YOU TALKING TO ME?

Robert de Niro en TAXI DRIVER

¿Sabes qué es lo más difícil para mí? Lo tengo comprobado, mantener la paz interior, ser paciente, controlar la ansiedad… Mucho más que cualquier imbecilidad que se te pueda ocurrir. Hoy es un día para mí de desgobierno… ¿por qué? Pues querido compañero de fatigas, porque parece que hoy el deporte nacional es tocarme los cojones. Ya desde primera hora de la mañana… Me he cortado la nuez afeitándome ¡mal empezamos! Parecía un anticipo del San Martín que me esperaba en lo posterior: retrasos, averías, estropicios, familiares con ganas de joderte el día, neuras de amigos obsesivos y reestructuración en el trabajo. Y cuando te escribo esto, no son ni las 11:00H de la mañana.

¡Joder, que solamente soy un tío! ¿Queréis un ejército? Hoy no tengo fuerzas para dar nada bueno… Lo mejor que tengo ahora mismo en mi memoria son los filetes rusos con cebolla y milhojas de postre que cené ayer en la mejor compañía. Oajalá se hubiera detenido anoche el tiempo… Para lo que había que ver hoy, mejor me hubiese quedado en casa con una gastroenteritis. Insisto, no sigas leyendo si no quieres que te vampirice emocionalmente, no estaría bien, tú no tienes la culpa; pero este es mi espacio de libertad, al menos mi preferido. Hoy soy una mezcla doncella desconsolada y Robert de Niro en plan You talking to me? así que pasa de mi, es lo mejor que puedes hacer.

Me puede la sangre, el vicio, la ansiedad, la ira… Todo aquello que precisamente me ¿deshumaniza? No más bien no, creo que me inciviliza o me hace involucionar, hoy me siento más humano, reactivo y débil ante la tentación de coger a alguien y pegarle un cabezazo que nunca. No suelo permitirme este tipo de apetitos, pero hoy no puedo más. ¿El Nuevo Adán? Hoy lo tengo bien lejos, le veo de lejos reírse de mi por parecer un enano coñón quejica. Lo mejor de todo es que con la poca cabeza fría que me queda hoy, tengo algo seguro: no soy el centro del universo, así que tampoco será tan grave. Uno hay de ser consciente de sus limitaciones, y si no lo es… ya llegará el momento en que deba serlo por narices.

Emociones al fin y al cabo, pero aunque lo sepa, tengo ganas de… de… de… Sí, piensa mal y acertarás: romperle la cara a alguien. Me estoy acordando de estos conceptos: CONGRUENCIA, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS… Nuestros cuatro pilares básicos, el nuevo ADÁN, el hombre que siempre has querido ser. Hoy te informo, querido compañero que los tengo en la planta de los pies. Los veo tan difíciles de alcanzar, como que te toque el Euromillón. A pesar de ello, me siento más humano y más visceral que nunca, pero no es como me gusta sentirme. Me doy cuenta de que hay tantas cosas que realmente no dependen de mí, que ni si quiera merece la pena que me preocupe o agobie por ellas.

Hoy no te puedo “vender” paz interior, cualquier cosa menos eso. En estos momentos me gustaría tener un saco de boxeo delante y empezar a darle golpes hasta que me cayera al suelo de cansancio. ¿Te has sentido alguna vez así? Supongo que sí. Me gustaría poder ofrecerte hoy algo más sólido, pero no tengo más que humanidad, ira y vísceras… Supongo que es lo que toca hoy.

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada