LA PRIMERA IMPRESIÓN, ES LA QUE QUEDA

Imagen cedida por Lucía Ojeda

Así rezaba hace años el eslogan publicitario de Axe, que puso esta marca y esta frase en boca de todo el mundo, desbancando al también famoso “Si un desconocido te regala flores...” de Rexona, marca rival. La fuerza del eslogan “La primera impresión, es la que queda” radica aparte de ser pegadizo, en que es una verdad como un templo. Cuando un hombre y una mujer se conocen, lo que uno percibe del otro en ese primer contacto, condicionará en mucho lo que suceda después. Sobre todo, para ella que es capaz de recoger mucha más información no verbal que él, este primer contacto es básico, para emitir el juicio involuntario que todos hacemos en un primer vistazo y a partir del cual empezamos a construir el modelo ideal de la otra persona a la que tenemos en frente en ese mismo momento. ¿Sabes presentarte adecuadamente? ¿Crees que debes sobre-actuar cuando te presentas o te presentan a una mujer que te atrae? ¿Cómo has de presentarte correctamente ante una mujer que te gusta sin perder tu naturalidad y espontaneidad? Creo que son preguntas que nos pueden pasar a cada uno de nosotros por la cabeza, cuando entra una mujer en escena que nos gusta. OK, adelante... ¡comienza el juego!

¿Sabes algo? Me encantan las fiestas y saraos, reencuentros y reuniones de amigos, en las que siempre aparecen muy buenas oportunidades para conocer gente nueva y a la vez, de confianza por el contexto social que se crea en estos encuentros. También me resulta divertido ir a una fiesta en la que quizás solamente conozca a una o dos personas.. Forzosamente siempre se conoce a gente, y más cuando tu trabajo puede ir en ello. Y cómo no... Ahora viene la típica pregunta ¿Qué tengo que hacer? Yendo a lo sencillo, así nunca te equivocas (sí, eso de equivocarte te sigue dando miedo ¿verdad?): SIMPLEMENTE NO CAGARLA. Y no, no se me ha ido la cabeza, al menos de momento, pero dicho así suena muy genérico. Vamos a concretar un poquito más: Si te digo que seas “Tú mismo”, me puedes mandar a la mierda con todas las de la ley, eso te lo habrán dicho mil veces, pero sin concretar. Lo dicho... con NO CAGARLA, me refiero a que en realidad no se trata de hacer activamente algo concreto, ya que resultaría artificial y completamente ajeno a tu auténtica forma de ser, en el momento en que empezaras a hacerme caso, si te planto una lista de tareas por cumplir.

Me refiero más bien a quitar “la paja que sobra” o los vicios sociales adquiridos, que podemos tener marcados desde hace tiempo, ya ni se sabe, por hacer siempre lo mismo, o porque quizás creemos así que “lo estamos haciendo bien”, cuando en realidad la estamos cagando. No lo veas como una lista a cumplir, no se trata de seguir unos pasos de memoria, se trata de no caer en vicios adquiridos y también en poner más cuidado en la educación. De vez en cuando te hablo de educación, cosa que se supone que ya tenemos todos adquirida desde “siempre”, pero la experiencia me dice que a la hora de la verdad, deja mucho que desear, porque no se sabe, o bien porque se “nos pasa” por estar “mirándole el canalillo a la rubia”. Empezamos pues con los vicios adquiridos a eliminar y otras puntillas a tener en cuenta, en la situación de que conozcas a alguien interesante, siempre como no... PARTIENDO DE CERO:

SOBRE-ACTUAR: Todos llevamos dentro un gallito de pelea deseando lucirse, deseando sacar lo mejor de sí mismo que quizás nos haga actuar en ocasiones de forma diferente a como nos comportamos normalmente. Este gallito puede salir de muchas formas: el simpático, el chulo, el malote, el indiferente, el guay, el gracioso, el frío, el James Bond, etc. ¿Sabes por donde voy verdad? Cuando uno quiere adoptar un papel diferente a cómo se comporta normalmente, quizás lo esté haciendo con la intención de dar lo mejor de si mismo, o para dar una primera impresión positiva, queriendo ofrecer una respuesta reactiva a unas expectativas que cree que la otra persona puede tener en ti. La cuestión, es ¿Cómo sabes cuáles son las expectativas reales de la otra persona? ¿Qué expectativas esperas llenar? ¿Las ajenas o las propias? Por eso mismo, lo mejor que siempre puedes hacer es comportarte de forma normal, si realmente quieres ofrecer una buena imagen de ti mismo... No de un capullo imitando a James Bond, o que finge por ejemplo... un estatus social o económico del que realmente no disfruta. Esto último por la noche abunda mucho, el universalmente denominado fantasma.

SIEMPRE MIRA A LOS OJOS: ¿Cuántas veces hemos hablado de mirarla directamente a los ojos? ¿Sabes aguantar una mirada una vez la has empezado? Los ojos son la llave para abrir una comunicación, tanto cuando estás con alguien conocido, como cuando es una apertura en frío. Siempre es el primer paso antes de decir algo, aunque sea un simple “Hola”. Es la puerta para entrar en la persona, para que te identifiquen, te reconozca, sepan lo que estás pensando... Desde una mirada tímida, hasta una lasciva o provocadora; sin palabras tus ojos te delatan y la delatan. Si ella te atrae y no le puedes quitar el ojo de encima, no la quites, aguanta la mirada. Si ella sostiene la mirada, puedes entrar y abrir comunicación. ¿Sabes aquí cuál es la cagada? Aunque le hayas hecho la radiografía antes de que ella te devolviera la mirada, una vez que ella la sostenga, cambies la orientación de los ojos: o sea, que la mires de arriba a bajo, una vez haya correspondencia. Esto te lo digo por si se te va la vista a “otro sitio” que no sean los ojos, en otras palabras: las tetas no hablan, aunque tú creas que algún día te responderán. En cambio, los ojos y la boca sí. Sabiendo ésto, céntrate en los ojos. El mirar a la boca genera tensión sexual, es algo determinante para el beso, por eso mismo y quizás en la primera vista es demasiado pronto, aunque se te vea venir de lejos con tus intenciones.

ESPONTANEIDAD: Nunca pienses dos veces cuáles van a ser tus primeras palabras ante una desconocida, es lo que menos va a contar, aunque creas lo contrario no es lo más importante en una primera impresión. La razón quizás te haga pensar demasiado y te corte las emociones, el impulso, la pasión, tu mirada lasciva... El pensar demasiado encierra el instinto dentro de una cárcel de aparente seguridad. La espontaneidad es una característica o virtud que te permite hacer o decir cosas sin motivos racionales. Yo diría “porque sí”, pero dicho así puede quedar un poco frío. Para que lo entiendas mejor, quiero que te acuerdes a modo de ejemplo de cosas que te hacen reír de forma inesperada... ¿Has visto alguna vez Padre de familia? Lo inesperado funciona bastante bien para entrar directamente en el campo de las emociones. Solamente cuando tocas las emociones de una mujer, es cuando realmente has entrado en ella: a través del humor, de la sonrisa, de la tristeza... Fíjate lo que te digo, es preferible crear una reacción emocional, aunque sea desfavorable, a no crear absolutamente nada; y para esto la espontaneidad es algo básico. Cuando uno piensa mucho qué decir, la espontaneidad desaparece por completo.

LENGUAJE CORRECTO Y TONO DE VOZ: Seas cuales sean tus sentimientos o emociones, nunca pierdas la educación. Por muy alta que esté la música en un lugar nunca grites al oído de nadie. En una situación así, forzar una comunicación es absurdo, así que lo mejor que puedes hacer es aplazarla o cambiar de emplazamiento. Sé positivo, y nunca critiques a alguien que no esté presente, y si hablas de alguien que no esté presente, hazlo bien. Si no sabes decir nada positivo acerca de algo, mejor estás callado. Trata de evitar los insultos, descalificaciones o palabras malsonantes. Aunque estés haciendo un halago a una mujer, si lo haces gritando o al oído, no tiene el mismo efecto, ni por contexto, ni por el volumen, que si lo hicieras expresándolo en tu forma natural. ¿Qué quiero decirte con esto? Busca contextos en los que puedas comunicarte de forma fluida y natural, porque ni estamos en el campo... ni hay que saludar gritando, porque la mujer a la que te diriges no está a cincuenta metros ¿verdad? A menos que estés trabajando en una obra, y te guste piropear a las chicas que pasan a voces, y lo hagas con gracia, no te lo recomiendo.

NUNCA COMPETIR: Hay personas que son imanes sociales por naturaleza, gente atractiva que siempre tienen más personas a su alrededor. La mejor forma de actuar en una situación tal, es una no-competencia. Nunca rivalices en el mismo terreno con alguien atractivo delante de una mujer, la competencia es algo que te resta valor; no porque no lo tengas en sí, sino porque competir para ponerte a un nivel, es algo que te pone a la misma altura del resto, y te subordina al marco de aspirante. Insisto, tú tienes un valor, lo que te lo quita es el mero hecho de querer igualarte a otra persona. No deseches tus propios medios y cualidades. Los mejores productos, no necesitan entrar en competencia con el resto, un buen producto se diferencia por lo que es, no por competir con el resto del mercado.

PRESTAR ATENCIÓN: ¿Buscas algo que realmente te diferencie? Prueba a escuchar y deja de contar chistes por un momento, o hablar de ti mismo... eso aburre a las piedras. Presta atención a sus palabras, porque son tan importantes como las tuyas. Sé atento, que ella sienta que realmente también está invirtiendo en este primer encuentro, dale la oportunidad de dejarse conocer. Soy un pesado, ya lo sé que me repito mucho: deja de hablar de ti mismo constantemente, recuerda que hay una mujer a las que deseas conocer al otro lado. Para conocerla y entrar en ella, has de saber como siente, cuál es su estado, qué tal ha pasado el día, que le ha ocurrido hoy... No hables tanto de trabajo, ni seas un suelta rollos cuetacuentos. ¿Sabes cuál es mi pregunta preferida para que ella se suelte? Algo tan sencillo como preguntarle cómo está y que día ha tenido. ¿No te gustan tanto las recetas? Pues ahí tienes una que funciona, interesarte realmente por ella, cómo siente y cómo ve ahora mismo el mundo. ¿Te parece poco?

INICIATIVA: Los círculos sociales grandes están llenos de gente borrega a la que le gusta dejarse llevar. ¿Tienes opiniones? ¿Tienes algo que decir? ¿Algo que aportar? ¿Un buen plan para hacer? ¿El siguiente sitio a dónde ir después? Hazlo y crea movimiento, olvídate del “lo que tú quieras”, del “a donde digáis”, etc. Tu criterio y tu opinión, son expresión directa de ti mismo, son algo que te da valor y que te diferencia del resto. No por su valor, ya que eres una persona igual que los demás, sino porque eres capaz de expresarlas y proponerlas. No confundas iniciativa y liderazgo con imposición, cada uno es libre de hacer lo que quiera, y de estar de acuerdo o no con tus opciones. Propón sin imponer, crea movimiento dando el primer paso y no esperes la aprobación o la respuesta de nadie, a la hora de expresar tu opinión.

SABER ESTAR: Hay un refrán que dice allá donde fueres, haz lo que vieres. Cuando quieres encajar en un círculo social concreto, no puedes ir en contra de ciertas normas de conducta, vas a determinados sitios, hablas con determinada gente... Ahora me vas a decir: Oye tío ¿no me dices siempre que sea natural? Claro que sí, por eso mismo eres tú quien elige tu círculo social, tu grupo de confianza y no al revés. Nunca adaptes tu comportamiento y tus valores como precio, para entrar en un círculo social que en realidad no encaja con ellos. Renunciar a uno mismo es un error grave, por más atractivo que parezca ese círculo o club social al que aspires. El saber estar, es saber encajar tus principios y valores, en un medio o círculo social, que realmente es compatible con ellos. Obviamente, pretender encajar con una mujer que no comparte tus principios, valores y deseos, es una incongruencia. Aquí estamos hablando sobre todo de el largo plazo: amistades, pareja, trabajo... Si lo haces, pregúntate si realmente el beneficio obtenido, es mayor que el sacrificio o renuncia. Si lo haces solamente para ganar validación, estarías actuando como una mujer; a ella eso sí le alimenta emocionalmente, a ti no. El medio habitual donde desarrollas tu actividad diaria; así que en la medida de lo posible, tu círculo social, profesional y afectivo ha de ser elegido por ti y no al revés.

Te diré como siempre, que de todo esto, escojas lo que te convenga y deseches aquello que no encaje contigo. Tú siempre tienes la última palabra en cuanto a tus opciones, nunca lo olvides.

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada