EL PRINCIPIO DE AUTODEPENDENCIA II: ¿MÁS PÍLDORAS? MÍRATE AL ESPEJO Y ACÉPTATE, por EL DUQUE

Imagen cedida por Enrique Perales

¿No te gustan tanto las píldoras y que te digan siempre lo que has de hacer para no pensar y sentirte responsable? Pues quédate con esta orden: MÍRATE AL ESPEJO Y ACÉPTATE… No seas tonto, no hay más material que el que ves reflejado. ¿Te gusta lo que ves? A lo mejor no, pero es lo que hay; por eso mismo, te digo que este camino parte de la aceptación de la soledad como una posibilidad real; parte de la base de que a veces, habrá que mandar al garete a la mujer de la que estamos enganchados; de que a veces habrá que pasar por periodos de ayuno para valorar así más los periodos de plenitud; de que solamente siendo exigentes, se puede exigir; que no hay que instar, rogar, suplicar, lloriquear a nadie para que nos ame, pues quién nos ame, habrá de hacerlo en plena libertad; parte de la base de la no manipulación, la no ocultación; parte de la base de un mundo sin escasez y parte de una base aún más jodida que es la necesidad imperiosa de que te conozcas realmente a ti mismo.

Sabiendo que este camino es realmente jodido y que a todos nos cuesta un mundo; es comprensible que todos realmente lo que queramos sea la píldora mágica que te enseñe a salir del brazo de la gogó de aquel Pub, o ligarte a esa amiga tuya, o quitarle la novia a no sé quién o tirarse a no sé quién más.

Y es que parafraseando de nuevo a Bucay “todos somos un poco IMBÉCILES”… Sí, esa es la palabra:
  • imbéciles intelectuales, pues necesitamos que alguien nos cuente qué hacer o cómo hacerlo. A fin de cuentas asumir nuestras propias decisiones es algo bastante jodido, pues si nos equivocamos no tendremos a quién culpar. También…
  • imbéciles emocionales, pues necesitamos que nos digan que nos aman, que nunca dejarán de hacerlo y que viven para nosotros. Y por último…
  • imbéciles morales, pues necesitamos que otros sean nuestra conciencia moral. La verdad es que dentro de nosotros, sigue estando el niño que un día fuimos. El niño dependiente y asustadizo que necesita que mamá le saque las castañas del fuego.
Es por eso que quieres píldoras; que ansías fórmulas mágicas que supongan volver a la responsabilidad cero sobre tu vida. Ansias que otro te enseñe el truco infalible. ¿Y sabes una cosa? Si eso es lo que quieres te aseguro que existe. Si; existe. La ciencia es ciencia, la psicología es psicología y funcionan, por lo que si de verdad te esfuerzas puedes conseguir mil trucos para ligar, mil trucos para tener siempre un cuerpo caliente a tu lado, mil trucos incluso “para MANIPULAR tanto a tu pareja que logres que jamás te abandone”. Más de uno y de una quisiera tener un manual de manipulación para tener siempre a su pareja en el escabel de sus pies.

Lo que nadie te garantizará jamás es lograr GENUINO AMOR que aunque a estas horas suene trasnochado, si que existe. Como he dicho antes, en efecto la ciencia es ciencia y la atracción atiende a unos parámetros fijos e invariables a lo largo del tiempo. Siendo claro; por ejemplo: si la naturaleza te ha agraciado con un buen físico a nada que no metas mucho la pata podrías conseguir dormir acompañado cada noche. A pesar de aquello de “lo importante está en el interior”… Si, OK aceptamos barco, pero hablamos en "modo follar”, eso puede ser más o menos importante; quien solamente busca sexo, no se plantea el interior. Algo serio, es ya otro cantar.

Por otra parte, la psicología funciona y las personas son muchas veces dependientes, débiles o simplemente son susceptibles de manipulación; así que si te aplicas en estudiar esos resortes, si te aplicas en analizar de verdad a tu pareja puedes lograr MANIPULARLA para que se enganche a ti y no pueda separarse jamás. Atarla a ti. Un ejemplo muy extremo e indeseable de esto que hablamos, es la clase de relación que logra con su víctima el maltratador. Logra anular tanto a su víctima, que anula por completo su voluntad.

A poco que seas observador, te darás cuenta de que por este camino no se te puede garantizar alcanzar algo genuino, pero empiezo a pensar que mucha gente no desea algo genuino… Sino estar siempre enganchado a una relación, sin importarle quién esté al otro lado, con tal de no sentirse solo. Eso es dependencia, no amor genuino.

“El otro camino”; el de no píldora, el de la autodependencia, el de yo gobierno mi vida, para qué negarlo es un camino más arduo. Habrá travesías en el desierto; habrá errores tan tuyos y sólo tuyos que dolerán para siempre, habrá despedidas amargas, habrá llanto, habrá renuncias; pero también habrá risas, habrá oasis y campos fértiles, habrá aciertos tan tuyos, que te llenarán de orgullo y cuando encuentres la persona que comparta tu vida, será tan de verdad, que entonces si sabrás lo que es amar. ¿Te atreves? Por si te perdiste la primera parte.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada