PAUL JANKA HACE UNA VISITA RELÁMPAGO A MADRID


Dios mío, menudo madrugón… Primer día de trabajo después de las vacaciones, he quedado a las 07:00 de la mañana en la estación de Chamartín con alguien interesante y al que estaba deseando conocer en persona: Nuestro amigo Paul Janka, al que ya os presenté a través de la serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, adaptación al castellano de GETTING LAID IN NYC autorizada en exclusiva para P&R y que ha pasado por Madrid, como su último día en Europa en viaje relámpago. En este mismo mediodía ha de tomar el vuelo de vuelta a Nueva York después de estar viajando durante dos meses por Europa. Voy algo justo de tiempo, ya que después tengo que ir a trabajar.

Llego a Chamartín al punto acordado, cojo el móvil para llamarle ya que no le veo de primeras. De pronto, un hombre alto, con una camisa azul muy veraniega y sombrero negro, de una forma extremadamente educada se dirige hacia mi y dándome la mano dice “Miguel… ¿Qué tal estás?”. Haciendo un uso del castellano bastante aceptable. Nos pegamos un abrazo y empezamos a hablar un poco de todo. El plan original era vernos la noche anterior por el centro de Madrid, cenar y salir a tomar algo, pero al final no fue posible. Acababa de bajarse del tren recién llegado de Barcelona no haría ni 10 minutos, donde me comenta le gustaría afincarse en los próximos meses.

Mientras estaba de vacaciones, estaba pendiente de recibir su llamada para vernos en Madrid nada más llegar. Lo cierto es que lo que iba a ser una cena por el centro, al final se ha tenido que quedar en un desayuno en la madrileña estación de trenes de Chamartín debido al maldito tiempo, disponibilidad de trenes y ajuste de agendas. Paul ha pasado por Barcelona estos últimos días y el vuelo de vuelta a Nueva York lo tomaba desde Madrid, y por fin hemos podido conocernos en persona. Estaba deseando conocer de primera mano a un seductor de la escuela americana y que me contara que tal le ha ido estos dos últimos meses en los que ha estado viajando por Europa y mediterráneo (París, Túnez, Sicilia, Marruecos, Servia, Chequia, Grecia y por último Barcelona) recogiendo experiencias.

Para mi sorpresa, domina el castellano bastante bien y esto tiene una explicación: algo que no sabía es que Paul es hijo de madre española, malagueña para ser exacto, y su segundo apellido es Fernández, aunque también tiene familia repartida por Grecia y Sicilia: una mezcla muy mediterránea.

Hemos estado hablando de seguir colaborando para el futuro, y así poder presentaros material algo diferente y nuevo, de lo que ya se conoce aquí procedente de la escuela americana. Hace uso del directo, juego diurno urbano, en plena calle, transporte público, terrazas, etc. por lo que en algunas cosas me resulta muy familiar. Su estilo me gusta porque es bastante realista a la hora de explicar como aborda la seducción, de una forma sumamente cotidiana.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:
-
-
Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.

MI ÚLTIMO DESAYUNO EN IBIZA

Me acabo de levantar, justo ahora deben ser las 10 de la mañana. Miro a la cama de al lado y mi hermano sigue durmiendo. Estoy en su casa de Ibiza de vacaciones, medio feliz por estar con él, y medio triste porque es mi último desayuno en la isla. Hoy es mi último día de vacaciones y tengo la sensación de que llegué ayer mismo, el tiempo ha pasado volando, demasiado rápido... Eso es lo que sucede cuando se disfruta. Salgo del pasillo para ir al baño y ducharme, y nada más abrir la puerta empiezo a escuchar las voces y las risas de las compañeras de piso de mi hermano: una amplia variedad de mujeres de todas las edades, italianas en su inmensa mayoría. En periodo estival, Romana, la dueña de la casa alquila habitaciones a chicas, y lo cierto es que cuando la casa está llena, esto bien parece un GRAN HERMANO femenino a la italiana. La verdad es que así da gusto salir al pasillo y verse rodeado al momento de saludos, sonrisas, tangas y pareos... Y para qué negarlo, mujeres muy hermosas. Desde luego mi hermano se lo monta bien, lleva ya un año y medio viviendo en Ibiza, y no le veo con demasiadas ganas de volver a Madrid, puedo entenderle.

Añadiendo al buen ambiente que hay en la casa, una vez ya aseado y despejado, hago lo que hago todas las mañanas aquí antes de salir a dar una vuelta por el puerto: me hago un zumo de naranja y mientras hablo con las chicas que ya están en la terraza, mato mi primer cigarrito con el puerto de Ibiza como vista panorámica. Me siento privilegiado ahora mismo, esto es un lujo: el poder estar con la persona que más quiero, mi hermano, en un ecosistema tan peculiar, agradable, bonito y de ensueño. No creo que él se levante hasta las 14:00, así que una vez finalizada la primera tertulia, bajo a desayunar al Orange. Me siento en la terraza y pido mi café y una ensaimada. No hay nadie más en la terraza y la camarera que es encantadora, ibicenca nacida en la isla, siempre me da conversación: “Mañana ya no vengo a desayunar aquí”. A lo que ella responde “¿Y eso? se te acabaron las vacaciones...”. Apesadumbrado y mirando por encima de las gafas de sol asiento, todo lo bueno se termina. Realmente si no fuera así, no creo que valorásemos estos momentos.

Lo cierto es que estas vacaciones me las merecía sobradamente, ha sido un año duro profesionalmente hablando, mucho trabajo, mucha presión y pocos resultados; pero estos 10 días han merecido la pena. Si por mi fuera me hubiera atado a una palmera para no volver, pero bueno... las cosas no funcionan así. Han sido momentos de regalo, especiales, el haber conocido gente nueva e interesante, el volver a ver mi hermano, el visitar el bar Delfín para ver a nuestro amigo Javier, que siempre te recibe con una sonrisa, como si te hubiera visto ayer aunque haya pasado un año desde la última vez que fui. Esta noche tengo que despedirme de él.

Y lo de siempre... A base de sombra y terraza no se coge mucho moreno en la piel, pero bueno... hoy se intentará. Voy dando un paseo a Los Molinos, es la cala más cercana, justo antes de llegar a Figueretas. Me pongo en una roca al estilo lagarto, metiéndome en el agua de vez en cuando hasta que da la hora de comer. Calculo que ya mi hermano se habrá levantado, voy para casa alegre porque creo que he cogido algo de color. Llego a casa y me encuentro a mi hermano en la cocina haciendo la comida, este hombre es el mejor... Romana le ha impuesto llevar un pareo por casa porque dice que le queda muy bien conjuntado con su moreno de playa y musculatura de gimnasio. En un descuido, la hermana de Romana le da un cachete en el culo, apretando de pasada la mano... Al bueno de mi hermano se lo rifan en esa casa, y él como siempre, me mira y me pone una mueca queriéndome decir “lo que hay que aguantar”. Conozco unas cuentas decenas de hombres dispuestísimos a dejarse la nómina y una mano, por “sufrir” esa convivencia tan ibicenca (no tengo otro adjetivo que lo pueda describir).

Después de comer en la terraza, Sonia y Guia hacen café y pasamos toda la tarde en la terraza de cháchara, hasta que el sol deja de picar... Por cierto, a estas alturas ya me he dado cuenta de que me he quemado la espalda, los hombros y los empeines... ¡ole mis huevos! esto me pasa por confiarme con el sol de medio día. Me da la sensación de estar en una burbuja, en la terraza se está de lujo. Se termina el café, recogemos y se supone que nos vamos a echar una siesta debido al “estrés” de la jornada, pero... ¡cambio de planes! Sonia y Guia nos invitan a fumarnos un porro con ellas, y a matarnos una botella de vino rosado que han comprado para la ocasión: IMPOSIBLE DECIR NO. Matamos el porro, matamos la botella, risa floja, cachondeo, mamoneo y mucha, pero que mucha tontería... lo dicho, ahora sí que es el turno de la siesta perfecta, y cuando digo perfecta, quiero decir perfecta...

Salimos a cenar al puerto, como señoritos... el tiempo pasa deprisa y solamente me quedan en la isla unas pocas horas. Después de cenar vamos al bar de Javier, el Delfín, en pleno puerto, una terraza pre-party de la discoteca amnesia. Allí caen las primeras copas y el chupito de José Cuervo con Javier (pues sí que pega, sí). Me despido de él con abrazos y con un “hasta pronto”... Así da gusto. Después hemos quedado con otro amigo de Madrid, ha venido con su mujer a pasar unos días y queríamos tomarnos algo con ellos por mi cumpleaños. Vamos al Café Divino y allí están. Nos ponemos al día, otras dos copas y a dormir.

Pero bueno, antes de pasar por casa, nos tomamos la última en una terraza cercana, se está demasiado bien como para subirse enseguida... A lo tonto, nos encontramos con unas antiguas compañeras de piso de mi hermano, que ahora viven por San Antonio. Cae otra copa más, pero miramos el reloj y ¡oh oh! me quedan tres horas para salir, así que... besitos, besitos, chau, chau. Creo que ha sido el día más rápido de mi vida.

Mi hermano, Romana, Laura, Javier, Sonia, Guia, Guillermo y su mujer, las dos Francescas, las terrazas del puerto, Los Molinos, las sobremesas de café expreso, vino rosado y porros, los encuentros en el pasillo, las rosas en el salón, esa terraza enorme, las sonrisas de las chicas, los pareos, el arroz negro, el cielo limpio de noche, los paseos nocturnos por la playa para volver a casa después de las fiestas, la paz... No sabría decir con qué momento me quedaría. Es la tercera vez que voy, y siempre siento que un pedazo de mi se ha quedado allí. Siento como si hubiese vuelto de una Torre de Babel, en las que todos hablábamos diferente, pero en la que todos nos entendíamos.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

EL PUTO AMO II: EL DESCUADRE

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales


Se trata de una chica a la que lleva tiempo intentando ligarse. Ella parece dura, difícil de acceder y puedo decirte que le tiene tomada la medida a nuestro protagonista. Aún así, se gustan, si no fuese así hace ya tiempo que ella le habría mandado al carajo, pero después de todo, nuestro amigo es un hombre de los pies a la cabeza y sabe perseguir aquello que quiere. Ella “no se deja”, si se lo dejara fácil tampoco tendría emoción. También y para qué negarlo, por el momento es ella quien marca la pauta, le da lo justo para que él tenga algo con qué continuar. Han estado juntos alguna vez que otra, pero no hay nada serio. A fin de cuentas… el juego de la seducción, bonito ¿verdad? Me encantan las situaciones tópicas.

Como ya puedes intuir, nuestro amigo está que lo tira, esa misma noche tiene la idea en mente de que al igual que con el resto de sus amigas, va a deslumbrar y la va a dejar a “la reina del baile” a cuadros. Se siente bien, seguro, atractivo y piensa para sí mismo “Esta cae, vaya que si cae esta noche…”. Nuestra amiga, le conoce bien, le tiene ya muy calado (por eso le gusta) y es de todo menos tonta. Sabe que es lo que tiene que hacer y qué decirle para animarle, dejarle hecho polvo, hacer que siente importante y lo que al fin y al cabo distingue a una mujer de un hombre: la habilidad de jugar y de disfrutar con las emociones.

Mientras nuestro protagonista se vuelve a engalanar y se pone sus mejores trapos incluidos los gayumbos “de follar”, un perfume peleón y un colgante que ella le regaló hace tiempo. Sale dispuesto de casa con más moral que el alcoyano, dirigiéndose al bar donde han quedado para tomarse un vino antes de la cena. Resulta que ella ha llegado antes y nada más acercarse ella ya le ha visto el cambio… Él mientras se acerca, está pensando que ya ha triunfado antes de abrir la boca, pero lo primero que dice nuestra querida amiga es: “Pero… ¿qué te has hecho?”. A lo que él “picho” y dispuesto responde: “Un cambio, ¿A que me queda bien?”. Nuestro colega sin saberlo la acaba de cagar, no por como va, no por el cambio, sino porque se acaba de ver una búsqueda de aprobación más grande que un camión. Ella le dice abiertamente “A mi no me gusta”.

Se hace el silencio, se queda descuadrado, ha estado todo el día creyéndose superman y recibiendo halagos que le han inflado el ego como un camión. El cielo se desploma, parece que sus palabras cuentan el doble, y que con una sola frase le ha echado el ánimo por tierra… Ella lo sabe, y por eso lo hace, para ver por dónde sale ahora y qué recursos lleva guardados en el bolsillo, su tranquilidad y su aplomo sobre todo. Nuestro protagonista vuelve a abrir la boca por segunda vez para volver a cagarla, se ha quedado chafado porque la opinión de ella es la que realmente le importa por encima de cualquier otra, inclusive la suya propia (esta es la verdadera real cagada): “Pensaba que te gustaría”.

Estás muerto chaval… de ahora en adelante en la cena nuestro amigo ha cogido mentalidad de “Tengo que compensar este fallo”. No se explica qué es lo que ha podido pasar y trata durante toda la noche de lucirse, hacer que a ella no se le tuerza un pedo, ser más amable y cariñoso que de costumbre, estar demasiado atento… Y todo para tapar que se le ha venido la moral por los suelos, o sea… CAGARLA. “Qué pesadito estás hoy” le dice ella. El opta ya por callarse, no sabe si hablar, si abrir la boca, si hacer una gracia, o un chiste… Tiene la sensación de que se va a seguir equivocando.

Termina de cenar y se van a tomar una copa, es bueno cambiar de ambiente, pero por dentro el gusanito le sigue picando. “Qué callado estás” le dice ella, por no ser lo natural en él, “¿Quieres que nos vayamos?”. Él dice que no, se toma una copa, se toma dos copas… Se enchispa y parece que ya no le importa tanto lo que piensa ella. En un determinado momento se acerca a ella a besarla en la boca, pero ella le pone la mano en la cara de forma suave y le dice “Qué tonto estás hoy… anda, vámonos”. A la mierda, el piensa por dentro “esto se va a la mierda”. Pero bueno, aún no está todo dicho… [continúa en parte III] Por si te perdiste la primera parte.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

EL PUTO AMO I: UN CAMBIO DE LOOK

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Te voy a empezar contando una historia tan chorra y tan cotidiana, que vas a pensar “al abuelo se le va la pinza, este tío ya no sabe qué publicar” o cantarme aquello de "Qué le estará pasando al pobre Miguel... que hace mucho tiempo que no sale", acerca de una historia muy solemne y normal, hasta tonta podría decirse sin trascendencia ninguna para tu vida ¿OK? Pero ya verás cómo te das cuenta que detrás de cada palabra y cada gesto, hay mucha tela que cortar, así que paciencia. Cómo no, una batallita que a cualquiera le podría pasar en su vida cotidiana, de las cosas que pasan de verdad, de las que hablamos aquí:

Un buen día nuestro amigo se levanta por la mañana: está de vacaciones, se siente diferente, relajado, sin estrés… Se va al baño, se mira al espejo, pero la cara que lleva es un poema. Por despiste y pereza, lleva como unos 6 días sin afeitarse porque se le olvida siempre con las prisas, aderezado con ojeras de la juerga de la noche anterior, y un pelo totalmente revuelto y despeinado: “Joder… ¡qué asco que doy! ¿No?”. Cerciórense las lectoras, que para que un hombre se mire al espejo y piense esto de su propia imagen, es que la situación es realmente crítica estéticamente hablando, rozando la gravedad.

“Esto no puede seguir así” piensa para sus adentros mientras se rasca una barba de 6 días que ya pica demasiado y abre y cierra los ojos para certificar el volumen de esas ojeras. Raudo y veloz se moja la cara, se vuelve a mirar en el espejo y ve que el cambio no ha sido suficiente… Vuelve a abrir el grifo, esta vez se moja la cara a conciencia, se aplica la espuma de afeitar, la gillette fusion y empieza a darse por los lados. Se vuelve a mirar y se le ocurre una idea: “Necesito un cambio de look”.

Al terminar de afeitarse, se despeja la cara y luce una acertada y perfilada perilla, que le pronuncia más las mandíbula y acentúa la masculinidad de su facciones. Se gusta… empezamos bien. Entonces coge el bote de gel, se mete en la ducha y se pega una sesión de tres cuartos de hora eliminado todo el bello corporal y telarañas varias que no le conviene tener, pensando en sus relaciones íntimas. Se quita también el entrecejo con unas pinzas, se echa agua de colonia y sale de la ducha con su toalla enrollada en la cintura y sintiéndose Superman. Vuelve a mirarse al espejo y se vuelve a gustar, pero… todavía le falta algo.

Se viste cómodo, baja al bar, pide un café y un croissant a la plancha, se siente bien, contento, así mismo se ve guapo y se da cuenta, que la camarera le ha mirado con mejores ojos que de costumbre. “Vaya, la cosa va bien… Aunque todavía me queda un arreglo pendiente”. Va directo al Marco Aldany de la manzana contigua, entra y dice: “¿Para cortarse el pelo?”. Afortunadamente no hay nadie que le pueda hacer esperar, ha llegado temprano. Una peluquera encantadora y joven le sienta, le lava de nuevo el pelo y le pregunta “¿Cómo te lo dejo?”. Nuestro amigo estaba deseando oír eso: “Rapado al 1… ¡por favor!” le dice con entusiasmo a esta preciosa peluquera bajada del cielo a abordar semejante misión. Algo sorprendida, replica para que recapacite nuestro protagonista: “¿Seguro?”, creyendo que por un momento nuestro amigo se va a echar atrás en su decisión de cambiar radicalmente de look. “Por favor” responde mientras se reclina un poco en la silla y se relaja, para levantarse a los pocos minutos estando exactamente como él quería estar.

Se siente nuevo, se siente limpio, se siente fuerte, seguro de sí mismo, cómodo con su nueva imagen, nadie puede pararlo… Se mira en cada escaparate para no perder la ocasión de reafirmarse… Se siente él mismo, más que nunca lo había sentido antes. Sale a hacer unas compras, alguna prenda nueva… “Me faltan unas gafas de sol” piensa. Ahora sí que lo tiene todo, pasea por la ciudad con una seguridad, un pisar fuerte y una comodidad consigo mismo que hacía mucho tiempo que no sentía. La cuestión era hacerlo, dar ese paso y apostar por sí mismo… Ahora puede entender perfectamente cómo se siente una mujer cuando se hace sus arreglos, se siente guapa y sale a la calle simplemente para lucirse y que la vean.

Vuelve a casa después del paso y se cruza con la vecina, con la chica del segundo, de unos 25 años y nada más verle, abre los ojos y la boca: “Vaya cambio que te has hecho… estás… diferente, te queda mucho mejor el pelo así, déjatelo así siempre” y todo esto antes de ni siquiera haberla dicho hola. Esa misma tarde nuestro protagonista queda con unos amigos para tomar un café. Lo dicho, no hay quien le pare, todas las chicas del grupo le felicitan por lo acertado del cambio, le tocan la cara, se pegan a él, mientras los amigos y novietes, intentan quitarle méritos, o hacer bromas acerca de su rapado. Nuestro amigo está cambiado, entra al trapo con todas las tías, ellas le ríen cada gracia por ínfima que sea, le cogen del brazo, le dicen continuamente lo bien que le sienta, lo bien que viste, bla, bla, bla…

Se siente EL PUTO AMO y le sale absolutamente todo. Nuestro amigo esa misma noche, ha quedado con una chica para cenar… [continúa en parte II]

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

HASTA QUE NO TE HARTES DE SEXO…

Imagen cedida por Enrique Perales

La verdad es que no me extrañaría absolutamente nada que me mandaras a la mierda de tantas broncas que te estoy dando últimamente (aunque sea con razón, pero bueno….). Voy a intentar no ir de sobrado, que ni lo soy, ni quiero aparentarlo y voy a tratar en serio de ponerme en tus zapatos, y no echarte broncas que no van a ningún lado, porque por otra parte, entiendo que ya eres mayorcito y te diga lo que te diga, vas a acabar haciendo lo que te de la real gana. Me he dado cuenta que no tengo derecho ni a indignarme, ni a resignarme debido a tu actitud en referencia a tu propio pene. Obviamente tu pene es solamente tuyo y tú haces lo que quieras con él y con el cuerpo que hay detrás… O sea tú mismo, pero me he dado cuenta que no tengo derecho a regañarte, no le puedo pedir peras al olmo (cuántas veces habré dicho eso). ¿Por qué te digo todo esto?

Es simple, cuando alguien tiene hambre, no le puedes pedir que piense con claridad hasta que coma. No te puedo pedir que te comportes de una forma masculina y auténtica si pasas hambre sexual. ¿Qué es lo primero que yo haría si estuviese en mitad de un desierto muerto de asco y de sed? Lo más intuitivo es buscar agua, y una vez que tienes agua, sombra… Y una vez que tienes sombra, un refugio, etc. etc. Siguiendo un orden de prioridades y manteniendo la cabeza fría, aunque quizás esto último sea lo más difícil para alguien que esté sumido en la más profunda escasez, y que no huela a una sola mujer desde que probablemente le dejara su última exnovia.

Intento sentirme como te sentirías tú pasando por una periodo largo de escasez, y la verdad es que no me resulta nada difícil hacerlo. Encarnar cómo yo me sentía cuando las mujeres para mi eran una mezcla entre seres celestiales inaccesibles y paisanas con las que no sabía ni cómo, ni donde, ni cuando comunicarme... Cuando lo más sexual que había en mi vida era la masturbación y el porno. Es más, te entiendo perfectamente, porque la escasez sexual hace que pongas como prioridad encontrar sexo, dejando a la mujer reducida a un objeto sexual. De hecho, cuanto más escaso sexualmente se encuentra un hombre, más salido está y más ve a la mujer como a un objeto, cosa que no es verdad. La mujer es un mundo y un universo al que todos, y digo todos del primero al último debiéramos conocer.
-
Nuestro compañero Big Motherfucker sugería ayer que el gobierno debería darnos una subvención por la labor social que hacemos en P&R, cosa que me hizo mucha gracia, por lo gráfico del ejemplo. Una subvención quizás no nos la vayan a dar en la puta vida (mientras haya un Ministerio de Igualdad que promulgue una discriminación positiva que roce el fascismo), pero sí que la comunicación hombre-mujer debería ser aprendida por todos y todas sin excepción, seguro que seríamos mucho más felices de esta forma las evas y los adanes.

Como dice nuestro amigo Paul Janka, un día se dio cuenta que la mujer es el recurso natural más abundante sobre la tierra después del agua, por lo que no debería resultar difícil acceder a ellas. No es una materia compleja, te diría que simplemente es una cuestión de comunicación. El problema está en que NADIE NOS HA ENSEÑADO A COMUNICARNOS CORRECTAMENTE CON ELLAS, por eso para muchos hombres acercarse hoy y ahora a una mujer que les atraiga, les supone una batalla interior, cuando debería ser lo más normal del mundo.

Los hombres no sabemos comunicarnos, es así de claro, y por eso tenemos una visión tan reducida de lo que es la mujer, porque en realidad no sabemos nada de ella. Incluso desde mi posición te diría que puedo predecir como va a comportarse, como puede responder o cuáles son sus necesidades… pero lo que jamás podré hacer, será encarnar unos sentimientos, simplemente, porque ni tú ni yo, percibimos la realidad de la misma forma que ella. Al final la mejor solución es la de asumir y aceptar las diferencias, de forma que puedes saber qué es lo que puedas esperar de una mujer y que no. Quizás esto sea lo más difícil de todo, no llevarse a una mujer a la cama.

Al estar todos educados por mamá, y ser la primera mujer a partir de la cual vamos construyendo nuestra imagen y modelo particular de lo que ellas son, partimos de un error de base. Las mujeres no se van a comportar contigo como la hacía tu madre, es un código diferente. Por eso veo a tanto “Marco” y a tanto “Edipo” buscando unos comportamientos y unas actitudes en las mujeres que jamás encontrará. Si has estado con pocas mujeres, tendrás un modelo femenino muy cercano a la imagen maternal y eso será lo que busques. Conforme vas conociendo mujeres, tu modelo se va aproximando más a la realidad y alejando del materno, sabiendo ya, qué es lo que ofrece el mercado femenino más acertadamente.

Una de las citas célebres de la película El Club de la Lucha es la siguiente: "Somos una generación de hombres criados por mujeres, me pregunto si realmente otra mujer será la respuesta que necesitamos". Yo digo Amén, pocas veces de una novela o una película pueden sacarse ideas tan claras y tan sumamente realistas. No necesitas una mujer para ser hombre, ni mucho menos una en concreto: hombre naciste, hombre eres, y hombre serás hasta el último día en que se te cierren los ojos.

¿Sabes qué es lo que realmente te va a facilitar en mucho conocer mujeres? No tratar de entenderlas tanto, y comportarte como te dictan los genes sin miedos. Es así, los polos opuestos se atraen. Muchas veces por querer empatizar con ellas, o por querer conocerlas, o por querer acercarnos a ellas, tendemos a dejar de comportarnos como nos dictan los genes, y así lo único que conseguimos es ser “su mejor amigo”. Con esto trato de decirte, que cuanto más fiel seas a tu instinto, a tu verdadero núcleo masculino sin querer maquillar, o forzar una forma de ser que no es realmente tuya, más y mejor podrás comunicarte con ellas, porque les estarás dando lo que ellas reclaman realmente de un hombre. Amigas ellas tienen ya suficientes, no quieras ser otra más.

¿Cómo comportarme como un hombre verdadero? Ya hemos hablado de ello mil veces: siendo fiel a unos principios y unos valores. Pero es verdad que los principios y valores son más fáciles de abordar de forma plena y sin escasez, los coges, integras o desechas, según veas que te funcionen o no… Aún así sean los que sean, lo importante es tu congruencia hacia ellos, y para poder tener la cabeza fría, tienes que tener “la tripa llena”, en este caso, sexualmente hablando. Al revés de igual forma, una cosa lleva a la otra en ambos sentidos.

Definitivamente caballeros, mucho me temo que hasta que ustedes no se harten de sexo y queden bien satisfechos, no empezarán a pensar en otra cosa…

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

NO PIENSES TANTO


Ya conoces mis extremismos, me ayudan a tener las ideas claras y a ti a entender mejor las cosas. Aparte de dramatizar y de decidir nuevos contenidos con El Duque mientras nos tomamos unas cañas por Chueca, en la reunión de ayer estuvimos tratando un tema duro e interesante, que por supuesto merece la pena ser compartido contigo, aunque después hagas lo que te de la gana… como siempre ¡pedazo de gañán con patas! Pues estuvimos repasando experiencias en pareja, las últimas sobre todo y las que más frescas nos pillaban, viendo porqué habían salido bien, o por qué las teníamos ubicadas como “la gran cagada”… Porque sí querido hermano, nosotros también nos equivocamos aunque parezcamos seres celestiales (eso sí, con pene). Si no nos equivocásemos nunca, no tendríamos que corregirnos, no aprenderíamos nada nunca, nunca sacaríamos nada nuevo que compartir contigo y probablemente, cada vez que entrases aquí te encontrarías artículos "la mar de bonitos” y románticos, pero nada prácticos. Lo dicho ¿a qué no sabes cuál es una de las mayores cagadas en una relación?

Hacer cálculos, planear demasiado las cosas, pensarse mucho las respuestas y no actuar por miedo a las consecuencias que puedan derivar sean buenas o malas, querer proteger el ego masculino, reservarse los sentimientos y no hacer frente a la necesidad. Dichas así todas de golpe, parecen una retahíla teórica, pero voy a empezar a apuñalarte con cada una de ellas, y lo dicho… Si no te gusta, no sigas leyendo:

HACER CÁLCULOS y planear demasiado: ¿Qué? ¿Te gusta tenerlo todo controlado? Pues te recuerdo que dentro de una relación hay otra persona… sí, sí, ella. Y te advierto que también tiene voluntad y mente propia, y que a lo mejor no está de acuerdo contigo en todo. Así que no planees tanto, propón más y no calcules tanto, que uno nunca sabe dónde va estar mañana sentado. Te voy a ahorrar quebraderos de cabeza: es imposible tenerlo todo controlado, y si crees que sí es posible es que te has casado con una figura de escayola. El querer controlarlo todo es un indicador de miedo y de tener poca seguridad en uno mismo, nadie es perfecto, pero… ¿Qué más te da? No quieras preverlo todo más de la cuenta porque nunca disfrutarás.

PENSAR DEMASIADO LAS RESPUESTAS: El nido ideal del hombre reactivo que salta con la mínima y que actúa “estratégicamente” para quedarse siempre encima como el aceite. ¿Por qué piensas tanto? ¿Por qué te comes tanto la cabeza? Yo si fuera tú, me plantearía más el disfrutar la relación, que para algo estás con ella, más que cultivar una mente maravillosa jugando al ajedrez con tu amiga, mujer o novia como si se tratara del enemigo. No compitas, no seas tonto… Nadie te obliga a tener una relación de pareja, así que si tienes que montar una estrategia solamente para decir sí o no, para recibir una respuesta que no te descuadre, mejor déjalo ¿OK?

MIEDO A LAS CONSECUENCIAS: Partimos y creemos que eres un hombre, no una nenaza, y que si tomas una decisión es para ejecutarla y no solamente para tener ideas en un cajón. Esto es sencillo, no sabrás si saldrá bien o mal hasta que te mojes y pongas los medios (no solamente la intención) para que salga. Igual prefieres quedarte tal y como estás y seguir pareciendo “un hombre brillante que nunca se equivoca”. ¿Sabes por qué nunca te equivocas? No porque seas brillante, sino porque no mueves un dedo, con lo cual, ella es la primera en pensar que eres un puto bocazas. Hablas mucho, pero no haces nada, por miedo a perder lo que tienes. Pues que sepas que eso es incongruente, y si lo que piensas no está alineado con lo que dices y haces es como si no existieras. Un bocazas más entre tantos… No creo que quieras serlo ¿verdad?

PROTEGER EL EGO: Bueno, al menos has dado el paso, has ejecutado, te has mojado pero… Te has equivocado. ¿No pasa nada? Bueno, dicen que lo importante es participar, pero eso lo dicen los perdedores. A lo mejor sí que pasa, pero mira… Se equivoca quien lo hace y quien tiene los huevos de mojarse con lo que quiere. La cuestión es que te da vergüenza que ella lo sepa, o que ella pierda su confianza en ti. Mi abuela decía que ni del orgullo ni la vergüenza se come, y tenía mucha razón. Cuanto menos ego tengas que alimentar, menos mierda que tapar (me ha salido una rima). Y quien no tiene nada que tapar, no tiene miedo a que le pinchen el ego, ni a nada, porque sabe que si se equivoca, puede volver a levantarse.

RESERVAR TUS SENTIMIENTOS: No tienes que ser una magdalena llorona o el amigo sensible y asexual de las chicas, pero yo te preguntaría entonces ¿para qué los tienes? O aún más ¿Tienes los huevos necesarios para expresarlos? ¿Crees que vas a ser más débil por hacerlo? Mira, lo que te convierte en débil es expresar tu debilidad, no tus sentimientos… Me refiero a cuando depositas en ella algún tipo de carga, de la que tú mismo eres responsable. Esto último si que te hundiría en la miseria, pero en ningún caso el expresar lo que sientas: si lo sabe aceptar bien, y si no… no es tu problema, así de simple. Gusten o no gusten tus sentimientos son tuyos y de nadie más.

NO HACER FRENTE A LA NECESIDAD: Así nació el nuevo Adán, para aprender a abordar nuestras necesidades más profundas y cotidianas como hombres. Lo vamos consiguiendo poco a poco aunque haya veces que te haces el sordo. A veces por no saber contenerse uno, puede echar a perder el amor de su vida, esto te lo digo por experiencia. Y no me refiero a no expresar mis sentimientos, me refiero a depender de una mujer para ser feliz, o a depender de una relación como “estado ideal del hombre”. Te voy a ser muy sincero: por ahí alguna escritora que no practica demasiado sexo debe andar diciendo que “el estado ideal del hombre es estar casado”… A lo que yo respondo literalmente que ¡UNA MIERDA! El estado ideal del hombre es el de libertad, y uno puede ser libre mientras está solo, soltero, casado, con novia, separado, divorciado o viudo. Uno puede ser libre en cualquiera de estos estados.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

NO ME TENGAS TANTO "RESPETO" EN LA CAMA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Lucía Ojeda

De nuevo me voy a meter contigo mi querido Adán casado. Tampoco hace falta estrictamente que lo estés, pero si convives con una mujer también te puedes aplicar este cuento. No sé por qué narices a los tíos nos cambia el chip de amante por el de tío relajado cuando ya estamos con la mujer a la que queremos. Es como el chiste “¿Cómo le voy a decir a mi mujer que me la chupe… si es la madre de mis hijos?" Pues a eso me refiero, a que parece que a uno se le quitan las ganas de hacerle a su mujer todas las perrerías en la cama habidas y por haber, por el simple hecho de que ahora es su mujer… o su novia. No está bien generalizar, pero la convivencia desgasta mucho el erotismo, tanto que no me extraña que después nuestras queridas evas acaben aburridas de lo mismo.

Aquí si que nos tenemos que echar la culpa nosotros, pero sin excusa ninguna y no… No te estoy hablando de que ella no quiera sexo, que sí que lo quiere, ni tampoco te hablo de cuando ella es madre por primera vez y entonces dejas de existir… que por cierto, sino aceptas ese segundo plano, mejor no te plantees tener hijos: la naturaleza es sabia y si obra de esta manera, por algo será, así que ve aceptándolo. Me refiero a que estás con una mujer que por la que se supone deberías volverte loco, por eso estás con ella y tendrías que estar asaltándola cada vez que se descuidara en cada rincón de la casa. No dejar el sexo solamente para el puto sábado noche… Que sí, que todos estamos cansados, pero más se cansa ella de la monotonía sexual masculina, te lo digo yo que el problema viene de ahí, y no que de repente le haya dejado de gustar el sexo. Lo que deja de gustarle es hacer siempre lo mismo, entérate de eso.

Yo no se tú, pero yo tengo la cabeza muy loca, me gusta pensar, imaginar, liarla, sorprender… Debo ser el último de los románticos, y desde luego que no soy una eminencia en la cama, pero… ¡joder! Para algo está la cama… O la mesa de la cocina ¡Yo qué sé! Lo que se te ocurra. No siempre tienes que recurrir al aquí te pillo, aquí te mato, pero eva agradece siempre con creces la iniciativa, la imaginación, la novedad y la sorpresa… que me lo digan a mi.

Además si te metes con ella en la cama con demasiado “respeto” ella lo va a notar en un segundo. Tío… Después sales a la calle o a tomar una caña y estás babeando a todas, menos a la que tienes en casa y seguro… que más de uno si que babea por tu mujer, es lo que suele pasar. El puto mundo al revés del sexo con tu pareja y la etiqueta de “mi mujer”, es algo que me revienta las tripas y que me da rabia. Yo lo llamaría ceguera sexual, porque seguro que no valoras lo que tienes. O incluso... se te ocurre hacer alguna cosa por inspiración divina, y te das a ti mismo el no, antes de ponerlo en práctica con ella porque crees que ella te dirá que no. ¿Y tú que sabes? Lo que desde luego no puedes hacer es pedir permiso para cumplir tus fantasías sexuales con tu mujer, entonces sí que lo llevas claro. ¿Sabes como terminan los hombres que piensan así? En la casa de campo, recurriendo a la prostitución y malpagando por sexo.

No pienses tanto, no pidas tanto permiso en la cama y actúa más. Por más ideas que se te crucen por la cabeza en la cama lo mejor es ser espontáneo. Es el mismo cuerpo quien te lo pide. Y bueno, ya me callo, pero… El sofá, la mesa de la cocina, la ducha… te costó todo una pasta ¿verdad? Acuérdate de la factura de IKEA cuando montasteis la casa. ¡Pues dales usos alternativos! Aquí el que se aburre es porque quiere, nunca pidas permiso para improvisar.
-
Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

COMPRAVENTA EN LAS RELACIONES: ¿QUÉ IMPLICA PAGAR?

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Había quedado en el centro por la tarde, y ya saliendo de casa me llamaron pidiendo media hora de prórroga por retraso. Como ya estaba fuera de camino al metro y veía que me sobraba tiempo, me arranqué a ir andando cosa que me encanta: pasear por mi amado Madrid. Una de las calles por las que pasé, es por la conocida calle de la Montera… Si no eres de Madrid, has de saber que es una calle conocida por dos cosas: por sus zapaterías y por sus sex shops… ¡Ah! Lo olvidaba, también por la prostitución.

Nunca he tenido una opinión categórica o tajante acerca de la compraventa de sexo y no creo que la tenga nunca, aunque no estoy a favor de pagar por sexo en caso alguno. Lo cierto es que pagar a menos que sea un caso muy particular u obvio no me parece bien. Hay gente que se queja porque existe la prostitución, yo no me quejo, para mi es un producto que ofrece el mercado y que no consumo, al igual que tampoco entraré jamás en un restaurante vegetariano. Lo cierto es que la prostitución no existiría, si los hombres no estuviésemos dispuestos a pagar un precio. Dejar la prostitución reducida a pagar por sexo es un “error de noticiario” y de concepto, porque la realidad cotidiana de una relación de pareja en convivencia sobre todo implica un alto grado de compraventa dentro de las relaciones.

Para mi el pecado es el mismo, sea en la calle o sea dentro de una relación de pareja, sobre todo cuando un hombre está dispuesto a renunciar a cualquiera de sus valores básicos: integridad, inteligencia, autonomía o estatus… o no necesariamente renunciar, sino ceder u omitir estos valores para erróneamente obtener lo que quiere en una relación con su amiga, pareja, novia o mujer.

Es algo inevitable, en especial si estás casado y con hijos, o compartiendo una convivencia que en un determinado momento no haya que hacer una revisión de valores, de espacio, de libertad… Miento: LA LIBERTAD NO SE TOCA A MENOS QUE UNO MISMO QUIERA MODIFICAR SUS GRADOS DE LIBERTAD, PERO NUNCA A PETICIÓN DE TU PAREJA, NI DE TU NOVIA, NI DE LA MUJER A LA QUE TE QUIERES LIGAR… ¡qué leches! A petición de nadie. Por desgracia este comportamiento lo veo reflejado práctica y constantemente en las relaciones de pareja que implican convivencia.

¿Maldita convivencia? ¿Por qué llegan a mis oídos tantísimos casos de compraventa dentro de la convivencia? Porque la verdadera prostitución no es solamente sexual. La prostitución es la renuncia a un bien personal en función de conseguir otra cosa. Pagar carne con billetes, pagar sexo con un comportamiento concreto, proveer de servicios en función de conseguir afecto… Pues no, la convivencia está bien, lo que está mal es que como hombres perdamos las fronteras entre nuestros valores y sus requerimientos. Renunciar a un valor como puede ser la libertad, tu trabajo, tu vocación, tu sexo, tu imagen personal, tu concepto de una relación, para adaptarte a un sistema de valores ajeno como pueda ser el de ella, a su propia petición, te coloca en la casilla de hombre sin principios y valores, que está dispuesto a jugar con ellos, apostarlos o hipotecarlos para comprar un beneficio que le pueda dar una mujer.

Vamos a ver, concretando: si tu mujer o tu novia te pone entre la espada y la pared con un ultimátum CUALQUIERA QUE SEA, insito… CUALQUIERA QUE ESTE SEA, no pases por ahí aunque ello te suponga perder la relación. En el momento que aceptas este pago, porque es un pago de un precio que estás pagando, renunciando a un capital propio, tuyo y personal que son TUS VALORES, ella es la prostituta y tú eres el cliente. Estás pagando por la relación. Insisto, sin hombres que lo pagaran, la prostitución no existiría y de igual forma en pareja. Los hombres tendemos a caer en la tentación de negociar dentro de las relaciones personales, sin caer en la cuenta que la mujer domina el verbo, el lenguaje y las emociones. Discutir, pactar, o negociar con una mujer es perder, porque ella sabe hacerlo. Como hombres hemos de ser fieles a nuestro carácter básico y no pretender imitar o jugar con las mismas armas. No es cuestión de saber más o dominar el habla, es una cuestión de principios y valores: que cuando digas que sí, sea realmente que sí; y cuando digas no, sea realmente no. Pero por favor, no pagues dentro de una relación, es lo mismo que irse de putas y suele salir más caro.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.

HABLANDO CON MI FARMACÉUTICA

No es ninguna tontería hablando de impotencia masculina el rollo que te voy a soltar a continuación. Me he hecho amigo de mi farmacéutica, una mujer encantadora que siempre te dedica el tiempo necesario para explicarte lo que haga falta acerca de cualquier duda, es como una profesora, una fuente de sabiduría… Me encanta hablar con esta mujer, es lo más dulce que hay.

Le pregunté ayer domingo cuando no había apenas nadie a eso de la hora del café, qué era lo que más se estaba vendiendo por sexos fuera de lo que eran medicamentos de atención primaria. Especialmente estaba interesado en: para ellos lo adanes, remedios contra la impotencia masculina: Cialis y Viagra® en sus distintas marcas comerciales; y para nuestras evas, pruebas de embarazo y métodos anticonceptivos. Aunque también me dio información acerca de otros productos y servicios farmacéuticos que también son muy interesantes. Hablaré en lo referente en cuanto a precios y accesibilidad para los productos demandados por hombres y mujeres, digamos “productos o artículos farmacéuticos de lujo”, ya que no son de atención primaria, y como veréis no son precisamente baratos.

Preguntándole a mi farmacéutica preferida, me desveló algo que me sorprendió ¿Sabes cuál es la profesión que más problemas de impotencia masculina tiene? Ejecutivos y políticos, y en general cualquier profesión que implique un esfuerzo mental grande, que implique gran capacidad de abstracción. En cambio ¿Cuál es la profesión al contrario en la que estadísticamente hay menos problemas de impotencia masculina? Los porteros de fincas, seguidos de los albañiles. Me quedé sorprendido y le pregunté ¿Esto es para toda la vida? ¿Cómo se cura la impotencia? Ella fue bastante rotunda de nuevo: “Todo está en la cabeza”. Los únicos casos que si debieran tratarse con medicamentos, son aquellos que padecen diabetes (uno de los síntomas secundario es la disfunción eréctil) y el de aquellos hombres que hayan sufrido una operación de próstata.

Hablemos de adanes, no hace falta ser un ejecutivo agresivo o el presidente del gobierno para estar cometido a stress. Quiero que sepas que una caja de cuatro comprimidos de Levitra® cuesta unos 65€, y el médico urólogo no duda en darte el papelito que tiene ya reservado bajo la mesa, debido al acuerdo que debe tener con la empresa farmacéutica que le prometió incentivos en el último congreso médico al que asistió, antes incluso que preguntarte por tu situación de stress o estado de ansiedad, ya que la disfunción eréctil, siempre es una consecuencia, un síntoma de algo que hay detrás, tanto a nivel anímico, físico, hormonal o cerebral. Desde luego 65€ para realizar este gasto, llamémosle “opcional” puedes tenerlos, o no tenerlos. Es un producto demandado sobre todo de los 35 años en adelante. Todos sabemos que hay momentos en los que queremos que todo salga bien, y si te lo tienes que comprar, te lo compras: tú, yo o cualquiera. Eso sí, siempre con prescripción médica, no hablamos de caramelos.

Ahora vámonos al lado de eva, hablemos de la testosterona para aumentar la líbido y apetito sexual femenino. Estamos hablando en concreto de parches de testosterona marca comercial Intrinsa, con prescripción médica también. La agencia europea sólo lo ha autorizado “para tratar a mujeres a las que se ha extirpado el útero y los ovarios y que no tienen pensamientos ni deseos sexuales, y ello les produce malestar“. Sólo se dispensa con receta. Está indicado en el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) en mujeres con menopausia que reciben tratamiento. Cuesta unos 110€ una caja con 8 parches, que como en el caso anterior, vemos que tampoco resulta demasiado accesible, o al menos es un gasto que no sé vosotros, pero a mi me parece grande o al menos a tener en cuenta.

Obviamente no son ni las mismas dolencias, ni el mismo origen de las mismas en hombres y mujeres, pero gracias a estos medicamentos se puede recuperar una calidad de vida en pareja que se haya podido perder con la edad, por enfermedad, por stress laboral, por cualquier razón que te encuentres por el camino y que no te tienes por qué haber buscado, pero sí que pueden afectar a tu vida personal, a tu ánimo, a tu autoestima, incluso a concebirte apto como hombre o apta como mujer.

Una cosa es segura, las farmacéuticas saben que estamos dispuestos a hacer casi cualquier cosa con tal de recuperar la salud, y más en un tema tan delicado como este. A mí al menos me parece importante, ya que muchas veces no valoramos lo que tenemos, hasta que lo perdemos, sobre todo si se trata de salud… Algo que se suele dar siempre por hecho, hasta que te falta.

¿Deberían ser medicamentos de atención primaria? Desde luego si hombres y mujeres viviésemos en un entorno más natural, probablemente ninguna de estas cosas no harían falta. Como me dijo una mujer a la que conocí hace poco: “Imagínate que hombres y mujeres viviéramos en unas condiciones más naturales, más silvestres, rodeados de vegetación y cerca del mar… ¿crees en serio que tendríamos tantos dilemas para relacionarnos?” o incluso “Mira Miguel, te lo diré de otra forma ¿Tú crees que los animales necesitan viagra?”. Gracias a estos comentarios, me dio por visitar a la farmacéutica para ver si me enteraba de algo más.
-
Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo de el nuevo Adán.

EL ÚLTIMO DE LOS ROMÁNTICOS

Fotógrafo: Chema Pascual

Llevo mucho tiempo sin pensar en el amor, en el romanticismo, en la sensación que me provoca el perder la cabeza. Creo que por experiencias ajenas de mis mejores amigos, de mi propio padre, de hombres allegados a mi, estoy poniéndome a la defensiva y empiezo a hacer planes y estrategias para “que me vayan las cosas mejor”. Te ruego me perdones por ello, no lo hago de forma intencionada, pero sí que he de reconocer que temo perder la cabeza por amor. Te pido perdón porque no es sano, no es congruente creer, sentir, pensar una cosa y actuar en un modo diferente a lo que se lleva por dentro.

No quiero contagiarte ese virus, cuando es más, la congruencia es la clave de cualquier tipo de éxito. Nunca me ha gustado ponerle barreras a mis sentimientos y emociones, pero si te dijera que no trato de “protegerme” ante la locura que quieras o no, te hace disfrutar, te estaría mintiendo.

¿Por qué me protejo? ¿Necesito proteger mis sentimientos y deseos más profundos con un “mantener la cabeza fría”? Cuando uno necesita protegerse o acorazarse es que sabe que tiene un punto débil. Como puedes comprobar cada vez que te pasas por aquí, sabes que me gusta escribir y transmitir lo que llevo dentro. Siempre he sido aquel que no se cortaba a la hora de escribir una carta o declaración de amor, a la vieja usanza, como hacían nuestros abuelos. Sin que ella se diera cuenta, cada vez que me apetecía hacerlo, se la dejaba en su bolso, para que cuando llegara a casa se la encontrara y leyera justo antes de dormir. Es algo que siempre me hacía mucha ilusión hacer, de vez en cuando y cuando menos se lo espere.

Últimamente he cambiado la declaración de amor por la declaración de principios, me he vuelto menos espontáneo, me lo pienso quizás más de dos veces antes de decir algo. No sé por qué lo hago, porque ella ya me conoce, pero sí, tengo miedo a mostrar ese romanticismo por si me emplasto, por si agobio… con la que quiero que sea la madre de mis hijos. No es congruente, no hay más hostias… definitivamente no es congruente. Lo cierto es que cuando empiezas a calcular, es cuando realmente la cagas, mucho más incluso que sin saber lo que estás haciendo… Con más pecado aún, porque lo haces con causa.

Demasiado miedo al amor y a entregarse existe a mi alrededor, tanto miedo que al final me he acabado contagiando. Muy a menudo convivo con vuestras decepciones amorosas, con vuestras nuevas ilusiones, con vuestras infidelidades, con vuestras dudas… veo como empiezan, terminan y se pelean las relaciones. Sentados en una terraza hablábamos de ello: hombre y mujer, adán y eva parecen comunicarse bien en la cama, pero parece que pierden la comunicación a la hora de arreglar o de solucionar un problema. Somos muy egoístas, ahora la gente se divorcia y se separa a la primera de cambio por un viento de verano.

Yo no quiero eso para mi, prefiero no casarme en mi puta vida, aunque sea padre, aunque sea pareja… El estado civil es algo pasajero: hoy estás soltero, mañana estás casado, pasado mañana separado, la semana que viene divorciado o viudo… En cambio, cuando uno es padre, esta condición no se va con el tiempo. Si has sido padre, es algo que llevarás siempre contigo, no es un estado civil que se gane firmando un contrato, es algo que eres desde el primer día hasta el último de tu vida desde que sucede. Cada cuál verá lo que hace con su vida y porqué lo hace, creo que es mucho más auténtico, romántico y verdadero aferrarse a aquello que quedará cuando en este mundo ya no estéis ni ella ni tú. Tengo una carta de amor pendiente.
-
Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo de el nuevo Adán.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK XI: CÓMO TERMINAR, por PAUL JANKA - fin de la serie

Adaptado del trabajo original GETTING LAID IN NYC de Paul Janka, disponible en Attractionformula.com
CUANDO IRSE: A día de hoy sigo experimentando con esta parte del sistema. Creo que es la única fase en la que todavía me encuentro en perfeccionamiento. Saber cuando has de irte, o tomar otro camino cuando ves que te has estancado y hay que cambiar, es algo crucial.

En última instancia y a modo de trabajo personal, recientemente estoy tratando de optimizar el tiempo que tardo en tirar de ella en nombre de la economía. Obviamente, el alcohol es algo que te facilita mucho el trabajo. Normalmente suelo tardar un par de bebidas en salir del local, a veces tres. Imagino que si alargara más el tiempo en el que estoy tomando algo con ella, me enfrentaría a tres problemas que trato de evitar a toda costa: una mujer borracha que apeste a alcohol, una falta de agilidad que me impida mejor libertad de movimientos a la hora de sacarla de allí, o incluso una mujer que se percate de que quizás haya bebido demasiado, se ponga en guardia y que por ello te eche el juego por tierra por intentar emborracharla.

Podría fijar como límite tres copas máximo, y después salir del local. He estado con chicas que han preferido ser más fieles a esta embriaguez bebiendo con ganas, que a mis esfuerzos para ponerlas cachondas. En ocasiones he tenido que aguantar más de una hora manteniendo el tipo, mientras ella se ponía tibia bebiendo… Horrible.

Como tú eres el que invitas, tienes que ser consciente que eres el que propone dónde ir, qué hacer, si os vais a tomar algo, o si pasáis la cita dando un paseo. La semana pasada quedé con una chica coreana, preciosa; la conocí en el supermercado y me dio su teléfono en 30 segundos… Sí, tal y como te cuento. No recomiendo siempre tanta precipitación, pero aún así quedamos para tomar algo. Solamente nos tomamos una copa en el local, entonces le propuse tomarnos la segunda en mi casa. Ella lo rechazó. Esa noche sabía que un amigo mío salía por el centro con un buen plan, y le dije que si nos íbamos a tomar la segunda a otra parte (por supuesto yo invitaba) y así seguir hablando del trabajo, la vida en Nueva York, las relaciones, etc. pero parecía no estar interesada. Me di cuenta que era una chica “tal vez” y entonces fue cuando llamé a mi amigo Carlos. La verdad es que nos lo pasamos genial esa noche por el centro.

El último apunte acerca del local, es que debería ser neutral y accesible para ambos a la hora de llegar… Se me podría ocurrir siempre un segundo lugar para tomar otra copa, pero ya estoy harto de esa dinámica. Ella siempre asiente y pregunta “¿Dónde?”. Aquí es donde deberías pasar, porque ella puede pretender que paséis toda la noche de sitio en sitio sin llegar a nada. Dile en este caso que vais a una zona residencial por el centro, llama a un taxi y meteos dentro directos a tu casa.

COGER UN TAXI: De mi local preferido a casa, hay unos seis minutos en taxi, es un tiempo crucial de prueba. Si mi mano está dentro de sus bragas y mi pene dentro de su boca, ella pasa la prueba. Todos estamos contentos, aunque esto no es lo usual. Lo más normal es que ella vaya a tu casa un poco enchispada, siendo el trayecto en taxi el mejor lugar para ampliar los límites del tacto y el físico que has ganado hasta ahora. Besarla, acariciar sus pechos o meter la mano en sus bragas es explorar estos límites del tacto. Además, sus ganas de poner su mano sobre mi miembro notablemente “alertado” suelen decir bastante.

Solamente doy la dirección de mi casa, una vez estamos los dos dentro del taxi. Si la chica quiere tomarse la siguiente copa en otro lado, un martes a la 01:00 de la madrugada, va a ser difícil que pase algo. Lo que nos lleva al siguiente axioma:

Las mujeres que son difíciles, seguirán siendo difíciles.

Es como la primera Ley de Newton del Movimiento (se me daba bien la física en el instituto). Ir abriendo la cartera por toda la ciudad de local en local, es la pero esperanza para un novato de que vas a poder llegar a algo con ella. Tienes que estar preparando para seguir avanzando hacia su sexo, particularmente dentro del taxi de camino a casa. Es como terminar una canción, es mejor hacerlo en un solo movimiento y sin pensarlo 20 segundos. Subid arriba, córrete, abre tu cartera y comprueba que te has ahorrado 50 dólares. Vete a dormir y ¡Siguiente!

EL APARTAMENTO: Tengo un apartamento pequeño en Manhattan, y cuando digo pequeño, lo digo literalmente. Mi amigo Micah y yo hacemos bromas acerca de organizar un día una fiesta en casa en este gran armario que tengo por vivienda, con un mayordomo llevando la cena en una bandeja de plata a los invitados. Mi casa tiene una sola ventana, sin cocina, un baño compartido al final del pasillo y un pequeño frigorífico, incongruentemente colocado sobre el ropero donde guardo trajes de Armani de 2.000 dólares. Bueno, aún así me ligo a mujeres mucho más atractivas que el resto de mis amigos que tienen pisos más amplios.

Para que esto pase, existen dos razones: la eficacia del sistema que utilizo, está basada en llevar a la mujer a un punto sin retorno y en segundo lugar, lo que yo llamo “presentación”, es realmente una ilusión óptica. Tal y como lo hago, desde el primer encuentro en la calle, hasta tres días después en la cita, ha funcionando de maravilla para que la mujer esté lista y preparada para quitarse la ropa. El apartamento simplemente es un lugar privado para… Bueno, puedes llamarlo picadero. Mientras que el resto de la población masculina intenta utilizar su estatus como moneda de cambio de un sinfín de maneras para follar más, yo me lo monto así con mejores resultados. En cuanto a la “presentación”, es algo cómica e implica una elaboración.

Como ya te eh dicho, vivo en una caja. Una caja que está en el barrio más caro de la ciudad en todo caso. Con una mujer detrás mía a las 02:00 de la madrugada, subiendo a mi apartamento, puedo decir que tengo el plan y el sitio. Tengo un sillón de cuero otomano en mi habitación, y es allí donde ella va a sentarse. Justo antes de salir esa noche, de dejado preparadas unas velas justo a la entrada con unas cerillas para encenderlas. Será la única luz que haya. Me he dado cuenta que las mujeres toleran prácticamente cualquier cosa, siempre y cuando sea a la luz de las velas.

Hazme caso, abre la puerta y lo primero que has de hacer es encender las velas. En ese momento solo estáis ella, tú, la luz de las velas y la silla de cuero. Lugar donde ella se sentará o mientras yo le quito su abrigo. Los abrigos ya están colgados, la luz de las velas pestañea discretamente, ella se siente cómoda en mi sillón de cuero… Es nuestro pequeño universo, los confines de mi apartamento, fuera de los cuales ya no existe nada más.

A tu disposición:

Paul Janka

P.D. si te ha gustado esta guía, mándame un e-mail a:
paul@attractionformula.com

Copyright © 2005, 2008 por Paul Anton Janka.
Todos los derechos reservados.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:

INSTRUCCIÓN PARA EL HOMBRE SOLTERO
PARA PRINCIPIANTES: EL MERCADO FEMENINO
PRIMER PASO: EL CONTACTO CON LA CIUDAD
SEGUNDO PASO: OLVÍDATE DEL SÁBADO NOCHE
TERCER PASO: LA APROXIMACIÓN INICIAL
CUARTO PASO: LA PRIMERA IMPRESIÓN
LOS MENSAJES DE TEXTO
POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES
DÓNDE QUEDAR Y CONVERSACIÓN
TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA
CÓMO TERMINAR

Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK X: TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA, por PAUL JANKA

Adaptado del trabajo original GETTING LAID IN NYC de Paul Janka, disponible en Attractionformula.com
CORRECTA GESTIÓN DEL TIEMPO: Hasta que tengas sexo con una mujer, el tiempo corre en tu contra; una vez que ya has estado con ella, el tiempo es tu aliado. La idea del romanticismo está directamente relacionada con la urgencia. Por alguna razón las cosas que pasan de forma súbita, provocan más romanticismo que por ejemplo un cortejo más metódico y elaborado. Desde el primer encuentro, a quedar para tomar algo, estar con ella en el local y tener el primer contacto cercano con ella, la brevedad del tiempo es un factor crucial. Es algo que demuestra tu agilidad y tu seguridad, ir directo en perpendicular (te sorprenderías de un ritmo tan frenético como el que vivimos aquí en Nueva York) al contrario que poner demasiado cuidado, o ir muy despacio, lo que te convertiría en un simple acompañante, resignado a quedarse para siempre en el infierno de “la zona de amigos”.

Un estándar adecuado para un buen resultado sería primero el abordaje rápido con una primera impresión positiva, mandarle un mensaje de texto al día siguiente con un simple “hola” y quedar para tomar algo con un margen de maniobra de dos días de diferencia. Desde el primer encuentro, hasta que quedas con ella para tomar algo, como máximo han de pasar 5 días, si no podría enfriarse; deberías ir sexualmente a por ella en la primera cita, de todas formas:

Una mujer consentirá mucho más a un hombre más seguro de lo que quiere y que se muestra directo desde el primer momento, más que a un tío empanado o pasivo. Si no muestras tus deseos de forma clara (a menos que la quieras tener como amiga eternamente) desde el principio, hacerlo más tarde no te va a funcionar. Una mujer no está programada para cargar con la responsabilidad de la interacción, ni para tolerar tu indecisión.

Así que ve a por ella. Por cierto, tíos, dejad de repetiros a vosotros mismos aquello de “¡Qué chica más inocente, no querría ofenderla!”, esto provoca que cuando quieras hacer algo con ella, te alejes de su cama:

Rara vez una mujer rechazará una implicación romántica aunque la hayas provocado tú, ella no tiene por qué percatarse de ello. No la estás engañando aunque seas el artífice.

Las mujeres en general están mucho mejor preparadas que nosotros desde una edad más temprana, biológicamente hablando, para entender el sexo. La menstruación es una constante en sus vidas, que les recuerda sus periodos fértiles, al igual que dar el paso de la maternidad, probablemente lo más importante para ella en toda su vida. Si crees que ellas son ingenuas e inocentes, lo llevas claro. En ocasiones he recordado alguna situación vivida, y haciendo introspección me he dado cuenta de todas las oportunidades que he perdido por no haber sabido mostrar mis deseos, ni interpretar las señales: era de madrugada, estábamos a solas, ella me estaba mirando fijamente y su postura era abierta, dispuesta y preparada para ser besada. Todo era perfecto, pero yo tenía el bloqueo de creer que no podía hacer nada con ella, porque la había conocido esa misma tarde, y era la prima de un colega, o algo así.

Te puedo contar dos historias que ilustran esto perfectamente: cuando tenía unos 16 años, íbamos a una salida al campo en Topanga Canyon, en Los Ángeles. Solíamos coger el coche para ir a la playa. Todos bajaron excepto la hermosa chica que conducía y yo. Yo iba en el asiento del pasajero, sentado del lado del paseo marítimo, en una calurosa tarde de verano con una panorámica perfecta. Esta chica me gustaba muchísimo, pero ahora viene lo mejor: Abrió la guantera y cogió su lápiz de labios. Yo estaba allí pasmado, mientras veía cómo se daba lentamente su barra de labios. No hice absolutamente nada. Después le pregunté a un amigo lo que eso significaba… ¡Seré pardillo!

La segunda historia me ocurrió hace unos dos años, nada más llegar a la ciudad. Trabajaba como ejecutivo de cuentas en un rascacielos (con unas vistas maravillosas) y allí conocí a una chica muy sexy en el delicatessen de abajo. Ella me dio su número, etc. Resultó ser una dentista, no podíamos vernos mucho tiempo por nuestros horarios, o más tarde de la hora de comer. Y si, ella hubiera estado encantada si yo la hubiese invitado a tomar un té a eso de las 09:00, justo antes de entrar a trabajar, así que traté de hacerlo al día siguiente de conocerla. Así quedamos unas cuantas veces. El único problema era que siempre nos sentábamos muy ceca el uno del otro, saboreando nuestro té, mientras le hablaba de tonterías. Podía sentir la tensión y el deseo que se podían cortar con cuchillo, también como me latía el corazón. Pero volví a hacer el capullo, pensaba “No puedo agarrar a esta chica y besarla, comerle sus preciosos pechos y hacerle sexo oral… porque son las 09:00 de la mañana”.

Mucha gente piensa que no se puede tener sexo por el día aquí en Nueva York. Una vez la invité a cenar, etc. Después me lancé de madrugada y acabamos en la cama, pero la magia y esa tensión tan sexual y tan especial habían desparecido, apenas ocurrió algo. ¿Cuál es la lección? Hazlo cuando lo sientas. Hoy Lisa G. es mi dentista, y de vez en cuando voy a verla a Brooklyn. Siempre nos echamos unas risas recordando aquellas mañanas. Hace poco le pregunté si ella me hubiese abofeteado si yo me hubiese lanzado en alguna de esas mañanas. Ella sonrió y me dijo: “Tendrías que haber hecho algo mucho más grave para que yo me enfadara contigo”. Así que ya sabes, hazlo cuando lo sientas.

CONTACTO FÍSICO – SENTANDO LAS BASES: El cara a cara, a veces estar los dos sentados cara a cara es algo inevitable, pero puede resultar algo violento. Si estás en un lugar íntimo y con velas, el contacto visual tiene obvia ventaja, además si lo fuerzas, lo provocas, con los brazos sobre la mesa mientras ella te acaricia el antebrazo, esto puede funcionar y ayudarte a conocer su tacto. Lo que es más importante acerca del contacto físico, por supuesto, es que con el tacto puedes relajarla, puedes crear el confort necesario. Esto es así, a menos que seas un ansioso y nervioso hijo de puta, en cuyo caso, cierra este libro. Ella ha de sentirse bien con este tacto, ya que la piel trasmite cómo te sientes mientras habláis de su gato, familia, padre, compañera de piso, etc. y mientras se genera este confort y relajación, ella se abrirá físicamente cada vez más. También puede hacerse con los pies bajo la mesa, aunque no estoy seguro si esto sigue de moda.

Sentados juntos, seguro que te sientes más cómodo en un lado o en otro. En mi caso me siento más cómodo sentado a la izquierda, creo que ese perfil mío es el mejor. Elige un lado y prueba. En mi caso me gusta el izquierdo, me gusta que ella se siente a mi izquierda. De esta forma, es como me sale mejor. De lo único que carece esta posición, es de intimidad visual, pero favorece la intimidad física. Desde tu lado puedes alargar el brazo sobre su hombro. Puedes hablar susurrando porque le estás diciendo algo que es sólo para ella, quieres respirar suavemente cerca de su oído y cuello para excitarla. De esta forma sus muslos y entrepierna están al alcance de tu mano, y puedes acariciarlos suave y “casualmente”, tan naturalmente como sentarse o levantarse.

Está escrito con demasiado detalle, pero el aprendizaje condicionado para la mujer es esencial en cuanto al tacto estímulo-respuesta condicionada que tengas con ella. Los playboys naturales lo hacen de forma natural, instintivamente. Puedes ir a cualquier local o restaurante de moda y observarlos, como tienen mujeres guapas a ambos lados. Todo el tacto íntimo y previo al sexo, gira en torno a la cara, hombros, palmas de las manos, pechos y en su pelo. A las mujeres les gusta que las toques, que las acaricies… Si no comienzas desde aquí mismo, puedes ser clasificado como un puto psicópata violador, si una vez os subáis al taxi intentas meter la mano en sus bragas después de tres minutos de rodeos yendo hacia tu casa.

A tu disposición:

Paul Janka

P.D. si te ha gustado esta guía, mándame un e-mail a:
paul@attractionformula.com

Copyright © 2005, 2008 por Paul Anton Janka.
Todos los derechos reservados.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:

INSTRUCCIÓN PARA EL HOMBRE SOLTERO
PARA PRINCIPIANTES: EL MERCADO FEMENINO
PRIMER PASO: EL CONTACTO CON LA CIUDAD
SEGUNDO PASO: OLVÍDATE DEL SÁBADO NOCHE
TERCER PASO: LA APROXIMACIÓN INICIAL
CUARTO PASO: LA PRIMERA IMPRESIÓN
LOS MENSAJES DE TEXTO
POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES
DÓNDE QUEDAR Y CONVERSACIÓN
TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA
CÓMO TERMINAR

Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.

TU COMPORTAMIENTO ANIMAL O… ¿LO QUE DIGA LA RUBIA?

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Por ahí he oído alguna vez que la religión es el opio del pueblo, también he oído que el trabajo aliena. Puedo estar de acuerdo con ambas afirmaciones porque ninguna de las dos está de acuerdo con un estado ideal para el hombre. La cuestión es que no hace falta pensar mucho, para ver que independientemente de las horas que le dediques al trabajo, o cuál sea tu credo, como hombre has nacido libre, y conforme vas creciendo te van moldeando y esclavizando. ¿Por qué crees que la inmensa mayoría de los hombres son meros esclavos de la polla y gastan gran parte de su tiempo mental y físico en buscar sexo? Hay parte natural, pero hay mucho, muchísimo más de alienante.

Ayer una eva inspiradora me propuso esta imagen: “Imagínate que hombres y mujeres viviéramos en unas condiciones más naturales, más silvestres, rodeados de vegetación y cerca del mar… ¿crees en serio que tendríamos tantos dilemas para relacionarnos?”. La verdad es que me pareció una escena bastante hippie, tal y como era la mujer que me propuso esta imagen, y eso le dije. Ella insistió: “Mira Miguel, te lo diré de otra forma ¿Tú crees que los animales necesitan viagra?”. Un ejemplo al límite, como a mí me gustan: perfectamente entendido, AMÉN para ella.

No sé dónde nos estamos metiendo hombres y mujeres con tanta tontería encima, como sigamos así acabaremos dentro de 10 años en matrix y los niños nacerán a la carta, porque acabarán prohibiendo el sexo a la manera natural. No sé en qué narices estarán pensando ellas, pero parece que les gusta “esta nueva ola políticamente correcta", adulterada y anestésica para lo masculino, en la que ya se están comercializando productos para “ser más lista que el hambre” y que mujeres a las que conozco de primera mano y con las que convivo, consumen. ¿Qué mierda es esta? Productos hechos para… ¿quitar el hambre? Señoritas, lo normal es tener hambre a la hora de comer, lo demás es alienación, lo que engorda no es la comida, es estar todo el día sentada viendo culebrones, programas del corazón y Sexo en Nueva York. Insito: es el sofá, no la comida… os lo creéis todo, pero bueno, allá vosotras. Dentro de poco os venderán esperma concentrado en botes, diciendo que el niño será rubio con ojos azules y lo compraréis.

A ti querido Adán, antes de que gracias a la ministra Aído nos metan a los hombres aptos en granjas para ordeñarnos el esperma y se nos prohíba andar por la calle sin llevar un código de barras en la nuca, te diré que lo perfectamente normal, es que se te ponga dura cuando veas a una mujer guapa. ¿Sabes qué es realidad lo alienante aparte de las películas de Disney? Que te creas lo contrario, o que intentes luchar contra tu instinto o tu núcleo masculino (término acuñado por David Deida). Una cosa es vivir agarrado a la polla, como tú lo estés haciendo normalmente, y otra muy diferente saber disfrutar de tu condición masculina que es a lo que todo hombre debiera aspirar y lo que tratamos de vivir y predicar aquí.

Prefiero que me llamen cavernícola, a que me llamen "sinsangre" ciertamente. Que ahora parezcan correctas un montón de cosas porque “lo diga la rubia” no quiere decir que tengas que comulgar con ellas, porque la inmensa mayoría de lo que se predica en TV está muy encaminado a que pagues, a que compres, a que sometas tu voluntad, a que renuncies a tu masculinidad, a que no tomes decisiones, a que no seas responsable y te conviertas en un cobarde al que le suponga un problema, acercarse a una mujer cualquiera porque simplemente… le gusta. No te preocupes, todavía quedamos cavernícolas que no pensamos tanto en llevarnos a la mujer a la que estás mirando y no le dices nada “por respeto”.

Sé que suena a cabronazo, pero esto es así, y apuntándote a ONGs y colectivos ecologistas o de liberación de la mujer no vas a ligar más, como ya me ha preguntado alguno, al que me daban ganas de llamarle cordero, además por lo rastrero que es meterse en una ONG para ligar y no para lo que realmente está una ONG que es ayudar a los demás. Si quieres ligar y ver a más mujeres, haz como un buen amigo mío y métete a bailes de salón por ejemplo, que es algo muy divertido, o a clases de música… ¡pero no a un colectivo feminista soplapollas! Porque se van a follar a cualquiera menos a ti.

Mira, ahora mismo parece que cualquier patrón de comportamiento femenino ha de ser tomado como norma o como patrón de corte, y el mundo de la seducción o las relaciones de pareja en especial también van detrás. En la seducción, porque prácticamente todos los modelos que se proponen son lo que yo llamaría el perfecto muñeco ken, ya que están basados en patrones de comportamiento femenino y sus mecanismos. No es que lo diga yo, es que están tratados desde ese punto de vista, y son sistemas que te enseñan a mostrar los que la mujeres necesitan ver, oír y sentir para acostarse contigo, cosa que sí puede hacer que folles más, jamás lo negaré… pero también hacen que pierdas de vista quien eres realmente por trabajar más lo de fuera que lo de dentro.

En el caso de las relaciones, el tomar como patrón de medida el comportamiento, las reacciones y la palabra de la mujer, es un error mucho más grave que en una escalada de seducción, que al fin y al cabo termina con un polvo (al que sepa hacerlo bien), ya que en una relación estamos hablando de un largo plazo. Dime tú, como puede acabar un tío normal, como tú y como yo, en una relación de pareja, en la que solamente se sigue la pauta de “lo que diga la rubia”, o sea, lo que dicte el estrógeno, solamente actuando en función de las necesidades de eva. Pues termina con una mujer insatisfecha, que no respeta a su pareja porque no encuentra en él, el más mínimo y miserable atisbo de seguridad, hombría, liderazgo, masculinidad y otras hierbas, de las que necesita ella fijarse a la hora de tenerte en cuenta para una relación seria. Y puedes pensar… "pero si lo dijo la rubia, si todo el mundo lo hace, si yo lo que quiero es amarla y respetarla durante todos los días de mi vida…". Para eso querido amigo, tienes que ser un hombre y no hacer tanto caso de lo que dicen por TV, o lo que ella misma te diga, y hacerle más caso a lo que te corre por la sangre, que nunca se equivoca.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo de el nuevo Adán.