¿QUÉ HAY DENTRO DE EVA?

Imagen cedida por Karolina Valen

Ante esta pregunta me confieso manifiestamente ignorante. Si supiera tanto, o si fuese verdaderamente como algunos me llaman con cariño (espero) “la Biblia Arcángel”… ¿Crees en serio que esta parte de mi vida me robaría tanto tiempo? Si por un mero casual, me tenías colocado en una especie de pedestal, me gustaría que me bajaras ahora mismo, porque soy exactamente igual que tú: un hombre que trata de abrirse camino y que intenta ser feliz; en este aspecto todos somos iguales, ya que nuestra base es la misma. Me encantaría saberlo todo, me encantaría hacerlo siempre todo bien, me gustaría poder amarla de tal forma que a ambos nos llenara esa forma de amar y que mis planes, fueses exactos a los suyos, que los dos deseásemos exactamente lo mismo y que cada acto y pensamiento nuestro, fuese encaminado a la misma dirección. ¿Sabes algo? Esto es imposible, y… ¿Sabes algo más? Lo mejor de todo, es que ni si quiera depende de mi.

Por estas razones, abandoné hace tiempo la palabra “control” de mi vocabulario y de mi vida, porque simplemente es un imposible, y lo peor del control, es que no te deja ni disfrutar, ni ser feliz con lo que estás haciendo. No se puede amar aquello que se controla, ya que el amor implica libertad de opción. Dos personas se aman realmente cuando es voluntario por ambas partes. Todo lo que signifique una falta de libertad individual dentro de una relación de pareja, es algo que ya no es amor verdadero… Suena como a cuento ¿verdad?

A veces deseo que solamente se resumiera a sexo, a instinto, a genes, a atracción… pero es imposible mientras se está viviendo, el colocar a una mujer a la que amas en unos cajones tan simples… Realmente imposible. Me gustaría saber qué hay dentro de su cabeza, lo que siente cada vez que me ve, o qué respuesta le provoco en lo más profundo de su corazón, alma y sentimientos. En teoría, y digo en teoría, nada de esto debería importarme, puesto que es imposible saber qué es lo que pasa por su cabeza en cada momento; pero la realidad es que sí me importa. Me importa ella y cada cosa que le pueda pasar, cada sentimiento y cada instante por el que ella pase… Me importa y mucho.

Creo que ya a día de hoy, he terminado de aceptar que hay cosas de Eva que jamás entenderé, y por eso mismo, y por lo limitado de mi naturaleza, he empezado a aceptar las cosas tal y como son, sin pretender cambiarlas. Asumir un SI es fácil, nos gusta a todos, pero… ¿Soy lo bastante maduro para asumir un NO? A nivel intelectual no me cuesta, pero cuando me toca vivirlo, aunque no diga nada y lo acepte, por dentro hay una voz que me dice que eso no es justo, que me dice que me merezco un sí, que si yo soy capaz de amar y de darlo todo, Eva tendría que hacerlo también… como corresponde.

¿Sabes qué dice el Evangelio? Solamente se ama de verdad cuando el amor es desinteresado y no se espera nada a cambio. No creo realmente que alguna vez sea capaz de poder llegar a ese extremo, soy de carne y hueso y necesito comer; pero sí que soy capaz de darlo todo por amor. Quizás muchos o pocos de nosotros… No lo sé, nos pasamos la vida esperando el momento perfecto para “actuar y darlo todo”. Ese momento ideal, solamente es un sueño, una idea… la vida está llena de momentos en los que se nos pide dar lo máximo; pero quizás somos nosotros mismos quienes no saben apreciar esos momentos, por estar esperando quizás, algo que nos imaginamos más grande, o más especial, o exclusivo.

Creo que jamás sabré lo que hay dentro de Eva, solamente sé hasta cierto punto, lo que hay dentro de mi, y lo que soy capaz de dar. Sinceramente, no quisiera llegar al final de mi vida como hombre habiéndome guardado algo, llegar al final con mis bolsillos llenos, porque no haya sido capaz de apreciar esos momentos en los que sí hubiese podido darlo todo, y quizás no lo hice por miedo a perderlo, o por miedo a que no fuese el momento adecuado, o por esperar a una oportunidad mejor, más grande, o más especial. Me gustaría irme sin nada, sabiendo que nada me guardé y que cuando tuve que invertir, fue exactamente el momento para hacerlo, y que al menos en ese momento, aunque solamente fuese uno en toda mi existencia, quise y amé de verdad, sin reservas y sin miedos.

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.
Publicar un comentario en la entrada