EL PERFECTO MUÑECO KEN

¿Nunca has tenido la sensación de estar haciéndolo todo bien con una mujer y que al final no pasara absolutamente nada? O bien estando en una relación… Te hayas comportado a la perfección (no como un calzonazos, sino como un seductor) y que al final la relación se haya roto por desgaste o aburrimiento por parte de ella. Te hablo la típica escena en la que él se echa las manos a la cabeza, preguntándose aquello de ¿QUÉ HE HECHO MAL? Pues resulta que no has hecho nada mal, no has tenido por qué hacerlo, quizás lo único es que te hayas comportado como un perfecto muñeco Ken, hecho al corte y la medida de Barbie, tan a su medida que de lo perfectamente perfecto que has sido, a ella le han entrado ganas de más, siendo fiel a su inconformismo, o incluso ganas de tener alguna emoción que no sea perfecta, o bien probar otra cosa por aburrimiento que no seas tú... Por ver más mundo más que nada. En castellano para que la entiendas… Abrir más sus horizontes.

Con la idea de el perfecto muñeco Ken, me refiero sobre todo a aquel hombre que se considera un seductor, que liga siempre que quiere, o que liga mucho, que lo hace y además lo hace bien, pero al que todas las mujeres le acaban dando la patada, a pesar de que se lo monta de lujo, seduce, tiene buena cama y no la putea tanto como lo que podríamos entender por un amante puro al 100%, que la tiene constantemente en un carrusel emocional, que obviamente crea adicción. Un ejemplo de lo que sería un perfecto muñeco Ken lo tenemos en la película ALFIE, protagonizada por Jude Law (remake de la película original de Bill Naughton).

Me hace mucha gracia que esta película muchas veces se ponga como referencia, o como ejemplo de lo que es un seductor, a pesar de la patada que se lleva el protagonista por parte de la mujer madura de la que se enamora, siendo amante, siendo seductor y siendo “alfa”. En este sentido los guionistas han hilado fino y os voy a explicar porqué:

El personaje, al igual que muchos seductores que alardean de estar calibradísimos, de tener mucha experiencia con las mujeres, de saber cómo tratarlas, de hacerlas bailar a su son, de hacerlas sentir emociones constantemente bla, bla, bla… falla en un tema de raíz: actúa como actúa, no porque sea fiel a su personalidad, sino porque sabe que lo que está haciendo le funciona, sabe exactamente qué es lo que debe hacer para agradar a una mujer, pero parte de una incongruencia radical, actúa así para agradar.

Otro ejemplo en el cine, lo tenemos en el American Gigolo, protagonizada por Richard Gere. Ambos personajes están marcados por poder estar con cualquier mujer, menos con la que verdaderamente desean. Podemos ver a nuestro muñeco Ken, como un hombre amaestrado, creo que esta sería la perfecta definición. Cualquier libro de técnicas para ligar que encuentres peca de esta misma raíz: EL ENSEÑAR AL HOMBRE A DAR SALTITOS Y A HACER CARAMBOLAS PARA GUSTARLES A ELLAS. Miento, no todos… Puedo hacer tres excepciones contadas de autores que realmente han sabido captar la esencia del hombre auténtico, y han sabido sobrepasar la barrera del concepto “seducción”, que en el fondo no es más que una manera de adiestrarnos para gustar a “todas las mujeres”, cosa que además es imposible.

No se le puede gustar a todo el mundo, y el que no acepte esta idea en la seducción y en las relaciones, lo lleva claro.. No es cuestión de método, técnica o ciencia, es una simple cuestión de parámetros de exigencia, principios y valores, la correspondencia entre todos ellos, entre Adán y Eva, entre hombre y mujer. Estas contadas excepciones y que además os recomiendo encarecidamente que consultéis como fuente son:

David Deida: Su obra de referencia es El camino del Hombre Superior. Es el único autor que he podido encontrar que realmente habla con una seguridad real, con paz interior y que además, se nota entre líneas que no necesita dar la talla delante de otros hombres. Es un hombre que realmente se encuentra a gusto con sus condición, la ha aceptado, y nos comunica lo que es un hombre auténtico: sin parches, y de igual forma su trato con las mujeres, el respeto con el que habla de ellas y lo más importante: el no pretender cambiar ni a una ni a otro, respetando la condición y asumiendo y aceptando las diferencias por encima de todo. Apela a la verdadera esencia y al espíritu.

Franco: Su obra de referencia es Manual of Seduction for Husbands, Single Men and Playboys. Lo que puedo destacar de él es que es el mejor autor que sabe enseñarte a pensar en el largo plazo, a no conformarte con lo primero que ves, a no esperar que ella actúe de otra forma diferente a la que actúa una mujer más o menos brava. Te explica las acciones y las consecuencias en el corto, medio y largo plazo, y cuando lo lees, te va apuntillando cada situación de forma casi tridimisensional y familiar, de todas las experiencias que hemos tenido cada uno de nosotros con las mujeres. No te va a dejar indiferente, a mi me abrió los ojos en muchas aspectos en los que era bastante inocente… mejor dicho, estaba equivocado. Apela sobre todo al instinto.

Swinggcat: Su obra de referencia es Real World Seduction. Lo que vas a encontrar en este autor, es un concepto puramente egoísta, inconformista y auténtico. Su forma de entender la seducción y las relaciones es mediante sus parámetros y exigencias y en ser congruente con ellos hasta sus últimas consecuencias. Esta es la verdadera clave de la atracción por encima de todo y el la expresa a la perfección. Aprendió a seducir observando el comportamiento femenino.

Después de todo lo visto, lo habido y por haber, desde P&R te proponemos el nuevo Adán, basado en cuatro valores básicos y principales: INTELIGENCIA, CONGRUENCIA, AUTONONÍA Y ESTATUS cuyos primeros artículos ya puedes ver en elnuevoAdan.com y en breve, en nuestro libro el nuevo ADÁN: basado en la aceptación de las diferencias, en la propia vocación del hombre, en la experiencia y en ser fiel a nuestro propio camino. No queremos más muñecos, ni más hombres de plástico, ni un Adán hecho a imagen y semejanza de Eva, o un Ken a le medida de Barbie, así no vamos a ningún lado. ¿Y sabes qué? Ellas lo quieren menos.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
-

QUE SI, LO QUE TÚ DIGAS… QUE ERES MUY MACHO

-
Dime de lo que presumes, y te diré de lo que careces… Hay otro refrán que dice por la boca muere el pez. Siempre que se juntan dos o más varones en la barra de un bar aparece el fantasma de la competencia de “a ver quien ha follado más, con más tías y mejor”. Como reza mi amigo Duque cuando habla de la RECÁMARA, esto es un signo más de inseguridad y de que constantemente además te estás comparando con el resto. Es algo que me recuerda bastante a cuando los niños son pequeños y empiezan a ver cuál de todos la tiene más grande… La actitud es la misma, por lo que puedes intuir lo maduro que resulta.

¿Sabes qué es lo que veo en el fondo? Un miedo a la soledad que asusta y que no deja dormir a más de uno. ¿Realmente tenemos los huevos suficientes para buscar a la mujer con la que queremos estar? Me da la sensación de que si nadie está mirando, más de uno se follaría a la primera que se le pusiese a tiro, sin ningún tipo de criterio… Lo he visto con solteros, lo he visto con casados, con novios… me jode, seguimos agarrados a la polla como a un salvavidas, y por eso mismo no me extraña que el sexo a más de uno le quite el sueño… Es que ¡parece que no es capaz de ver otra cosa caballero!

La verdad es que cada vez que veo a alguien alardeando de recámara, o de mantener varias relaciones paralelas, o de verse con tantas o cuantas, me pasan por la cabeza todos estos pensamientos vividos y que no quisiera nunca volver a repetir:

Me acuerdo de lo inseguro que yo me sentía cuando trataba de ligarme a varias mujeres para tener siempre la agenda y la cama llena. Recuerdo también lo solo que me sentía en realidad aunque viese a varias mujeres en paralelo, sin olvidar aquel agotamiento frenético que casi me cuesta la salud. Recuerdo también comentarios del estilo ¡Qué cabrón, como te lo montas! que me servían de aplauso, cuando realmente no podía estar con la mujer a la que yo quería y que me había dejado tiempo atrás.

Recuerdo también que intentaba seducir a mujeres que en realidad no me gustaban, o no me despertaban una verdadera atracción, simplemente para acostarme con ellas y tener la polla tranquila. Cada una era un mundo diferente, pero no la mujer con la que yo quería estar. Follarse a todo lo que se dejara caer por mi cama, sabiendo ya de antemano que no contaba para mi como una relación, o pensando en cómo iba a deshacerme de ella con el paso del tiempo, o al cuarto polvo, o cuando se oliera de que estaba ligando por otras vías... No hay muchas mujeres que soporten esa situación. Mientras tanto, de fondo el pensamiento de aquella que me dejó… esa es la verdad, no hubo un solo día durante ese maldito año que no pensara en ella.

Intentando no pensar, intentando hacer muchas cosas, un no parar continuo, al que tenía que enfrentarme cuando no había nadie más en mi cama por la noche. Fantasmas del pasado, que de vez en cuando reaparecen y de los que no quisiera ni acordarme, pero que te cuento aquí para que sepas cómo se puede sentir un hombre con la cama aparentemente llena y lo demás vacío. El que diga que es feliz así, o miente, o es que realmente no es capaz de ver más allá de su propia polla… Ya parará cuando se canse.

Una adicción, un parche que intenta tapar una grieta profunda ¿Sabes estar solo? A mi me costó un año el saber estarlo, y a día de hoy, no sería capaz de afirmar que esté curado al 100% de esa carencia. Por el momento me va bien, supongo que si me volviera a pasar, me acabaría levantando de nuevo con el paso del tiempo, pero lo que si te puedo confirmar, es que jamás volverá a haber recámara, ni reserva, ni mujeres suplentes, ni el follarse a toda la que se deje. Eso sí que te lo puedo asegurar.

LA CHORBA-AGENDA, LA RECÁMARA Y OTRAS HIERBAS, por EL DUQUE

Fotógrafo: Antonio M.Galiot
Modelo:
Sheila Cano, ThinkPink


La primera vez que oí hablar de la chorba-agenda creí que me moría de risa. Me habló de ella un compañero de facultad que en ese momento tenía la edad que yo tengo ahora mismo. Era un tipo realmente curioso gustoso de contar con pelos y señales sus diversas experiencias sexuales… Con los años aprendí la relevancia de una chorba-agenda bien gestionada y actualizada. Poco a poco, a lo largo de la vida vas a acumulando teléfonos de chicas. Algunos teléfonos son más falsos que la famosa moneda sevillana, otros pertenecen a esa chica por la que babeaste un día y que honestamente, pasa de ti olímpicamente, sin embargo, otros pertenecen a chicas que si que pueden estar en ese club. En una buena chorba-agenda solo pueden tener cabida las chicas que tengan las siguientes características:

1. Chicas con las que haya habido atracción. Este criterio es esencial. La existencia de la chorba agenda solo tiene sentido en base a la atracción. Aquí el confort (la otra pata del banco de cualquier relación…) no es elemento esencial, solo la atracción. Borra de una vez el número de esa chica que tanto te gusta pero a la que jamás atrajiste. En este “club” sólo caben chicas que sientan por ti fuerte atracción.

2. Chicas con las que hayas conservado la atracción. Eso excluye a muchas exnovias, con las que estuviste tiempo, y que al final te dejaron. En este selecto club sólo tienen cabida chicas que en el momento final de la interacción aún se sentían fuertemente atraídas por ti. Tienen predilección aquellas a las que dejaste tú.

3. Chicas con las que conserves algo de misterio. Cuando te conocen demasiado es extremadamente raro que las mujeres consientan formar parte de tu chorba agenda. Sencillamente la atracción por ti se diluirá como un terrón de azúcar. No aguantarían el juego implícito en la gestión de este instrumento.

4. Elimina a todas las mujeres tóxicas. Sé egoísta... mejor dicho: sé inteligente. Elimina a todas aquellas mujeres que destruyan, minen o corrompan tu estado interno de equilibrio. Posesivas, celosas; e incluso aquellas por las que sientes demasiado…estas no deben figurar en esta agenda si no en otra…

La gestión de la chorba-agenda requiere un cierto mantenimiento basado en quedadas, llamadas y sms. Lo curioso es que este mantenimiento (alimento) no es excesivamente exigente. Es suficiente con reactivar la atracción una vez cada dos meses más o menos. La atracción se reactiva mediante sms, llamadas, o mejor aún quedando directamente. Lo más importante en relación a estas sencillas normas de mantenimiento, es recordar que la clave de esta clase de relaciones es el 100% de atracción, por lo que el marco de todas y cada una de las interacciones debe estar presidido por ese principio.

Habrás de abstenerte de babear, perseguir, e insistir con estas mujeres. En el fondo deben ser chicas por las que no sientas apego pues como hemos dicho la clave es la pura atracción y el misterio y para mantener estas constantes tu presencia debe ser algo escaso, sutil, fugaz, y selecto. Escaso por frecuencia, sutil por ser citas puntuales y casi inesperadas, fugaz por que la mejor receta es la escasez temporal y selecto por que a pesar de todo los encuentros contigo deberán ser originales, apasionados, espontáneos…

El valor de una buena chorba-agenda es incalculable para un soltero, pues una vez lograda, sirve esencialmente para evitar el sentimiento de escasez, aliviar en determinados momentos incipientes obsesiones con una sola chica en concreto; logra evitar largos periodos de abstinencia sexual (que suelen ser perniciosos…) y además son un alimento continuado al ego. Vaya por delante que hay que matar al ego pues es un poderoso enemigo, pero mientras no logres este difícil, objetivo debes alimentarlo.

El problema radica en cuando usas una chorba-agenda o al menos la mantienes aún teniendo una relación de pareja. En ese momento las tornas se invierten y lo positivo de este instrumento se convierte en negativo y alimenta eso que Arcángel ayer con gran acierto bautizo RECÁMARA. Lo positivo de la chorba-agenda se torna en negativo en los siguientes puntos:

En vez de eliminar el sentimiento de escasez, lo alimenta. El motivo por el que alguien con pareja mantiene una chorba-agenda es el MIEDO A PERDER. No hace falta decirte que alimentar ese miedo es pernicioso par el individuo y que además supone un claro sentimiento de escasez y subordinación.

En vez de eliminar el miedo a perder, lo acrecienta. Como he dicho; la existencia de una RECÁMARA es por miedo a perder a la relación y quedarse solo; por lo que, psicológicamente hablando, anclar esa necesidad de “banquillo de chicas suplentes” alivia momentáneamente la ansiedad implícita en el miedo, pero a largo plazo acrecienta el miedo. Digamos que con estas trampas, estamos aliviando el síntoma (ansiedad…) pero jamás la causa (el miedo). Es una falsa seguridad.

No evitan abstinencias sexuales, salvo que entres en una dinámica de infidelidad pero eso excede de una mera recámara.

Alimentan, obviamente el ego, pero minan a largo plazo la autoestima. A corto plazo alimentan ese ego y disminuyen la inseguridad, pero a largo plazo van anclando una necesidad cada vez mayor de aprobación-admiración externa, destruyendo la autoestima a pasos agigantados.

La conclusión, por tanto a este tema es chorba-agenda si recámara no. Sé por experiencia que en una relación de pareja, sobre todo en sus siempre difíciles e inciertos comienzos, te asaltarán muchas veces el miedo, la ansiedad, la inseguridad. Son sentimientos absolutamente humanos implícitos en vivir en plenitud la experiencia del amor. Por mucho que hayas oído hablar de ese hombre tan Alfa que muchos preconizan, debes saber que tu objetivo no será no sentir miedo, inseguridad… como te he dicho, son sentimientos humanos no vergonzantes; tu objetivo es controlar esos sentimientos y tu conducta.

En la medida que tu conducta no se vea dañada por estos sentimientos, tu tolerancia a esas emociones negativas, irá aumentando hasta casi hacer desaparecer esa desazón. Si por el contrario, te rebelas contra esos sentimientos y coges atajos psicológicos, en realidad, es cierto que en el corto plazo aliviarás la ansiedad, pero a largo plazo cada vez serás más miedoso, más inseguro y más reactivo. Es como la droga, adictivo. Recuerda que tú lo que deseas es el largo plazo (si eso es realmente lo que quieres, en esta vida hay tiempo para todo), la recompensa gorda; no el caramelito del día de hoy.

Un abrazo.


El Duque.
-

EL ESPÍRITU REACTIVO MASCULINO

Me encantaría soberanamente que algún día me dejarais de preguntar ¿QUÉ TENGO QUE HACER PARA… LO QUE SEA? Esta no es la forma en la que se llevan las relaciones. Hace muy poco, en una conversación con uno de vosotros al teléfono, estaba recibiendo preguntas del estilo: Dime que tengo qué hacer para que se enamore de mi, dime qué tengo que hacer para que me deje pasar de la frontera del tacto al sexo, ¿cómo puedo hacer para generar misterio? etc. Que son algunas de las preguntas más frecuentes. Lo cierto es que al responder, la siguiente pregunta siempre es la misma ¿Qué tengo que hacer después…? ¿Y después…? ¿Y después qué hago…? La respuesta es simple: TRANQUILIZARTE.

Uno de los cuatro pilares básicos de el nuevo ADÁN es la inteligencia ¡Qué bien! ¿Verdad? Esta inteligencia, como ya hemos comentado alguna vez anterior, está basada en el saber pensar en el largo plazo. La forma correcta de ver una relación es esta: LARGO PLAZO. Normalmente cuando no se tienen muchas tablas con las mujeres, o se ha estado con pocas mujeres, la escasez hace que el hombre tenga mucho miedo a equivocarse y a que tienda a medir cada acto y cada palabra que sale de sí, para no perder la relación. Este es precisamente el primer motivo por el que una relación empieza a ir mal.

Recuerdo perfectamente, cuando me pasaba hora y media de teléfono, dándole la matraca a mi amigo de turno preguntándole qué tenía que hacer para… No me empezaron a ir las cosas realmente bien, hasta que dejé de pensar en modo ACCIÓN-REACCIÓN. Mira, no me gusta hablar de lo que le gusta a las mujeres, o lo que les deja de gustar, porque no hace más que meteros en el marco del perrito faldero, o lo que es peor: el perfecto muñeco Ken, pero hay dos cosas que las mujeres no soportan en su pareja:

QUE PIERDAS LA CALMA, LOS NERVIOS Y EL APLOMO: Si pierdes precisamente lo que caracteriza a un hombre seguro y con confianza en sí mismo, lo único que podría pensar ella es “No me puedo permitir el lujo de estar con un hombre que se pone más histérico que yo… este tío no aguanta un soplido. Si no es capaz de controlarse en una discusión tonta que he empezado solamente para no aburrirme, desde luego no puedo esperar que mantenga la calma en una situación más grave”. Puede que esté expresado muy en el extremo, pero quiero que entendáis, qué es lo que puede sentir ella cuando se encuentra con una respuesta reactiva. Una conducta femenina muy natural, es la de buscar los límites de su pareja, precisamente para saber, que es lo que puede esperar de ti, o hasta dónde estarías dispuesto a llegar.

QUE SOLAMENTE ACTÚES PARA COMPENSAR: Aquí todos hemos caído alguna que otra vez. Sientes que te has equivocado y al segundo estás tratando de compensar la situación con alguna solución rápida, o con un soborno… El dicho soborno puede ser algo que ella quería desde hace tiempo, pero te das cuanta que cuando se lo ofreces, ella se cabrea aún más. ¿Sabes por qué? Pues realmente no ha salido de ti el hacerlo, solamente se lo estás ofreciendo “para que no enfade más”. No hay cosa que le fastidie más a una mujer con una autoestima sana, que traten de comprarla o sobornarla para callarle la boca… ¡Ojo! Si acepta ese soborno, estás perdido, querrá decir que ella no te respeta ¿y sabes por qué? Porque no te has respetado tú primero.

Ambas conductas, son el perfecto reflejo de un espíritu reactivo, que está a la mínima que salta, perdiendo los nervios y la calma para “que no pase nada”. Te encierran en una subordinación continua a lo que ella diga o lo que ella haga… Y ya no se sale de ahí. Caballeros y queridos hermanos esclavos del pene, si tiene que pasar algo… ¡que pase! No se puede vivir una relación temiendo que te puedas equivocar, o lo que es peor… “tratando de que no te pille”. La manera equivocada de ver una solución para esto, la tiene el individuo al que yo llamaría ALFA DE PACOTILLA, o sea, aquél que por querer portarse como un machote, que ni siente ni padece, oculta y tapa sus carencias, teniendo un comportamiento incongruente con la procesión que lleva por dentro… Para que no se le note que en realidad es un pobre hombre.

La manera correcta de gestionar un espíritu reactivo en pareja, empieza por aceptar primero tus propias limitaciones, no querer tenerlo todo controlado y confiar en la persona con la que estás. Olvídate de fingir que no te importa lo que pasa, olvídate también de aparentar una frialdad que en realidad no es tuya, olvídate de querer arreglarlo todo de golpe… Las relaciones no funcionan así. Yo siempre digo lo mismo: “Algo bueno tendrás, cuando todavía no te ha mandado a la porra a pesar de lo llorón que te has puesto”. Entre mirarlo por el lado del miedo, o mirarlo por el lado positivo, solamente hay un cambio de percepción, pero nada de magia. Quiero además que para que tratéis este tema de forma completa, le echéis un ojo a los siguientes artículos:

EL HOMBRE Y LA ROCA
FALSAS CREENCIAS EN PAREJA
ALFAS DE PACOTILLA
¿MUJER INSOPORTABLE O UN HOMBRE INSEGURO?

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
-

HACEMOS LO QUE TÚ QUIERAS… ¡CAPULLO!

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Lucía Ojeda

Me sigue haciendo gracia UNA FRASE MUY BONITA, que por bonita, no deja de ser inconveniente… Viene a mi mente, la escena en la que una tierna parejita tiene su primera cita. El joven y apuesto galanzuelo, llega diez minutos antes, repeinado y engominado con la raya a un lado, la camisa de salir los sábados, los pantalones chulos del H&M y las zapatillas blancas deportivas que se han puesto tan de moda y claro… ¡los gayumbos de follar! Ella mientras tanto, para hacer uso de la costumbre, viene 15 minutos tarde, se hace esperar, si no… no sería lo mismo. Muy mona y arreglada, se presenta con el retraso habitual de una primera cita, para conseguir sembrar en el corazón de nuestro amigo, esa ansiedad, esa duda y ese deseo de… ¿vendrá?. ¡Qué bonito! ¿Verdad? Además nuestra parejita ha quedado en el Kilómetro CERO, clásico entre los clásicos, a las diez de la noche, y aguarda a su primera cita, esperando ansioso con una rosa de precio indeterminado, que le acaba de comprar a un chino que pasaba por allí, y que le vio con cara de “Mira este, pobrecillo, otro que se cree que va a pillar hoy, este fijo que me compra la rosa”.

En cuanto ella llega, el rostro de nuestro galanzuelo se ilumina cuán aparición de una deidad cristiana. El acto reflejo de liberar la rosa que habitaba escondida dentro de la chaqueta, es irremediable… Acompañado con una sonrisa y cara de “a ver qué cara pone, seguro que no se lo espera… Seguro que soy el único que ha tenido esta idea”. Lo cierto es que cuando le da la flor antes que el saludo, ella se sorprende… tanto, tanto, tanto que piensa “Este quiere pillar cacho, vaya tío más original, pero… ¡qué mono es!”. Obviamente se siente alagada, cualquiera que diga lo contrario mentiría. Se dan dos besos, todo va bien, hablan un rato sin moverse del sitio, se preguntan el “Qué tal” y demás. Todo va perfecto hasta ese momento, y nuestro amigo cree fervientemente que va a pillar cacho, pero llega el momento en que la curva de la atracción de ella hacia él en la cita va a caer estrepitosamente:

Ella con cara de niña buena, le pregunta: "¿A dónde vamos galanzuelo?" Y ÉL BIEN DISPUESTO, RECTO, EDUCADO Y AGRADABLE RESPONDE: A DÓNDE TU QUIERAS… en ese momento todas las almas masculinas del mundo se funden en una gritando ¿POR QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE?????? e hincando rodilla en tierra, saben que el éxito de la cita ya solamente es una leve sombra de lo que pudo ser y no será nunca. Pero bueno… No seamos tan extremistas, fiémonos de ella, después de todo le sigue gustando, y como mujer inteligente que es, decide dar una segunda oportunidad a nuestro amigo con otro saque, para que incluso pueda lucirse con ella y quedar hasta bien… Desde luego es una buena chica, no se lo podemos negar:

"¿Conoces algún sitio chulo para cenar por aquí?" Pregunta ella con una sonrisa más agradable aún si cabe, sabiendo que es su segunda oportunidad. Él con un afán de agradar y ofrecerle todo lo que para ella pudiera resultar atractivo y cómodo responde: HACEMOS LO QUE TÚ QUIERAS… Cae un trueno, empieza a llover de golpe, como si de la selva tropical se tratara, todo el mundo se dispersa corriendo para no quedarse en la madrileña Puerta del Sol a merced de la lluvia. A modo de castigo divino, provocado por esta maldita segunda respuesta, que cuán conjuro o danza de la lluvia, hace que el cielo caiga sobre la cabeza de los pecadores.

Corriendo que se las pela, nuestra parejita huye rauda y veloz hacia el primer toldo que ve abierto y… un estupendo establecimiento de Café y Té se abre ante sus ojos. Nuestro galán, más que obvio y previsible, le dice a su cita: “Podemos meternos aquí”. Ella piensa por dentro “Tío, debes de ser un iluminati de esos que conocen los secretos del universo y escrutan las mentes más sabias del mundo”. Una vez dentro, piden una cerveza y unos bocatines de un material comestible incierto, que parece llevar allí más tiempo que el propio establecimiento. Ella no dice nada, ella aguanta la compostura, ella le ríe algunas gracias, ella paga su parte cuando traen la cuenta, pero… Se levantan ambos: él con la sana intención de invitarla a una copa, eso sí, DONDE ELLA QUIERA… Mientras que ella se levanta con la sana de intención de llamar a sus amigas, alegando a nuestro galán que tiene un cumpleaños a las 00:00 en un recóndito lugar al otro lado de la ciudad. Vaya… ¡qué cita más rápida! Quien lo iba a decir…

Pues desde luego lo podría decir cualquier mujer medianamente piadosa, hacia un galán tan apuesto y… tan falto de liderazgo e iniciativa. Podemos seguir con sinsangre, capullo, conformista, tío la mar de simpático... ¿Se puede saber por qué narices le ha costado tanto a nuestro amigo hacer una reserva en alguna parte o simplemente al menos hacerse una pequeña ruta con tres o cuatro sitios? A ver si os enteráis, a ver si te enteras… Moraleja: No se trata de que montes un despliegue de medios alucinante: SIMPLEMENTE SE TRATA DE ASUMIR EL ROL ACTIVO, DE SABER QUÉ QUIERES, A DÓNDE QUIERES IR, QUÉ QUIERES HACER Y DE TENER INICIATIVA. Si en ocasiones, no hemos sabido estar a la altura de una cosa tan simple como puede ser una cena y ya DESDE EL PRIMER MOMENTO DELEGAMOS EN ELLA, decidme queridos Adanes: ¿PARA QUÉ NECESITA ENTONCES UNA MUJER A UN HOMBRE SI NI SIQUIERA PUEDE RELAJARSE UN MOMENTO Y TIENE ELLA QUE PENSAR EN TODO?

"EL BAJÓN" DEL DÍA DESPUÉS, por EL REVERENDO


He estado un tiempo retirado de las citas por lo que me pasó en la última de ellas, la experiencia que os voy a contar hoy, y es que aparte de haber conocido a muchas mujeres en estos últimos meses, el cuerpo me ha pedido algo de relax... Y la conciencia algo de calma. Esta cita fue con una mujer encantadora, lo cierto es que aparte de la gorrona maleducada de la que ya os conté la historia, todas las mujeres con las que he quedado son estupendas, cada una a su manera. Antes me daba algo de reparo quedar con mujeres a través de una página de contactos, pero te das cuenta conforme vas conociendo mujeres, que en el fondo todos buscamos lo mismo: encontrar a una persona con la que merezca la pena compartir el tiempo, tus sentimientos y tu cuerpo. Allá va mi última cita:

Todo empezó de lujo... Pero la cosa terminó a la mañana siguiente en Vallecas y con algo de preocupación, y es que... parecía una película mala. En un rato entenderéis por qué. Había quedado con ella por Tribunal, nada más vernos la cara nos reconocimos y nos dimos dos besos. ¡Que mujer más dulce! Habíamos hablado solamente dos veces por el chat, pero teníamos bastantes puntos en común, como al música y el sentido del humor. Nos fuimos a comer de tapas a un bar de la zona y nos pusimos a colesterol y a cerveza que daba gusto. Estuvimos hablando de todo un poco, ella me contaba que en breve le gustaría venirse a vivir a Madrid Capital, ya que así tenía el trabajo más cerca, y después nos pusimos a hacer bromas de nuestras respectivas relaciones anteriores.

Ella me dijo que estuvo un año con un rockero, que al final le salió rana, y me lo puso a parir en 5 minutos de forma estrepitosa. Después de escuchar toda la ristra de descalificaciones que le estaba dedicando a su ex, le dije con tono burlón: “Pues conmigo lo llevas claro jajaja... Mucho me temo que has dado a parar con uno peor, es más... Tu ex me cae bastante bien.. creo que antes de que termine este encuentro podemos tener una discusión estilo Pimpinela.” Cuando le solté esto, abrió los ojos como platos y me dio un bofetón en la boca, eso si... flojo. Y me suelta “Eso no me lo digas ni en broma ¿eh?”.

Cuando salimos del bar, la cogí por el hombro y la pegué a mi cuerpo, así fuimos andando hasta un irlandés muy chulo que hay por la zona para tomarnos una copilla. Allí seguimos hablando, pero sin hacer tantas bromas... Nos pusimos a hablar de cine de terror, porque es algo que a los dos nos gusta mucho, y ahí me lancé: “Si te apetece, te puedo secuestrar y nos vemos una peli de miedo en mi casa... ¡Prometo portarme bien!”. Ella me sonrió y me preguntó con segundas “¿Y qué película de miedo me vas a poner? ¿No serás tú el protagonista?”. Me encanta cuando una mujer entra al trapo y te da juego, eso es que le gusta pasárselo bien. Le respondí: “No te preocupes, acabo de salir del psiquiátrico hace dos meses, ya se supone que estoy bien... el médico me dice que ya estoy mucho mejor” y empecé a hacer el gesto de tener un tic en el ojo... “Bueno, bueno... a ver qué película me vas a poner”.

Eran ya casi las tres de la madrugada, salimos del irlandés y llamé a un taxi. Llegamos a mi casa, y le puse una coca cola, lo que me pidió; nos sentamos juntos y nos pusimos a ver La Maldición con la luz apagada en el sofá. Como si fuéramos dos adolescentes la rodee con el brazo derecho y a acariciarle el brazo y con la otra mano, le cogí la suya. Al rato le dí un beso en la mejilla, me puso la cara de frente y nos empezamos a besar, primero despacio, y después con más fuerza. Nos abrazamos y nos seguimos besando, hasta que el cuerpo ya nos pedía quitarnos la ropa. En ese momento le dije: “Mejor nos vamos a la habitación, estaremos más cómodos”. La tomé de la mano y la llevé a mi cama, allí ya nos lo quitamos todo, y empezamos a acariciarnos durante un largo rato, a besarle todo el cuerpo, a jugar mucho antes de entrar. Quería que ella se sintiera cómoda, después de todo era la primera noche, y tampoco me conocía tanto... Quería que ella se sintiera bien.

Cuando ya estaba que no podía más, me puse un preservativo y empezamos a hacer el amor, había bebido un poco, cosa que no suelo hacer y creo que por eso, estuvimos tanto tiempo haciéndolo. Yo estaba en la gloria, ella se dejaba hacer, me dejaba tener el mando al 100% en la cama. Cuando una mujer actúa así conmigo, siempre me sale lo mejor. Cuando ya no pude más... Lo que todos suponemos. Me quedé muy flojo, casi sin respiración, había estado más de una hora casi sin parar. Nos miramos a la cara y nos empezamos a reír y a besarnos. Entonces le susurré al oído “BUUUUUUUH!” como si le quisiera dar un susto.

Maldita la gracia, cuando me despegué de ella... Me dí cuenta que el condón se había quedado dentro. Vaya, iba todo demasiado bien hasta ahora ¿verdad? Ella se puso muy nerviosa, con cuidado lo saqué, ya que se había quedado muy dentro, me dí cuenta que además estaba roto y claro... Cuando ella se dio cuenta a lo dentro que había llegado se puso más nerviosa aún. La besé, la abracé y le dije que no se preocupara, manteniendo la calma, pero ella seguía nerviosa... No creo que sea para menos la verdad, a mi nunca me había pasado algo así. La acompañé al baño, fue a lavarse y después nos vestimos y fuimos a una farmacia de guardia a por la dichosa píldora del día después. En esa farmacia nos dijeron que no la podían dar sin receta y nos mandaron al hospital más cercano.

De camino al hospital ella seguía angustiada, aunque yo trataba de quitarle importancia, hablando de otras cosas, haciendo el tonto con ella, intentando que se riera un poco... Llegamos al hospital y ahí nos dijeron que la podían reconocer, dar la receta, pero que tampoco podían darnos la píldora, lo que a ella la angustió aún más. Nos dijeron que teníamos que ir a un centro de planificación familiar. Todavía en el hospital, la miraron de urgencias para darle la receta, no tardaron mucho tiempo. La doctora que la miró se aseguró de que no se hubiera quedado nada del condón dentro, ya que se había roto. Cuando nos dijeron que el único centro que abría en domingo y dónde nos podían atender no abría hasta las 10:00 de la mañana y que estaba en Vallecas... ¡bajonazo! No eran las 7:00 de la mañana todavía y optamos por volver a mi casa para desayunar.

Le preparé el mejor desayuno que pude, porque aunque ya más tranquila, seguía algo preocupada. Nos echamos a dormir un rato y a eso de las 8:00 salimos para allá, mejor pronto que tarde. Cuando llegamos, como estaba todavía cerrado, nos metimos en el único bar que vimos abierto a desayunar por segunda vez, aunque la verdad... hambre había poca. Creo que ha sido el tiempo de espera más largo de mi vida, en realidad no había pasado nada “grave”, o nada que no se pudiera solucionar, pero entre tantas vueltas, tantos nervios y el cansancio, parecía que los segundos eran horas, que no pasaba el tiempo.

Ya cuando abrieron, el centro estaba desierto, no había más que tres funcionarias. Preguntamos a dónde teníamos que ir, y la atendieron enseguida. Quise acompañarla, pero la funcionaria o la doctora (desconozco el cargo que ocupaba), no me dejó entrar con ella, más bien su reacción a mi pregunta de entrar con ella, fue una mezcla entre indiferencia y hacer el vacío, pero bueno... ya la estaban atendiendo, que era lo importante. Estuvo unos diez minutos y salió. Nada más salir, la dí un beso y le pregunté que si estaba bien. Me dijo que si y “para celebrarlo” nos fuimos a desayunar por tercera vez, eso sí, a otro bar más glamuroso del centro. Era domingo por la mañana, hacía sol, era temprano y había sido una madrugada muy larga, estábamos muy cansados pero preferí que “cambiáramos el chip” y que el encuentro terminara de una forma más bonita.

Ya desayunado por tercera vez... “Demasiadas emociones en una sola noche ¿verdad?”. Y vimos que lo mejor era, tomárnoslo con más calma. A mi esto me dio que pensar, la verdad es que han sido unos meses bastante locos en cuanto a salir con mujeres, he salido con más mujeres en tres meses, que en treinta y muchos años que tengo, y conocer a mujeres ha dejado de ser una preocupación la verdad... Se puede, pero con cabeza y criterio, me lo voy a tomar con más calma; de todas formas, ya os iré contando.


Un amén del Reverendo

Salud a todos.
-

ADÁN ANTE UN GOLPE INESPERADO

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelos: Enrique Perales

HISTORIA Nº1: Un lunes cualquiera vuelves al trabajo después de unas vacaciones, has estado fuera descansando unos días porque estabas frito ya... hacía dos meses por lo menos que no levantabas cabeza, solamente trabajo, mucho curro y poca pasta. Nada más llegar al trabajo, viene una de las supervisoras y te dice que vayas a ver al director. En cuanto entras al despacho, el director te da una carta con el finiquito... así sin más, te dice que recojas tus cosas y te da una excusa barata en cuanto a recorte de personal, que no hay motivo aparente y que simplemente te ha tocado a ti, que la decisión viene de arriba. Se te queda cara de tonto, han estado haciendo todo el papeleo del despido mientras estabas de vacaciones, te estaban esperando. Tranquilo, que ahora viene alguna putada que otra...

HISTORIA Nº2: Estás tan tranquilo porque acabas de llegar a casa, de repente te suena el teléfono y es tu chica. No soléis hablar hasta por la noche, es ya casi una rutina, por eso te extrañas un poco. Cuando le coges el teléfono está muy seca en palabras, te dice que está cerca de tu casa y que tenéis que hablar. Quedas con ella en un bar y cuando vas a darle un beso te quita la boca y te pone la cara, entonces dice “No... tenemos que hablar”. Te quedas a cuadros y temes lo peor, te sientas con ella y te dice que ya no quiere seguir con la relación, que lleva un tiempo viéndose con otra persona y que se ha enamorado. Te vienen mil pensamientos a la cabeza, mil preguntas... Y te das cuenta de que no puedes hacer absolutamente nada de nada para arreglarlo. Espera, que aún hay más...

HISTORIA Nº3: Has llegado a un acuerdo con tu ex-mujer, por el cual hay custodia compartida y manutención, la separación no es plato de buen gusto, pero parece que está siendo amistosa... Todo sea por los niños. Ya lleváis un mes con este acuerdo y parece que la cosa funciona. Un fin de semana vas a recoger a los niños para llevártelos al parque de atracciones, el que te toca. Pero cuando vas al domicilio familiar no están, tu ex-mujer te abre la puerta especialmente cariñosa y te dice que los hijos están con su abuela. Te quedas con la sonrisa torcida, no te huele bien, pero ella está muy sensual y te invita a pasar. Estáis metidos en la cama todo el día, lo estás flipando.. Parece que está haciendo realidad todos los deseos sexuales que has tenido acumulados en tu vida y matrimonio. No entiendes la situación, pero te limitas a disfrutarla, además la echabas mucho de menos.

Cuando te vas, os dais un beso apasionado... Y te dice: el martes te llamo y vienes a por los niños. En tu interior, sabes que hay algo que no encaja, que no entiendes... Esto no es normal. Bueno, llega el martes y estás esperando su llamada, pero lo que te llega, es una denuncia por malos tratos y amenazas hacia ella, en la que relata que cuando viniste a por los niños y no estaban, te pusiste como una bestia y amenazaste de muerte a tu ex-mujer. Su hermana además, figura como testigo en la declaración de que la has amenazado en presencia suya, mientras que su madre, alega que se quedó con los niños porque te tienen miedo y no desean estar contigo. Todo aderezado con una orden de alejamiento cautelar del domicilio familiar que sigues pagando, de tu ex-mujer y de tus hijos, hasta la fecha del juicio.

¿Qué te parecen todos estos panoramas? Pues que sepas que cada uno de ellos es un caso real. ¿Cómo debería actuar un hombre en cada caso? Ahí va una fórmula mágica de esas que te gustan tanto para no pensar y así afrontar cualquier situación: saber estar por encima de las situaciones. ¡Ala, ya está! Se acabó el artículo. ¡Qué fácil es hablar! ¿verdad? Lo cierto es que cuando tienes que resolver problemas de este tipo, a los que podemos llamar GOLPES INESPERADOS, ya que en realidad son problemas que no has causado, que no dependen de ti al menos en su totalidad, pero en los que te ves implicado a la fuerza, solamente te quedan dos caminos: vivirlo como víctima, o levantarte después del golpe. No nos engañemos, por poca sangre que tengas en las venas, estos golpes inesperados afectan, y más cuando caes en la cuenta de que no podías haber hecho nada para evitarlo, lo que también debería ser la razón de partida para libertarte de cualquier losa. Cuando hay algo que no depende de ti, no quieras luchar en contra, simplemente haz por arreglar la situación en lo que a ti te respecta: SE EGOÍSTA. Pero... Por dónde empezar:

Ahora vamos a ver por qué los cuatro pilares básicos de nuestro nuevo Adán: inteligencia, congruencia, autonomía y estatus, no son casuales:

INTELIGENCIA: Lo más seguro es que en cualquiera de estas situaciones, te dejaras llevar por la ira, la desilusión, el victimismo... Somos hombres de carne y hueso, para nada esperaría que el primer pensamiento que tuvieras fuera el de una paz interior incorruptible, pero debemos saber que quizás no podamos modificar la situación, si en cambio, la percepción de la misma. La inteligencia de Adán está basada en saber pensar en el largo plazo, y en el saber que siempre hay más caminos, más opciones y más alternativas. Insisto, no hay una fórmula mágica que te permita quedarte en ese trabajo del cual te han despedido, o hacer que tu ex-novia vuelva contigo, o que tu ex-mujer te la haya jugado de una forma tan sucia para quedarse con todo... Todas estas circunstancias por las que te has visto obligado a pasar, son realidades objetivas, están ahí y estarán presentes hasta que pongas tus medios para solucionarlas.

El largo plazo quiere decir que quizás en ese momento no puedas hacer nada, pero sabes que manteniendo la calma y el aplomo, es mucho más fácil poner una solución, o al menos el empezar a solucionarlo. En cuanto al trabajo, lo puedes tomar como algo no personal, en realidad no lo es... la solución se puede limitar simplemente a buscar otro trabajo, no hay que buscarle tres pies al gato. En el caso de tu ex-novia, piensa que siempre es mejor que haya pasado en ese momento y no tres años después, con casa e hijos de por medio... Ahora ves que en realidad no había más futuro con ella, vuelves a poder elegir de nuevo: la soledad, otra relación, otras mujeres, otras cosas que hacer. Caso difícil la jugada de tu ex-mujer, piensa que tus hijos merecen un padre, tienes que ser prudente, dejarte llevar por la ira solamente te va a dar problemas, y para poder recuperar tus derechos y a tus hijos vas a tener que visitar varios juzgados... Ella ha mentido, y sabes bien que antes se coge a un mentiroso que a un cojo, es una mera cuestión de tiempo, siempre podrás recurrir ante su falta de pruebas... por mucha jueza feminista que se te cruce por delante.

CONGRUENCIA: si no has sido congruente hasta este momento, no te lo reproches, no te va a servir de nada. ¿Es posible que hayas recibido estos golpes inesperados debido a una falta de congruencia? Puede ser, pero también puede ser que no. A partir de ahora es el momento de ser congruente, que tus acciones sean coherentes con tus objetivos, con tu pensamiento, con tus deseos, que todas tus acciones vayan en la misma dirección. Dedica tu tiempo a buscar otro trabajo y no te acomodes, cuando antes empieces antes terminas... No es el momento para mostrar pereza, no te puedes relajar, más en la situación por la que estamos pasando ahora mismo.

Con el tema de pareja, es el momento de poner en limpio tus opciones, qué es lo que quieres con una mujer, qué mujer es aquella que cumple tus requisitos... No te conformes con menos, ya sabes qué es lo que pasa cuando estás con una mujer que no comparte lo que quizás sea más importante para ti, en cuanto a valores y principios. Reclama tus derechos porque los tienes, no te conformes con esa situación de robo, si tus hijos son importantes para ti, se lo tienes que demostrar, tienes que ser fiel a esa idea y actuar en consecuencia, no agaches los hombros... Igual que antes, es cuestión de tiempo y de esfuerzo ¿el objetivo? Ser el padre de tus hijos, que ya lo eres y recuperar tus derechos y lo suyos, porque ellos tienen derecho a un padre.

AUTONOMÍA: Independientemente de todo lo que pueda haber pasado, sigues siendo dueño y señor de ti mismo, y tu poder sigue siendo el poder tomar decisiones. Puede ponerse todo en contra, pero en lo que a ti te afecta, eres el único dueño de tu situación personal, eres el único que puede decidir acerca de lo que piensas hacer. Es posible que te encuentres solo, pero desde luego no estás más acompañado que antes, ahora simplemente eres más consciente de ello. Si no pones los medio tú mismo, nadie más lo hará. En muchas ocasiones a lo largo de tu vida vas a estar solo, es más, estaría dispuesto a asegurar que es el estado natural del hombre: una mujer, una pareja o un amigo pueden aportarte muchas cosas, pero tú eres el único responsable de tu bienestar. Autónomo o independiente, a veces a la fuerza, a veces a elección propia, lo único que distingue estos dos casos, es que haya gente a tu alrededor... Todo eso puede cambiar, pero tu independencia es tuya y te pertenece, solo o en compañía. Nunca renuncies por ello ha tomar decisiones, nunca delegues en una mujer o en un amigo, o en un jefe, la responsabilidad para contigo mismo, ya que tú siempre estarás, quizás ellos no.

ESTATUS: Quiero recordarte que el estatus de un hombre no es el conjunto de sus posesiones, sino la habilidad que tiene un hombre para obtener bienes y servicios. En tu estatus están incluidos tus amigos, tus contactos... Tienes que empezar a moverte, si hasta este momento confiabas en la otra parte: en la empresa, en tu novia o en tu mujer, ahora sabes que conseguir aquello que necesitas depende única y exclusivamente de e ti, y que pocas cosas en la vida son gratis. Vas a tener que negociar, vas a tener que hacer entrevistas, vas a tener que recurrir a gente... No te de vergüenza pedir ayuda, si lo necesitas, pedir ayuda es un acto inteligente. Es un buen momento para probar la calidad verdadera de tus amistades, ensanchar tu círculo social, o quitarte gente de en medio que no te interesa, o que solamente está contigo por interés. Puede ser el mejor momento para hacer limpieza y hacer contactos de forma inteligente, quién es capaz de corresponderte tal y como tú te mereces, la gente que realmente está cuando tiene que estar.

Para terminar te diré que ante un golpe inesperado, un cambio que no esperas, un imprevisto, es donde realmente se va a probar tu calidad como hombre. Ser un hombre auténtico no es solamente tener pene, implica tomar decisiones, implica reaccionar, implica ser coherente con aquello que quieres... En situaciones como las descritas, cosas que le pueden pasar a cualquiera de nosotros en un momento dado ¿seríamos capaces de reaccionar con inteligencia, congruencia, autonomía y estatus? No deberíamos esperar a un momento tal para optar por estos pilares vitales, sino empezar a aplicarlos desde ahora mismo en lo cotidiano. Lo difícil no es reaccionar, sino reaccionar bien. En este modelo tenemos una buena ayuda, cuatro pilares que realmente pueden hacer que tu vida sea la que tú quieras que sea, tenlo en cuenta.

¿ME VAS A DECIR ALGO?

Imagen cedida por Lucía Ojeda

Estaba en la consulta del médico con 38 de fiebre y una mala noche a las espaldas… ¡Qué bien! Una gastroenteritis después de un fin de semana un poco loco y un día de reposo sin ir a trabajar, pero eso sí… jodido. Antes de que me tocara entrar, vino una mujer, de entre unos 28-30 años: alta, delgada, pelo negro cortado a lo “Cleopatra”, toda de vaquero con unas botas altas marrones vistas por fuera. Me la quedé mirando porque pisaba fuerte con los tacones y la verdad… Era lo más agradable de ver en el centro de salud, desde luego que si, muy mona ella y muy arreglada.

Todo lo demás eran personas mayores hablando casi a gritos contándose los achaques y tosiendo. Pues la mujer en cuestión se sentó a dos sitios de distancia míos, mientras yo, de refilón la miraba de vez en cuando. Le tocaba entrar antes que a mí por lo visto, siempre llego antes de la hora por si acaso, antes vengo, antes me voy… Cuando salió de la consulta la tenía justo de frente, me quedé mirándola haciéndole un radiografía literal, sin disimulo ninguno, descaradamente y sin apartar la mirada.

A veces me pasan estas cosas, no las puedo evitar, pero de entre todo ese paisaje triste de centro de salud, ella era el único oasis y… ¡menudo oasis! Tenía fiebre, ojeras de no haber dormido, cagalera y estaba hecho polvo, pero me la quedé mirando como un bobo. Ella ya se iba, y obviamente se percató de mi invasión visual. A punto de salir por la puerta se para, vuelve otra vez unos 5 metros de paseo, se sienta esta vez pegada a mi, como haciendo mucho ruido y moviéndose mucho en la silla, abre una revista y empieza a pasar las páginas de la misma.

Todos sus movimientos enérgicos, dándome en el brazo derecho conforme lo hacía. Mira que había sitios libres ¿eh? Pues ahí pegada llamando la atención y mirándome de vez en cuando como diciéndome ¿ME VAS A DECIR ALGO O TE VAS A LIMITAR A MIRARME PASMADO? Al final parece que se enfadó, se levantó de forma ruidosa y nerviosa y se fue pegando taconazos fuertes al suelo.

Alguno de vosotros ha estado indignado alguna vez con este pensamiento ¿Qué pasa, que si no me acerco a abordarla, nada de nada? Pues si, nada de nada, es más, si pretendes lo contrario, o sea… que ella se acerque a ti de una forma tal como en el ejemplo… Espérate sentado, creo que un acercamiento así, como el de la consulta del médico que te contaba es lo más directo con lo que te vas a poder encontrar cuando de una desconocida se trata. Y si no haces nada, ella va a pensar ¿Qué pasa, que tengo que hacerlo yo todo? ¿Para qué te quedas mirando entonces?

El no abordar en un momento así después de haberla invadido visualmente de esa forma, resulta una incongruencia. Y… ¿qué es lo que les espanta a las mujeres queridos hermanos? Exactamente, la incongruencia. Demasiado hizo ya la chica del ejemplo para que le diera al menos un simple “hola” que me quedé en el bolsillo. Un hola, o un “loquefuera”. Tampoco es que sea ley de obligado cumplimiento, pero las chicas lo hacen de forma mucho más sutil, para que seas tú como hombre el que de ese hipotético primer paso, aunque ella probablemente te haya hecho “la cuchara”.

Indicadores como mirarte o sonreírte, no apartarte la mirada, o pedirte fuego, pueden ser MUY DIRECTOS, quiero decir, MUY DIRECTOS PARA ELLA, ya que “las chicas no abordan”, entre comillas obviamente. Cosas más sutiles como un tropiezo, dejar su abrigo o su bolso pegado a tu chaqueta cuando hay más espacio, un leve pisotón en el pie cerca de la barra, que al tocarse el pelo te de a ti “casualmente”, que al estar bailando te de espalda con espalda “sin querer”, un “perdón que te he quemado con el cigarro” y ni te ha tocado… Cosas así por el estilo, son bastante más frecuentes que un hipotético abordaje directo por su parte. Así que si ves la invitación sutil de una mujer que te interese, tú decides, no esperes que ella haga más de lo que ya ha hecho para que te acerques.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
-

EL VERDADERO FUTURO

Imagen cedida por Lucía Ojeda

Tuve hace poco una charla interesante con una amiga: estábamos hablando acerca de cuáles serían los mejores motivos para dar el paso de casarte con tu pareja. Ella defendía ante todo el estatus social que obtienes cuando te casas, mientras que yo defendía sobre todo lo práctico de casarse a posteiori de haber dado un paso importante. Con esto de un paso importante, me refiero única y exclusivamente, a que un día la mujer a la que amo me diga: “Miguel, vamos a tener un niño”. Entonces si que veo la opción del matrimonio práctica y necesaria, pero no antes. Te podría decir que he visto muchas cosas en pareja, mucho “porque sí”... Es más, seré el primero en felicitarte y en animarte, a la hora de dar este paso, siempre que lo hagas desde tu libertad, pero en mi caso y según mi experiencia, creo que además un paso tan decisivo no solamente ha de ser por amor, sino también ha de ser conveniente y práctico.

Jamás te diré que solamente te cases por sentido práctico ¡ojo! Te hablo primero de amor y después, que convenga hacerlo. No te lo digo por gusto, te lo digo porque por encima de las emociones, del placer, e incluso de la atracción que pueda ofrecerte una mujer, lo más valioso y real que una mujer te puede dar es el regalo de un hijo. Con esto me refiero al verdadero futuro y no a otra cosa. Para mi, todo lo anterior es bueno, pero pasa con el tiempo; TU DESCENDENCIA ES LO ÚNICO Y REAL QUE QUEDARÁ DE TI CUANDO YA NO ESTÉS, ES TU VERDADERO LEGADO COMO HOMBRE.

Jamás entendí la idea de que dos personas se quisieran, se casaran, pero en cambio no quisieran tener hijos... Es algo que me parece superficial y artificial. Por muchos avances sociales que hayamos ganado con el tiempo, en especial nuestras queridas evas, seguimos siendo animales, más o menos inteligentes, pero animales. Quien no acepta esto, realmente no acepta su humanidad, ya que reniega de algo tan básico en la vida de un ser vivo, como es el deseo de perpetuarse. El querer tener hijos, este deseo instintivo (porque es instintivo, no os engañéis) no es más que la expresión de nosotros mismos de querer seguir viviendo y perpetuando nuestro propio ser, nuestra propia vida... Es en realidad una decisión mutuamente egoísta: tanto para ella, como para ti, mi querido Adán.

¿De qué nos sirven tantos avances? ¿De qué nos vale tanta libertad si es la propia sociedad, o mejor dicho, la situación actual, la que coarta nuestra libertad a la hora de tomar esta decisión de crear vida? Quizás entonces no seamos tan realmente libres, quizás tengamos al alcance de la mano un escaparate completo de “lujos” y ventajas de las que nuestros padres y abuelos carecían, pero ahora, a la hora de tener hijos, las parejas se lo piensan mil veces más que antes, teniendo incluso muchos más medios que nuestros ancestros.

Puede ser bien cierto, que el 90% de todos estos avances sociales, no sean más que una anestesia para nuestro instinto. La realidad es que a día de hoy, para una mujer trabajadora e independiente, el querer ser madre, en muchas ocasiones, puede poner en riesgo su estatus profesional. Entiendo que se lo piense dos veces, pero esto no debería ser así: estamos hablando de nuestro derecho de seres humanos a perpetuarnos, a amar a nuestras mujeres y a nuestros hijos... ¿Y no vamos a poder hacerlo porque no llegamos a fin de mes? ¿Qué mierda y qué estafa es esta? ¿Qué avance real es aquel que te impide comportarte naturalmente como ser humano? Lo dicho, en veinte años todos en MATRIX enchufados, y saliendo de capullos con gelatina en vez de ser engendrados. Yo no sé vosotros, pero si esto pasara... Yo me voy a orar al desierto como Juan el Bautista.

Y más cuando cada vez más, la situación futura está menos asegurada, no ya para los que vengan después de nosotros, sino para nosotros mismos. ¿La muerte del instinto? Sin instinto no hay vida, si cada vez es más difícil seguir adelante ¿Vamos a ser tan egoístas de no atrevernos a ser padres y madres? ¿por qué? ¿porque lo digan en las noticias? ¿quién manda aquí...? Desde luego, sin instinto no nos perpetuamos, si no somos padres y madres, no habrá niños, sin niños no hay nuevas generaciones, y sin nuevas generaciones... No hay humanidad. ¿Tendremos el valor suficiente como hombres para asumir este reto queridos Adanes? ¿O nos vamos a quedar sentados esperando a ver qué pasa o si alguien de arriba “nos salva”? Esto último es bastante poco probable, de lo único que sí puedes estar seguro, es de las opciones que tomes tú, por ti mismo.

ESCLAVOS DEL PENE: UN FIEL REFLEJO DE LA REALIDAD MASCULINA

Hace ya tiempo que quería enseñaros, cuáles son los caminos de búsqueda que os traen a este bendito espacio P&R. Supongo que más de uno, se quedará a cuadros con esto, o quizás no le sorprenda tanto. Todas estas búsquedas que muchos de vosotros hacéis en Google que por uno u otro camino os hacen para los pies en PERSONALIDAD & RELACIONES son el mejor reflejo de lo que estáis buscando en realidad cuando “nadie mira”. Os he hecho un pequeño listado con estas búsquedas clave, para que hagáis examen de conciencia y comprobéis por vosotros mismos, si os sentís o no reflejados con la realidad masculina de quien busca respuestas, por qué las busca y lo más importante, qué es lo que realmente queremos cada uno. Por orden de importancia y frecuencia, aquí comienzan vuestros deseos más íntimos, aquellos que os llevan a parar aquí. Esto es lo que tenéis en la cabeza:

La primera búsqueda y que gana por goleada: Sexo Gratis con mujeres maduras… y decenas de variantes prácticamente iguales.

La segunda búsqueda y medalla de plata se la llevan los cuernos: como saber si mi mujer es infiel, pistas ella me pone cuernos, como saber si ella es infiel, saber si ella tiene amante, mi mujer me pone los cuernos, divorcio mujer infiel, ella me ha puesto los cuernos y más variantes.

Tercer puesto para seducir mujeres con pareja: Cómo seducir a una mujer casada, seducción mujeres casadas, conquistar mujer casada, seducir compañera de trabajo casada, seducir mujer cuando tiene novio, seducir mujeres infieles, como hacer que una mujer sea infiel, estoy enamorado mujer casada y demás por el estilo.

Continuamos con un público más orientado a la pornografía por Internet y contactos: masturbación mujeres maduras, masturbación Webcams, masturbación cibersexo, masturbación ropa interior femenina, WebCam mujeres casadas, WebCam infieles, petardas, voyeur Web, mujeres Milf Hunter, porno España, porno frikimedia, frikimedia, porno actrices famosas, Money talks, porno gratis descargas, chicas perdiendo inocencia, chicas perdiendo virginidad, páginas de contactos maduras, páginas de contactos citas y un larguísimo etcétera.

Ahora vamos con aquellos que buscan la forma de obtener sexo rápido: técnicas seducir mujeres primera noche, sexo mujer en primera noche, como llevármela fácil a la cama, como llevarme una mujer a la cama, cómo llevármela a la cama en primera noche, sexo primera noche, qué decir para follar primera vez, técnicas manipulación sexual, técnicas seducción primera noche, como provocar deseo sexual en mujeres, bla bla bla…

Otra parte muy sustanciosa de las visitas, viene también del lado de aquellos que quieren recuperar a una exnovia: como volver con mi ex, como recuperar a mi ex, como hacer que ella vuelva, romper su matrimonio para que vuelva conmigo, quiero volver con mi ex, técnicas con exnovias, con mi ex y una amiga, seducir a mi exnovia, volver con exnovia desesperadamente, trucos para recuperar exnovia…

Curiosamente, las que menos, son las que tratan propiamente acerca de los pilares básicos personalidad y relaciones, es algo que me parece curioso. Aunque creo que ya podrás entender porque de vez en cuando me dirijo a vosotros como “Queridos hermanos esclavos del pene”. Al fin y al cabo, creo que ya nos podemos mirar todos a la cara porque nos conocemos bien y sabemos de qué estamos hechos. Mi ilusión, es que cualquiera de vosotros quizás empezáis buscando pornografía, por poner un ejemplo, y acabéis aquí en P&R, encontrando posibles respuestas a vuestra vida real, más que distracciones o evasiones.

A modo anecdótico, P&R recibe también vistas de personas que buscan información acerca de técnicas de persuasión, manipulación, divorcio, relaciones estables, valores, seducción, comunicación hombre-mujer, crecimiento… O sea, lo propiamente dicho acerca de este espacio, es algo que me parece curioso. Nunca sabes de dónde puede llegar un invitado a tu casa, pero lo importante es que se quede.

Después de haber visto todo este listado, y estas referencias acerca de esta muestra que refleja, para que quiere el hombre actual Internet, que llevamos en la cabeza y qué tipos de cosas buscamos… No me extraña que estemos como estamos: AGARRADOS A LA POLLA COMO A UN SALVAVIDAS. A mi esto ya no me sorprende, llevo haciéndome más consciente de ello en los últimos dos años. A ti no sé si te habrá sorprendido, pero sí creo que es algo que nos debería dar que pensar a todos, en cuanto a lo que es realmente importante, en cuanto a lo que queremos y sobre todo, en cuanto a lo que queremos vivir: si queremos ser hombres completos, o si bien nos conformamos en ser pollas con patas. [continúa en parte II]

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
-

PERSONALIDAD & RELACIONES CUMPLE DOS AÑOS

Portada de nuestro nuevo libro el nuevo ADÁN
Autores: Arcángel y El Duque
Diseño, Maquetación y Fotografía: Chema Pascual
Modelos: Enrique Perales como nuevo Adán y Lucía Ojeda como nueva Eva


Ya van dos años de P&R queridos hermanos. El día a día pasa muy rápido, pero ahora tengo la sensación de llevar diez años con esto… Pues no son diez, son solamente dos, pero que me saben a una vida entera por la cantidad de vida que podemos encontrar en cada uno de los artículos que preparamos lo mejor que podemos para dar respuesta a las cosas que realmente nos arrancan y nos despiertan desde dentro.

Sabemos que somos diferentes, no queremos decir los mejores, pero sí diferentes. A estas alturas sabemos de sobra, que cualquier persona que entre en este espacio va a encontrarse con vida real, con experiencias y con cosas que nos quitan más o menos el sueño: desde algún pellizco a la seducción, hasta la paternidad… Hemos querido hablar durante este tiempo de todo aquello que realmente significa algo para nosotros, algo verdadero, algo importante, algo que realmente nos sirva para vivir y para amar, para comunicarnos, para aprender y en resumidas cuentas, para ser quien realmente queremos ser.

En este segundo año hay un concepto que me ha machacado constantemente, algo que necesitaba salir, que había que expresar por encima de todo: LIBERTAD. Hacerlo todo desde esta ansiada libertad, siendo dueños libres de nuestras opciones, sean éstas cuales fueren, ser nosotros quien tomemos nuestras decisiones sin delegar nuestra verdadera responsabilidad en nadie. Seguimos caminando en esta dirección y un segundo año con vosotros es el mejor premio, y el mejor indicador de que vamos por el buen camino.

Ha nacido ya nuestro hermano pequeño: desde enero de 2009 ya podéis disfrutar de elnuevoAdan.com lugar desde el cuál podéis miraros a la cara directamente, sinceramente, sin trucos y sin engaños, con la mejor y con la peor parte, que implica para un hombre de hoy, un nuevo Adán, ser exactamente eso: UN HOMBRE AUTÉNTICO. No sabéis bien cuántas horas de sueño me ha quitado esta idea, el ser un hombre auténtico… Nuestro verdadero hombre primario, aquel que todos llevamos dentro por condición, por nacimiento y por derecho, pese a todas las voces y anestesias que pretenden silenciarlo en la sociedad actual. Un hombre regido por cuatro valores principales: INTELIGENCIA, CONGRUENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS.

El Duque, mi amigo, compañero y hermano en P&R, junto a un servidor quien os escribe, hemos cuajado esta idea, este modelo en un trabajo literario: EL NUEVO ADÁN, cuya publicación cada vez se encuentra más próxima y de la que os daremos debida noticia cuando ya estén todos los detalles de su publicación bien cerrados. Esta vez nos ha llevado más tiempo porque hemos querido hacerlo bien, porque pensamos que os merecéis un trabajo real, maduro, serio y responsable escrito con realidad y en primera persona. Es nuestra forma particular de deciros SI SE PUEDE.

Todo esto lleva su tiempo y como bien sabéis, nada que realmente merezca la pena, sale de la noche a la mañana, no sin antes haber trabajado duro. Quiero daros las gracias, tanto a los antiguos, como a los nuevos, por entrar aquí a diario a ver cuál es el último artículo de P&R, y desde hace poco, también cuál es la última novedad en el nuevo ADÁN.

Nos seguiremos viendo por aquí, un fuerte abrazo a todos.

Equipo P&R
-

EL INSTINTO DE PROTECCIÓN DE UN JOVEN PADRE, por DANIEL TERRÓN

Imagen cedida por Enrique Perales

Buenas, soy Daniel Terrón de Lifecoach y Seducción. Estoy escribiendo esto, por que en una agradable tertulia con Arcángel acerca de las cosas que realmente importan en esta vida, llegamos a la conclusión, que seria bueno explicar mi experiencia como padre, realmente joven. Un saludo y espero les parezca interesante:

Mi experiencia realmente empieza, unos días después de haber salido con una chica que conocí, era un seductor, me gustaba, me encantaba seducir, probablemente, fuera bastante superficial. Además de bastante engreído, tenia mucho éxito con las chicas, y era bastante consciente de ello. En el día día del que os hablo, sentí la necesidad de llamar a la chica que había conocido, la verdad no solía hacerlo, pero esa mujer me arrancó ese impulso de querer volverla a ver, me parecía inexplicablemente necesario volver a verla, así que me extrañaba a mi mismo. Ella había llenado un hueco, ella me llenó, me hizo sentir completo. Ella es mi pareja actual.

Hace poco más de tres años, tonteábamos con la idea de tener un hijo, nos queríamos, seria bonito, (obviamente, no eramos conscientes de lo que realmente decíamos). Poco después. Con un predictor en la mano, esperábamos juntos en silencio, el positivo que ambos sabíamos que iba a dar, nos miramos a los ojos y decidimos, que para adelante. Después, esa misma tarde, estando yo en mi casa, barajaba, por mi cabeza, todo tipo de ideas, tenia que soltarlo, hablar con alguien en quien confiara.

Llamé a un amigo y se lo conté, por supuesto está de sobra decir que me tachó de loco, y me preguntó que cómo lo iba a hacer y demás. Aún no se por qué, yo y mi pareja, estábamos bastante seguros de lo que hacíamos, y parecíamos ser los únicos. que estábamos seguros de que lo íbamos a hacer bien. Pasado el trago de contarlo a los suegros, y a la gente que piensa que, lo que te dice es la verdad matemática, fuimos a la cita con el médico, para la primera ecografía.

No podía creerlo, se veía tan bien, era tan perfecto, podía ver a mi hija, oír su corazón, y llevarme la ecografía. Creo que fue ese el momento, el momento que realmente tome consciencia de que iba a ser padre, ya era algo de verdad, no solamente una expectativa. Había visto a mi hija con mis propios ojos. Después de eso, vino todo seguido, empezaba a dar patadas, podía sentirla... Cada vez, era mas grande, y luego... ¡Magia! Puf... ¡una niña! Perfecto, todo perfecto, yendo a sus revisiones, y constantemente, cada noche, soñando con ella, imaginando como sera su cara, sus manos y su voz. Ya no me cabía nada más en la cabeza.

En 9 meses estamos ya en el hospital y el parto se acerca, la ilusión es tan grande, que te olvidas del resto del mundo, es un momento en el que solo estáis tú y tu pareja. Entras al quirófano con ella, te ponen tu bata verde, le das la mano a tu pareja, y la aprietas con fuerza, le ponen en el vientre a tu hija, miras a tu hija, le ves la cara, y es tal como te la imaginabas, parece, que la llevas viendo toda la vida, vuelves la cara, miras a tu mujer, os sonreís, la matrona lava a tu hija, la tapa y es entonces, cuando te la da en brazos: el tiempo se para y ya no existe nada más en el mundo que esa criatura.

Os puedo decir, que no hay nada mas bonito, que sentir el calor de su cuerpo, es tan pequeña y depende tanto de ti, que lo único que puedes pensar a partir de ese momento es en protegerla. Después de las primeras noches en el hospital, por fin, nos dieron el alta, ya podemos llevarnos a nuestra niña. La criatura crece a un ritmo endemoniado, aprende sin limites, a velocidad vertiginosa, la miras y sabes sin duda que darías tu vida por ella, no te planteas otra cosa porque es un aparte de ti.

Si hiciera por mi, la sexta parte de lo que hago por ella, seria sin duda un superhombre. Ella consigue sacar de uno, el altruismo puro, te hace madurar, ser consciente, de lo que realmente es importante en tu vida. En ningún momento se me hace cuesta arriba nada, todo es fácil cuando de mis chicas se trata, a día de hoy, lo considero el cúlmen del ser humano: es lo más grande. Por supuesto, que hay cosas que no son fáciles, momentos difíciles, pero todo se hace mas sencillo cuando es por ellas. No te lo piensas dos veces, lo haces y punto. Un único mal momento, cuando cae malita, y darías un brazo, un pie, tu vida, por un ápice de mejoría.

Espero haber transmitido bien, mis pensamientos, espero que notéis el amor que se puede llegar a sentir.

Un abrazo
Daniel Terrón

Visítame en Lifecoach y Seducción

EVA ¿QUIERES SER MI CONSENTIDA?

-
Hay veces que me pongo a escuchar a mis amigas, queriendo o sin querer… Y he de reconocer que no puedo evitar pensar cosas como “Bueno, mejor me callo y no digo nada… que tampoco la cosa va conmigo, pero ¿Qué se creerán?”. Me refiero a cuando las oigo hablar de hombres, favores, amigos… De la forma en que disponen cuando les apetece de lo ajeno como propio. No sé si me entiendes, quizás tú o yo solamente pidamos ayuda cuando vemos que realmente nos hace falta. Pero en el caso de estas evas… Si a la reina del baile la pueden llevar a todas partes, hacerle de taxista, seguirle la bola, invitarla a copas, o resolverle cualquier papeleta sin que ella tenga que mover un dedo y la acostumbras a eso, lo va a dar siempre por hecho y se le va a subir más de lo subido que ya se lo podía tener. Para que lo entiendas: cogen al tío en cuestión, sonrisita, lo exprimen y a otra cosa. Y si el tío en cuestión no se presta o no actúa según ellas esperan, o no les regala el favor, ellas se indignan, y hasta se enfadan… Ver para creer… ¡vivan las relaciones desinteresadas! o incluso "No pienso pagar, a mi me invitan siempre..." Esto último lo he oído alguna que otra vez.

¿De quién es la culpa? Una vez más de nosotros, queridos hermanos esclavos de la polla y encantados por agradar y servir a cada fémina que se cruza en vuestro camino para “caer bien”. Somos nosotros quien entramos al trapo, aceptamos ese juego y... quienes originan esta sutil forma de prostitución. A ver, yo no es que me considere un caballero, es que realmente lo soy y abro el grifo cuando quiero, y cuando quiero... lo cierro.

¿CUÁNDO ABRO EL GRIFO? Pues siendo sincero… Cuando me da la realísima gana, cuando me apetece, cuando estoy de buen humor, cuando tengo… Si hay para mí, que haya para todos, así pienso yo. Cuando me piden las cosas de buena manera, porque realmente hacen falta, o cuando me ofrezco porque veo que quizás yo pueda ser la única persona que pueda ayudar de una forma práctica.

¿CUÁNDO CIERRO EL GRIFO? Siendo igualmente sincero… Sobre todo cuando veo que me piden las cosas de mala manera, cuando no lo hacen por favor, cuando parece que dan por hecho que lo voy a hacer independientemente de si puedo o si no, cuando me dan una orden directa o indirecta, cuando no me convence lo que me están diciendo, cuando me da la sensación de que ella quiere que la justifique o cuando pretende que yo apoye un acto con el que no estoy de acuerdo para que ella se sienta validada.

Hace tiempo que dejé ya de repartir validación por doquier. Te he de reconocer que me llevo alguna mala cara por parte de ellas de vez en cuando, o un apelativo del estilo de “machista”, “pero que egoísta eres”, “cómo puedes decir eso”, “pues deberías…”. Lo cierto es que ya estoy bastante inmunizado ante estos reclamos. Por mi forma de ser, te diré que me encanta ayudar y dar servicio a las personas que me importan, en especial a ella, a mi niña… Pero ¿sabes una cosa? Es ella precisamente la única persona que menos me pide y más me da, por eso sale de mi, por eso a ella le doy a placer casi cualquier cosa que esté en mi mano darle.

Recuerdo incluso haberle dicho alguna vez: “PODRÍAS APROVECHARTE MÁS DE MI ¿EH? Que nunca me pides nada…”. No te negaré que soy un tío muy simple, y que muchas veces mi forma de quererla es darle de lo que tengo, porque me gusta verla feliz y ayudarla, porque la quiero y te reconozco que si ella no fuese tan sumamente independiente, probablemente mi patrón de CALZONAZOS MAYOR DEL REINO que también lo tengo, sería bastante mayor... pero a voluntad ¿eh? ¡jajaja! Suena como a “Soy un calzonazos porque yo quiero” ¿verdad?… Según se dé, a veces no me lo creo ni yo. Creo que precisamente por esto he tenido suerte, no es que sea el puto crack masculino, pero amo a una mujer a la que me sería imposible comprar con alhajas o con favores.

Esto no quiere decir, que no haya otras muchísimas que funcionen en base al dejarse “comprar” a conveniencia. Ya me han reconocido mujeres de mi misma edad en confianza, que si “dieran el pelotazo” se subirían al tren de la conveniencia en pareja, seguidamente me decían también que el jardinero tendría que estar buenísimo. Así que… Por lo que a mi respecta, quien quiera negociar para estar con una mujer, o le apetezca “comprarse una”, que sepa que existe un mercado abundante de mujeres, divas, o prostitutas no reconocidas como tales (aunque funcionan igual, la única diferencia es que no piden dinero directamente) que si entra en este juego del intercambio de bienes y servicios. Eso sí, por un lado que proveas, por el otro… Ya sabes que también el equilibrio es AMANTE-PROVEEDOR, si una mujer negocia un estatus contigo, o se arrima a ti solamente cuando le haces favores… Muy probablemente tenga la polla de otro a su servicio, y tan contenta ¡ole!

SI TE LA QUIERES PEGAR... ¡ALLÁ TÚ!

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelos: Enrique Perales

Me estaba acordando de cuando tenía unos 18 años, nunca había estado con una chica antes y era algo que me comía la cabeza. Lo cierto es que no tuve una adolescencia para recordar, debido a un acné virulento que anuló casi cualquier oportunidad de resultar medianamente atractivo para las chicas: mucho complejo de inferioridad y mucho estudiar. Recuerdo que me absorbía la cabeza la idea de estar con chicas, me preguntaba si yo valía para eso, o si estaría toda mi vida solo, si alguien me querría algún día... O sea, una puta película de bajón de Disney de chico feo con gafas. Supongo que tenía que pasar por aquello, por ver en TV o en la calle a personas que yo consideraba normales, comparándolos constantemente conmigo para comprobar que en efecto, no encontraba motivo alguno para sonreír. Lo dicho, lo que antes en la adolescencia me podía parecer un mundo, ahora lo veo como una fase más en mi madurez como hombre. Había que pasar por ahí sí o sí.

Esto viene a cuento de la madurez: cuando uno recorre un camino y vas incorporando a tu vida experiencias, vas viendo las cosas de otra forma. Lo que hace diez años te parecía un mundo, hoy no tiene tanta importancia. Mi error particular cuando alguien recurre a mi pidiéndome consejo, solía ser darle exactamente lo que me pedía para no equivocarse. Como veía que haciendo esto, lo único que generaba era dependencia a personas que me pedían respuestas: Hombres sobre todo que no querían equivocarse hasta en la petición más infantil de cómo ligarse a una chica.

Desde entonces, lo que hago es proponer varias opciones y alternativas, explicando las consecuencias que derivarían de cada decisión, para que sea el propio hombre quien decida lo que va a hacer, sin dar más órdenes programadas. Cuando uno decide, es completamente libre de optar, y por lo tanto de acertar o de equivocarse, es su propia responsabilidad. De eso se trata, de ser responsable de tus propias decisiones a sabiendas de que te la puedas pegar.

Por eso ya no trato de evitar que la gente se la pegue cuando me viene con lloros sobre cómo recuperar a una exnovia, por poner un ejemplo muy típico. Muchas veces lo que deseas simplemente puede ser fruto de una pataleta, de no saber aceptar que las cosas cambian, de falta de madurez o de paciencia. Hay cosas que no se pueden forzar, por muchas ganas que tengas. Quizás lo que más deseas, es lo último que te conviene, o lo último que necesitas para ser verdaderamente feliz. Así que después de haber dado todas las opciones digo siempre lo mismo: SI TE LA QUIERES PEGAR... ALLÁ TÚ.

No hay otra forma de madurar más que equivocándose, es el perfecto camino para aprender. Y cuando ves a un chaval obsesionado por ir detrás de una chica que le machaca, y se ríe de él o que no le respeta porque el chico está siempre arrastras de lamebotas con ella y te pregunta ¿Qué tengo qué hacer? Lo primero que respondo es a la gallega con otra pregunta: ¿quieres que te diga lo que realmente necesitas o que te diga cómo seguir comportándote como un capullo? No es la primera vez que respondo así, y más cuando con cada respuesta que doy, la siguiente pregunta siegue siendo ¿Qué tengo que hacer? Pues mira, muy pocos de vosotros aceptáis la idea de querer realmente aprender a estar felices y solos, porque os pierde la polla, o eso, o pensáis que estar con una mujer es el fin último en la vida de un hombre.

Hace poco, uno de vosotros me llamó un par de veces para el mismo tema: enamorar a una mujer que en principio no estaba por la relación. A ver, con mayúsculas: HAY VECES EN LA VIDA QUE UN NO, ES UN NO Y PUNTO. Pues venga a machacar, pues venga a llamar con lo mismo, pues venga a dar la matraca... ¡QUE NO JODER! ¡QUE NO! Lo primero cuando se está tan ansioso, lo último que necesitas es "ligar", mejor dicho, querer engancharte a una mujer, pero bueno, como os sigue perdiendo la polla os da igual, vais a seguir pidiendo el ¿qué tengo que hacer? Vosotros veréis si os gusta esta situación de esclavo del pene.

Pero ahora veo, después de un tiempo, que hasta que no te la pegas bien dada en la cara, no aprendes, como yo o como cualquiera. Así que si te empeñas, sigue machacando con lo mismo, y pégatela bien, así aprendes, ya que parece inevitable que caigas una y otra vez... Así es como se madura, uno tiene que llevarse muchos NO para darse que cuenta que en las relaciones no hay palabras mágicas. Una vez que sabes las consecuencias, eres libre de elegir.

LA NUEVA EVA EN EL PUNTO DE MIRA, por LUCÍA OJEDA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Lucía Ojeda

Hoy hablaré de la nueva Eva. Reconozco que la nueva Eva, la mujer de hoy, no sabe demasiado sobre tareas domésticas, o más bien, no se aprende a la misma edad que antaño. ¿Es más inútil la mujer de hoy en día? NO. Rotundamente NO. Algo que me tenéis que reconocer es que a la mujer siempre se la mira más con lupa: en casa, en el trabajo y... en la cama. Siempre estamos mucho más en el punto de mira de todo que cualquier hombre. ¿Que ahora vivimos mejor? Claro que si, pero a la par que vamos subiendo posiciones, vamos siendo sometidas a un mayor número de juicios. ¿Es esto malo para nosotras? Pues si y no: Si porque en este sentido parece que no hemos avanzado en miles de años con los prejuicios... Y no, porque es el mejor estímulo para callarles la boca a todos aquellos que te enjuician.

Creo que todo son "exigencias del guión", es una mera adaptación al cambio de la sociedad a través del tiempo. La antigua Eva vivía en un mundo un tanto machista, en el que las expectativas de una mujer iban poco más allá de tener hijos y encargarse de las labores domésticas, o eso... O hacerse monja. Ésto la hacía frágil, dependiente, vulnerable, limitada, sumisa... desequilibrando la balanza del poder hacia Adán.

A través del tiempo a Eva se le ha permitido salir de casa, más allá de ir de compra o llevar a los niños a la escuela. Se le han otorgado derechos humanos, dejando atrás el "sexismo" que la rodeaba. Se le ha permitido estudiar, realizarse como persona, tener capacidad de decisión... Eva se ha convertido en una mujer fuerte, independiente, libre, autosuficiente, bla bla bla... Es lo que manda la época en la que vivimos, ahora hay que estar siempre perfecta, hacerlo todo bien, ser buena en todo, todo y todo: tanto que a veces a una la desborda. No basta con ser mujer, hay que ser una súper mujer. No hay un término medio, o eres brillante o pasas desapercibida. Cuanto más brillante, más sometida a juicio estás. Esto me recuerda a una situación de chiste: la chica que pasa frente a la obra a la que los obreros la piropean, pasa otra chica después y los obreros no dicen ni pío. La que no recibe el piropo viendo los piropos que ha recibido la anterior, se pregunta ¿por qué a mi no me dicen nada?

La nueva Eva emplea más tiempo en ella misma, en su formación profesional, cada vez se independiza más tarde, por tanto, la edad de aprendizaje respecto a las labores domésticas se va alargando. Ahora, dime Adán ¿era más inteligente la Eva que sabía cocinar a los 14 años, pero a los 50 seguía sabiendo básicamente lo mismo? ¿O prefieres a la Eva que a los 25 años tiene una carrera universitaria, a los 35 sabe cocinar perfectamente y a los 50 quizá haya sido Ministra del Gobierno? Con tu respuesta serás tú el que demuestre tu propia inteligencia, ella, sin duda, lo es! Un hombre que quiere una mujer a la que sienta que puede superar en todo y que esté con ella por ese motivo y no por amor, es un hombre inseguro que necesita compararse continuamente para sentirse superior, y así proteger su ego. Un hombre en condiciones, un nuevo Adán seguro de sí mismo, quiere una mujer que le haga frente y que se haga respetar. Vosotros mismos sabéis que a la chica que os lo pone todo fácil y en bandeja, que os dice que sí a todo NO LE HACÉIS NI PUÑETERO CASO.

Paradójicamente, aunque parezca que Adán ha perdido poder dentro de la relación, la ve más atractiva. Ya no se trata simplemente de su mujer, se trata más de un reto. Esta es la actitud de un Adán inteligente y seguro, un hombre que no se asusta ante una mujer que tiene igualdad de condiciones respecto a él. Ella no le necesita, eso es lo mejor de todo, si están juntos es porque ambos lo quieren. Adán y Eva ya no estarán juntos hasta que la muerte los separe por ley cristiana, y si lo están, será mientras entre ambos exista el amor.

Un beso a todos.

Lucía Ojeda.
Imagen oficial de P&R