lo que vales: punto. Nadie más que tú mismo debe asignarte un valor. Si te tienes como la mierda, actuarás como la mierda; si te tienes por brillante, actuarás como brillante. ¿Cómo pretendes gustarle a una mujer si crees que necesitas fingir o recitar para resultar atractivo o interesante? Si no te gustas a ti mismo y no sales con ese capital para gastar desde casa, no pretendas gustar a nadie más. Confía en tu propio capital, porque lo tienes. Solamente necesitas hacerte más consciente de ello.

IMPULSO PRIMARIO (interno): esta es tu mejor baza, aunque te pongas nervioso y tartamudees. ¿Por qué te digo esto? Porque este impulso no lo sientes por casualidad, si lo sientes con una mujer concreta, ve y punto. No te pares a pensar, porque este impulso es el empujón que necesitas. Piensa que esa ansiedad y esa angustia que pueden aparecer en ese momento son el mejor indicador de que realmente esa mujer te motiva… Te pone nervioso, pero es ella. Jamás te diré que salgas a ligar por deporte, pero si te daré todos los empujones que haga falta para ir a por la que de verdad te atraiga. Intentar ligar con una mujer que no te genera esta respuesta de impulso, a esta ansiedad a la hora de abordarla, no es auténtico, ni congruente… Ni nada, porque sencillamente no te atrae de verdad, al menos en el momento inicial.

EDUCACIÓN Y CORRECCIÓN (formas): Algo tan simple y tan básico como es pronunciar correctamente, ser educado en todo momento, respetar su espacio, no agobiar, saludar correctamente, hablar sin decir groserías… Cualquier cosa dicha con educación tiene cabida. Una mujer no se molesta (a lo mejor creías que sí… No lo sé) porque le digas que te sientes atraído por ella, de una forma agradable y educada. Es un simple tema de comunicación.

SÉ NATURAL (formas): No quieras ser el más original de tu barrio, ni tener la idea feliz. Si has de usar un pretexto que sea algo circunstancial y coherente con el contexto que ambos estéis pudiendo compartir en ese momento. Mira, lo antinatural es que tengas que inventarte algo, o tener una super-idea de sábado noche para acercarte a ella, no te inventes nada. Mira, observa y fíjate qué podrías compartir con ella en ese mismo momento. Sé coherente con el contexto y no busques sorprender, busca comunicación.

NO ENTRAR EN COMPETENCIA (juego interno): ¿Estás más pendiente de lo que hacen los demás? No pierdas el tiempo en compararte con nadie, deja el marcador en casa y olvídate de números. Eso no te da de comer, si tu colega liga mucho… Pues felicítale de mi parte ¿qué quieres que te diga? Hay mucha gente pendiente de lo que hacen o dejan de hacer los demás, en vez de preocuparse por cubrir sus propias necesidades. No caigas en el error de competir, o de tratar de demostrarle algo a alguien. Preocúpate por cubrir tus necesidades, nada más. Mirar lo que hacen los demás no te alimenta.

SINCERIDAD (formas): Es algo tan sencillo como no ocultar tus intenciones desde el primer momento que abres la boca... ¿Y si sale corriendo? ¿Y si no le gusto? ¿Y si…? Mira, todas estas preguntas te las estarás haciendo hasta que te acerques, así que no pienses tanto. Lo que llevas dentro, es lo que hay… No hay más misterio que ese, así que tratar de disimularlo o disfrazarlo no ayuda.

DESCUALIFÍCATE (juego interno): No hagas por venderte, quien no tiene una buena autoestima necesita constantemente demostrar y argumentar o probar lo bueno que es para que todo el mundo lo vea. La humildad es la mejor forma de darte valor, porque cuando te descualificas, estás demostrándote a ti mismo (y a nadie más) que aceptas tus fallos, tus defectos, sabes que lo bueno y lo malo forma parte de ti y eres capaz de estar por encima de ello. Una vez que sabes aprovechar “tus defectos” en vez de tratar de ocultarlos, dime entonces ¿qué armas pueden sacarte para desmontarte? [continúa en parte III] Si te perdiste la primera parte.
-
Hazlo mal... pero ¡Hazlo!

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

ASÍ LIGABAN NUESTROS ABUELOS

Imagen cedida por Enrique Perales

Málaga, Costa del Sol, postguerra en los años 40. Un empleado de banca del Hispano Americano, de 20 años llamado Miguel, va todas las mañanas a tomarse un café a una heladería de la calle Larios. En esta heladería trabaja una chica llamada Josefa, “Pepita” en confianza. De todas las cafeterías que puede haber en dicha calle, que bien podría ser en importancia como la Gran Vía malagueña, el joven Miguel va siempre a la heladería en la que trabaja Pepita, para verla y para que sea ella quien le ponga el café: “Buenos días Pepita” y antes de que ella abra la boca para devolver el saludo, rauda y veloz sale la madre de Pepita de la trastienda. La madre es la heladera y cuando le oye, sale rápida para atender al joven Miguel, que no desiste en volver una y otra vez solamente para ver a su hija, a pesar de que su madre hace una y otra vez de escudo protector, y pocas veces puede decirle algo más que “Buenos días”.

Así pasan dos años, en los que día tras día a las 11:00 en punto de la mañana, Miguel va a tomarse el café. Si está la madre de Pepita, ella no habla… ya lo hace su madre en su nombre; se trata de su hija pequeña y la custodia con recelo. Miguel, durante este tiempo se ha hecho también con una sacristía, sigue el patrón de todo españolito medio, que piensa en fundar una familia, teniendo un segundo trabajo aparte del banco, en el que se dedica a negociar los bautizos, bodas y comuniones; y la gente recurre a él para conseguir las famosas cartas de recomendación para colocarse bien en un buen trabajo. A estas alturas, además de por la mañana va a ver a Pepita por la tarde, cuando sale de la sacristía, e incluso ha tenido el “atrevimiento” de acompañar a Pepita dando un paseo por el parque, con su madre de caravina por supuesto, que siempre trata de velar por la decencia de la conversación y del encuentro, que suele terminar con un “A sus pies señora” y un beso en la mejilla, cuando la madre decide que es hora de volver a casa.

Han pasado ya cuatro años, y un buen día, el padre de Pepita, se presenta en la sacristía e invita a Miguel a tomar café a casa, para darle la oportunidad de pedir la mano de su hija, y hacer su declaración de intenciones formalmente, ya que se ha hecho eco de la sincera amistad que existe entre él y su hija, con el beneplácito de la madre, quien ya ha comprobado durante todo este tiempo, día tras día, que el amor de Miguel por su hija es sincero y casto. Él, además, es un hombre de bien que en cuatro años ya tiene una buena posición social y profesional, y eso también cuenta para los padres de ella: “Miguel, quiero que vengas a casa mañana a las cinco, tengo que hablar contigo”. Así, sin más, con un tono serio, militar y educado.

Miguel se presenta más que puntual en casa de los padres, nervioso, como quien va a pasar por un examen. Lleva puesto su mejor traje, los zapatos relucientes, repeinado a más no poder, afeitado, bien perfumado y portando un ramo de flores para la madre de Pepita y una bandeja de pasteles. Le recibe la madre ya con la puerta abierta y una sonrisa de oreja a oreja, mientras recoge el ramo de flores y los pasteles que lleva de inmediato a la cocina. Le invita a pasar al salón, en el que está el padre sentado en un sillón a modo de trono, con cara de satisfacción. Se levanta, le da la mano y le invita a sentarse, mientras Pepita sale de la cocina y sirve café a ambos, sin soltar una sola palabra. Miguel tiene el corazón en un puño, porque no sabe si mirarla, si decirle hola, si sonreírla… Pepita no le mira directamente, pero justo cuando termina de servir los cafés y la bandeja de pasteles que él ha traído, ella le sonríe con la mirada y vuelve a la cocina, a tomarse el café con su madre, mientras los hombres se quedan en el salón.

El padre de Pepita le ofrece tabaco y le pregunta cómo está. Miguel en sus nervios, le responde “Muy bien Don…”. Él le corta y le dice “Miguel, no me trates de usted, dentro de poco seremos familia, quiero que me digas cuáles son los planes que tienes con mi hija”. Él le dice que sus intenciones son sinceras, que quiere pedirle la mano de su hija y la bendición. Le cuenta lo bien que va el banco y la sacristía, que no habrá problemas para que se elija la fecha de boda… Después el padre le pregunta cuánto gana, y si es consciente de que casarse y fundar una familia, exige un esfuerzo muy grande: “Por lo que a mi respecta, eres un hombre de bien, pero la última palabra la tiene Pepita. Así que si os queréis, por mi y mi señora está bien. Ven a comer el domingo”.

Tres meses después mis abuelos se casaron. Mi abuela, dejó de trabajar en la heladería para criar a mi padre y a mi tío. El matrimonio de mi abuelos, duró más de 50 años, hasta que mi abuelo enviudó hace poco. Un matrimonio que ha estado junto y unido toda la vida, en lo bueno y en lo malo. A mi sinceramente esto me provoca admiración. Es verdad que ya las cosas no se hacen así, un cortejo así como el de mi abuelo a mi abuela, a día de hoy no se ve en ninguna parte, pero creo que es una historia muy romántica, y más cuando queda demostrado el éxito de este matrimonio del que ya se ven muy pocos. Me da qué pensar, en lo que es realmente auténtico, a qué nos aferramos, en qué nos fijamos a la hora de elegir pareja, en las relaciones que se viven hoy en día, en lo barato que está hoy tanto juntarse como separarse… Soy de los que piensan que la cocina a fuego a lento, hace que las cosas sepan mejor.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

HA NACIDO UNA CABRONA, por UNA EVA DESENGAÑADA

Imagen cedida por Lucía Ojeda

No quiero ver a nadie, no quiero hablar con nadie… Me siento como una boba, cansada de encontrarme siempre lo mismo al volver del trabajo. Quiero pensar, no quiero ver a un solo tío en lo que me queda de vida… Quiero saber por qué salió mal si me porté bien con él. No puedo ser buena, me toman por tonta y estoy harta. Soy joven pero no tonta, pero está visto que no puedo confiar en ningún hombre porque todos van a lo mismo. Me siento engañada, utilizada, agotada de darlo todo para que después me haya dicho “oye, creo que habíamos quedado en que esto solamente era una amistad”. Será imbécil, una amistad… Eso lo fue el primer mes, pero me he hecho ilusiones y me he enamorado de un tío que en cuanto me doy la vuelta está intentando llenar su cama con la primera que se apunta.

No me lo esperaba, creí que él era diferente. No puedo creer que fuese precisamente a por una amiga y en plenas narices para soltarme el dichoso comentario de que solamente éramos amigos. Tenías razón cuando me decías que solamente me gustaban los cabrones, que me daban caña… debías de tenerla, porque no hago más que pegarme golpes contra la misma pared una y otra vez. Si mi amiga no me hubiese dicho nada, ahora estaría tranquila, seguiría ilusionada en mi ignorancia. Parece ser que el estado natural de la mujer es “engañada como una idiota”. Resulta que el colega me estaba utilizando para ligar con mis amigas, a mi me hacía ilusión que saliera con nosotras, pero me siento utilizada.

Después nos llaman zorras… estoy pensando en ganarme ese apelativo a pulso y que me lo llamen con razón, porque siempre me la dan en el mismo sitio. Mientras me siga enamorando como una tonta, me van a seguir tratando como tal y es que no se puede ir con el corazón en la mano… Te puede pasar esto. No hay término medio, o eres una cabrona o te la dan y yo me he cansado de que me la den. Con pies de plomo, así tengo que ir. Creo que para la edad que tengo son demasiados desengaños y no se puede ser tan buena.

Tengo ganas de llorar pero no me sale, quiero hacerle daño y que vuelva, pero tampoco me sale, aunque hoy me enrolle con el primero que se lo curre un poco. Si lo hago, es solamente para joderle y devolverle la respuesta porque no se merece otra cosa. De momento me voy a encerrar en mi cuarto, voy a fingir que no me importa, y cuando le vea hoy le daré dos besos… fríos como el hielo, espero que lo note y que se joda. Una es tonta, lo reconozco, pero no tanto como para humillarse delante de un chulo, que solamente quiere apuntarse tantos en una libreta.

Estoy mirando tu libro ahora mismo en mi estantería, y de forma egoísta te pediría que no escribieses más, aunque no es tu culpa, tú lo haces con buena intención, pero ahora mismo te odio, no me llames para preguntarme cómo estoy, para eso te escribo esta carta… Y sí, quiero que la publiques, porque el mundo está lleno de cabrones y de zorras. Y ahora mismo a mi me gustaría tener un poco de ambos bandos para no sentir dolor… Espero no volver a enamorarme como una perra y prometo hacerte más caso cuando me dices que “no es oro todo lo que reluce”. Si te cogiese el teléfono ahora mismo lo pagaría contigo y tú no te mereces eso, por eso te pido por favor que no me llames… No quiero que me veas así, me muero de vergüenza.

Tienes razón cuando les llamas esclavos del pene, aunque yo les llamaría niñatos directamente, porque es lo único que demuestran. Acaba de nacer una cabrona, lo siento, pero acaba de nacer. Se lo han ganado a pulso.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

LA FIANZA: CITA EN EL PRIMER CONTACTO

Fotógrafo: JuanDa FS
Modelo: Lucía Ojeda

Hoy introducimos un nuevo concepto, aplicable al Juego Diurno. No se trata de ninguna genialidad, pero es algo con lo que se obtienen buenos resultados en cuanto a conseguir aplazamientos o puentes temporales desde el primer contacto con ella. Te hablo de la FIANZA, concepto que presento con mucha mayor profundidad en mi nuevo libro: LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos, con casos reales practicados en Juego Diurno en los que se explica cómo utilizarlo de forma correcta. En castellano y más sencillo: una forma de conseguir una cita sin necesidad de ir a por el teléfono de la chica a la que se acaba de conocer. Lo cierto es que nunca me ha merecido la pena hacer un cierre telefónico o de e-mail, a menos que sí quisiera conocer a la chica de verdad, siempre he preferido ir a por la chica (no ha por su teléfono). Para que lo entiendas mejor, es una buena forma de eliminar las barreras que muchas veces nos imponemos cuando salimos a conocer mujeres. Estas barreras, quizás no te resulten muy aparentes pero lo va a entender enseguida:

Si sales con la idea en mente de conocer mujeres (o al menos a intentarlo), te puedes marcar varios objetivos, como salir a recolectar teléfonos, salir simplemente a hablar con chicas sin más intención, salir a enrollarte con ellas, recolectar e-mails, salir a ver qué pasa o a por sexo… Según tus necesidades y opciones, te vas a marcar estos objetivos, que a la par que objetivos a lograr, son también frontera o límite. Con esto quiero decir que si tu objetivo es besar a aquella chica, probablemente no pases de ahí con ella, o te quedes en el umbral de conseguirlo. Si tu objetivo es conseguir su teléfono, vas a actuar calculando en función de conseguir su teléfono y de igual forma con el resto de objetivos que te puedas plantear. Cada uno se marca sus objetivos y por ende sus fronteras. Dos ideas importantes o verdades de Perogrullo… tan simples que nunca fallan:
  • Si quieres a la chica, ve a por la chica y no a por “sus rastros”, o sea: teléfono, mail o beso. Céntrate en la chica y en conocerla y olvídate de “puntuar” de cara a la galería.

  • Solamente podemos hablar de cierre realmente sólido, cuando ella se presenta a la primera cita, o cuando le estés llevando el desayuno a la cama a la mañana siguiente.

De ahí tantos besos esporádicos que solamente se quedaron en besos, teléfonos que después no te valen para nada, o e-mails que pasan a ser contactos muertos en tu Messenger… Nunca más se supo de ella. Los que estáis en activo, sabéis de sobra que un teléfono, mail o incluso un beso, tienen una validez como cierre muy efímera; no son garantía absolutamente de nada al día siguiente. En el momento o al final de la noche pueden servirte para hacer recuento y compararte con el de al lado, para ver cuál de los dos “la tiene más grande”, o quién ha conseguido más teléfonos o besos, como si de una competición se tratara para que le aplaudan los colegas. la pregunta es... ¿Para qué? Vamos a continuación con la definición:

FIANZA: objeto, prenda, artículo, promesa o compromiso, mediante el cual consigues una cita, aplazamiento o puente temporal para quedar con ella en la primera toma de contacto.

Estamos hablando de lo que bien puede ser un libro, un colgante, quedar de palabra, una prenda como un sombrero, un CD de música, un cigarro que no te vas a fumar hasta que os volváis a ver, un anillo, un muñequito… Algo que haga que forzosamente os tengáis que volver a ver, para que ella te lo devuelva. Bueno… No quiero que entiendas que has de ir repartiendo pertencias tuyas por la calle, porque si te lo tomas muy a pecho, puedes acabar en pelotas.

Se trata sobre todo de un pretexto, de un artículo coherente con el contexto que estáis compartiendo en ese mismo momento y que muy probablemente es el propio pretexto objeto del abordaje que acabas de hacer. En un centro comercial, en una librería, en una tienda de música, de ropa, en una terraza… Donde sea. Esto te va a hacer mucha gracia… ¿Por qué es un cierre más sólido que el telefónico o el e-mail? A menos que estemos ante una mujer con ganas de apropiarse de lo ajeno, lo más lógico y lo que me dicta la experiencia, es que si ella no quiere, o no está convencida de un aplazamiento, o de una cita, por ejemplo, al día siguiente o en un par de días para devolverte el objeto, no aceptará cogerlo para no verse comprometida.

Otra cosa para los fans del cierre telefónico, es que una vez aceptada esta FIANZA, se fuerza un cierre de teléfono. Insisto, primero el artículo, si lo acepta está OK, podemos seguir jugando. Si no lo acepta, se termina el juego, así de simple. Es un aro que impones que te va servir muy bien para calibrar si el cierre ha sido sólido, o si simplemente has estado entreteniendo a la chica. Una vez que acepta esta FIANZA, un intercambio de teléfonos, es sólido. O bueno… si eres muy romántico y te la quieres jugar a perder el objeto sin teléfonos de por medio, es tu opción. Como ves, no deja de ser un juego.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

EL PUTO AMO III: MORALEJA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Demasiada confusión, demasiadas cagadas… Puedes llegar a sentir que hagas lo que hagas vas a seguir echando a perder el encuentro, pero como dicen en Matrix: todo está en tu mente, eres tú mismo el que se busca los líos, el que se imagina que la caga y el que se pone nervioso… pero como sé que no te gusta pensar, te hago una lista de lo bueno y de lo malo. Vamos a ver cuáles son las cosas buenas de la actitud de nuestro protagonista y cuales son sus cagadas a “nivel espiritual” por decirlo de alguna manera:

AUTOESTIMA: Por un lado está bien que te cuides, que reacciones ante una imagen tan horrenda de ti mismo. Cuidarse implica quererse a uno mismo y eso es positivo. Es importante que te aceptes, te gustes y te quieras, porque si no, no serás capaz de hacerlo con los demás. Hemos visto como a nuestro amigo no había quien le tosiera con su nuevo cambio de look, pero se trata de quererse y gustarse a uno mismo sin cambios de look de por medio, que gustarte no dependa de lo que lleves puesto, o del caso que te hagan las tías… Que salga de tu aceptación. No confundas nunca autoestima con ego, el ego es peor enemigo del hombre: se trata de un niñato malcriado que vive en nuestro interior, no hay que dejarlo salir, darle de comer lo justo y tenerlo bien educado, porque a la mínima que te confías engorda y se vuelve grosero.

CONFIANZA EN UNO MISMO: Tú eres capaz de hacer lo mismo y de ser el mismo en cualquier medio y situación, no depende de quien te rodee, ni de quien te hable, ni de quien te anime o te desanime. Se trata de tus propias capacidades, de tus cualidades, de tus diferencias y de tus valores… Todas estas cosas son inherentes a ti, son tus recursos personales y dispones de ellos porque van contigo, no porque nadie te los otorgue. La única diferencia entre tener confianza en uno mismo y no tenerla, es hacerte más consciente de tus cualidades, tener más presente tus méritos personales y aprovechar estos recursos al máximo. Se trata de tu propio capital humano, y a pesar de que puedas sentirte pobre en cualquier momento, los tienes.

REACTIVIDAD: Aquí es cuando saltas a la mínima. ¿Acaso las palabras de una mujer son capaces de quitarte tu paz interior? Dime querido amigo, qué te quita y qué te pone una palabra de alguien que no se encuentra bajo tu piel, de alguien que no entiende lo que puedas sentir, vivir o experimentar. ¿Quién lo vive? ¿Tú o ella? La reactividad es una consecuencia directa de la falta de autoestima y de seguridad y confianza en ti mismo, y te puedes dar cuenta de que siempre aparece en forma de reclamo. La mejor pista es que puedes sentir que te justificas continuamente, o cuando sientes que “no se hace justicia con tus méritos”, cuando una mísera palabra o gesto es capaz de hacerte saltar, o te sube el ánimo como la espuma, o es capaz de hundirte. ¿Qué quiere decir todo esto? Estás descentrado, la cuestión es tener el centro en ti mismo.

DEPENDENCIA DEL RESULTADO: Actúas en función de una idea que te has fijado… porque te ha dado la real gana. Mejor dicho, porque piensas que todo el mundo piensa de igual forma que tú. Esto me parece gracioso, porque no se puede controlar todo. En una relación 2 + 2 rara vez suman 4. Expectativas, ilusiones, objetivos… Es como plantar una semilla y esperar a que llueva. Haz todo lo que esté en tu mano, pero solamente eso, jamás podrás saber que tiene la otra persona en la cabeza o cual será su reacción.

VALIDACIÓN AJENA: ¿Sabes estar solo? Pues es la mejor cura de todas para esta dolencia de la personalidad. ¿Qué te pesa más? ¿Lo que digan los demás, o lo que tú piensas de ti mismo? Si es lo que dicen los demás, lo que más necesitarías ahora mismo, sería hacer un retiro en soledad y aprender a mirarte en tu propio espejo. A la gente, en especial a nosotros nos puede dar mucho más miedo la soledad que a ellas. El tema es si tenemos los huevos para pasar esta cura sin estar todo el puto día colgados a los teléfonos, o por ahí tomando cañas sin parar, de continuo... para no afrontar ese miedo.

Como te habrás dado cuenta, tú puedes ser tu peor enemigo o tu mejor amigo. La cuestión es que lo que ha empezado siendo positivo, ha ido degenerando poco a poco. ¿Por qué? La clave está siempre en la raíz de las cosas, si tu seguridad, tu confianza, tu auto estima está basado en lo que diga la rubia, cuando a la rubia le deje de gustar algo que vea, o simplemente te quiera probar por aburrimiento para ver donde tienes los límites, te va a pasar lo que a nuestro colega. Todo está en tu mente. Todos los cuentos terminan con una moraleja que trata de aleccionar al lector y enseñarle el fondo real de la historia. Bueno… ¿Pensabas acaso que iba a descubrir la pólvora? Ya puedes ver que no, está todo dicho y hecho, esto simplemente, es una vuelta de tuerca más. Por si te perdiste la primera parte o la segunda parte

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.